miércoles, 29 de julio de 2009

Gran Hotel Cinema (Pablo Fernández Graciani)

FICHA TÉCNICA
  • Título: Gran Hotel Cinema
  • Autor: Pablo Fernández Graciani
  • Género: Novela (intriga)
  • Número de páginas: 334
  • Precio: Papel (18 €) / PDF (gratuito)
  • Valoración de Crítica Literaria: 8,95

A simple vista, la vida de Javier puede parecer la de cualquier treintañero normal. Todos los fines de semana, sus amigos y él tienen una cita obligatoria en su videoclub. Allí, entre risas y bromas, pasan un rato agradable mientras deciden qué película verán esa tarde, pues para la alegre pandilla, el cine lo es todo.

Sin embargo, todo cambia el día en que la madre de Javier fallece, sumiendo al joven, como es lógico, en una amarga tristeza. Javier sabe que, a partir de ahora, tendrá que vérselas solo para hacerse cargo de las responsabilidades que antes tenía su madre: el videoclub, la casa... Todo parece venírsele encima. Además, aunque no quiera reconocerlo, sabe que las tardes de cine con sus colegas llegarán muy pronto a su fin.

Esa misma noche, tras regresar del funeral, nuestro amigo empieza a recibir una serie de misteriosas llamadas en las que, insistentemente, le piden que entregue "algo" que su madre tenía en su poder. Javier no tiene tiempo para bromas y cuelga el teléfono, pero las llamadas se repiten cada vez con mayor frecuencia y ya no sabe qué hacer. Decidido a investigar qué se esconde tras aquellos enigmáticos telefonazos, el joven descubre que la vida de sus padres no era tan anodina y gris como se había imaginado. Un extraña llave y unas escrituras de una casa situada a varios kilómetros de allí, le llevan a romper con su actual vida y a visitar las inmediaciones donde, antiguamente, se levantaba orgulloso el Gran Hotel Cinema.

¿Es posible que su madre tuviera algo que ver con el incendio del lujoso cine? ¿Qué misterio esconde la antigua casa a la que llega Javier? ¿Logrará nuestro héroe hacerse con el corazón de Julia? ¿Quienes serán los autores de esas llamadas? ¿Qué es ese "algo" que tanto parecen desear? Para Javier y sus amigos, la aventura sólo acaba de empezar.

Gran Hotel Cinema es algo más que un tributo al mundo del cine. Es un homenaje a las teleseries españolas de los 90, a las pequeñas ciudades de provincias por las que apenas ha pasado el tiempo, a la amistad... Tras todos estos puntos, se esconde una intrigante trama detectivesca capaz de hacerse con el interés del lector y que está excelentemente bien hilada.

Pablo Fernandez Graciani, el autor, hace algo que muchos que nos dedicamos a escribir deberíamos hacer, y es crear un lenguaje ameno y cercano, de modo que el lector pueda convertirse en cómplice de la historia. Esta claro que el autor tiene amplios conocimientos sobre el cine, pues las referencias a este mundo con casi continuas: desde la inolvidable La Vida de Brian hasta la hermosísima Audrey Hepburn, pasando por los valientes James Bond, Indiana Jones... ¡y Alfredo Landa! Estas referencias no son gratuitas, y menos aun si tenemos en cuenta que algunas de ellas serán la clave para descubrir el misterio. Y hasta aquí puedo leer...

En un principio, quizá la historia pueda parecerle algo tópica al lector (pues todos sabemos como van a acabar Javier y Julia nada más conocerse), pero aún así son tópicos agradables de leer. Así, tenemos a Javier, el intachable y valeroso héroe; a Julia, la no menos valiente heroína de la novela; a Mariano y Tobías, los mejores amigos de Javier, dispuestos a ir hasta el fin del mundo por él; a los torpes y cómicos secuaces del "malo"... La historia presenta giros que, pese a ser a veces un poco predecibles, no dejan de ser emocionantes y atractivos. Eso sí, la intensidad de la novela crece conforme vamos llegando al final. Exactamente lo mismo que en el cine.

