lunes, 28 de octubre de 2013

Resultados de la 74º Edición de Microrrelatos Bubok

Esta mañana cerrábamos la 74º Edición de Microrrelatos Bubok, concurso del que ya os he hablado por aquí y del que muchos estaréis hasta el gorro. Al estar yo al frente del cotarro durante esta quincena, no he podido participar (tal y como ha hecho la mayoría de mis lectores, a quienes parece que todo esto les importa un pimiento... y no les culpo). Finalmente, la clasificación quedó tal como sigue:
  1. carlos_mazaLa venganza: 10 puntos
  2. raitann La guerra interminable: 9 puntos
  3. lasacra Luis Vader: 9 puntos
  4. escaleno Como dice Rubén Blades, sorpresas te da la vida: 8 puntos
  5. jpiqueras Poc: 6 puntos
  6. miguelmig Los chicos del barrio: 5 puntos
  7. jennykamui Cansado y aburrido: 5 puntos
  8. mariclara Un grito, una vida: 2 puntos
  9. albalatex Buena suerte: 0 puntos
La 75º Edición ya está en marcha... ¡Así que dejad de insultar al televisor mientras veis las noticias de 13 TV y escribid algo decente, leñe! Y si no sabéis qué tenéis que hacer para participar, recordad que hay unas bases disponibles para todo aquellos que decidan ir a la guerra, todo muy fácil de entender y tal.

Y allá mis comentarios a los micros de esta quincena, los cuales podéis leer aquí (porque os los vais a leer hasta sabéroslos de memoria, ¿verdad que sí?):

LA GUERRA INTERMINABLE: El organismo más pequeño e insignificante es capaz de destruir ejércitos enteros. Nos lo enseñó H.G. Wells en "La Guerra de los Mundos" y nos lo vuelve a enseñar Ricardo en este micro. Acertado, interesante y con un giro final impredecible. Desde mi punto de vista, uno de los mejores de esta quincena.

LUIS VADER: La nota de humor que no podía faltar. La intención se ve venir desde lejos, pero el micro es tan divertido y tonto que, por fuerza, tiene que figurar entre mis favoritos. El título arruina la sorpresa y el peso del relato recae sobre la famosa frase "starwarsiana", pero no importa. Cumple con lo que promete, y con eso ya me vale.

CANSADO Y ABURRIDO: Otra broma, ésta más difícil de predecir y con un giro final más ingenioso. Cansado de la tiranía de su madre, un bebé está dispuesto a tomarse la revancha cuando dejé de serlo. Original y divertido, aunque quizá me haya dejado un poco frío.

LA VENGANZA: Don Carlos nos trae el que, desde mi punto de vista, es uno de los relatos más elaborados y con más "intríngulis" de esta quincena. Decidido a conocer al amante de su mujer, un marido anónimo se toma una copa con él para calibrar sus fuerzas. Lo que su interlocutor no sabe es que la muerte le acecha al otro lado de la esquina ("Toreador, en garde..."). De haber podido votar, se habría disputado la primera plaza con los pequeños guerreros de Ricardo.

UN GRITO, UNA VIDA: Terrible micro que nos cuenta las consecuencias de la violencia de género. El grito de denuncia es demasiado evidente, de modo que se corre el peligro de caer en el tópico, pero sigue siendo necesario. Bien.

LOS CHICOS DEL BARRIO: En el portal de un bloque de viviendas está a punto de desarrollarse un drama de los gordos: ¡dos chavales están a punto de liarse a guantazos! Más que un micro, es una estampa, un pedazo de algo más grande... No hay un giro final que nos haga decir "¡Ah! ¡Así que era eso!". Se limita a contarnos una escena y ya. Esto hace que pierda bastantes puntos, aunque he de admitir que se ha cuidado mucho la ambientación.

COMO DICE RUBÉN BLADES...: "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida..." Cuando queremos referirnos al título de una canción o queremos citar a alguien es preciso utilizar las comillas. La primera frase del micro tal vez debería haber ido con un guión (-), ¿no? La trama gira en torno a un perro que, cansado de su despótico dueño, decide rebelarse y atacar. Verdaderamente, es toda una sorpresa. 

BUENA SUERTE: Me ha gustado el tono cándido e infantil del micro, pero tengo la sensación de que forma parte de algo más grande. Empieza muy, muy, muy bien, pero se va desinflando poco a poco, como si le fueran faltando las palabras. El final queda como abierto, ¿verdad? De haber estado mejor pulido, habría arañado algunos puntos en mi clasificación particular.

POC: No sé si el tono humorístico del relato hace que pierda puntos o no, pero funciona como broma. El diálogo es bastante chispeante. Lo bueno de este micro es que, con un par de cambios, ya tienes un relato de terror de los de toda la vida. Muy bien.

miércoles, 23 de octubre de 2013

24-O: Razones para una huelga

¡YA ESTÁ BIEN, COÑO!

¡YO VOY!

martes, 22 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -11-

Muchachas de la Cruz Roja alemana posan sonrientes ante la cámara. Su papel siempre estuvo rodeado por la polémica.

El departamento de Economía nacional y casera comprendía los sectores relacionados con la economía nacional, la economía casera, la alimentación, la instrucción para las amas de casas, la indumentaria y el cuidado de  vivienda. Esta sección tenía a su cargo la dirección de todas aquellas cuestiones de política económica que atañían a la mujer en su calidad de administradora de la casa y consumidora. Las mujeres y muchachas debían aprender a emplear aquellos bienes adquiridos por medio del trabajo, de tal forma que pudieran justificarlo ante la situación de su pueblo. Teniendo en cuenta que el nazismo fue un régimen donde los principios individuales se confundían con los de la colectividad, no debe extrañarnos que las mujeres gastaran su dinero pensando en lo que el pueblo necesitaba (con el estallido de la guerra se animó a las amas de casa a comprar bonos de guerra y enviar prendas de ropa de abrigo al Frente del Este). De esta manera, tal y como rezaba la propaganda de la época, les sería posible “transformar una existencia penosa en una vida bella y alegre”. Con este fin, las jóvenes eran educadas previamente en el Servicio femenino del trabajo obligatorio.

Otro ejemplo de cómo la propaganda trataba de orientar a las mujeres al ámbito doméstico.

La sección Extranjero y pueblos fronterizos tenía la misión de aconsejar e instruir a las extranjeras, así como  mantener las relaciones con los sectores femeninos de los países fronterizos y de las colonias de ultramar. Las funciones de este departamento cambiaron drásticamente cuando empezó la guerra, limitándose a emitir una serie de comunicados en los que se aconsejaba a las mujeres alemanas que vivían en los territorios ocupados de qué forma tenían que relacionarse con su entorno.

Enfermeras asistiendo a un discurso de Hitler.

