miércoles, 27 de noviembre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -13-


3. La guerra.

Tras una victoriosa primera fase (en la que llegaron a ocupar casi toda la Europa continental), los alemanes fueron derrotados por los soviéticos en Stalingrado. Después de esta decisiva batalla, el ejército alemán se vio obligado a adoptar una posición defensiva en todos los frentes. Hacia 1944, los rusos, mucho mejor preparados para una guerra de desgaste, expulsaron a los alemanes de la Unión Soviética y avanzaron por Europa Oriental. En menos de un año, llegarían hasta las puertas de Berlín. Mientras tanto, en Occidente, los norteamericanos desembarcaban en Normandía y reconquistaban Francia, Holanda y Bélgica. En el Mediterráneo, los italianos volvieron sus armas contra los alemanes y se unieron a los Aliados, iniciando la reconquista de la Península Itálica y abriendo así un tercer frente.

Imagen 1: Soldados soviéticos lanzándose a la ofensiva en la Operación Urano.

Para los nazis, la situación era insostenible, por lo que declararon la guerra total. Los reveses militares obligaron a los alemanes a utilizar mano de obra femenina, tanto en las fábricas como en el ejército. En el primer caso, muchas de estas mujeres se vieron obligadas a confraternizar con los trabajadores extranjeros (franceses, italianos, españoles...) que trabajaban en la industria pesada alemana, quebrantando así las disposiciones de las Leyes de Nuremberg en lo que a los matrimonios se refiere. Pese a todo, la presencia de la mujer en las fábricas llevaba siendo habitual incluso antes del comienzo de la guerra.

Imagen 2: La caída del Eje: la bandera de la hoz y el martillo ondeando sobre el Reichstag.

Las mujeres que se enrolaron en el ejército lo hicieron en calidad de asistentas, telefonistas, operadoras de radio, mecanógrafas, mensajeras, enfermera, entre otros. Varios miles de mujeres sirvieron como auxiliares en la Kriegsmarine, la Wehrmacht, Luftwaffe y las S.S. Muchas de ellas fueron responsables del funcionamiento de las lámparas antiaéreas que iluminaban el cielo en previsión de los bombardeos nocturnos; algunas trabajaron para Cruz Roja cuidando de los soldados heridos durante todo tiempo que duró la Batalla de Berlín; en algunos casos, fueron enroladas en los destacamentos especiales del departamento de bomberos que apagaban los incendios que las bombas ocasionaban; y, por supuesto, no faltaron las que trabajaron en los campos de concentración, colaborando activamente con sus compañeros  en el Holocausto.

Imagen 3: Mujeres alemanas ejerciendo como telefonistas y operadoras de radio de la Lutwaffe.

Aproximadamente la mitad de todas estas mujeres eran voluntarias y las otras llevaban a cabo su servicio obligatorio conectado al esfuerzo de la guerra (Kriegshilfsdienst), no llegando a estar en ningún momento en primera línea de batalla. Hitler había prohibido terminantemente que las mujeres empuñaran armas mientras “aun quedaran en Alemania hombres fuertes y sanos”. Según su argumento, eso “no sería igualdad de derechos, sino inferioridad de derechos de la mujer”.

Imagen 4: Natalia Fiódorovna Kravtsova, as de la aviación soviética.

Esta situación contrastaba con lo que ocurría en el ejército soviético, el más inmediato rival de los alemanes, donde las mujeres tenían las mismas responsabilidades de los hombres, destacando como francotiradoras, partisanas o aviadoras (como fue el caso Natalia Fiódorovna Kravtsova*). Gracias a su coraje, muchas fueron condecoradas con las insignias más valiosas del Ejército Rojo.
___________________________
* Natalia Fiódorovna Kravtsova (1922-2005) está considerada como una de las ases más famosas de la aviación soviética durante la II Guerra Mundial. La precisión con la que comandaba a sus compañeras de escuadrón hizo que se las conociera como Las brujas de la noche.

