jueves, 24 de febrero de 2011

Outre (Jaume Moreso Mallofré / Kasandra)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Outre
  • Autor: Jaume Moreso Mallofré / Kasandra
  • Género: Cuentos y relatos / terror / fantasía
  • Número de páginas: 242
  • Precio: Papel (14 €) / PDF (gratuito)
  • Valoración de Crítica Literaria: 7
CUANDO JAUME INVOCÓ A LOS PRIMIGENIOS...

Conocí a Jaume Moreso en los foros de Bubok a mediados de 2009. Entonces, ambos solíamos colaborar en el Concurso de Relatos Quincenal que, desde comienzos de ese año, llevaba funcionando y llamando la atención de un gran número de autores. Mientras Jaume escribía sin parar, yo me limitaba a mirar el partido desde la grada, ya fuera escribiendo algún que otro relato o bien ejerciendo de crítico de segunda. Algunos de los relatos que forman parte de Outre pertenecen a esa etapa (Mastín en el bosque, La cosecha, El profeta loco, etc.). Por entonces, Jaume acudía puntual a su cita y publicaba su relato de la quincena con la exactitud de un reloj... Y yo me los leía todos.
Lo primero que llamaba la atención en Moreso era ese tono insistente y machacón que recordaba inmediatamente a Lovecraft. De esta forma, el concurso, independientemente de cuál fuera su temática, tenía su ración de "torres ciclópeas y babilónicas", "miedos ancestrales y cósmicos", "engendros de las estrellas siderales" y demás. Para los que acabábamos de descubrir la prosa de Lovecraft (como era mi caso), los relatos de Jaume nos servían de guía a través de los oscuros mundos del autor de Providence. Saltaba a la vista que dominaba el estilo. Y pese al tiempo transcurrido, no sólo ha demostrado dominarlo, sino que además ha sabido añadirle rasgos "marca de la casa". Un ejemplo de ello podemos verlo en los relatos de inspiración fantástica que componen este volumen (Torneo Mortal, La leyenda de San...) y que son, con total seguridad, lo mejor del autor catalán.
Con todo, cabe destacar en Outre tres diferentes tipos de relatos: los de temática lovecraftiana, como Reptante destino, Malditos buitres de Marduk y los anteriormente citados La cosecha y El profeta loco, así como otros tantos más; los de corte épico fantástico, como los ya mencionados Torneo Mortal y La leyenda de San, (a los que también se sumaría Alma); y por último, los que, abordando una temática más variada, quedan descasados del resto, como Mastin en el bosque, Última carta desesperada, El argentino mefistofélico, entre otros. Quizá podriamos añadir a esta lista un cuarto grupo, los de corte erótico (Sexo hasta el fin de los tiempos y La mujer en el lienzo), pero forman un conjunto tan poco representativo que no llegan a ser un grupo propiamente dicho (mientras que Sexo hasta el fin de los tiempos es casi la otra cara de La cosecha, La mujer en el lienzo es erotismo en estado puro). Pese a todo, la calidad de todos y cada uno de los relatos (así como sus defectos, todo hay que decirlo) queda patente a lo largo del libro.
¿Listos para entrar en el mundo de Outre? Muy bien, vamos allá...
Abre el recopilatorio La maniobra de Neferneferuatón, relato que el autor presentó a la edición de relatos egipcios del Certmanen Quincenal (qué lejos queda aquel mes de junio de 2009, ¿verdad?). Aquí, aparte de asistir a la coronación de un "nuevo" faraón, queda constancia de la actitud crítica que Jaume siente hacia la religión y, sobre todo, hacia la jerarquía eclesiástica. Con la muerte de los sacerdotes a manos de los defensores del pueblo, el poder vuelve de nuevo a los estamentos más humildes, es decir, aquellos que sostienen a los de arriba. El relato es más una fábula que una versión novelada de la Historia, pero no por ello pierde puntos. Como ya hemos dicho, aparte de la impecable narración, hemos de quedarnos con el acertado mensaje anticlerical del texto, una idea que se repetirá (de una forma más abierta y quizá menos lograda) en Malditos buitres de Marduk.
A La maniobra... le sigue Reptante destino, el primer relato "marca Lovecraft" que nos encontraremos a lo largo de nuestra andadura. Este cuento es una historia de venganza desde ultratumba, en el que dos hermanas asistirán a una serie de sucesos inexplicables. Las entidades protectoras y la clarividencia jugarán el papel principal. Pese a lo original de la trama y a lo contundente de su desenlace, el cuento sufre serios altibajos en su desarrollo, encontrándonos con partes que no parecen conducir a ningún sitio y contar con algunas escenas prácticamente ininteligibles. Quizá sea uno de los más notables defectos de Jaume: sacrificar una buena historia en detrimento de una prosa elegante que muchas veces cae en lo farragoso.
Mastín en el bosque nos cuenta la historia de un niño nacido entre lobos. Este homenaje a El libro de la selva nos muestra la capacidad de Jaume para amoldarse a cualquier tipo de género. Mastín... supone un cambio de registro radical, una isla en mitad de los relatos de terror y aventuras a los que el autor nos tiene acostumbrados. En este caso, nos encontramos con un cuento que nos enseña a valorar nuestros orígenes, aunque hayamos crecido en un mundo que no es el nuestro.
