jueves, 19 de mayo de 2011

Diario de la Muestra de Cortos (Epílogo)

Pues hasta aquí llegamos. Dos semanas después de haber concluido la Muestra, nos hemos acercado a la tele para hablar un poco de la experiencia que supuso organizar todo esto. Con algo de miedo encima por aquello del pánico escénico, nos hemos enfrentado a las cámaras y el resultado es que el que sigue:


¡El año que viene más pero no mejor, porque es imposible! :-)

viernes, 6 de mayo de 2011

Diario de la Muestra de Cortos (Toma 4)

Pues ya está. Mañana le echaremos el cierre al chiringuito. Verdaderamente, han sido cuatro días apasionantes. ¡Y pensamos despedirnos por todo lo alto! Pero antes de pasar a desmenuzar la programación del viernes, pasemos revista a lo más destacado de hoy.
Como os hemos venido comentando durante estos días, hemos tenido la suerte de contar con la directora Cristina Sánchez Botella, responsable de los cortometrajes Los últimos y Koro. Fiel a su cita con la Muestra, Cristina no dejó pasar la opotunidad de visionar con nosotros su último trabajo. Es de admirar que una directora de su nivel se haya desplazado desde Madrid a Canarias para asistir a tal evento. Al término de la proyección de Koro, gran parte del público no dudó en ovacionarla. Esperamos que el año que viene podamos volver a contar con ella.

La directora Cristina Sánchez Botella en un momento de la presentación.

El corto Peliculeros, del canario José Lobillo, también despertó varios aplausos. Otro tanto ocurrió con el drama Ausencia y el impactante Reloj de arena. La comedia, representada por Lacruaquet, de Asier Iza Cea, arrancó más de una carcajada entre el público. Y es que los espectadores parecieron empatizar muy pronto con los ancianos protagonistas, cuya única preocupación consistía únicamente en llegar antes que el otro al banco del parque en el que tenían sus tertulias. Por su parte, el corto La ventana, de José Luis Muñoz, fue el encargado de dar el contrapunto sentimental a la jornada, encontrándonos con un trabajo que, pese a contar con pocos medios, sorprendió gracias a la originalidad de su trama. En esta ocasión, la inocencia, la imaginación y la crueldad típicas del universo de los niños, se dieron de la mano en un corto que, a nivel personal, se ha convertido en uno de mis preferidos.

Un fotograma de La Ventana, de José Luis Muñoz, trabajo que pudo verse en la sesión de hoy.

El menú de mañana viernes se presenta bastante apetecible. Uno de los trabajos encargados de abrir la sesión será Mientras anochece, de Iván López, director y presentador del programa Objetivo en corto (Antena 3 Canarias). Otro de los cortos destacados será Moratín 36, un drama que nos acerca a la soledad en la que viven las personas mayores. Tampoco podrá faltar Julian´s Garden, dirigido por Ana Corrie y Tom Conant, con quienes hemos contado a lo largo de estos días (un gesto verdaderamente loable). Ambos directores se han desplazado desde Inglaterra para asistir a la Muestra, un aliciente de más que os obliga a vosotros, queridos lectores, a venir a la sesión de mañana.

Venidos desde Inglaterra, Tom Conant y Ana Corrie, los responsables de Julian´s Garden, también han asistido a las proyecciones de la Muestra. Su trabajo podrá verse mañana por la tarde.

Y esto es todo por hoy. Mañana pondremos punto y final a cinco días de duro trabajo. ¿Nos acompañaréis? Recordad que podéis echarle un vistazo a la programación pinchando aquí. No olvidéis que estamos en el Salón de Actos Gumersindo Trujillo de la Facultad de Derecho de la ULL (Campus Guajara). ¡Esperamos veros allí!

jueves, 5 de mayo de 2011

Diario de la Muestra de Cortos (Toma 3)