En la sección de Servicios auxiliares estaban comprendidas la ayuda femenina de la Cruz Roja, la Beneficencia nacionalsocialista, el Auxilio de Invierno, la obra Madre y Niño, y, cuando las ciudades alemanes comenzaron a sufrir los estragos de los bombardeos, la Asociación nacional de la defensa aérea.

Con la intensificación de los bombardeos sobre Alemania, las mujeres se incorporaron a los equipos de defensa aérea.

Otra de las organizaciones más destacadas era la Asociación femenina del Frente alemán del Trabajo, a la cual correspondía la instrucción político-social de la mujer, tarea que virtualmente consistía en apoyar el trabajo femenino y proteger a las mujeres trabajadoras. Las actividades de esta oficina se centraban en el intercambio de puestos de trabajo, el relevo periódico en los trabajos considerados como pesados, el acuerdo con la Beneficencia Social Nacionalsocialista (NSV) en favor de las obreras enfermas, y la concesión de una licencia complementaria para éstas y su sustitución por muchachas estudiantes, de manera que estas últimas pudieran adquirir experiencia laboral.

Un grupo de mujeres posa junto a un reflector.

La mayoría de estas organizaciones sólo desempeñaron su trabajo sobre el papel. En la mayoría de los casos, aquellas mujeres trabajadoras que tuvieran una fuente de ingresos estable eran sustituidas por hombres que carecían de empleo. Esta medida servía para solucionar el problema del paro masculino y cumplir el ideal nazi de que el  sitio de las mujeres era el hogar. Por otro lado, aquellas mujeres que trabajasen en la industria pesada serían sustituidas por los hombres, siendo ellas enviadas a realizar trabajos mucho más ligeros (un eufemismo por el cual se pretendía encaminar a la mujer al trabajo doméstico). Fuera como fuere, estas medidas pronto se vieron superadas cuando el régimen nazi entró en guerra y las mujeres, al igual que había sucedido durante la I Guerra Mundial, tuvieron que incorporarse a la industria.

jueves, 17 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -10-

Gertrud Scholtz-Klink en una foto autografiada.

Gertrud Scholtz-Klink: el papel de las organizaciones femeninas nazis y sus responsabilidades.

A lo largo de estas páginas hemos hablado de Gertrud Scholtz-Klink, la artífice y garante del movimiento femenino nazi. Su labor fue muy importante a la hora de adoctrinar a las mujeres alemanas y encauzarlas hacia la Unión de Mujeres Nacionalsocialistas, donde serían educadas en las consignas del régimen. Si bien es cierto que la Unión de Mujeres fue una organización presente en todos los niveles de la sociedad, nunca fue un movimiento muy popular (al menos así lo señala Bock) y sus integrantes no veían con buenos ojos el ostracismo al que el régimen las había condenado. De hecho, pese a tratarse de una organización exclusivamente femenina y contar con una mujer al mando (Scholtz-Klink ostentaba el cargo de Reichführerin), todos sus departamentos dependían de la firma de un hombre, que era quien de verdad ostentaba el poder.

Cartel de la sección femenina de las Juventudes Hitlerianas.

La Unión de Mujeres Nacionalsocialistas tenía una  estructura general paralela a la del Partido. Se cree que el número total de mujeres afiliadas a  la organización se elevaba en total a once millones. Las divisiones inferiores estaban organizadas en jefaturas regionales, de distrito, locales células y bloques. Asimismo, su sede en Berlín estaba dividida en cinco secciones: Cultura, Educación e Instrucción, Asistencia maternal, Economía nacional y casera, Relaciones con el extranjero y pueblos fronterizos y los Servicios Auxiliares (donde se agrupaban, entre otras, la Cruz Roja alemana). Como veremos, las competencias de todos estos departamentos solían superponerse entre sí, desconociendo dónde empezaban las de uno y acababan las de otro.

El adoctrinamiento de estos grupos empezaba desde la niñez.

La sección de Cultura, Educación e Instrucción tenía como campo de acción la instrucción ideológica, la biología (dentro de la cual se impartían los fundamentos de la cultura racial), la cultura física y disciplinas tan dispares como bellas artes, literatura, juegos populares y recreación durante las horas libres.

Reducida a lucir el traje típico bávaro, la mujer era vista como un elemento puramente ornamental.

La sección de Asistencia maternal se encargaba a su vez de la educación de la madre, el cuidado de los recién nacidos y su educación, así como el arreglo del interior del hogar. Con todo, su misión era la de facilitar a la futura madre los conocimientos ideológicos y prácticos necesarios para el cuidado de los niños, así como las condiciones elementales para la fundación de una familia fuerte y sana. 

La educación prematernal tenía a su cargo la preparación tanto física como espiritual de as madres consideradas aptas. La educación comprendía tres grupos de enseñanza: administración de la casa, con cursos de cocina y labores de costura; higiene, con cursos sobre el cuidado de los niños, higiene general y cuidado médico casero; y por último, cursos sobre educación, con instrucciones para trabajos manuales, decoración del interior del hogar y lecciones sobre costumbres populares.

La propaganda recordaba a la mujer cuál era su lugar. La mujer alemana era educada para ser una excelente ama de casa.

Los cursos dirigidos por este departamento duraban varias semanas, existiendo en el centro de Berlín una escuela nacional para madres, destinada a ser la Oficina Central y organizada especialmente para la instrucción de las maestras.

martes, 15 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -9-

Hitler, en compañía de Himmler, pasa revista a un destacamento de las SS [No sólo de pan vive el hombre].

Por su parte, el matrimonio no era algo exigible por consideraciones morales, sino porque los nacionalsocialistas lo valoraban como la "institución reproductora" ideal. En uno de sus discursos, Hitler afirmaba "Tenemos 2 millones más de mujeres que de hombres. El objetivo será que una muchacha se case, pero antes de agostarse como doncella vieja, es mejor que tenga un hijo”. Como podemos ver, la cuestión de la maternidad vuelve a asomarse a nuestra investigación independientemente del tema que tratemos. 

La cruzada contra la URSS. Los nazis esperaban ocupar los territorios de la Rusia europea y asentar allí a sus "colonos". Para ello, era necesario contar con una población amplia [Diario de guerra].

Con la implantación de las Leyes de Nuremberg, se prohibieron los matrimonios mixtos entre arios y “no arios”, lo que provocó muchas tensiones en el seno de la sociedad. Se sabe que durante los últimos días de la guerra, cuando los pocos judíos que todavía quedaban en Alemania fueron deportados al este, varias mujeres protestaron ante la sede del Ministerio del Interior exigiendo su regreso. A partir de aquí, se abren dos versiones diferentes de la historia: la primera versión (y quizá la más probable) es que esas mismas mujeres fueron deportadas poco después por infligir el decreto; la segunda versión nos cuenta que, gracias a la presión que ejercieron (la mayoría procedían tanto de la alta burguesía como de sectores económicos considerados estratégicos), los responsables del Ministerio no tuvieron más remedio que revocar la orden.