Índice de ilustraciones:

martes, 26 de noviembre de 2013

Las mujeres en el mundo nazi -12-


El programa Lebensborn.
El proyecto Lebensborn ("fuente de vida") fue un programa de natalidad creado por Heinrich Himmler, Ministro del Interior del Reich y líder supremo de las S.S., en 1935. Su objetivo principal era el de preservar, potenciar y expandir la raza aria atendiendo a los criterios de perfección biológica nazis. Para ello, cientos de niños, arios puros, fueron puestos bajo la tutela legal de las S.S. y criados en hogares de maternidad por toda Alemania, así como en algunos de los países ocupados durante la guerra. La mayoría de estos niños eran hijos de madres solteras cuyos padres eran miembros de las S.S. Para pasar a formar parte del programa, las madres debían demostrar su supuesta pureza aria ante especialistas raciales. Las jóvenes candidatas no debían medir menos de 1,60 metros y tenían que entrar dentro de los parámetros de belleza arios: tener los cabellos rubios, los ojos azules... El tribunal encargado de la selección también tenía en cuenta la forma física de las chicas (si eran gordas o padecían sobrepeso, eran descartadas de forma inmediata), su edad (no debían ser mayores de treinta y cuatro años) y su historial médico (se consideraban aptas aquellas que no padecieran ninguna enfermedad genética). En contrapartida, los hombres debían ser miembros de las S.S., organización que poseía sus propios criterios de admisión desde los orígenes del nazismo. Los oficiales debían tener los ojos azules, el pelo rubio, una estatura mínima de 1,75 metros, un coeficiente intelectual acorde con la media y un árbol genealógico “puro” que se remontase al menos hasta 1750.

Imagen 1: Voluntarias Lebensborn en un momento de instrucción.

La política Lebensborn era el culmen del programa de eugenesia nazi, por el cual se eliminaba a aquellos individuos que vivían una vida indigna de ser vivida (ancianos, pacientes de hospitales psiquiátricos...) o bien se esterilizaba a aquellos elementos indeseables para el Estado (como era el caso de los judíos). Por otro lado, este programa casaba a la perfección tanto con las medidas de natalidad que pretendían impulsar los nazis para la población que ellos consideraban apta (los arios) como con las Leyes de Nuremberg (ya hemos visto algunas cosas relativas a los matrimonios entre arios y no arios). Si bien el aborto estaba prohibido para las parejas arias, el Estado hacía lo posible para facilitarlo en el caso de las parejas que fueran racialmente no aptas

Imagen 2: Matronas de una clínica Lebensborn haciéndose cargo de los recién nacidos.

En el caso de las parejas arias, Hitler afirmó en una ocasión, refiriéndose a su audiencia femenina: “No todas podréis ser esposas pero sí que podréis ser madres, madres alemanas”. Con estas palabras se pretendía que la siguiente generación no sólo fuera mucho más numerosa, sino que además fuera la vanguardia de la colonización del este europeo. Para ello, los nazis debían asegurarse de que esta natalidad iba a ser provechosa en el aspecto eugenésico. Es por ello por lo que nacieron las clínicas Lebensborn.

Imagen 3: Casa cuna Lebensborn.

Se establecieron en Alemania clínicas especiales para que las voluntarias pudieran dar a luz y cuidar de sus hijos. Todo ello se llevó a cabo con el máximo secreto, en castillos apartados y con una fuerte vigilancia. En muchos casos, los actos sexuales entre los hombres y mujeres seleccionados no llegaban a consumarse. Normalmente, la media de edad de ellos superaba en diez o quince años la de ellas, que solían ser vírgenes y estaban asustadas, aunque era habitual que antes de la cita con el candidato, les rompieran artificialmente el himen para que a sus acompañantes no les causara molestias. Con respecto a los niños que nacían de estos encuentros, sus madres sólo podían permanecer junto a ellos por un máximo de tres meses. Los niños que nacían en estas clínicas eran propiedad del Estado y no podían ser influenciados por sus padres. Normalmente estos niños eran adoptados por aquellas parejas arias estériles que no podían tener hijos. En el caso de que no quedaran satisfechas, podían devolverlos sin ningún problema al orfanato. 

