lunes, 24 de junio de 2013

65º Edición del Concurso de Microrrelatos Bubok

Una quincena más, los usuarios de Bubok han vuelto a celebrar su amateur certamen de microrrelatos. En esta ocasión, el ganador de la 65ª Edición ha sido Alberto Proset Ruiz con su texto Un lugar para dormir. ¡Enhorabuena, Alberto!

La 66ª Edición ya está en marcha. Sólo tenéis que leer atentamente las bases para participar. ¡Es gratis y no os costará nada! Por otra parte, podéis leer los relatos de esta edición pinchando en este enlace. Y si queréis vernos desvariar y comentar la moviola del concurso, basta con que os deis una vuelta por aquí.

Y, por supuesto, no podían faltar mis comentarios a los relatos de esta quincena. ¡Que los disfrutéis!

UNA MARAVILLA DESAGRADABLE: Micro con tintes de realismo mágico. La Muerte tiene una casa en la ciudad y todo aquel que llama a su puerta es invitado a pasar. Tiene un irresistible toque lírico que hizo que me gustara de inmediato. El título me chirría un poco con el tono poético del micro. También veo algunas erratas (“deapreciación” cuando debería decir “de apreciación”; “acerrar” por “a cerrar”; “cártel” en vez de “cartel”). “Muerte”, al ser un nombre propio, va con mayúsculas. Le pesa un poco la frase de inicio, dado que si “la puerta de casa” obedece a un contexto familiar y de sentido de pertenencia, aquí le pegaria más la fórmula “la puerta de la casa”, puesto que el viandante no tiene nada que ver con la casa de la Muerte (nótese como el artículo “la” marca la distancia entre lo que es nuestro y lo que no). En cuanto al formato, recomiendo a su autor pasar el relato por el Bloc de Notas de Word para ajustarlo así al formato de los demás textos (también valdría pegarlo sin formato cuando vayamos a enviárselo al Maestro de Ceremonias). Por lo demás, es un buen micro. De haber estado mejor pulido hubiera arañado algunos puntos más.

SOLITARIO: El exceso de la sobreprotección maternal y sus consecuencias... O bien la historia de un niño deforme que ha crecido al margen del resto del mundo. Con la enfermedad de su madre, se ve obligado a salir al exterior. La atmósfera, agobiante y enrarecida, está muy bien conseguida para tratarse de un micro de cien palabras. Me ha gustado mucho la utilización de un tiempo presente para narrar la historia. No es de esos relatos que te dejan de una pieza, pero sigue siendo genial. Bien.

LA PUERTA DE CASA: Una idílica estampa familiar. No digo que no sea un bonito texto pero, comparado con sus compañeros de carrera, no me dice nada. Más que un micro, parece un pedazo de algo más grande (un diario, por ejemplo). No hay un contexto que nos ubique en la historia, sólo la imagen de un hombre que es feliz con su familia. No tuvo opciones a entrar en la zona de puntos.

AISLAMIENTO: Micro sujeto a más de una interpretación. No sabemos si el hombre sufre agorafobia, está deprimido o bien es un vago de primera. Con todo, se agradece el experimento. Un detalle tonto: ojo al formato. Supongo que entre la frase de inicio y el guión que abre el diálogo hay un punto y aparte, ¿verdad?

LA PUERTA VERDE: ¿La mujer mató a su marido? ¿Por qué? ¿El marido abandonó a su familia por sus deudas? ¿La mujer no pudo pagar las deudas y la policía la echó de su casa? ¿Los hombres armados son policías o gángsters? El micro tiene una estructura bastante buena, pero no termina de desenvolverse bien. Pese a parecer tan evidente, me faltan muchos datos.

CINCO KILÓMETROS DE SEPARACIÓN: Un detalle tonto: creo que al título le falta algo de glamour, ¿no? Es una buena idea, pero su desarrollo es bastante ambiguo. El final es un poco atropellado y no sabemos si el que mata a Clara es su hija o su marido. Damos por sentado que es este último, por supuesto. Releyéndolo, me doy cuenta de que Clara, en vez de la finada, podría ser la que encuentra a su madre muerta en el suelo. Tal vez su exmarido decidió vengarse de ella yendo a su casa, no la encontró y pensó en desquitarse con la madre. Le pasa lo mismo que a “La puerta verde”: está cimentado sobre una buena idea pero le faltan otras tantas palabras para dejarnos claro qué se nos quiere contar. Con todo, me ha resultado muy ameno.