Atravesamos el ecuador de la Muestra de Cortometrajes y nos acercamos al final. ¡Ains...! ¡Entre tanto corto, hay que ver lo rápido que han pasado los días! Pero bueno, no nos pongamos nostálgicos, pues mañana jueves tendremos otra sesión de lo más variada en ésta, nuestra querida Muestra.
Abriremos la jornada con la proyección de Ausencia, del director Javier Muñoz Carrera, un cortometraje que nos acerca a las penalidades del Alzheimer. También contaremos con Koro, el segundo trabajo de Cristina Sánchez Botella, directora con la que hemos tenido la suerte de contar en los días precedentes. Koro pone de manifiesto la capacidad de Cristina para adaptarse a cualquier género, lo cual ya dice mucho de su talento. Si anteriormente nos había conmovido con un documental sobre los horrores de la Guerra Civil, en esta ocasión nos presenta un drama que parte de una historia de amor que se prolonga más allá de la muerte.
Nuestro recorrido por el drama continuará con Reloj de arena, de David Turpín García. Este magnífico corto, protagonizado por la célebre actriz televisiva Neus Sanz, cuenta con un mensaje tan demoledor que no nos quedará más remedio que levantarnos de nuestro asiento y romper a aplaudir. Sin lugar a dudas, es uno de los mejores trabajos que hemos recibido. ¡No os perdáis esta oportunidad!
La Guerra Civil vuelve a planear por la Muestra gracias a Carta de Francia, de Diego López Cotillo, otro drama que nos cuenta el terrible exilio al que se vieron sometidos los que perdieron la guerra. Para los vencidos, abandonar España no sólo supuso dejar atrás su hogar y convertirse en apátridas, sino también renunciar a aquéllos que más querían.
Concluiremos nuestro periplo por el drama con la proyección de La Ventana, una estupenda historia que recoge la ternura y crueldad de los cuentos infantiles. Ingresada en un hospital por culpa de una enfermedad cardíaca, la pequeña Marta dedica parte de su tiempo en animar a su amiga Laura, otra niña de su misma edad que no puede levantarse de su cama. Para pasar el rato, Marta le cuenta todo lo que ve a través de la ventana de la habitación. Pero cuando Laura quiere ver con sus propios ojos lo que le cuenta su amiguita, ésta se niega en redondo, cuando no se comporta de manera grosera. ¿A qué puede deberse tal cambio? ¿Cuál es el secreto que oculta Marta?
Al igual que ha pasado durante los días anteriores, los cortometrajes canarios también tendrán sus representantes. En esta ocasión, el testigo será recogido por José Lobillo (Peliculeros) y Víctor Moreno (El extraño). Si el primero es una divertida fábula sobre la pasión que despierta en muchos de nosotros el cine, el segundo hace honor a su nombre, encontrándonos con un trabajo verdaderamente extraño y confuso, pero no por eso menos interesante e innovador.
Y eso es todo por hoy. Como siempre, os rogamos que no faltéis a la cita. Estamos seguros de que pasaréis un rato ameno y entretenido. ¡Nos vemos mañana!

Nota.- Por problemas técnicos, el cortometraje Consulta 16 que debería haberse proyectado hoy, se visionará al comienzo de la sesión de mañana. Disculpad las molestias.

martes, 3 de mayo de 2011

Diario de la Muestra de Cortos (Toma 2)

¡La Muestra de Cortos continúa adelante! Hoy, aparte de la gran afluencia de público, hemos tenido a varios representantes canarios entre los trabajos proyectados, lo cual nos alegra muchísimo, pues uno de los objetivos de la Muestra era dar a conocer a los nuevos directores isleños que se están moviendo por este mundillo. Nos estamos refiriendo a En el insomnio, de José Ángel Alayón Dévora, y Belanglos (Intrascendente), de David Pantaleón. Estos productos, cien por cien canarios, compartieron cartel con el cortometraje de animación francés Geometría, de Etienne Badia, un modesto trabajo realizado por ordenador que nos muestra que no hace falta ser un genio de las matemáticas para triunfar en la vida. Sobre todo, cuando eres un tal Pablo Ruiz Picasso...
Pero esto no se acaba aquí. Mañana continuaremos dando guerra. Abriremos la sesión con el cortometraje La Pasión de Adrián, un divertidísimo corto que nos confirma lo que muchos ya temíamos: el Anticristo ya anda entre nosotros (*risa maligna*)... Otra cosa es que viva con su madre y sea un pardillo del quince. La comedia continuará de la mano de Yo soy de amor (protagonizado por el televisivo Daniel Muriel) y Los 4 Mcnífikos. No podrá faltar, por supuesto, el drama. Esta vez serán los canarios Nayra y Javier Sanz Fuertes los responsables de conmovernos con el corto Aniversario, un impactante trabajo que dejará una profunda huella en el espectador.
Por su parte, el terror correrá a cargo de Rául Pérez Cerezo y su trabajo Ocho, en el que una familia un tanto singular será la encargada de ponernos en tensión durante cerca de quince minutos. Cerrando nuestro programa, proyectaremos el documental Fondo para un caballero, un trabajo que nos acerca a la polémica restauración (con bronca política incluida) que sufrió el famoso Caballero con la mano en el pecho en 1998.
Como podéis ver, material no nos falta, y nuestras ganas de trabajar son iguales a las del primer día. Os recordamos que hasta este viernes estaremos en la Sala Gumersindo Tujillo de la Facultad de Derecho de la ULL (Campus Guajara), muy cerca de la Biblioteca. ¡No dejéis de venir!

lunes, 2 de mayo de 2011

Diario de la Muestra de Cortos (Toma 1)