Las consecuencias de quebrantar las Leyes de Nuremberg: Humillación de un matrimonio mixto [Instituto Bachiller Sabuco].

El Estado pues, alentaba a las mujeres a casarse para así tener más hijos. La consecuencia de esta política la encontraremos más adelante, cuando hablemos del programa Lebensborn. Por lo demás, se sabe que algunas mujeres nazis (especialmente las consortes del régimen) permitían a sus maridos tener aventuras fuera del matrimonio, siempre y cuando fuese con una mujer aria. E incluso, en algunos círculos se llegó a plantear la posibilidad de que un hombre pudiese tener más de una mujer. Esta idea fue formulada por algunas de las teóricas del régimen conforme la guerra iba avanzando. La mujer de Martin Bormann, Gerda Bormann llego a decir: "Sería bueno que al final de la guerra se aprobara una ley que permitiera a los hombres sanos y válidos el derecho a tener dos mujeres. Habrá tan pocos hombres valiosos que sobrevivan a esta azarosa lucha, tantas mujeres valiosas condenadas a no tener hijos..."

lunes, 14 de octubre de 2013

Resultados del 73º Certamen de Microrrelatos Bubok

A estas alturas, supongo que no os importará que hagamos un parón en nuestro estudio de las mujeres nazis, ¿verdad? Ya sé que el tema es superinteresante de la muerte y que estáis disfrutando a tope con él (tanto, que el servidor se me cae cuando trato de acceder al blog), pero tengo que comunicaros algo muy importante... Y es que... ¡He ganado la 73º Edición de Microrrelatos Bubok!

Mi única lectora aplaudiendo a rabiar de la emoción...

Casi me atrevería a afirmar que esta noticia os ha entusiasmado tanto como cuando os dije que, gracias al trabajo de los nazis, había aprobado la asignatura con Matrícula de Honor... ¡Si es que ya sé que me queréis, tontorrones!

Pues sí, gané el primer premio... que consiste en... exactamente nada... (¿Qué os esperabais? ¡Es una página de autoedición, joder! ¡Todavía tengo suerte de que no me hayan llamado por teléfono para obligarme a comprarles algo!). A continuación tenéis cómo quedó la clasificación final. Como podéis ver, esta edición ha estado bastante concurrida. Si pincháis en los enlaces podréis ir a las páginas de autor de cada concursante, todos ellos grandísimos escritores. ¡Para que veáis la gente con la que me codeo!
  1. Juegos de guerra -DANIELHR- 21 puntos
  2. Madurez -PELOTADEPLAYA- 17 puntos
  3. Remordimiento -JPIQUERAS- 17 puntos
  4. Un cigarro, diez minutos -LASACRA- 16 puntos
  5. Padre e hijo -MIGUELMIG- 15 puntos
  6. Nelson -RAITANN- 15 puntos
  7. Un combate indeciso -FINALYPRINCIPIO- 14 puntos
  8. Crisis e incertidumbre -JENNYKAMUI- 10 puntos
  9. Llegar a la meta -ZARA_X- 9 puntos
  10. Ganar, perder -ESCALENO- 7 puntos
  11. Frases célebres -Mª CLARA- 6 puntos
De modo que esta semana me tocará a mí organizar el concurso... Ya sabéis como va esto: si estáis interesados en participar, basta con que le echéis un vistazo a las bases del certamen, las cuales podéis consultar aquí. Son tan fáciles de entender que casi diría que son a prueba de tontos (lo digo por si hay algún lector de La Razón en la sala). ¡Todos los foreros que participamos en el concurso estaremos encantados de contar con vuestra presencia! Si os hace, podéis leer los relatos de la 73º edición aquí. Y si queréis estar al tanto de lo que ocurre en la presente convocatoria (así como aclarar posibles dudas o, simplemente, daros a conocer en el concurso), basta con que lo hagáis aquí.

Y como esto en teoría es un blog de crítica literaria (o eso intento), ahí van algunas de las anotaciones que tomé de los relatos de esta edición:

GANAR, PERDER: Más que un micro, parece (y es ) una cita célebre, pero me encanta. Es original y breve. Es verdad que la idea está un poco manoseada, pero nos obliga a reflexionar y preguntarnos quién está verdaderamente detrás de la historia. ¿Un ejecutivo? ¿Un futbolista? ¿Una cazafortunas? Se agradece la valentía. Muy bien.

MADUREZ: El redactor de una revista de videojuegos está encantado con su trabajo. Lástima que su madre piense todo lo contrario. La mía, desde luego, diría que estar todo el día jugando con el ordenador no puede considerarse un oficio decente. Ameno y divertido. De haber tenido más puntos a mano, se habría llevado alguno.

UN COMBATE INDECISO: Tantos esfuerzos y tantas ilusiones para que al final ninguno de los dos ganara el combate, lo que viene a resumirse con el ya clásico "Ni para ti ni para mí"... ¡Qué faena, tú! Mantuvo una enconada lucha con "Nelson", pero al final el almirante inglés se llevó la victoria... aunque esta vez no fue a título póstumo (pido disculpas por el chiste fácil).

FRASES CÉLEBRES: ¡Marchando otra de citas! Repite la misma idea que "Ganar, perder..." (el héroe que triunfa aún a riesgo de pagar un alto precio) y transmite la misma sensación de frustración, lo que le hizo perder algunos puntos (en las últimas ediciones he descubierto que el factor de la originalidad es decisivo). Al tener la misma estructura y temática que mi favorito de esta quincena, me sienta bastante mal no haberlo puntuado.

LLEGAR A LA META: No hace gala de un humor negro al cien por cien, pero me siento tan identificado con la historia que me vi obligado a darle los tres puntos. Por mucho que te esfuerces, terminarás tropezando y verás como el mayor idiota del reino llegará a la meta antes que tú. Real como la vida misma. Vae Victis... Muy bien.

PADRE E HIJO: Un padre que no confía en su hijo a la hora de hacer la quiniela (de ahí la desazón del crío por no saber a quién asignar el resultado final)... Eso, o que el chaval está haciendo oposiciones a ludópata. Relato simpático y cotidiano. Lamentablemente, tuvo unos competidores muy duros y no tuvo opciones a entrar en la zona de puntos.

REMORDIMIENTO: Judas se salió con la suya y se llevó las treinta piezas de plata a casa... Pero su conciencia no iba a ponerle las cosas fáciles. No sé si el relato es una descripción fría de los acontecimientos o si se trata de un ejercicio de humor negro, pero me encanta. Enfoque y temática muy original. Muy bien.