EL SICARIO: Sencillo, claro y bien llevado. El chiste que no podía faltar. El problema es precisamente ése, que abusa demasiado del tono de chiste. Pese a todo, me ha gustado mucho. Muy bien.

ANUNCIOS POR PALABRAS: Otra broma. Un hombre abre las puertas de su casa a quien quiera conversar con él. Se supone que el monaguillo del pueblo le puso los cuernos con su mujer, ¿verdad? No digo que esté mal, pero no me terminó de convencer. No tuvo opciones a entrar en la zona de puntos.

LA LETRA CON SANGRE ENTRA: Sé que con esto no ganaba ni de coña pero... ¡Joder, qué a gusto me quedé cuando lo escribí!

UN LUGAR PARA DORMIR: ¡Buáh! ¡Qué bueno! Se mire por donde se mire, este micro es una maldita maravilla. Buen uso de la economía de lenguaje, “movimientos de cámara” que tan pronto nos llevan desde la puerta de la casa hasta la mismísima entrada del bosque... ES MUY BUENO. Es más, sin desmerecer los demás micros, creo que se come a sus competidores con patatas (el mío se lo comería a modo de entremés, porque desde luego que no hay punto de comparación). Brillante.

BLINDADA: Lo siento, pero no lo he entendido. El dueño de la casa se refugia en su cámara acorazada y... y... ¿Qué? ¿Qué ocurre? ¿Le roban? ¿La maleta está fuera o dentro de la habitación? ¿Y quién escribió la nota? ¿Los ladrones? ¿Los que fabricaron la cámara? ¿Su mujer?

ESTRELLA DE LAREDO: “Era él”... ¿Quién? ¿El padre? ¿Pero no estaba en el barco? ¿No? Entonces las amarras del barco se rompieron con la tormenta y los chicos pensaron que su padre estaba a bordo. Es eso, ¿verdad?

lunes, 10 de junio de 2013

Las Fábulas de Novorsa. La mujer de la piel manchada (Roberto Arévalo Márquez)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Las Fábulas de Novorsa. La mujer de la piel manchada
  • Autor: Roberto Arévalo Márquez
  • Género: Novela
  • Número de páginas: 333
  • Precio: Papel (14,97 euros) / PDF (descarga gratuita)
  • Valoración de Crítica Literaria: 7
Como otros tantos autores a los que hemos tenido la ocasión de reseñar, Roberto Álvarez comenzó su periplo literario en Bubok, donde muy pronto destacó por sus novelas de corte fantástico, como fue el caso de la saga Epsilon. Asimismo, también merece recordarse su paso por el Concurso de Relatos del Foro, donde cosechó muchísimos triunfos y llegó a hacerse un hueco entre la flor y nata de lo que fue la Primera Generación de Autores Bubok. Y aunque sus creaciones fueron casi siempre eclipsadas por las de Díaz de Tuesta (Oniria), Juan González Mesa (Bizarro) y Felipe Martín Marín (R2D2), su estilo sencillo, directo y sin pretensiones (mira que me gusta utilizar estas palabrejas, oye) pronto marcó época. A él le debemos relatos que todavía pueden encontrarse en los foros de la web, tales como El genio de la lámpara y Frente a frente, amén de otros textos que, pese a no ocupar los primeros puestos del medallero, consiguieron maravillarnos y hacer que deseáramos escribir como él.

Ajeno a las polémicas de otros foreros, las credenciales de Roberto se reducían únicamente a sus relatos. Quizá fue eso lo que le animó a abandonar los foros mucho antes de que éstos comenzaran a decaer. Un escritor se hace escribiendo y no entrando al trapo en debates estériles que no conducen a ningún lado. Roberto supo verlo antes que nadie y decidió abandonar el barco. Durante algún tiempo pudimos seguirle en su blog (Esperando ser leído), donde aparte de mantenernos al tanto de sus proyectos, también desgranaba la actualidad televisiva al ritmo de la sintonía de Gran Hermano. Las grandes mentes somos a veces así de excéntricas. Yo mismo reseño películas cutres y aquí estoy. Y por si os habéis quedado con ganas de saber más, Robert todavía continúa actualizando su página para deleite y disfrute de sus seguidores. Muy de tarde en tarde, sí... pero ahí sigue.