El lector podrá identificarse plenamente con los personajes. A mí, en particular, me ha encantado Dionisio, ese bonachón y decidido vejete que cualquiera podría tener como vecino y cuya intervención, pese a ser breve, servirá para desvelar una buena parte de los secretos del antiguo Gran Hotel Cinema.

En cuanto a la parte formal, un apunte casi sin importancia: hubiera estado bien que el autor enumerara los capítulos, si bien es cierto que entre "escena y escena" hay algunos espacios en blanco en los que el lector puede detener su lectura para continuarla más tarde.

Sólo me queda felicitar a Pablo por un excelente trabajo y animar a los lectores de Crítica Literaria (y, por supuesto, a todos los usuarios de Bubok) a hacerse con la novela. A mí, desde luego, me ha encantado.

miércoles, 22 de julio de 2009

Ecos de odio: Preludio de una Odisea (Iván de los Ángeles Company)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Ecos de odio (Preludio de una Odisea)
  • Autor: Iván de los Ángeles Company
  • Género: Novela (aventuras)
  • Número de páginas: 101
  • Precio: Papel (no disponible) / PDF (gratuito)
  • Valoración de Crítica Literaria: 8,5
En el salvaje planeta de Órice, la tiranía y la opresión están a la orden del día. La libertad ha sido suprimida en favor de un régimen autoritario que gobierna de mar a mar. Fuerzas paramilitares patrullan los tórridos desiertos del planeta en busca de desertores y enemigos políticos, mientras que en las oscuras megaciudades, el ejército vigila las calles para evitar posibles atentados terroristas. En Órice no hay sitio para los que son diferentes… salvo si has nacido brujo y te llamas Ónix.
Y precisamente Ónix es el héroe de nuestra historia, un enigmático asesino a sueldo que, casi sin desearlo, se verá inmerso en la guerra sin cuartel que libran los “representantes del orden” y los rebeldes de Paloma Roja, el último bastión de resistencia que queda en Órice.
Traicionado por sus superiores, Ónix es abandonado a su suerte tras intentar asesinar a Rezler, un antiguo soldado que se convertirá en su compañero de aventuras. La extraña pareja se encontrará combatiendo en una lucha que no consideran suya, pero a la que las circunstancias les han empujado a intervenir.
Escrita por el joven autor valenciano Iván de los Ángeles Company, Ecos de odio: Preludio de una odisea, es la primera parte de lo que será una saga compuesta por tres libros. Disparos, carreras y explosiones caracterizan a una lectura ágil y muy entretenida. Los personajes despiertan enseguida la simpatía y el interés del lector (¿a quién puede caerle mal el viejo Rezler?) que asiste, casi al borde del ataque de nervios, a una sucesión de emocionantes escenas repletas de acción.
En resumen: Ecos... es, sin lugar a dudas, una historia de acción trepidante. A mitad de camino entre el lenguaje del cómic y el cine de aventuras, la novela presenta lo mejor de cada uno de estos géneros, recogiendo influencias de Trigun, V de Vendetta, Mad Max y Matrix. La obra también tiene un ligerísimo aire a... ¿western? que la hace muy atractiva. Pero no a ese western barato del cine americano, sino al oscuro western del mundo del cómic, representado aquí en el ya citado Trigun y en las extraordinarias aventuras del Teniente Blueberry. Y es que las continuas persecuciones que sufren nuestros hérores a través de los áridos desiertos de Órice, pueden dejar sin aliento a cualquiera. Si eso le añadimos el ambiente fantástico y futurista que caracteriza a los siniestros cuarteles militares de Aklas, la diversión está garantizada.
Iván sitúa a sus personajes en los más variados escenarios, casi siempre bajo una lluvia de balas o en pleno lanzamiento de misiles aire-aire, haciéndoles tragar sudor, polvo y sangre. Tales fatigas terminan por contagiar al lector, que acabará por leer la última página del libro completamente exhausto. A destacar la escena de la huida de Ónix de la prisión (al más puro estilo Goldeneye) y el combate aéreo posterior entre las fuerzas de Aklas y Paloma Roja.
Novela trepidante con altas dosis de acción (nunca me cansaré de repetirlo) y terriblemente adictiva. Cien por cien recomendable.