NELSON: Desde el Más Allá, Nelson se lamenta por aquello que no pudo ver. Ni siquiera haber ganado una de las batallas más decisivas de la Historia le impide llorar su propia muerte. ¿De qué te sirve la gloria si no estás vivo para disfrutarla? La idea de un Nelson en forma de fantasma no me convence mucho pero, salvando este escollo, el relato me parece genial. Una pena que tuviera tan duros competidores.

CRISIS E INCERTIDUMBRE: A todos nos gusta que valoren nuestro esfuerzo... Pero al igual que había sucedido con "Llegar a la meta", estamos rodeados de idiotas que pisan nuestro trabajo. El mundo es así de injusto. Pese a que la idea me gusta bastante, no tuvo opciones a entrar en la zona de puntos. Tengo la sensación de que la frase de inicio está metida con calzador (creo que hay otras fórmulas más adecuadas para el contexto que nos ocupa), pero entiendo que las reglas de concurso obligaban a ello.

UN CIGARRO, DIEZ MINUTOS: Debido al baile de cifras, la narración llega a resultar un poco confusa, pero el final es tan electrizante que te deja de una pieza. Correcto, mereció la pena dejar de fumar...

viernes, 11 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -8-

La propaganda nazi se centró especialmente en el papel de la mujer en el hogar [Prof. Alejandro Villagrán Reyes].

En 1934 se institucionalizó el Día de la Maternidad, fijado el 12 de agosto (nacimiento de la madre de Hitler), y más tarde se impuso el reparto de las Cruces de Honor de la Madre Alemana en función de los hijos habidos. Dependiendo del número de niños que tuviera, la mujer podría ser condecorada con una cruz de bronce (disponible para las familias con tres hijos), de plata (seis hijos) o de oro (nueve hijos o más). Como muchas de estas mujeres provenían del mundo católico, la forma de las medallas recordaban lejanamente a una cruz cristiana. Aparte de las condecoraciones, las familias también recibían una serie de ayudas económicas para el cuidado y mantenimiento de los niños pero, según Gisela Bock, la mayoría de estas subvenciones nunca se otorgaron. Es más, el Estado hacía todo lo posible por retrasarlas. Este tipo de políticas se extendieron a la España de Franco (los premios a las familias numerosas constituyen una imagen iconográfica del franquismo) y al régimen de Vichy, cuyo culto a la maternidad fue uno de sus pilares básicos.

Primer plano de una Cruz de Natalidad de 3ª Clase [Alex Militaria].

El impacto de estas medidas se apreció, sobre todo, en el ámbito educativo, donde las mujeres tenían una presencia importante. Algunas maestras se acogieron a estas ayudas, lo que redujo el número de profesoras en la enseñanza básica en más de un 20%. De la universidad desaparecieron casi por completo. Muchos historiadores, con Gisela Bock a la cabeza, cuestionan el éxito de estas prácticas. Si el número de profesoras disminuyó en aquellos años no fue por la política de incentivos nazis, sino porque una buena parte de estos puestos de trabajo estaban ocupados por mujeres de origen judío. Como ya hemos comentado, las Leyes de Nuremberg especificaba que debían abandonar sus cargos. Bock incluso compara estas medidas con las que se estaban tomando en Estados Unidos, en donde se instaba a la mujer a volver al hogar para dejar paso a la marea de hombres desempleados que había dejado la crisis económica de 1929.

Con el rearme alemán y la incorporación de los hombres al ejército, muchas mujeres regresaron al mundo laboral [Taringa].

Al contrario de lo que cabría esperarse, las mujeres no desaparecieron por completo del mundo laboral. Claro que una cosa era lo que quería el régimen y otra muy distinta la realidad. Según las estadísticas manejadas por Bock, y pese a que se aconsejaba a las mujeres que hicieran lo contrario, el número de trabajadoras no dejó de aumentar desde finales de los años 20 hasta el estallido de la II Guerra Mundial. Cuando en 1935 se reinstauró el servicio militar, los hombres tuvieron que volver al ejército y abandonar sus obligaciones laborales, lo que provocó que las mujeres regresaran de nuevo al trabajo, pero casi nunca en puestos de responsabilidad y siempre con sueldos más bajos que los hombres. Esta situación se hizo todavía más patente en 1936, cuando los nazis prolongaron un año más el servicio militar. Con tantos hombres sirviendo en el ejército, era obligatorio que alguien recogiera el testigo, y sus compañeras se encargaron de ello. No obstante, la situación a la que se enfrentaban las mujeres distaba muchísimo de ser perfecta, puesto que nunca se les permitió ocupar puestos de responsabilidad, quedando relegadas a tareas eminentemente secundarias; y la brecha salarial entre hombres y mujeres era cada vez más alta.

Pese a que fueron relegadas a tareas secundarias, las mujeres volvieron a las fábricas tras el estallido de la guerra, al igual que esta trabajadora estadounidense [2GM].

Por otro lado, los nazis pretendían que si las mujeres trabajaran, lo hicieran en actividades propias del trabajo doméstico (corte y confección, “ciencias domésticas”, moda...). Para propiciar este modelo, el Estado crearía la rama femenina de las Juventudes Hitlerianas. Desde los diez años las niñas recibían nociones de economía doméstica, puericultura, dietética y salud racial. Peor fue la centralización de los contenidos lectivos. Se intentó dirigir a las alumnas hacia "enseñanzas que les eran propias", como Enfermería o Ciencias Domésticas. Las ingenierías les estaban vedadas. Para compensarlo se crearon organismos específicamente femeninos, como el Instituto de la Moda de Berlin, que gozó de gran popularidad.

jueves, 10 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -7-

imagen idealizada de la familia nacionalsocialista. El cuidado de los niños era fundamental [Medicina y Holocausto].

Por otro lado, tanto la conciencia de clase como la de género fueron suprimidas en detrimento del Estado y la raza. El individuo quedaba así difuminado frente a la colectividad. La propia Gertrud Scholtz-Klink afirmaba que “El interés de la colectividad está por encima del interés particular. Por consiguiente, mientras no nos fuera posible ayudar a todo nuestro pueblo, no podíamos pensar de modo alguno en poner en primer término cualquier deseo particular, o necesidades particulares de la mujer. Mientras ardiera en los corazones de los hombres alemanes el anhelo de encontrar los caminos para el saneamiento de nuestro pueblo, era para nosotras, mujeres, mucho más importante la totalidad del pueblo, que las aspiraciones y deseos propios". No había tiempo para pensar en la situación de la mujer alemana, puesto que primero estaba el deber a la patria, con todas las implicaciones que esto llevaba consigo.

 La mujer era vista como un pilar básico de la familia [Hitler y el discurso de género].