Con todo, el hecho de que ya no podamos leerle en los ya casi abandonados foros de Bubok no implica que nuestro autor haya dejado de confiar en las posibilidades de la web. Al contrario, sus libros todavía continúan allí. Y éste que os traemos hoy es uno de sus últimos trabajos.

Con La mujer de la piel manchada, Roberto va más allá del mundo que nos había regalado en Epsilon, mostrándonos un universo con clarísimas reminiscencias tolkianas y repleto de acción y fantasía. Como en las grandes historias de Tolkien, los héroes de La mujer de la piel manchada emprenderán un arduo viaje que les llevará por tierras desconocidas y pobladas por seres extraños. Y todo en nombre de una buena causa, como debe de ser. El empeño que ha puesto el autor en su historia es más que palpable, teniendo como resultado una novela tan entretenida como sólida. A destacar la reflexión que los protagonistas (así como el propio autor) hacen sobre la inmortalidad y el implacable paso del tiempo. Sí, soy plenamente consciente de que sus planteamientos no llegan a ser del todo originales, pero encontrarse algo así en un autor novel es muy gratificante. Y más en alguien como Robert.

Quizá el principal defecto de la novela (y, al mismo tiempo, su principal punto fuerte) es que es demasiado pródiga en sus descripciones, de modo que es muy probable que no agrade a aquellos lectores que busquen una lectura rápida y ligera. Roberto, fiel a la estética y el estilo de Tolkien, no ha dudado en lanzarse a realizar unas descripciones que, en la mayoría de los casos, rayan el hiperrealismo más extremo. Y ello podemos verlo perfectamente al comienzo de la novela, cuando se lanza a describirnos la duración de las estaciones en Novorsa y su impacto en la vida de la población (si esto no es antropología básica, que baje Dios y lo vea). Los movimientos lunares, el invierno novorsiano, las fiestas en honor a éste... Roberto nos está dando la bienvenida a su mundo mientras prepara el ambiente de la trama.

No queremos decir, en absoluto, que estas descripciones estén mal o no aporten nada al texto, puesto que una novela de estas características las necesita. Pero sí es verdad que a medida que avanzamos en la historia, comenzamos a sentir cierta sensación de pesadez, encontrándonos con un texto que en ocasiones llega a resultar excesivamente denso y barroquizante. No había experimentado una sensación así desde que leí Signos para la noche, de Díaz de Tuesta. Con todo, se trata de un mal necesario a la hora de enfocar una novela de este estilo, puesto que el lector más avezado en este tipo de literatura espera encontrarse con una atmósfera lo suficiente envolvente y profunda en la que poder perderse.

Por lo demás, estamos ante lo que promete ser la primera parte de una serie de otros tantos libros ambientados en el fabuloso mundo de Novorsa, territorio que estaremos encantados de volver a visitar cuando Roberto haga suyas las palabras con las que cierra esta entrega. Efectivamente, demandamos más fábulas. Queremos más fábulas. Pero todos sabemos que lo bueno se hace esperar. Y los libros de Roberto son un buen ejemplo de ello.

64º Edición del Concurso de Microrrelatos Bubok

Esta misma noche se conocía el ganador de la edición número 64 del Concurso de Microrrelatos Bubok. Finalmente, la clasificación quedó tal como sigue:
  1. Pelotadeplaya - "A plena luz del día": 27 puntos
  2. Miguelmig - "El álbum": 25 puntos
  3. Incongruente - "Desdoblamiento": 23 puntos
  4. Raitann - "Te lo has creído": 20 puntos
  5. JPiqueras - "Cuento para una noche...": 18 puntos
  6. Ojodegato - "El ente": 16 puntos
  7. DanielHR - "Venganza": 16 puntos
  8. Zara_X - "Preguntas": 13 puntos
  9. FinalyPrincipio - "Arrepentimiento": 11 puntos
  10. Lasacra - "Presentación formal": 11 puntos
  11. Rassengan - "Culpables": 0 puntos
Desde este momento queda abierto el plazo para la edición número 65... Bueno, no... Pelotadeplaya todavía tiene que abrir los hilos correspondientes... Eso sí, estáis invitados a concursar siempre y cuando os leáis atentamente las bases del certamen. Y si tenéis interés en leer los relatos de esta edición (aunque sea por curiosidad morbosa) podéis hacerlo pinchando en este enlace. Por otro lado, si queréis vernos desvariar y comentar las mejores jugadas de la edición 64, podéis pinchar aquí y quedaros con toda la moviola. ¡Y recordad que también os esperamos en el blog de Rosa García, Concurseros!