jueves, 16 de julio de 2009

María Magdalena (Francisco José Blanco Torres)

FICHA TÉCNICA

  • Título: María Magdalena
  • Autor: Francisco José Blanco Torres
  • Género: Teatro (drama)
  • Número de páginas: 63
  • Precio: Papel (5,90 €) / PDF (gratuito)
  • Valoración de Crítica Literaria: 7,5

Esta semana Crítica Literaria se va al teatro y desde nuestra butaca, tomaremos nota de una de las piezas teatrales más interesantes que circulan por el universo Bubok.
En palabras de su autor,
María Magdalena es una “auténtica tragedia”. La obra nos transporta a un pueblo costero en el que se desarrolla una dramática historia de amor. María, una mujer tímida y de carácter dulce, está locamente enamorada de Osián, un orgulloso y egoísta bohemio venido a menos. Lo que María ignora es que el corazón de Osián está ocupado por otra mujer. Pese a los ruegos y súplicas de la joven, Osián se niega a formalizar su relación. Y es que el amor que le inspira la fogosa Luna, es capaz hacerle olvidar el sacrificio y la bondad de la Magdalena. Su papel de amante discreta y fiel no basta para que el poeta termine abandonándola, lo cual la arrastrará al crimen y a la locura.
La obra está muy bien escrita y el argumento recuerda mucho a los trabajos de García Lorca y Buero Vallejo. Si en el primer caso el tratamiento que se hace de la psicología femenina es sublime, en el segundo nos encontraremos a un Osián muy parecido al Fernando de
Historia de una escalera, un hombre decidido y seguro de sí mismo pero en el fondo, soberbio y mezquino. El triángulo amoroso que existe entre Osián, María y Luna está excelentemente reflejado, mostrándonos a unos personajes creíbles y muy bien perfilados. Las partes escritas en verso, unidas al desenlace de la trama, recuerdan a la ópera de Carmen. Y es que en el último acto, la fiesta y la muerte irán juntas de la mano. Así, la pieza cuenta con una estupenda ambientación, conseguida gracias a las intervenciones de los marineros y las lavanderas que frecuentan el pueblo, los cuales nos ayudarán a sumergirnos en esa atmósfera rural y opresiva en la que vive María.
Si hay algo por lo que destaca María Magdalena es por sus diálogos, llenos de simbolismo. Éstos se acentuarán al final del I Acto, con la aparición de una misteriosa anciana enlutada que, sin lugar a dudas, representa a La Muerte (
“A ti te veré antes” le dice a Osián cuando se encuentran por primera vez). En esa misma escena, María y Osián mantienen un emotivo diálogo en el que la joven se muestra disgustada cuando el aprendiz de poeta le habla de la luna (“No me hables de la luna, Osián. Me siento celosa de ella”), en una clara referencia a su ardiente rival.
En resumidas cuentas: los amantes del teatro clásico tienen una cita obligatoria con María. No se la pueden perder.

jueves, 9 de julio de 2009

La Brujilla Carlota / Los amigos de Carlota (Luisa Hurtado González)