Las mujeres eran bienvenidas como afiliados normales, pero "El hombre es el único que puede ser juez, soldado y guía del Estado", anunciaba Alfred Rosenberg, uno de los principales teóricos de la ideología nazi. La dirección de Alemania debía quedar exclusivamente en manos de los hombres, limitando el acceso de las mujeres a las altas instancias. Para muestra, un botón. Mientras que Hitler decía que "Una mujer que se mete en política me parece un espanto"; Goebbels, en un intento por demonizar a las democracias occidentales, no dudaba en afirmar que “Los nazis respetamos tanto a las mujeres que procuramos mantenerlas alejadas de las miasmas de la democracia parlamentaria”. Quedaba claro que el parlamento era el último lugar donde los nazis esperaban ver a una mujer.

La hermosa Unity Mitford, de quien se ha dicho que fue amante de Hitler [Historias Lado B].

Durante el Tercer Reich las mujeres eran un adorno bienvenido en las recepciones de la Cancillería y en el séquito de Hitler. Para todo lo demás, se hablaba de la "mujer en casa y junto a la rueca". De hecho, nadie respondía mejor al ideal femenino nacionalsocialista que las esposas, compañeras y amigas de los dirigentes nazis, como Unity Mitford, Magda Goebbels o la propia Eva Braun, mujeres que aceptaban gustosas el papel de consortes que sus maridos les habían asignado. Y pese a que varias simpatizantes nazis protestaron por su escasa relevancia en la vida política, estas voces enseguida fueron acalladas por el sentir de la mayoría, representada por la omnipresente (y adicta por completo al régimen) Gertrud Scholtz-Klink.

Gertrud Scholtz-Klink en compañía de Heinrich Himmler y Rudolf Hess [Another Nickel In The Machine].

El Estado nazi redujo las habilidades de las mujeres al Kinder, Küche und Kirche (niños, cocina e iglesia), una máxima que había imperado en el país hasta la I Guerra Mundial. Una de las metas del régimen era la de glorificar a la madre prolífica. De hecho, la natalidad era la columna vertebral del "feminismo" nazi. Los niños resultantes de estas políticas pasarían a ocupar en el futuro el Espacio vital que Hitler les había reservado en Europa Oriental (lo que hoy vendrían a ser los territorios de la Rusia europea). Para alcanzar esta meta era necesario apartar a la mujer del mundo laboral, por lo que se creó un amplio abanico de ayudas familiares. Las mujeres que abandonaban su puesto de trabajo para casarse podían recibir préstamos de hasta 1.000 marcos (el salario medio de un año). Obviamente, estos préstamos tenían que ser devueltos al Estado, pero para propiciar la natalidad, la cantidad se reducía en un 25% por cada hijo que naciera. Entre 1933 y 1937 la natalidad aumentó en un 40%.

Las mujeres en el mundo nazi -6-

2.2. El concepto de mujer nacionalista. Trabajo y maternidad. La educación. El matrimonio. Gertrud Scholtz-Klink y las organizaciones femeninas nazis. El programa Lebensborn.

El concepto de mujer nacionalista. Trabajo y maternidad. La educación. El matrimonio.

Ya hemos visto la importancia que tuvo la propaganda para los nazis. Y en el caso de las mujeres no fue una excepción. Con la llegada de Hitler al poder, el Ministerio de Propaganda diseñó una campaña para que conocidas mujeres alemanas de la época aparecieran en las portadas de las publicaciones más populares. La intención era que el gran público viera el papel que iba a tener la mujer en la nueva sociedad que los nazis pensaban construir, así como cuál sería el modelo femenino a imitar. La concepción de la mujer surgida durante los años 20 (culta, con inquietudes intelectuales, relativamente independiente e incluso frívola) desapareció en detrimento de una figura femenina homogénea y modelada por el Estado.

Premios a la natalidad. El valor de la condecoración ascendía según el número de hijos que se tuviera [Gunther Prien Militaria].

Los líderes nacionalsocialistas dejaban claro el tipo de mujer ideal que querían para el pueblo alemán. Debía ser rubia con ojos azules e ir peinada con un moño o unas trenzas. El rostro no debía ocultarse bajo maquillajes ni adornos. El modelo estaba tan bien definido por la propaganda que su imagen prácticamente se ha convertido en un referente de la cultura popular. Preferiblemente la mujer debía tener caderas anchas para facilitar el parto, ya que la finalidad última de cada mujer era casarse y tener muchísimos hijos. Tampoco debía fumar: "La mujer alemana no fuma", podía leerse en carteles repartidos por distintos establecimientos públicos.

Entre las nuevas tareas de la mujer alemana, se incluía la maternidad y el cuidado de los niños [Rexcurry.net].

Los periódicos y pasquines propagandísticos de la época nos dan una imagen muy precisa de la mujer, con máximas tan contundentes como "La idea de la familia dirige e inspira con preponderancia a la muchacha alemana; el sueño de su futuro hogar es lo que alienta su corazón". Algunos manuales editados por el Ministerio de Propaganda rezaban: "Manifiesta [la mujer alemana] su entusiasmo al escuchar los discursos políticos de Hitler o al tomar parte en las grandes manifestaciones públicas nacionalsocialistas, pero siempre se complace de ser mujer y de su misión de madre futura, y como tal es de la misma condición e índole que todas las demás mujeres del mundo. Toda esposa pone el mayor empeño en ser considerada como buena ama de casa, y poder demostrar lo que han aprendido en casa de sus padres, en los cursos de economía casera, organizados por la Asociación Femenina Nacionalsocialista, o en cualquiera de las numerosas escuelas privadas. Las jóvenes prometidas se adiestran en todas las ramas de la economía casera, con el fin de poder ofrecer a su esposo un hogar atrayente y alegre, confortable y bien administrado".

Un momento de una entrega de medallas [Feministeando].

Pese a todo, el régimen nazi nunca desarrolló una ideología respecto a la mujer. La "imagen de la mujer alemana" surgió casi por generación espontánea en el campo de sus objetivos políticos: aumentar la población con vistas a la guerra y la colonización del Este, donde se encontraría el espacio vital que Hitler describió en Mein Kampf. El nacionalsocialismo fue una respuesta antimodernizadora frente al ánimo emancipador de las mujeres que estaba gestándose en Europa, creando un discurso contra el movimiento de liberación femenino (la emancipación de la emancipación). El trabajo remunerado o la incorporación a la Universidad eran obra del intelecto judío y, por lo tanto, eran considerados ejemplos negativos y poco edificantes. El régimen pretendía crear una sociedad homogénea. Aquellos que no cumplieran con sus proclamas corrían el peligro de quedar fuera de ella junto a los elementos no deseables. 

miércoles, 9 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -5-

Bajo el régimen de Hitler, se intensificó la política antisemita que Hitler ya había expuesto en su Mein Kampf. El nazismo consideraba que el pueblo alemán era una raza superior y sólo la depuración racial permitiría agrupar a una nación que tenía como misión histórica dominar el mundo. En 1935 se dictaron las leyes de Nuremberg, que desposeyeron de derechos a los judíos, incluido el de la nacionalidad alemana. Asimismo, a finales de 1938, en la llamada Noche de los cristales rotos, se produjo un gran ataque contra los judíos. Este suceso sentó los precedentes de la persecución sistemática contra ellos que, durante la II Guerra Mundial, dio lugar al Holocausto.