¡Ah, sí! Los comentarios...

A PLENA LUZ DEL DÍA: Un detalle tonto: me sobra el guión (-) que viene después de "Soy yo". A veces asomarse al balcón para ver quién está tocando el interfono nos da mucha pereza, qué le vamos a hacer. El texto nos cuenta las consecuencias de abrirle la puerta a la persona equivocada sin preguntar antes "¿Quién es?". ¿A quién no le ha pasado tomar a un desconocido por la persona a la que estamos esperando? Fruto de esa confianza, hasta llegamos a dejar la puerta del piso abierta para que el recién llegado no tenga la necesidad de llamar. No voy a decir que la idea del texto sea muy original, puesto que yo también me he planteado si no le estaré abriendo a un ladrón. Con todo, es bastante breve, muy conciso y muy fácil de leer, lo cual se agradece. Bien.

DESDOBLAMIENTO: Al final el médico es el que está loco y ve doble. Es predecible, pero no importa. Me recuerda a un chiste que no hace mucho le escuché a Chiquito de la Calzada. El paciente llega a la consulta y le dice al doctor: "Doctor, doctor... ¡Jaaarl! Creo que tengo doble personalidad". A lo que el doctor responde: "Pues pasa para dentro que ya somos cuatro". El micro empieza muy bien pero, en mi opinión, se deshace cuando la extraña pareja empieza a hablar. Emplear la primera persona utilizando el pronombre "yo" le da al diálogo un carácter artificial y extraño. ¿Por qué decir "Yo no lo sé" cuando puede bastar con un simple "No lo sé"? ¿Por qué decir "Yo no tengo ningún hermano" cuando bastaría con un "No tengo ningún hermano"? Que no es que el uso del pronombre sea incorrecto, pero me chirría bastante. De repente es una tontería y estoy siendo muy puntilloso, pero tenía la sensación de que con cada "yo" que leía los diálogos perdían fluidez. Pasó mi corte inicial y tuvo opciones a entrar en la zona de puntos.

ARREPENTIMIENTO: ¡Joder, qué bueno es éste! Reconozco que tengo debilidad por los suicidas y por las circunstancias que les obligan a quitarse la vida. Un marido, destrozado por la muerte de su mujer, ya no encuentra razones para seguir viviendo. Sus hijos están casados (¡muy bueno este detalle!) y no quiere vivir solo los días que le quedan, por lo que decide sacar un billete para el otro mundo e ir tras su esposa. Pero Dios es un hijo de puta con todas letras, puesto que no sólo nos ha obligado a llevar una vida miserable, sino que además tenemos que vivirla enterita hasta el último momento, así nos estemos quedando sin aire y todo. Y como suicidarse es un pecado y de los gordos, nuestro hombre termina en el Infierno. Es terriblemente dramático y triste (yo diría que hasta deliciosamente agobiante), es muy original y está impecablemente escrito. Desde el primer momento fue uno de mis preferidos.

TE LOS HAS CREÍDO: Una broma que juega con el tópico de que tantas mujeres en un mismo sitio no puede ser algo bueno. Sólo es eso, una broma. La última frase que Alá le dirije a Omar casi nos obliga a tomarnos en serio el relato, pero es imposible. Pese a todo, estuvo a punto de llevarse el último de mis puntos. En lo que respecta al apartado formal, está muy bien escrito, es de lectura fácil y no necesita que nos lo releamos de nuevo para quedarnos con la copla. Bien.