Imagen 4: Soldados de infantería de las SS. Los hombres también pasaban por un rígido sistema de selección.

Se sabe que el Estado invertía grandes sumas de dinero en estos centros. Asimismo, y aprovechando el estallido de la guerra, se abrieron nuevas clínicas en los territorios ocupados, entre los que se encontraban Noruega (que contó con un total de nueve maternidades), Bélgica, Holanda y el norte de Francia. Los países aliados de Alemania, como Italia o España fueron rechazados al no cumplir los parámetros raciales necesarios. Muchas de las mujeres que se presentaron voluntarias al programa lo hicieron para escapar de la miseria que trajo consigo la ocupación.

Imagen 5: "Consagración" de un niño Lebensborn.

En Polonia la Lebensborn fue un paso más allá, dedicándose a robar aquellos niños que podrían ser recuperables para el Reich. No olvidemos que parte de Polonia había sido alemana hasta antes de la I Guerra Mundial, encontrándose algunos rasgos arios en la población. Los responsables del programa secuestraban a estos niños y los deportaban a Alemania, donde, aparte de ser adoptados por alguna familia nazi, era reeducados para que olvidaran sus raíces polacas. Peor fue el caso de Lídice, un pueblo de Checoslovaquia que fue destruido en represalia por el asesinato del gobernador de la región, Reinhard Heydrich. Mientras que toda la población fue eliminada, los niños que encajaban en el perfil ario fueron enviados a Alemania para su reeducación.

Índice de ilustraciones:
  1. Imagen 1: VNN Forum.
  2. Imagen 2: Liga de Historiadores de la Segunda Guerra Mundial.
  3. Imagen 3: Liga de Historiadores de la Segunda Guerra Mundial.
  4. Imagen 4: Historia Vera.
  5. Imagen 5: Wikipedia.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Dinosaurio (Ludwig Ickert y Simone Greiss)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Dinosaurio
  • Director: Ludwig Ickert y Simone Greiss (A.K.A. Adolf Hitler y Eva Braun)
  • Intérpretes: Armin Drogat, Georg Feils, Hanna Kandler, Simone Greiss, Heinrich Himmler, Josep Goebbels, Martin Bormann y un par de prisioneros de guerra supervivientes de los procesos de Nuremberg y Dachau
  • Género: Animaladas grotescas / terror
  • Duración: 30 minutos
  • Año: 2000
  • Valoración: Crimen de guerra
Si hay una cosa que me hincha los cojones es la gente a la que le encanta el Spotify. Cuando era gratuito, la peña perdía el culo por él, ya fuera enseñándole a sus amigos lo bonita y profunda que era su lista de reproducciones o, simplemente, fardando de lo guay que era estar al día. Tenía un colega que se había hecho, por lo menos, veintisiete listas de canciones (creo hasta tenía una para cuando iba al baño a cagar) y una de sus metas en la vida era convencerme para que me abriera un perfil y poder intercambiar música con él o algo así. A mí la verdad es que me parecía la cosa más estúpida del mundo. ¿Para qué coño voy a escuchar música por Internet cuando puedo hacerlo en mi propio ordenador o en la cadena de música que tengo en el salón de mi casa? ¿Para qué mierda se han inventado entonces los reproductores de MP3? El nivel de gilipollez de algunas personas llega en ocasiones a límites ostiables. "No, es que si no lo utilizas eres tonto" era uno de sus argumentos (gracias, Ray)... Al final me tuve que hacer la puta cuenta, aunque creo que no llegué a tocarla ni una sola vez. 