Las sinagogas en llamas, una de las consecuencias de la Noche de los cristales rotos. Fuente de la imagen: Paseando por la Historia.

Para conseguir la sumisión del pueblo alemán a la ideología nazi, además de la política de terror llevada a cabo por la policía, se utilizó la propaganda y se controlaron los medios de comunicación, la cultura y la educación, con una política eficaz dirigida por J. Goebbels.

En apenas unos años, Europa pasaría a estar sometida bajo el yugo nazi. Fuente de la imagen: Medal of Honor.

Además, el régimen consiguió numerosos partidarios gracias a su política económica intervencionista y autárquica. La construcción de grandes obras públicas y la potenciación de la industria pesada y armamentística significaron la recuperación económica, a la vez que permitían a Alemania prepararse para la guerra. Así, se prohibió el sindicalismo y se crearon organismos en los que se integraba a patronos y obreros.

Pese a la Conferencia de Munich, Hitler estaba decidido a ir a la guerra. Fuente de la imagen: La aventura de la Historia.

La política exterior se caracterizó por el expansionismo, para obtener el espacio vital que la nación alemana necesitaba para su desarrollo demográfico y económico. Por ello, buscaron la anexión de territorios en Europa Central y Oriental, rompiendo los acuerdos del Tratado de Versalles y estableciendo un clima propio para el estallido de la II Guerra Mundial.

martes, 8 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -4-

Las SA desfilan ante la multitud. Fuente de la imagen: Historia oculta del Tercer Reich.

2. La mujer nacionalsocialista.

2.1. Marco Histórico.

Los nazis comenzaron a obtener resultados favorables en las elecciones al Parlamento a raíz de la crisis económica de los años 30, cuando las bases sociales que apoyaban la República se desestabilizaron y el gobierno democrático no supo dar una respuesta eficaz. Ante este panorama, Hitler consiguió el apoyo, por una parte, de las clases medias y de los obreros y campesinos en el paro, buscando culpables en los marxistas y los judíos; y, por otra, de los sectores financieros y militares, que veían en los nazis a los únicos defensores del orden social amenazado y los únicos capaces de mantener la estabilidad política.

Hitler es proclamado Canciller de Alemania por el mariscal Hindenburg. Fuente de la imagen: Brandenburger-freidenker.

En mitad de un fuerte clima de violencia y desórdenes provocado por sus S.A. (los combates urbanos con los comunistas llegaron a ser prácticamente una tradición nazi), los nazis obtuvieron su primer éxito electoral en las elecciones de 1930, año en que consiguieron 107 escaños en el Parlamento, frente a los 12 que habían obtenido sólo dos años antes.

En las elecciones posteriores, el número de escaños fue aumentando, aunque sin lograr nunca la mayoría absoluta, la cual consiguieron en 1933 gracias al apoyo de los otros partidos conservadores y nacionalistas que tenían representación en el Parlamento, temerosos del ascenso de los comunistas. Después de estas elecciones, el anciano presidente Hindenburg nombró canciller de la República a Hitler, con lo que el Partido Nazi consiguió hacerse con el poder.

El nazismo en todo su esplendor. Día del Partido en Bückeberg. Fuente de la imagen: Centro Online de Estudios Judíos.

Entre 1933 y 1934, el partido continuó afianzándose en el poder aprovechando la crisis económica y la inestabilidad política, alejándose así cada vez más de la legalidad democrática: se gobernó mediante decretos, se prohibieron los partidos políticos, se limitó el derecho a reunión y la libertad de prensa y se creó la Gestapo, un cuerpo de policía destinado a eliminar y controlar la oposición política. Esto impidió que los opositores al régimen pudieran enfrentarse libremente a Partido Nazi, el cual se convirtió en la única fuerza política de Alemania, cuya estructura fue transferida a la administración del Estado. Por otro lado, Hitler reforzó su poder en el partido eliminando a los elementos más críticos, como fue el caso de los líderes de las S.A., que fueron asesinados durante la Noche de los cuchillos largos (30 de junio de 1934). Tras la muerte del presidente Hindenburg en agosto de 1934, Hitler acumuló todas las funciones presidenciales, proclamándose el único líder de Alemania e instaurando el III Reich.

lunes, 7 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -3-

La referencia que hemos hecho a Rosa Luxemburg no es casual, puesto que se trata de uno de los exponentes más sobresalientes del nuevo modelo femenino que iba a implantarse en Europa en los años posteriores. Militante comunista y activista política, Rosa Luxemburg es todo un referente en la cultura europea de comienzos de siglo, encontrándonos con una mujer que, desde muy joven, mostró inquietudes intelectuales y que fue muy crítica con el mundo que le rodeaba, desde la situación de la mujer hasta la Revolución Bolchevique (cuya opinión dejó plasmada en su Crítica a la Revolución rusa), pasando por la participación de Alemania en la I Guerra Mundial (hecho que le obligó a romper con sus compañeros del partido socialdemócrata y que le llevó a escribir La crisis de la socialdemocracia) o la propia Revolución de 1919. Mujeres como Rosa Luxemburg desaparecerán de la esfera política alemana una vez que los nazis lleguen al poder, siendo sustituidas por figuras como Gertrud Scholtz-Klink (la líder de las organizaciones femeninas nazis) o las mujeres de los jerarcas del régimen, totalmente fieles y sumisas al orden hitleriano.

Los años 20 trajeron consigo un nuevo modelo de mujer. Fuente de la imagen: Guía de lectura de la mujer y el Tercer Reich.

Por otra parte. en varios países ya se había conseguido el derecho a voto, otra de las reivindicaciones que perseguían las mujeres. Las comunistas alemanas querían imitar a sus compañeras de la Unión Soviética, uno de los primeros países donde las mujeres obtuvieron este derecho (1917). Otro tanto pasó con el acceso a la educación. Weimar trataría de darles todas esas oportunidades, si bien es cierto que en algunas zonas de Alemania (concretamente, en la católica y conservadora Baviera), estos avances apenas se notaron. 