El extraño caso de Sara de la Poer nos pone en la piel de una joven de buena familia que, limitada por los convencionalismos sociales, se verá obligada a tomar el camino de la desesperación. En este relato surge otro de los defectos que afean el estilo de Jaume, y es el de abandonar la neutralidad propia del narrador para justificar el comportamiento de sus personajes. Si hay algo que he aprendido en todo este tiempo, es que un buen narrador debe mantenerse neutral en la historia que nos cuenta. Los relatos en los que "la voz en off" toma partido por uno de los protagonistas normalmente no están muy bien vistos, ya que suelen manipular la visión del lector. Tenemos que tener un amplio dominio de la narrativa para hacer algo así. Y eso es algo de lo que muchos autores noveles carecemos. Este mismo error se repetirá en La venganza del bosque, en el que vemos a unos cazadores convertidos en un atajo de desalmados caracterizados por la brutalidad y la ignorancia (¿qué les mueve a querer asesinar a unos niños indefensos? ¿a santo de qué se comportan de una forma tan salvaje?). En estos relatos no hay imparcialidad, de modo, que la narración queda empobrecida por un tono innecesariamente panfletario. Ese tono absurdamente moralista no es para nada digno del Jaume al que estamos habituados, ese estupendo narrador que nos sobrecogerá con La cosecha y nos hará vibrar con Torneo mortal.
El relato Última carta desesperada es un viejo conocido de los foreros de Bubok, participando en aquella edición de "Anhelos de mujer" de mayo de 2009. Como su nombre indica, la temática no es nada agradable, pues su protagonista es una mujer maltratada que escribe a ese príncipe azul que nunca tuvo. El cuento ha sufrido múltiples modificaciones desde que fuera presentado a concurso, encontrándonos con una trama algo más pulida que la original y liberado de la larga sombra de Dagón (leed la última parte del relato y sabréis a lo que me refiero). Pese a la trascendencia de su argumento (le pese a quien le pese, la violencia de género es una lacra que hay que erradicar), no logra atraparnos del todo, contando con algunos fragmentos que chirrían al lector, como esa mención tan gratuita como innecesaria que se hace a García Lorca. Sabemos lo injusta que fue la muerte de Lorca, sabemos que Lorca murió víctima de una deleznable represión orquestada por el Estado... Pero el que una mujer a punto de lanzarse al vacío se lamente por esto se me antoja artificial. Lo siento mucho, Jaume.
Malditos buitres de Marduk, con sus escenas de sacrificios humanos y sectarios nos transporta a los oscuros mundos de los adoradores de Cthulhu. Hay que dejar claro una cosa: la trama es apasionante a más no poder, ganando en intensidad a partir del último tramo de la historia. Nunca antes el tono de Lovecraft fue mejor utilizado... Pero lo poco imparcial de la historia, unido a la falta de credibilidad de la misma, termina por restarle puntos. Aquí los sectarios son miembros de una rama de la Iglesia católica que se dedica a hacer sacrificios humanos (¿?). Un intrépido detective se encargará de investigar las extrañas desaparaciones que, desde hace un tiempo, se están cometiendo en el orfanato de la ciudad. Desenmascarar a los responsables de tales actos y conducirlos ante la justicia será su obligación, aunque los criminales formen parte de la élite religiosa y política. En esta historia, el tono anticlerical es más que evidente, pero raya en lo demagógico y en lo absurdo. Que conste que no me considero para nada una persona religiosa, pero no basta con recurrir a una retahíla de insultos para dejar constancia de una idea (algo que Jaume hace al comienzo de su relato). Hay que saber argumentar y, sobre todo, dejar que el lector se sorprenda y saque sus propias conclusiones. Que la jerarquía católica ha cometido y sigue cometiendo incongruencias es algo sabido, pero el hecho de que adoren a algo parecido a una entidad demoníaca bordea lo autoparódico. Ya puestos, hubiera resultado más creíble poner como villanos a los miembros de una secta reformada (de esas que son tan frecuentes en Estados Unidos) y cuyo fanatismo ha dado mucho que hablar (véase el ejemplo del reverendo Kane en Poltergeist II). No obstante, la incursión que hace el protagonista en medio de los sectarios, ya casi al final de la historia, nos demuestra (aqui sí) la calidad de Jaume para hacernos partícipes de una serie de inolvidables escenas de acción.