CULPABLES: ¿"Yessica"? Será "Jessica", ¿no? Bueno, no importa, los nombres se pueden "personalizar"(creo que Yessica es un nombre muy común en América Latina). ¿"Oscar" sin tilde? Bueno, bueno... Tampoco pasa nada. Puede que el muchacho sea inglés. El principal problema de este micro es que hay que releerlo varias veces para entenderlo bien. Y ni aun así. Deduzco que Oscar ha roto con Yessica y ésta quiere suicidarse arrojándose al vacío. Vale, me gusta el argumento. El problema viene con la última frase de Oscar. ¿Es un flashback o bien estaba con ella en el momento en que la chica se disponía a saltar? Personalmente me inclino por la primera opción, porque vaya unas palabras de consuelo que le soltaría a la muchacha si él hubiera estado allí con ella. Precisamente de esto último quería hablar ahora. Entiendo que la relación se rompió porque ella no le dedicaba suficiente tiempo a él. ¿De verdad era necesario emplear un lenguaje tan barroco y poético? Hay fórmulas mucho más sencillas para eso. Y más teniendo en cuenta que estamos lidiando con un microrrelato, donde lo que prima es la economía del lenguaje. Esa frase hace que la escena se me antoje irreal. Nadie, a menos que seas un poeta decimonónico, rompe contigo de esa manera. Tampoco entiendo el título, lo siento. ¿Culpables de qué? Le hubiera pegado mejor otro, ¿no? ¿Qué tal “Desesperanza”, “Adiós, amor mío” o...? ¡Yo qué sé! Creo que había títulos mucho mejores que éste. Con respecto al apartado formal, veo que se peca mucho de adjetivación, algo que nunca, nunca, pero NUNCA, debe hacerse en un microrrelato. Los guiones mejor que las comillas (éstas sólo se ponen cuando el personaje está pensando o hablando para sí mismo, algo que no sucede aquí). Es una buena idea, pero puede mejorarse muchísimo más. No tuvo opciones a entrar en la zona de puntos.

PREGUNTAS: Con este relato tuve una relación de las que hacen época. Tan pronto me gustaba como lo odiaba. En primer lugar, tuve que releerlo varias veces para quedarme con la historia (de hecho, creo que es el micro que más he releído desde que empecé a concursar). Al final logré entenderlo: ella acaba de morir y está viendo cómo la vida discurre ante sus ojos. Pero lo hace en tiempo presente y viendo la jugada desde fuera, como si su “yo espiritual” sólo fuera un testigo que presencia a su “yo del pasado”. Joder, es muy bonito. Me encanta la candidez de la protagonista porque hace que empaticemos con ella de inmediato. Releyéndolo, me arrepiento de no haberle dado una puntuación más elevada, porque se la merecía. Quizá es porque ahora estoy en horas bajas, pero emocionó muchísimo. Se supone que el hombre que habla con ella es un ángel o el propio Dios, ¿verdad? Me gusta mucho su carácter optimista. Es maravilloso. ¿Que por qué no lo punteé con mejor nota? Bueno, es de esos relatos que cuesta pillarlos a la primera. No es un entremés que te puedas comer tan pronto como te lo sirvan. No, hay que dejarlo enfriar y probarlo en el punto justo. Sin menospreciar a los relatos que ocuparon mi medallero, creo que fui muy injusto con él. Desde ahora me replantearé seriamente mi sistema de votaciones.

PRESENTACIÓN FORMAL: No sabemos si la puñalada es de verdad o una traición (yo me inclino por lo segundo), pero... ¡Joder, cómo mola! Es directo y rápido, como una bofetada. Sus interpretaciones son infinitas y quizá es por eso por lo que me ha gustado. Releyéndolo (y siempre comparándolo con sus rivales) creo que lo hubiera puntuado a la baja, pero me sigue pareciendo un texto estupendo. Muy bueno.

CUENTO PARA UNA NOCHE JUNTO AL FUEGO: Estuve tentado de votarlo pero... Conforme lo releía me daba cuenta de que iba perdiendo puntos. Otra broma más (en este caso, macabra). Los que me conocen saben que me encantan los cuentos infantiles y las posibilidades que guardan a la hora de invertir las historias que nos cuentan (convertir al malo en bueno y demás), pero este micro no me ha terminado de convencer. Emplea como nadie la economía del lenguaje y está muy bien llevado, pero... ¿Desde cuando las cabras comen carne? Y no os hagáis los despistados como Homer Simpson para decirme aquello de “Eso ocurrió en la antigüedad”. Ya sé que es una fábula y que no se le puede pedir que nos contenga elementos del mundo real, pero no me negaréis que la frase de marras no chirría con el conjunto. De no haber sido por ella, habría entrado en mi Top Five sin dudarlo.

EL ÁLBUM: Me descoloca un poco que estén jugando y que, al mismo tiempo, el niño esté viendo un álbum de fotos pero... ¡Qué caray! ¡Es un niño! ¡Puede ser todo lo irracional que quiera! Puede hacer no dos cosas, sino cuatro a la vez: saltar en la cama mientras recita un trabalenguas al tiempo que merienda y ve su programa preferido; ir al colegio pisando sólo las baldosas en diagonal mientras cree que las demás son de de lava... En fin, que este detalle es lo de menos. Me encanta la mala baba que destila la historia. Me parece genial. Está muy bien llevado y la frase final entronca de forma antagónica con la propuesta por Carlos en esta edición (“Soy yo” versus “Nadie ha dicho que seas tú”). Brutal al cuadrado es poco. Muy bien.