La vanguardia feminista fue desplazada por el modelo nazi de Gertrud Scholtz-Klink. Fuente de la imagen: Axis History Forum.

Con todo, el mundo empezaba a asistir a la emancipación femenina y a la creación de un nuevo modelo social, puesto que las mujeres no tardaron en romper el rígido molde que la sociedad les había impuesto. Es en esta época cuando Alemania se convierte en un referente de la cultura europea y mundial, dentro de cuyo entorno se mueven los pintores del expresionismo como Otto Dix y escritores como Alfred Döblin. El trauma de la guerra trajo consigo una nueva forma de entender el arte y las mujeres desempeñaron en este campo un importantísimo papel, destacando como musas, artistas o actrices. En precisamente en esta época cuando proliferan los lugares de ocio (clubs, cabarés...), locales donde las mujeres podían desenvolverse con libertad.

domingo, 6 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -2-

1. Introducción: las mujeres durante la República de Weimar. 

Tras el fin de la I Guerra Mundial y exilio del emperador Guillermo II, el Partido Socialdemócrata alemán proclamó la República Democrática. La llamada República de Weimar (por ser en esta ciudad donde se redactó la Constitución del nuevo régimen) no pudo consolidar un sistema democrático debido a la fuerte oposición que tuvo tanto de los sectores más progresistas (es el caso de la Liga Espartaquista) como de los conservadores (de entre los que surgiría el movimiento nazi).

Alemania se encontraba al borde del colapso. Los comunistas de la Liga Espartaquista se habían levantado con el Gobierno y luchaban en las calles contra el ejército y los soldados desmovilizados que habían combatido en la guerra (los Freikorps). La presión ejercida por estos últimos desbarató los planes de los revolucionarios: sus líderes (entre ellos, Rosa Luxemburgo) fueron ejecutados y los comités obreros surgidos durante las protestas fueron prohibidos. La Revolución de 1918-1919 sería constantemente utilizada por los nazis para promover su odio tanto a los judíos como a los comunistas, a los que responsabilizaban de la derrota de la I Guerra Mundial. El propio Hitler se referiría a ella como "La gran puñalada por la espalda": mientras que los soldados alemanes combatían en el frente, la retaguardia era un hervidero de ideas revolucionarias que minaban tanto el esfuerzo de guerra como la moral de la población.

Los Freikorps sofocando un levantamiento en una calle de Berlín. Fuente de la imagen: Imgur.com.

Posteriormente, los partidos conservadores atacarían a la República por aceptar las condiciones de paz que figuraban en los Acuerdos de Versalles, tratado al que responsabilizaban de todos los males del país. Pese a que estas ideas eran compartidas por una buena parte de la población, la clase media alemana, la gran perjudicada por la crisis de la posguerra, se alineó junto a  los incipientes partidos de estética fascista que defendían posturas antidemocráticas y propias del nacionalismo radical (no olvidemos que hacía poco que Mussolini había alcanzado el poder en Italia). Ante esta situación, no debe extrañarnos el golpe (Putsch) que Hitler y el recién creado Partido Nazi (NSDAP) dieron en 1923.

El derecho al voto: llamamiento de las mujeres a las urnas (cartel de 1919). Fuente de la imagen: DW.

¿Y qué hacían, durante todo este tiempo, las mujeres? La I Guerra Mundial había supuesto una ruptura pasajera con los papeles asignados a las mujeres. Éstas se incorporaron masivamente a las fábricas para abastecer a los ejércitos y asumieron la manutención de las familias y la organización de muchos servicios sociales. Mientras ellos luchaban en la trincheras, ellas sostenían la economía y la producción. Cuando terminó el conflicto, y pese a que muchas mujeres regresaron al hogar, hubo casos en los que se negaron a abandonar sus puestos de trabajo. Su esfuerzo no pasó inadvertido y “lo que hacen las mujeres” se empezó a considerar como trabajo remunerado. Muchas pudieron conservar su empleo, pero a costa de cobrar menos que los hombres. 

jueves, 3 de octubre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -1-

¡Hola, pequeños aprendices de críticos y demás peña sin mejores cosas que hacer! ¿Se me escucha? ¡Eh! ¡Hola! ¿Estáis ahí? ¡Bah! No sé ni para qué pregunto. ¡Si casi siempre estoy aquí hablando yo solo!

Bueno, a lo que vamos: ¿a qué no sabéis quién sacó una Matrícula de Honor (como un solete de grande) en Historia de las Mujeres el curso pasado? ¡Sí, fui yo! (Ahora es cuando deberíais aplaudir). ¿Y sabéis qué es lo mejor? Pues que sólo me quedan cuatro cochinas asignaturas para terminar la carrera de una vez por todas (Más aplausos). ¿No es maravilloso? Supongo que ahora mismo os estaréis subiendo por las paredes de la emoción. ¿A qué sí?

El caso es que como ahora me encuentro enredado con la lectura de una novela de más de quinientas páginas, había pensado en ir publicando por entregas uno de los trabajos que realicé para clase mientras termino con la lecturita de marras. Como en el programa de la asignatura nos recomendaban hablar sobre un aspecto de las mujeres durante el siglo XX y yo soy un flipado de la II Guerra Mundial, opté por realizar un breve ensayo sobre las mujeres y el nacionalsocialismo bajo el título Las mujeres bajo el régimen nazi: ideario, contribuciones y crímenes.

Podéis copiarlo, modificarlo, presumir de que lo habéis escrito vosotros y hasta pasearlo en un cochecito por la Gran Vía. A mí me da igual. Esto no deja de ser algo así como el software libre. Lo que sí espero es que os resulte útil, tanto si sois futuros compañeros de profesión como simples aficionados a la Historia. Y ya me lo podréis agradecer, ya... ¡Porque este trabajo tiene garantía de calidad, puñetas! Eso sí, como en cualquier entrada me salte el facha de turno diciéndome que las cosas no ocurrieron tal y como cuento en el dossier (después de todo, no sería la primera vez) o que soy un enviado del sionismo dispuesto a socavar las glorias del régimen nazi, por el padrecito Stalin que me lío a tiros. Más que nada, porque si Irán le declara la guerra a Israel, soy el primero en coger un avión a Teherán para alistarme, qué demonios...

*     *     *

Planteamientos y objetivos:
Este trabajo girará alrededor de los siguientes ejes: en el primer apartado haremos un breve relato sobre la situación de las mujeres en Alemania durante los años que siguieron al fin de la I Guerra Mundial. Si he optado por abrir el trabajo con este punto es para contrastar los enormes avances obtenidos en materia social durante los años 20 con las políticas represivas del nazismo. Después de su llegada al poder, los nazis no sólo desmontaron el sistema democrático de Weimar, sino que además trataron de crear un nuevo modelo social que relegaba a las mujeres a un segundo plano. Alemania pasó de ser la cabeza la vanguardia de los años 20 al más absoluto totalitarismo en la década siguiente.