Ahora soy dueño de un perfil de Spotify que lleva mi nombre y que seguirá existiendo hasta mucho después de morir yo, porque no tengo ni idea de cuál era la clave de acceso (antes de llegar a viejo y dedicarme al cultivo de flores, borraré cualquier rastro mío por Internet. Y eso incluye mi perfil de Facebook, mi correo electrónico y mi cuenta en Muyzorras.com). Menuda mierda. Me muero y lo único que voy a legar a la Humanidad es una cuenta de Spotify vacía y un blog que no lee nadie. 

Dicha la chorrada de rigor con la que hemos roto el hielo, pasemos a analizar el mondongo de esta semana. Creo que no andaría muy desencaminado si os digo que es la PEOR película que hemos comentado hasta ahora. Y eso, teniendo en cuenta el entorno en el que nos movemos, es muy chungo... JODIDAMENTE CHUNGO. El honor se lo debemos una vez más a Dingo Pictures, la responsable de horrores cinematográficos dignos de la mente del tío que salía en "El silencio de los corderos". Después de haber sodomizado a Hércules, Aladino y Anastasia, el tema ahora va de dinosaurios y bestias antediluvianas... Joder, en dónde me he metido...

"¡Estoy "vuelando"! ¡Estoy "vuelando"!"

"Dinosauri"("Aventura en el país de los dinosaurios" según una inquietante voz en off... y "Dinosaurio" aquí y en la China Popular según el gilipuertas de Carod Rovira) nos cuenta las aventuras de Tío (sí, "Tío", tal como suena), un pequeño dinosaurio medio mongolito al que le encanta jugar y autolesionarse arrojándose de barrancos de veinte metros... aunque... bueno, en realidad Tío aquí no pinta nada, dado que comparte pantalla con otros tantos de sus amiguitos. A diferencia de "Hércules" o "Anastasia", "Dinosaurio" es en realidad una película coral en la que cada personaje tiene su relevancia dentro de la historia... A lo "Juego de Tronos" pero en rancio... Eso, o que el fulano que escribió el guión tenía una señora cogorza aquel día y garabateó en un papel la primera subnormalada que se le ocurrió (creo que estoy siendo demasiado benevolente al pensar que los responsables de esta basura sabían lo que era un guión). El caso es que Tío no está solo en esta historia, puesto que le acompañan algunos personajes que poblarán nuestras pesadillas y las de nuestros hijos hasta el día de nuestra muerte.

Tenemos, por ejemplo, al dinosaurio con cara de hombre (AKA "El Dinosauroide"):

"Mi madre era de Z Reticuli... ¿Mi padre? No lo sé, pero me han dicho que podría ser Manuel Fraga".

A un triceratops psicótico que se parece un huevo a los payasos que salían en "Balada triste de trompeta" (yo no sé vosotros, pero a mí me aparece esto en mitad de la noche y me lo hago encima):

"Primero prenderé fuego al bebé y violaré su cadáver. Después me comeré tu alma y la de tus padres..."

A un pajarraco exhibicionista que, al menor descuido, se te mete en la cama y te pide que lo hagas suyo...

"Házmelo suavecito, papi..."

A una pareja de dinosaurios cocainómanos (con un más que un sospechoso parecido al tándem Cristóbal Montoro y José Ignacio Wert)...

Sólo el lector más avezado podrá distinguir cuál es cuál...

Y un largo etcétera de personajes que no dan más asco porque no entrenan. Dicho esto, sigamos despachando el asunto.

La cosa empieza en lo que parece ser el último reducto al que se han retirado los dinosaurios poco después de su extinción (más adelante me explayaré un poco más sobre esto). Es un día muy especial para todos, dado que uno de los bichos está a punto de ser madre. Todos observan con expectación el huevo del que saldrá el nuevo miembro del clan... Y es precisamente en este punto donde tenemos que detener la película por primera vez, dado que el doblaje (italiano, por supuesto) de uno de los personajes (concretamente el del pterodáctilo Cree), es cuanto menos llamativo... Os reto a que os miréis los primeros ocho minutos de la película en Youtube y luego hablamos... Nos vemos al final de la entrada.

"Os voy a hacer una tortilla que se va a cagar la perra..."