VENGANZA: A ver... Os cuento un poco cómo lo escribí: la primera semana del concurso me la pasé redactando unos trabajos para clase que me trajeron por la calle de la amargura, de esos que te pasas dos días a base de café y al tercero pareces un zombie oligofrénico. Fue horrible, no tuve tiempo de sacar nada. El pasado lunes, cuando por fin entregaba los trabajos estaba reventadísimo. Ni siquiera me planteaba participar, pero quise volver a probar a suerte. Llegó el martes (“¡Bah, ya pensaré en algo”); el miércoles (“¡Porras que se me acaba el tiempo!”); y por fin, esa misma mañana conseguí sacar esto. ¿O quizá fue el jueves? Ya no sé en que mundo vivo. Ahora que lo releo con más calma, caigo en la cacofonía que hay entre “cuchillo” y “bolsillo”. Gajes del oficio, ya he sustituido “bolsillo” por “chaqueta”. A ver si la jugada me da buen resultado (mientras escribo esto son las tres y media de la madrugada del viernes al sábado).

EL ENTE: ¡Olé, olé y olé! En tan sólo dieciséis palabras el autor se ha currado una historia de las que noquean al lector. No pasará a la Historia como el mejor relato del concurso, pero sí como uno de los más breves y contundentes. Enorme.

viernes, 7 de junio de 2013

Dünyayi Kurtaran Adam (Çetin Inanç)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Dünyayi Kurtaran Adam ("La Guerra de las Galaxias turca")
  • Director: Çetin Inanç
  • Intérpretes: Cüneyt Arkin, Aytekin Akkaya, Füsun Uçar, Hüseyin Peyda, Necla Fide, Mehmet Ugur, Kadir Kök, Aydin Haberdar, Yadigar Ejder, Hikmet Tasdemir (¿de verdad era tan importante que conociéramos sus nombres?)
  • Duración: 91 minutos
  • País: Imperio Kebab de la Sagrada Media Luna (Sí, me creo muy gracioso, ¿pasa algo?)
  • Género: Drama interestelar / Ostias a cañonazos / Yo contra el barrio / Grandes plagios de ayer y hoy
  • Año: 1982 (algo así sólo pudo haberse hecho en los 80)
  • Valoración: Desmelene total
No sé lo que me pasa últimamente que todas las basurazas que me pego ya no me emocionan. Es como si... no sé... Es como si hubiera madurado de repente, no sé si me entienden. Pero claro, después oigo hablar de Woody Allen y de mierdas como Match Point y me pongo de una mala ostia de campeonato. Es entonces cuando una pequeña lucecita se activa en mi interior y me digo: "¡Hey! ¡El viejo Daniel ha vuelto y amenaza con destruir galaxias enteras!". ¿Qué le vamos a hacer? Me sale la vena psychlo que todos llevamos dentro.

Con Dünyayi Kurtaran Adam me ha pasado algo muy parecido. Me he reído un par de veces, pero no me ha parecido tan cutre como esperaba. Quizá se debe a que su director era consciente de la chorrada que estaba haciendo y no quiso tomársela en serio, de ahí que no sea una película pretenciosa a la que dan ganas de moler a palos. Es cutre. Es muy CUTRE. Pero en absoluto llega a ser irritable. Más bien al contrario, se la ve hasta con cariño y todo.

"La prima de riesgo tienen un nombre y es José Luis Rodríguez Zapabluargh... bluargh... ffffuufuuufuuuuuuu..."

Próximo spot electoral del PP. La ostia será tan grande que van a tener que resucitar a los muertos para conseguir votos.

No voy a enrollarme mucho porque Internet está lleno de críticas que hablan sobre esta película y de su gran capacidad para generar kilos y kilos de vergüenza ajena (os recomiendo la que hizo Cacaman en Cinecutre.com allá por el 2007), pero quería dejar constancia de su visionado, aunque eso significara pasarme la noche al raso y sin pegar ojo. Con todo, esta película es tan sumamente absurda que no sabría ni por dónde empezar a destriparla, así que más que una crítica será una reseña flash, por aquello de que es muy cortita y me gusta emplear palabrejas en inglés para dármelas de culto, ser fashion y tal y tal...