¡Por fin! Después de varios meses de trabajo, hoy hemos dado el banderazo de salida a la Muestra de Cortometrajes del Aula de Cine de la ULL. Como entre la variedad está el gusto, la programación de hoy recogió lo mejor de cada género, desde el drama (representado por los trabajos Palabras y Dulce) hasta la comedia (La presencia y Made in Japan), pasando por la animación (The King), el documental (Defensora), entre otros.
Una sindicalista colombiana en busca de justicia, un singular joven que viaja hasta Japón en busca de su padre, un aprendiz de fantasma que se resiste a creer que no ha muerto, un malvado rey que sueña con ganarse el respeto de sus súbditos... Tales fueron las historias que desfilaron por la pantalla del Salón de actos Gumersindo Trujillo.
Entre los asistentes al acto, tuvimos la suerte de contar con Cristina Sánchez Botella, directora de dos cortometrajes que podrán verse durante la Muestra: el documental Los últimos y el corto de ficción Koro. Cristina no dejó pasar la oportunidad de felicitarnos por nuestra iniciativa, prometiéndonos asistir al resto de las sesiones.
Precisamente, Los últimos será uno de los trabajos de Cristina que podremos ver en la sesión de mañana martes. Su argumento nos traslada a 1938, acercándonos al bombardeo rebelde sobre el Mercado Central de Alicante durante la Guerra Civil. A través del testimonio de tres protagonistas, conoceremos de cerca el drama de la guerra y las posterior represión a la que se vieron sometidos los vencidos.
Los últimos compartirá cartel con Hachís, un documental que nos acerca al tráfico de drogas que se desarrolla en las montañas de Marruecos. La animación estará representada por el cortometraje francés Géométrie y el canario En el insomnio, mientras que la comedia correrá a cargo de Palabras y el entrañable Panchito. A destacar también la presencia del interesantísimo trabajo Clara. El mar, una estupenda reflexión sobre las relaciones de pareja con tintes tragicómicos.
La cita, al igual que hoy, será en el Salón de actos Gumersindo Trujillo a partir de las seis de la tarde. Desde el Aula de Cine de la ULL, esperamos contar con vuestra presencia. ¡Sed puntuales!

Watchmen (Alan Moore / Dave Gibbons)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Watchmen
  • Autores: Alan Moore (guión) y Dave Gibbons (ilustraciones)
  • Género: Novela gráfica / cómic
  • Número de páginas: 469
  • Editorial: Planeta de Agostini
  • Año: 2009
  • Valoración de Crítica Literaria: 10
"SUPONGO QUE AHORA DEBO TENER UNAS PINTAS A LO DEVO TREMENDAS"