En el Valle de las Brujas, existen todo tipo de criaturas y seres extraños: desde duendes que se entretienen cambiando las cosas de sitio hasta fantasmas que cambian de forma y tienen que aprender a pasar a través de las paredes, pasando por gatos parlanchines, árboles que se van de vacaciones al mundo de los hombres y brujas que utilizan un casco de motorista cuando sacan sus escobas del garaje. Este es el peculiar y simpático mundo que nos presenta Luisa Hurtado en La Brujilla Carlota y Los amigos de Carlota, dos cuentos infantiles muy recomendables para niños y, como se dice en estos casos, no tan niños.
Como su nombre indica, la protagonista de sendas historias es Carlota, una joven aprendiz de bruja que sueña con ser tan poderosa como su madre Karla, la más carismática y hábil hechicera del Valle. Y es que cuando algo malo ocurre en el país de las Brujas, todos acuden a ella en busca de ayuda.
El día del cumpleaños de Carlota, su madre le hace entrega del que será su mejor amigo: el fantasma Glup, un revoltoso y bonachón espíritu que siempre tiene tiempo para jugar. El problema es que cuando Carlota sigue los consejos de su amigo, los problemas no tardan en aparecer. Aprovechando la ausencia de Karla, Carlota consigue entrar en su laboratorio (algo que le está absolutamente prohibido) y dar vida a unos traviesos duendes que lo pondrán todo patas arriba.
Leyendo a La Brujilla Carlota, uno no puede evitar acordarse de películas como La bruja novata (sí, aquella en la que Angela Lansbury, escoba en ristre, salvaba Inglaterra de una invasión nazi). O de aquella escena de Fantasía en la que Mickey Mouse pasaba serios apuros enfrentándose a todo un ejército de escobas, hasta que la llegada de su patrón ponía las cosas en su sitio. El tono de la narración, entrañable y dulce, recuerda mucho al de los poemas de la genial Gloria Fuertes y al de los cuentos de Concha López Narváez (Memorias de una gallina), y la lectura resulta la mar de amena y entretenida.
Los amigos de Carlota prácticamente es la continuación del cuento anterior. En esta ocasión, nos trasladamos al primer día de colegio de nuestra simpática bruja. La pequeña está muy emocionada pero, ¿qué pasará con Glup? ¿Será capaz de estar todo un día alejado de su querida amiga? La familia de la bruja aumenta, de modo que ahora también conocemos a su abuela, al gato Pepote, a un severo y antipático búho... Todo ello narrado con un tono amable que consigue crear una agradable relación de empatía entre la autora y el lector.
¿Pegas? Bueno, pues ahora mismo no le veo ninguna. La duración de los cuentos es la adecuada para aquellos niños que quieran adentrarse en el mundo de la lectura, y el tratamiento de la narración es verdaderamente atractivo, de manera que tanto jóvenes como adultos podrán acercarse a los cuentos sin temor a que les parezcan excesivamente tediosos o pesados.
A todo lo anteriormente dicho, hay que añadirle una preciosa iniciativa llevada a cabo por la autora, que es la de realizar un álbum de dibujos sobre los personajes de fantasía que habitan el Valle de las Brujas, y en el que cualquier persona, ya tenga cuatro u ochenta años, puede participar.

viernes, 3 de julio de 2009

Los años del fútbol y la vida (Miguel Álvarez Torinos)