"¡Bang, bang! ¡Ra-ta-ta-ta-ta-ta-ta! ¡Boom! ¡BOOM! ¡Ñieeeeoooo! ¡Ra-ta-ta-ta-ta!"

Dünyayi Kurtaran Adam viene a significar algo así como El hombre que salvó el mundo. Pero eso en el fondo nos da igual, porque esta película fue y será siempre conocida como La Guerra de las Galaxias turca. Y no, no se debe a que sea una copia de la saga de Lucas, una comedia tipo Os trapalhoes... o algo por el estilo. No, esta película es mundialmente conocida por haber metido gratis y por la jeta planos enteros de La Guerra de las Galaxias. Es decir, quienes dirigieron esto cogieron secuencias enteras del filme original y las insertaron por toda la puta cara en su película. Así tal cual, en plan descarado. De hecho, los cinco primeros minutos de metraje son escenas pilladas deprisa y a todo correr de X-Wings y cazas imperiales explotando como si no hubiera mañana. Por otro lado, no sólo se dedicaron a robar planos, sino también bandas sonoras de otras películas de la época, encontrándonos de repente con la música de Indiana Jones, Galáctica: Estrella de Combate o el tema que sonaba en Moonraker cuando James Bond se preparaba para ir al espacio. Ni Megaupload en sus mejores tiempos, tú.

¡¡MONTORO, TE ELIJO A TI!!

Con respecto a la historia... Pues la verdad es que no puedo contaros gran cosa, dado que me la pegué a palo seco en versión original y no me enteré de la misa ni la mitad. A ver, se supone que la película está en Youtube con subtítulos en castellano, pero éstos no están insertados en el vídeo sino en el propio menú de la web, de modo que el reproductor VLC nos los reconoce ni para atrás. De todos modos, creo que la traducción (hecha por un chaval de México) era bastante libre porque dudo mucho que en el turco figuren expresiones como “culeros”, “no mames” o “no más te voy a tronar la verga, chamaco”... Pese a todo, la trama es muy fácil de seguir y no encierra muchas complicaciones. De nuevo tenemos una historia en la que el Bien se enfrenta con el Mal, los buenos luchan por la paz y la justicia, el protagonista se enamora y el villano es malo, malo, malo...

Hasta los cylons se han apuntado a la movida.

"¡Hi Ho! ¡Hi Ho! ¡Nos vamos a trabajar!"

Veamos... Parece que, en el futuro, la Humanidad ha conseguido colonizar el Universo, extendiéndose tanto que las comunicaciones entre una colonia y otra son prácticamente nulas, hasta el punto de desaparecer por completo. De hecho, en algunos planetas la tecnología ha desaparecido y la raza humana ha entrado en un proceso de involución, de manera que vamos para atrás como los cangrejos (Como en España, pero sin crisis). La explicación es un rollo patatero insufrible pero es indispensable para ponernos en situación, dado que entre la dirección de vídeo casero que tiene la peli, lo caótico del argumento y la propia barrera del idioma, tendremos suerte si nos enteramos de algo.

¡¡OSTIAS, EL WERT!!

El caso es que tenemos a dos tíos que viajan en el Halcón Milenario y que, por vaya usted a saber qué avatares del destino, miran mal al hermano turco de Leónidas y son derribados en lo que parece ser la versión plutoniana del desierto de Anatolia. Allí descubren que el Leónidas falso y sus soldados se han apoderado del planeta y tienen atemorizada a la población. Nuestros héroes no pueden soportar tantas injusticias y deciden meterse en mitad del fregado sin declaración de guerra, resoluciones de la ONU y pollas en vinagre.

¡¡¡¡¡ESTO... ES... TURQUÍA...!!!!!

Es así como las versiones turcas de Han Solo y Luke Skywalker se verán inmersas en una guerra sin cuartel contra momias envueltas en papel higiénico, mercenarios enmascarados y prototipos de mascotas olímpicas cuyas ciudades no pasaron la nota del COI. El último objetivo de nuestros heroicos aventureros no es otro que hacerse con una especie de cerebro dorado que incrementa en un 200% la fuerza de quien lo tiene (de hecho, el Leónidas falso tiene uno) y derrocar así al malvado hechicero. ¿Lo conseguirán? ¡Claro que sí! ¿Cómo no van a conseguirlo, si están en la tele?

"Cerebro... Cerebro... Cerebro..."