Con La leyenda de San nos damos de bruces con el mejor Jaume, el amante de la fantasía épica, el creador de batallas decisivas que se ganan en el último momento. La Humanidad está a punto de ser sometida por un diabólico tirano cuyos estandartes dominan de mar a mar. Los últimos pueblos libres de la Tierra no pueden hacer nada contra las hordas demoníacas que se les vienen encima. Pero allí donde los hombres fallaron, triunfará una mujer: la legendaria San. Moreso "reinventa" el género añadiéndole rasgos propios y dotándolo de vida (de nuevo la sombra de Lovecraft planea en torno a ese dios supremo del inframundo). No hay tiempo para respirar, ni siquiera para despegar la vista del libro. Es bueno, es genial... Es Jaume.
Dentro de esta misma línea, destaca Torneo Mortal, una historia que sigue los patrones de Mortal Kombat. Los mejores luchadores del mundo tendrán que enfrentarse entre sí para alcanzar la inmortalidad y entablar un épico combate contra un demonio casi tan antiguo como el propio mundo. De nuevo nos sumergimos en peleas imposibles, en luchas de proporciones apocalípticas... Pero en mitad de la devastación, los héroes protagonistas conocerán el verdadero significado del honor, la lealtad y la amistad.
Cierra este apartado el relato breve Alma. La trama, a mitad de camino entre El señor de los anillos y el videojuego Soul Edge, nos relata como una espada con vida propia se adueña de las almas de sus poseedores, convirtiéndoles en meros sirvientes. El anillo tolkiano tiene aquí un magnífico sustituto, y aunque el relato puede dar para toda una saga, su brevedad y ritmo lo convierten en toda una delicatessen.
A estas alturas de nuestro viaje, Lovecraft vuelve a meterse en el cuerpo de Jaume. La cita con el autor de Providence nos viene de la mano de Él y El profeta loco. Con estos relatos, queda demostrado el dominio de Jaume de la narrativa lovecraftiana. Es la culminación de una influencia que nos ha venido acompañando desde que empezamos con la lectura. Mientras que en Él conocemos a un extraña entidad tan antigua como el Tiempo, en El profeta loco nos embarcamos en un viaje hacia la locura cuyo fin de trayecto es un espejo que deforma una realidad tan lúgubre como misteriosa. Como tantos otros, ambos relatos compitieron por hacerse un hueco en el Certamen Quincenal.
El argentino mefistofélico es una broma de Jaume a la que quizá habría que reprocharle su falta de ritmo y lo desordenado de la narración. El propio autor hace un cameo en una historia de humor negro que recuerda (aunque lejanamente) a los Relatos para no dormir de Chicho Ibañez Serrador. Sangre, miembros amputados y muchos "¿ché, viste?" son las cartas de presentación de este curioso capricho literario.
¿Y qué decir de La cosecha? En este escalofríante relato asistimos a la aniquilación de la raza humana por una civilización extraterrestre cuya tecnología está a años luz de la nuestra. La Humanidad, pese a todos sus avances y aciertos, es un punto insignificante en el espacio. Y es que desde su creación, el destino del hombre no ha sido otro que el de servir de sustento a unos seres sedientos de sangre. El lenguaje utilizado por Jaume para plasmar la tragedia convierte a La cosecha en un relato desgarrador e impactante que quedará grabado a fuego en la memoria de los lectores.
Pero en mitad del apocalipsis, siempre quedará espacio para el amor (y también para el sexo, para qué nos vamos a engañar). Sexo hasta el fin de los tiempos es el reverso de La cosecha. Mientras que todo a su alrededor se desmorona, una pareja de amantes permanece ajena a todo. ¿Qué importancia tiene el fin del mundo si estamos junto a la persona amada? Los edificios se derrumban y las ciudades desaparecen bajo las olas, pero el amor, el desenfreno y la lujuria serán los últimos acordes de nuestro final.
Como fin de fiesta, Jaume nos invita a dejarnos seducir por La mujer en el lienzo. Terminando el periplo erótico que habíamos empezado con Sexo hasta el fin de los tiempos, La mujer... nos sumerge en una atmósfera increíblemente sugerente en la que el lector no dudará en desear cambiarse por el protagonista de la historia. La trama se aleja de forma considerable de su apocalíptico hermano, encontrándonos con una narración muy bien cuidada y de un exquisito erotismo.
No podemos terminar sin antes hablar del apartado formal. Outre no sería lo mismo sin los dibujos de Kasandra, la ilustradora que ha dotado al libro (todavía más si cabe) de personalidad. Tanto las imágenes como la maquetación del texto nos recuerdan a aquellos manuales de rol del tipo Dragones y mazmorras. El trabajo de la artista es excelente, si bien es cierto que algunas veces, algunos elementos de sus ilustraciones "se comen" parte de la narración. Es el caso de Última carta desesperada, en el que la tipografía se mezcla (de manera intencional) con las manchas de sangre. Lejos de darle una mayor verosimilitud a la trama, estos adornos a veces hacen que nos distraigamos y nos despeguemos un poco de la historia. Por lo demás el trabajo de Kasandra en el recopilatorio bordea lo sublime, destacando las ilustraciones de Torneo Mortal, Él, Reptante destino, Malditos buitres de Marduk y un largo etcétera.