Con la resaca del agónico partido que disputaron España y Sudáfrica por el tercer y cuarto puesto durante la pasada Copa Confederaciones, Crítica Literaria presenta esta semana una obra que gustará tanto a los amantes del fútbol como del deporte en general.
¿Puede un modesto equipo de Tercera División alcanzar el éxito? Esta es la cuestión que Miguel Álvarez Torinos nos presenta en su novela Los años del fútbol y la vida, un trabajo que nos muestra hasta que punto el Deporte rey es capaz de influir sobre el ánimo de las personas. Durante la lectura de Los años del fútbol... seremos testigos de primera mano de las heroicas gestas y amargas derrotas de un conjunto imaginario llamado Esdrid, así como de las alegrías y tribulaciones de Adrián Suárez, su presidente.
Cada capítulo que compone el libro representa una temporada de Liga. En los primeros nos encontramos a un Esdrid modesto que, con la llegada a la presidencia de Adrián Suárez, se convertirá en un equipo dispuesto a comerse el mundo. Y queda claro que lo consigue, pues durante las siguientes temporadas el éxito llamará a su puerta, llegando a codearse con los grandes de Primera División.
En algunos pasajes, la obra desprende una agradable sensación a fin de semana (tiempo de fútbol), y sobre todo, a tarde de domingo, cuando a la hora de la siesta, la modorra te hace encender la radio y ponerte a escuchar no sólo los resultados de Primera División, sino también los de la categoría en la que juega el equipo de tu localidad. Esta sensación va convirtiéndose en entusiasmo conforme se acerca la noche, en la que un satisfecho (o decepcionado, pues todo hay que decirlo) aficionado, espera impaciente a que llegue el próximo viernes para contar las horas que faltan para el domingo.
Volviendo al contenido de la novela, merecen especial atención los personajes de Pablo, Javier y Félix, tres jóvenes aficionados del Esdrid que van madurando al mismo tiempo que lo hace el club. Así, les veremos disputar sus juveniles partidos de fútbol en las canchas de su colegio (cuánta nostalgia, ¿verdad?) mientras su equipo asciende de categoría; hasta entrar por fin en la Universidad, con un Esdrid ya consolidado en Primera. Si analizamos las andanzas de estos personajes, el título de la novela le va que ni pintado.
Dentro de mi valoracion personal, el libro se asemeja más a una crónica deportiva que a una novela. Esto no tiene porque ser necesariamente algo malo, en absoluto (siempre dependiendo del público al que, en un primer momento, quería llegar el autor). La manera en la que está escrita Los años del fútbol... recuerda bastante a la de aquellos anuarios ligueros de Don Balón en los que se te explicaba la historia del club que había ganado la última liga, quién había sido el pichichi de la temporada anterior, quién había ganado el Trofeo Zamora, los cambios en las plantillas... así como los himnos y gritos de guerra de cada equipo. En estas mismas referencias, no pueden faltar los anuarios que venían junto al diario Marca al principio de cada temporada y que muchos chavales esperábamos como agua de Mayo.
Pese a todo, el problema reside en que ese aire a anuario puede echar para atrás a aquellos lectores a los que el fútbol ni les va ni les viene. Incluso aquellos que sólo sientan curiosidad por este mundillo, la novela tal vez se les haga un poco cuesta arriba y difícil de leer. He de reconocer que algunos pasajes se me hicieron un tanto pesados. También eché de menos algo más de épica. Hubiera estado genial que el autor hubiese descrito las sensaciones de los jugadores antes de salir al césped, sobre todo en los partidos en los que el equipo se disputaba el ascenso. Me hubiese gustado ver al simpático Adrián Suárez pendiente de un transistor, escuchando los resultados de los conjuntos rivales, mientras el Esdrid luchaba encarnizadamente por conseguir la victoria. ¡No todos los días un equipo modesto sube a Primera División!
Hablemos de la parte formal. El texto está tan impecablemente maquetado que casi da gusto verlo. Eso sí, hay algunas expresiones del tipo "esto es", "por aquel entonces" o "fue y seguirá siendo" que se repiten hasta decir basta, de modo que la narración resulta a veces un poco reiterativa. Esto tiene fácil solución y tampoco es un impedimento para la lectura de la novela, pero es algo que se debe mejorar.
Recomendaría Los años del fútbol... a aquellas personas que verdaderamente sientan el fútbol como algo suyo, a los amantes de este deporte en general. Se lo recomendaría a aquella persona que dedica los sábados por la noche a ver por televisión los partidos de su equipo favorito, ya sea en un bar o en su propia casa, compartiendo una cerveza y una bolsa de aperitivos con sus amigos, al tiempo que destrozan el sillón al grito de ¡¡Gol!!