En 1985, el mundo se encuentra al borde del abismo. Los Estados Unidos, firmemente liderados por Richard Nixon, disfrutan de una más que consolidada hegemonía mundial. Y no es para menos, ya que Washington cuenta entre sus filas con un arma capaz de inutilizar los misiles soviéticos en un sólo instante: es el Doctor Manhattan.
Pero los rusos conocen las limitaciones del Doctor Manhattan, y cuentan con suficientes ojivas nucleares como para comenzar la III Guerra Mundial. Los norteamericanos contarán con un semidiós capaz de minimizar el desastre, pero saben que las consecuencias de una guerra nuclear serían catastróficas para el planeta. Nunca antes el término "Destrucción Mutua Asegurada" había cobrado tanto sentido.
Mientras tanto, en Nueva York, un implacable enmascarado lleva la justicia a sus bajos fondos. Aquéllos que le temen le llaman Rorschach, y es el único "superhéroe" que sigue en activo tras la ilegalización de los Vigilantes en 1977. Tras haber pasado varios años recorriendo las calles, Rorschach ha dado con el caso de su vida: debe investigar la muerte del Comediante, uno de sus antiguos compañeros de armas. A partir de aquí, el suspense está servido. El asesinato del Comediante (pues no hay ninguna duda de que ha sido asesinado) ha destapado una conspiración de la que dependerá el futuro el mundo. Las agujas del Reloj del Apocalipsis se acercan peligrosamente a las doce, y Rorschach, Manhattan y el resto de los Vigilantes tendrán que hacer todo lo posible para evitarlo. Al fin y al cabo, y parafraseando al Capitán Metrópolis, alguien tiene que salvar el mundo.
Y ya está, hasta aquí podemos leer. Ojalá pudiera hacer una descripción más pormenorizada de la trama, pero eso me obligaría a reventaros el final. Ojalá pudiera contaros lo mucho que me molaría ser Búho Nocturno (uno de mis Vigilantes preferidos), pero eso significaría chafaros la sensacional atmósfera de suspense y misterio que rodea a Watchmen. Y eso, en una obra tan compleja como ésta, sería imperdonable.
Una deliciosa violencia extrema y gratuita ("lo que yo daría por una batalla repleta de saludables malos sentimientos" que diría Sir Gawain en El Príncipe Valiente), un trama apasionante en la que todo vale, unos personajes con los que el lector (y esto no es palabrería) puede identificarse plenamente... Todo esto y mucho más es Watchmen.
¿Hemos hablado de violencia? Sí, por supuesto. En una historia de superhéroes es algo que no podía faltar. Sin ir más lejos, ahí tenemos esas primeras páginas en las que vemos al Comediante salir por la ventana de un rascacielos hecho un Cristo; o esa otra en la que Rorschach, estando en prisión, se enfrenta a uno de los reclusos arrojándole aceite hirviendo a la cara, dejando al lector una frase para el recuerdo: "No estoy encerrado con vosotros. Sois vosotros los que estáis encerrados conmigo"; o esa otra en la que el Comediante, en plena guerra de Vietnam, le vuela la cabeza a una mujer embarazada. Podríamos hablar de la muerte del Búho Nocturno original, de cómo Rorschach pierde la cabeza cuando descubre a quién pertenecen esos huesos que se disputan una pareja de pastores alemanes... Watchmen es un universo sórdido y violento, y cada página está impregnada en sangre. La acera por la que se pasea Kovacs en la primera página esta teñida con la sangre del Comediante, la historia del naúfrago de La Fragata Negra es un relato teñido de rojo escarlata... Y lo mismo ocurre con la esfera de ese reloj que se va acercando a la hora fatal y con la chapa con forma de carita sonriente que adorna la solapa del Comediante. Dicho de otro modo, si esperáis encontraros con algo parecido a las coloridas aventuras del Batman de Joel Schumacher o su homónimo de los años 60, os habéis equivocado de historia y de cómic.
Hemos mencionado el interés que despierta la trama en el lector, así como su profundidad. Para que os hagáis una idea, Watchmen es como una sinfonía clásica en la que cada parte depende de la anterior, estando ambas perfectamente hiladas entre sí. ¿La transposición que tiene el lugar entre las reflexiones del quiosquero y las del naúfrago? Una maravilla de la narrativa. ¿Las reflexiones del Doctor Manhattan en Marte? Una desgarradora metáfora existencialista ("¿Quién crea el mundo?"). ¿Las pequeñas historias que tienen lugar en ese barrio neoyorquino al margen de la trama principal? Un homenaje a Eisner. ¡Dios, pero cómo mola este libro!
¿Y los personajes? ¿Qué decir de ellos? ¿Qué podríamos decir de la mirada atormentada de Kovacs mientras es interrogado por su psiquiatra? ¿Y de la sonrisa cínica del Comediante? ¿Y de esa sensación de omnipotencia que desprende Manhattan? El perfil psicológico de cada uno de ellos raya en la perfección, no habiendo sentido tanta estima por un superhéroe desde que viera, con apenas siete años, el primer Batman de Tim Burton.
Ahora que sacamos el tema, mi predilección por el Búho Nocturno (Daniel Dreigberg en la "realidad") quizá sea producto del cariño que profeso a esa película. Porque Dreiberg / Búho Nocturno, al igual que su colega de Gotham, es un hombre normal que no cuenta con ningún tipo de superpoder, dependiendo únicamente de su inteligencia en su lucha contra el crimen. Dreigberg es un hombre tan corriente que hasta se permite el lujo de tener... miedo, lo que no le impide subirse a su nave y sobrevolar los cielos de Nueva York. Con todo, quizá sea el más "normal" de los Vigilantes, con una vida gris, aburrida, monótona... Y enamorado en secreto de la segunda Espectro de Seda. Caramba...

Conclusión:

Gracias al carisma de sus personajes (que deja en pañales a la infantil Liga de la Justicia) y a lo sugerente de la trama, Watchmen supone un soplo de aire fresco al siempre maltratado mundo de los superhéroes, una renovación a la que estamos asistiendo gracias a las nuevas aventuras de Batman (véase el excelente trabajo que hicieron con la versión cinematográfica del Caballero oscuro) o Superman, personaje al que dieron una vuelta de tuerca cuando lo pusieron al servicio de Stalin en Red Son. Personalmente, tengo que reconocer que este mundillo nunca me ha llamado la atención, pero es imposible decirle que no a unas historias cuyo argumento supera con creces a esas otras que están arrasando en las librerías (hablo, por supuesto, de la saga Crepúsculo, lo último de Dan Brown, la siempre llamativa novela rosa, entre otros). Gracias a las aventuras de estos personajes con mallas, la literatura popular (pues no debemos olvidar que el cómic es un tipo de literatura) está renaciendo de sus cenizas. Watchmen es imprescindible, soberbio, colosal... Y nos quedamos cortos. Sencillamente, no hay palabras.
Y pensar que todavía no he visto la película...