Conclusión: Después de mucho tiempo alejado de Bubok, Jaume regresa con un recopilatorio de relatos que recogen lo mejor de su actividad literaria en los dos últimos años. Admirador hasta la muerte de Lovecraft, nuestro Loco de Lleida ha sabido combinar como nadie la fantasía y el terror. No obstante, el estilo de Jaume debe evolucionar hasta alcanzar el suyo propio, teniendo presente a sus influencias sí, pero procurando evitar el parecido con ellas. Pese a la temática original de algunos relatos, el tono subjetivo con el que las impregna llega a resultar irritante e innecesario para un autor de su categoría. La atmósfera de Outre no sería la misma sin los aportes de Kasandra, cuyas ilustraciones terminan por darle al libro un atractivo irresistible. Esperamos que la colaboración entre ambos autores no se limite a este volumen, y que tanto uno como otro no tarden en regalarnos varios trabajos más.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Auguste Lefan Ray publica "Grotte" (La Gruta)

Después de varias semanas de espera, el escritor canario A. Lefan Ray (Santa Cruz de La Palma, 1980) acaba de publicar su novela Grotte en Bubok. Considerado como un proyecto de juventud, el libro nos cuenta las desventuras de Johann Goldman y su ayudante, la intrépida Sylvia Rousseau, a través de las lóbregas catatumbas de París. La extraña muerte del doctor Marvin Bounsueur, amigo y colega de Johann, sumen a éste en un letargo casi cercano a la desesperación. Convencidos de que Marvin no murió por causas naturales, Johann y Sylvia se embarcan en una apasionante aventura que les llevará por los rincones más tenebrosos de la capital francesa. Parajes oscuros, cementerios y lápidas formarán parte de un pavoroso viaje hacia la locura en el que, tanto Johann como Sylvia, tendrán que verse las caras con sus temores más ocultos.
Auguste Lefan Ray ha sabido reflejarnos en esta novela la otra cara del París decimonónico, mostrándonos una historia a mitad de camino entre las aventuras de Vidocq y los cuentos de Edgar Allan Poe. Las catatumbas parisienses se convierten así en un escenario en el que el terror y el suspense se dan de la mano para sorprender al lector.
Compañero de andanzas literarias y autor infatigable, los trabajos de Lefan Ray están llamados a convertirse en clásicos indiscutibles de Crítica Literaria. Ni que decir tiene que desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo en este fantástico proyecto.