Por supuesto que lo mejor de la película no es su desarrollo, sino la forma en la que está hecha. El “corta y pega” de escenas de Star Wars tendría cierto pase de no ser porque el montaje es un puto delirio (explosiones cada dos por tres, planos repetidos hasta la náusea, destructores imperiales al revés...). La batalla del comienzo es un caos, puesto que no sabemos con quién están luchando los protas, si con los X-Wings, los Tie-Figthers o con los dos a la vez. Por otro lado, también les vemos disparando al Halcón Milenario CUANDO DESDE EL COMIENZO DE LA PELÍCULA VEMOS CLARAMENTE QUE VIAJAN EN EL HALCÓN MILENARIO. ¿Es que hay dos naves iguales o, directamente, pasaron del “corta y pega” y empalmaron un plano con otro? La verdad, no lo sé. Y dudo mucho que le importe a alguien.

Una de dos: o quien montó la película estaba mirando para los celajes o Darth Vader estaba cocidísimo aquel día.

Por si no había quedado claro. ¡Que sí! ¡¡Que el de arriba está al revés, coño!! ¡Que no me lo he inventado!

Luego también está el festival de disfraces que los responsables de esta cosa se sacaron de la manga. Basta con ver al malo para darse cuenta de que no se dejaron los cuartos en contratar a un diseñador de vestuario, prefiriendo ir al chino de la esquina y arrasar con todos los artículos de carnaval que pillasen por delante. Y no es para menos, dado que el elenco de monstruos que desfilan ante nuestros ojos parece sacado de una noche de Sábado de Piñata, salvo con la excepción de que en esta película nadie se emborracha o vomita.

¡Es la hora de los cutretubbies! ¡Es la hora de los cutretubbies! ¡Es la hora de los cutretubbies!

Porque los aparatos de aire acondicionado también son personas humanas...


El "Baile de los pajaritos" también causó furor en Turquía.

Ah, sí... Y luego tenemos al bueno con un casco de moto y haciendo como que pilota. Y todo eso delante de una pantalla de tele... Joder, qué astracanada...

Es un misterio que sea capaz de oír con los auriculares teniendo el casco puesto. ¿Me lo expliquen?

¡Pero eso no es nada comparado con los caretos que pone mientras se entrena para derrotar al Leónidas de tres duros! Vean, vean...

Eye of the Tiger...

Miki Nadal en uno de sus papeles menos conocidos.

"¿Qué tiene la pamplonicaaa? ¡Que está “toa” llena de floreeees!"


¡¡Macho, Macho Maaaaan!!

Por otro lado, los niños son los grandes damnificados en esta película, puesto que los malosos organizan una limpieza étnica que ríete tú de las de Milosevic.

Las consecuencias de la LOMCE: niños ensangrentados recibiendo clase. “La letra con sangre entra”. José Ignacio Wert dixit.

“¡Está bien, estudiaré religión...! Le ahorraré dinero al Estado y no iré a la Universidad... Pero por favor, ¡déjeme en paaaaaaaaz!”

La película mantiene una línea bastante irregular a lo largo del metraje, pero se redime en una espectacular última parte en la que, a ritmo de Indiana Jones, nuestro héroe otomano se dedica a destrozar a todo bicho viviente que se le cruce por el medio. Lógicamente, al final el bueno gana la partida, derrota al Leónidas de tres pesetas y se marcha de allí a toda leche en su flamante Halcón Milenario, no vaya a ser que Han Solo aparezca por allí y le meta una denuncia por robo en un Juzgado de primera instancia de Endor.

El hermano turco de Kunta Kinte.

Como anécdota, deciros que los responsables de esta basura hicieron una segunda parte hace un par de años llamada Turcos en el espacio (!). Y para ello contrataron al mismo fulano que protagonizó ésta, cuyo viejuno aspecto nos retrotrae a las últimas apariciones de Felipe González. Según Filmaffinity, la secuela fue producto de la gran acogida que tuvo la primera entrega, ya que está considerada como una película de culto entre el ala izquierda del Partido Gafapasta (porque está claro que sólo pueden ser ellos... Que ya sólo nos faltaba eso, joder, que también vinieran esos sabiondos a quitarles las cutreces al pueblo llano. ¡Malditos desgraciados! ¡La cutrez para quien la trabaja!).

*Dünyayi Kurtaran Adam y todas las imágenes que ilustran esta entrada son propiedad de Anit Films.