Rosa Luxemburg, una de las pioneras del feminismo socialista. Fuente de la imagen: The Guardian.

Una segunda parte estará dedicada al papel de la mujer durante el régimen nazi, centrándonos en aspectos como la educación, las nuevas estructuras familiares y las agresivas políticas de natalidad nacionalsocialistas (el famoso Lebensborn). La mayoría de los estudios disponibles sólo han tratado superficialmente este tema, ahondando muy poco en las consecuencias de todos estos planes. ¿Tuvo el Lebensborn el éxito esperado? ¿Es cierto que las medidas laborales en contra de las mujeres no fueron exclusivas del régimen nazi? ¿Es verdad que hubo activistas que no veían con buenos ojos que el régimen sólo estuviera compuesto por hombres? Los estudios de la historiadora Gisela Bock me han servido de ayuda a la hora de dar respuesta a todas estas cuestiones. 

En el tercer punto, hablaremos sobre cómo la guerra supuso el retorno de las mujeres al mundo laboral para sustituir a los hombres que entonces combatían en el frente, lo que supuso un golpe moral para un Gobierno que hasta entonces nunca había apostado por la mano de obra femenina. Con la incorporación del modelo aliado a la industria de guerra alemana, las mujeres regresaron a las fábricas y contribuyeron al esfuerzo bélico. Asimismo, algunas ramas del ejército permitieron a las mujeres servir en sus filas, ya fuera como asistentas, oficiales de enlace o mecanógrafas. Con todo, Hitler nunca autorizó la creación de una milicia femenina, de modo que las mujeres nunca estuvieron en primera línea de batalla. Esta situación contrastaba con lo que ocurría en el ejército soviético, donde las mujeres combatían codo con codo junto a los hombres.

Francotiradoras en el Ejército Rojo. Fuente de la imagen: Casus Belli.

En el cuarto apartado comentaremos qué función desempeñaron las mujeres durante el Holocausto, una cuestión que, en los últimos años ha sido motivo de controversia entre los historiadores. Mientras que algunos expertos consideran que las mujeres no tuvieron un papel muy relevante en la Solución Final, estudios recientes nos han demostrado todo lo contrario (la periodista Mónica G. Álvarez, autora de Guardianas nazis: el lado femenino del mal, afirma que tuvieron tanta culpa como los hombres para los que trabajaron). Trataremos de acercarnos un poco a sus orígenes, la formación que recibían y los motivos que las empujaron a participar en el exterminio de millones de personas. Pese a que varias de ellas fueron juzgadas después de la guerra, una pequeña parte consiguió eludir la justicia y llevar una vida normal.

Finalmente, en quinto lugar, analizaremos qué ocurrió con aquellas refugiadas alemanas que fueron violadas por el ejército soviético en su camino hacia Berlín, un tema que en los últimos se ha visto reactivado gracias a las investigaciones de Antony Beevor. La apertura de los archivos soviéticos y el creciente interés que han despertado en Alemania los crímenes de guerra aliados, han propiciado la aparición de cantidades ingentes de bibliografía que son de gran interés. Si bien algunos autores han querido ver en estos trabajos cierta actitud revisionista, otros historiadores consideran que ha llegado el momento de que Alemania deje de considerarse culpable por sus crímenes y comience a mirar sin miedo al pasado.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Resultados de la 72º edición del concurso de Microrrelatos Bubok

El pasado domingo se daban a conocer los resultados de la 72º Edición del Concurso de Microrrelatos Bubok (que como ya hemos comentado en anteriores entradas, es una iniciativa creada por los foreros de la página para poner a prueba su talento literario). Finalmente, la clasificación quedó tal como sigue:
  1. Mirando esquelas - Carlos Maza: 12 puntos
  2. Baja laboral - ZaraX: 11 puntos
  3. Claustrofobia - Escaleno: 8 puntos
  4. El cachorro político - Jpiqueras: 6 puntos
  5. Matrícula de honor - DanielHR: 3 puntos
  6. En el campo - Jennykamui: 2 puntos
  7. Demagogia - Miguelmig: 0 puntos
No me queda menos que desearle la enhorabuena a Carlos por su merecido triunfo. A continuación, os dejo los comentarios a los relatos. Recordad que podéis participar en la siguiente edición del concurso, la cual ya está en marcha. El micro debe empezar por la frase "Habré ganado". Por otro lado, tenéis las bases del certamen aquí. Para cualquier duda, preguntad por el Maestro de Ceremonias de esta quincena (es decir, aquí). Y si queréis leer los relatos de la pasada quincena, basta con que visitéis el siguiente enlace.

CLAUSTROFOBIA: Un caso de claustrofobia que no me despierta ni frío ni calor. Lo siento, pero me ha dejado indiferente. No tuvo opción a coger puntos.

BAJA LABORAL: Una broma muy divertida y con un inesperado giro final de los que me gustan. Mola mil. A mí también se me ocurrió una idea muy parecida, pero con soldados de plomo en lugar de hormigas. En vez de eso, opté por la universitaria neurótica y obsesiva. Fue mi 3 desde el primer momento.

MIRANDO ESQUELAS: Me gusta la mala leche del protagonista y sus intentos por ser el último en irse a la tumba, en plan "¡Os jodéis! Ahora seré yo el que ría el último". Tiene toda una historia detrás que, si bien en ningún momento se deja intuir, si nos obliga a imaginarnos qué lleva a ese hombre a desearle la muerte a sus antiguos compañeros. Micro que, en lugar de mostrar todas sus cartas, insinúa y seduce. Muy bien.

DEMAGOGIA: El relato está bien, el problema es que no me cuenta nada que ya no sepa. El bipartidismo es un asco y los partidos más pequeños apenas tienen voz y voto en el parlamento. Como grito de desahogo está bien, pero poco más.

EL CACHORRO POLÍTICO: Micro que se chotea del nombramiento del sobrino de Nicolás Maduro como asesor económico del nuevo presidente venezolano. La verdad, tampoco era preciso irse tan lejos para denunciar las corruptelas y el nepotismo político. Aquí tenemos a la sobrina de Luis de Guindos y a la hija de Cañete ocupando puestos de responsabilidad por su cara bonita. Le pasa lo mismo que a DEMAGOGIA: vale como grito de desahogo, pero poco más. No pasó el primer corte a la hora de repartir los puntos.

EN EL CAMPO: Un hincha enfurecido que sale al campo dispuesto a partirle la cara al árbitro. Es una muy buena idea (de haber tenido más a puntos a mano, se habría llevado alguno). Lástima que el principio sea un poco lioso, lo que me obligó a releerlo más de una vez para quedarme con la copla.