jueves, 10 de febrero de 2011

II Muestra de Cortometrajes Universidad de La Laguna 2011

Desde el Aula de Cine de la Universidad de La Laguna, seguimos esperando con entusiasmo la llegada de vuestros cortometrajes. ¡Animaros a participar! Recordad que podéis mandarnos vuestros trabajos a la siguiente dirección:

Aula de Cine
Vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad
c/Viana, nº50
38201 La Laguna

Podéis encontrar más información tanto en los foros como en el blog del Aula de Cine de la ULL. ¡Contamos con vosotros!

martes, 1 de febrero de 2011

Cómo ligar con esa chica que tanto te gusta y a la que le gusta otro (Antonio Gómez Rufo)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Cómo ligar con esa chica que tanto te gusta y a la que le gusta otro
  • Autor: Antonio Gómez Rufo
  • Género: Autoayuda / Humor / Juvenil
  • Número de páginas: 154
  • Editorial: Ediciones Temas de hoy
  • Año: 1993
  • Valoración de Crítica Literaria: 8
"TE ADVIERTO QUE ES UN FOLLÓN ESTO DE LIGAR Y ANDARSE CON PROBLEMAS"

Los que me conocen saben que destesto con toda mi alma los libros de autoayuda. En serio, los odio a morir. Si por mi fuera, desterraría a todos los autores del género a una isla desierta (cuanto más lejos, mejor) o, en su defecto, al inframundo. Claro que siempre hay excepciones, y el libro que hemos leído esta semana marca, con mucho, la diferencia. Porque hay libros de autoayuda que abarcan todos los géneros, desde cómo dejar de fumar hasta cómo aprender a dar la comunión, pasando por cómo hacerse amigo de todos en cinco días, cómo aprender a cultivar boniatos sin morir en el intento o cómo fabricar tu propia central hidroeléctrica. En fin, que hay de todo. Y, como es lógico, el mundo de la seducción y el ligoteo no podía quedarse atrás.
No nos engañemos, ligar es todo un arte, un arte que, según la imaginería popular, sólo está al alcance de unos pocos iniciados. Pues bien, gracias a Antonio Gómez Rufo, el autor de Cómo ligar con esa chica... sabemos que hasta el chico más torpe y manazas del mundo mundial tiene una oportunidad. Sólo tiene que seguir unas determinadas pautas y, desde luego, montárselo bien. Es precisamente aquí donde entra en escena el autor madrileño, dándonos todo tipo de consejos y recomendaciones que, aquellos que nos consideremos tímidos, bajitos, feos, gordos o esmirriados, tendremos que seguir para llamar la atención de nuestra media naranja.
¡Que no! Que nuestras lectoras femeninas no se lleven a engaño, por favor. El texto no trata de cómo engañaros y llevaros al huerto, en absoluto. Lo que pretende es mostrarnos el camino que tenemos que seguir nosotros para haceros felices. Que quede claro que en ningún momento se os trata de tontas. Los tontos, en todo caso, seríamos nosotros. Hasta tal punto se nos machaca en este libro que el autor no duda en reconocer varias veces que sois vosotras las que tenéis la última palabra... ¡en todo!
En Cómo ligar con esa chica..., asistimos a un curso acelerado de seducción para entrar con pie firme en el sendero de la guerra. Y si la primera regla de la guerra es conocer al enemigo, aquí no vamos a ser menos, encontrándonos con una amplia selección de los diferentes tipos de mujeres habidos y por haber, desde las románticas empedernidas amantes de los paseos bajo la lluvia hasta las frívolas y casquivanas, pasando por las solitarias, las enamoradizas, las que no salen de su casa si no es en compañía de su mejor amiga, las resentidas, las indecisas, las que no dejan de coquetear con el primer chico con el que se encuentran, etc.
Pero si en la guerra es necesario conocer al enemigo, también es importante conocerse a si mismo. Exactamente, nuestra personalidad también es objeto de estudio, y el diagnóstico que se hace de nuestro sexo es más exhaustivo si cabe. No esperéis encontraros con la eterna y estúpida guerra de los sexos con la que nos han estado bombardeando continuamente desde el cine y la televisión. Según nuestro autor, nosotros somos igual de raros e indecisos que ellas, no somos tan diferentes después de todo. Queda demostrado que nuestros complejos están a la misma altura que los suyos (es curioso resaltar que la mayoría de ellos están relacionados con el físico) y que el comportamiento no está, en absoluto condicionado por el patrón sexual. Si el físico es nuestra carta de presentación, nuestra personalidad es la encargada de hacer el resto. La percepción del amor que puede tener un tío frío y distante no es la misma que la de otro chico que apoya su relación en los celos. Y ya no digamos lo que puede pensar un fulano que dispara a todo lo que se mueve (son los llamados dispersos), un tío que se cree el no va más (los odiados listillos), etc.
No pueden faltar las encuestas de rigor. Cómo no podía ser de otra manera, son ellas las entrevistadas, y tantos las preguntas como las respuestas se las traen. Vayan por delante los siguientes ejemplos. A la pregunta de si los prefieren atrevidos o tímidos, un aplastante 93% se decanta por la primera opción, argumentando que somos nosotros los que tenemos que dar el primer paso. Un 42% valora la sinceridad por encima de todo, mientras que un 48% nunca saldría con un chico superficial y cínico. Con respecto a la infidelidad, un 93% se considera fiel a su pareja, mientras que en este aspecto nosotros salimos peor parados. Según ellas, sólo somos fieles en un 20% de los casos. Ni que decir tiene que este dato llama muchísimo la atención. Y más cuando el autor afirma que la chicas fieles no existen, siendo lo más parecido a este colectivo las que se ocultan tras el NS/NC. A partir de aquí, el debate está servido.
El libro tiene muchísimos puntos a su favor. Pese a estar dirigido a un público eminentemente juvenil, su temática atemporal hace que sea apto para todas las edades. El autor se dirige hacia nosotros como si fuera un miembro más de nuestra pandilla, encontrándonos con un leguaje claro, coloquial y alejado de tecnicismos. Entre sus aspectos negativos, quizá habría que destacar las "intencionadas" contradicciones entre las que se mueve don Antonio. Ya sabemos que el amor no es una ciencia exacta y que las cosas tienen su término medio (si nos excedemos o nos quedamos cortos estamos perdidos). Curiosamente, a lo largo de las páginas casi nunca aparece el término amar, siendo sustituido siempre por el de gustar (si Werther levantara la cabeza...). Quiza sea un indicativo de que no debemos tomarnos las cosas tan en serio (cosa nada fácil), y que después de que nuestra relación con esa chica haya terminado, siempre aparecerá otra. Y otra... Y otra... Así hasta encontrar a la definitiva (que en teoría sería la ideal). Claro que, ¿quién nos dice que esa chica con la que acabamos de romper no ha sido la mujer de nuestra vida? ¿y esa otra que nos ha mandado a freír espárragos? Ahí lo dejamos.
Lejos de lo que pudiera imaginarse, el autor no es el clásico perdonavidas nortearmericano venido a menos (el 90% de los escritores de autoayuda lo son). Al contrario, tanto su trayectoria personal como su bibliografía nos demuestran que es un escritor con una dilatadísima y más que respetable trayectoria profesional, siendo articulista en diferentes diarios de tirada nacional, un novelista bastante destacado y una persona comprometida con la cultura, hasta el punto de ser un reconocido admirador y amigo del entrañable Enrique Tierno Galván, el que fuera el alcalde del Madrid de La Movida.
Es cierto que ha pasado mucho tiempo desde que el libro fuera editado (si la presente edición es de 1993, la primera data de 1989) y que han cambiado muchísimas cosas. Los jóvenes de hoy ya no son los mismos que los de comienzos de los noventa, y las nuevas tecnologías (Internet, Facebook y compañía) se han terminado imponiendo a las clásicas quedadas de los sábados por la tarde. Pero las noches de fiesta y de copas continúan existiendo, así como los cines y los billares, lo que viene a demostrarnos que el arte del ligoteo nunca pasará de moda. ¡Larga vida al viernes noche!
Una última cosa: aquellos que se vean reflejados en los diferentes capítulos que componen el libro (especialmente aquel referido a los manazas) no tardarán en reconocerse y comenzar a darse de cabezazos contra la pared, hasta el límite de presentarse en Urgencias a las cinco de la mañana. Sin ir más lejos, un servidor estuvo por allí la semana pasada alrededor de cuatro veces... Y no, no conseguí ligarme a ninguna enfermera con minifalda. Supongo que otra vez será...