¡Joder, joder, joder...! El puto bicho habla como si se hubiera cogido el huevo izquierdo con la puerta... La madre que lo parió... Y mejor no me preguntéis de dónde ha sacado ese martillo, porque no tengo ni idea... Igual se lo dejaron olvidado los alienígenas ancestrales cuando vinieron a ayudar a los egipcios a levantar las pirámides...

Ingeniería genética alienígena: dinosaurios con nariz de perro.

Total, que al final el mostrenco termina por romper el cascarón y se reúne con sus padres. La verdad es que está parte no tiene interés ninguno, salvo las gracietas que suelta el engendro alado de voz ambigua... Pero como la peli está en italiano, no entendemos ni jota... igual que cuando aparece Mario Draghi por la tele hablando de la bajada de los tipos de interés y el precio del dinero. Se produce un corte y nos encontramos con la gaviota salidorra que os comentaba antes, la cual hace las veces de narradora. El bicho nos cuenta que Tío ha crecido hasta convertisre en un jovenzuelo atolondrado que sólo vive para salir los fines de semana e inflarse a canutos y pastillas junto a su colega Cree, que le lleva por el mal camino.

"¿Cómo? ¿Que Michael Jackson está vivo y va a venir a visitarnos?"

Pese a las broncas que le echa su padre, Tío pasa de él y se dedica a hacer el cabra por el bosque. Entre sus metas de futuro, aparte de sacarse el graduado escolar para trabajar de barrendero, está la de aprender a volar, por lo que le pide a su amigo Cree que le enseñe. El problema es que Cree es un puto irresponsable incapaz de distinguir las diferencias entre una piedra y un reactor atómico... Y al final pasa lo que tiene que pasar: Tío, con dos hojas de palmera en cada mano a modo de alas, salta desde lo alto de un promontorio, pero termina rompiéndose la crisma contra el suelo. Y ya está Cree preguntándose cuánto le va a costar la ambulancia cuando el padre de la criatura aparece hecho una furia. Milagrosamente, el pequeño se recupera del golpe pero tiene que escuchar la regañina de su papá.

"¡Venga! Deja de hacerte el muerto que ya no tiene gracia... ¿Tío?"

Tío se marcha de alli haciendo pucheros y asegurando que se va a cortar las venas si no le dejan ir al baile de fin de curso, pero su padre no está dispuesto a dejar las cosas así como así, de manera que lo manda a la escuela del poblado (!) para que aprenda buenos modales. A partir de este momento es cuando la película empieza realmente, ya que la cantidad de despropósitos que nos lanza a la cara es superior a todas la fantasías de cualquier amante de lo cutre. Y el mayor ejemplo de ello lo encontramos en el célebre dinosaurio de rostro humano (también conocido como "Oro", pero al que nosotros llamaremos cariñosamente Fraga), director de la escuela, presidente honorífico del FMI e inventor en sus ratos libres. 

Íker Jiménez tiene un póster igual en la cabecera de su cama.

Este personaje es tan jodidamente carismático que se ha hecho con el favor de los tres o cuatros matados que hemos visto la película, coronándolo como dios supremo del universo conocido y por conocer (Youtube está repleto de vídeos y montajes en su honor, cada uno de ellos mejor que el anterior). Si habéis tenido el valor de ver la peli, os habréis dado cuenta de que habla igual que Cree, teniendo el espectador serios problemas para distinguirlos cuando ambos comparten escena... Claro que no me creo que estéis tan locos para comprobarlo. Después de todo, el colgado aquí soy yo.

"Hoy en REDES hablaremos de cómo las ondas musicales del reggaeton afectan al núcleo terrestre".

El caso es que Fraga le ha dado un nuevo uso al tocadiscos de toda la vida, convirtiéndolo en una máquina capaz de predecir erupciones volcánicas y terremotos (!). ¡Jodó! Si un tocadiscos con la trompetilla puesta boca abajo es capaz de hacer eso... ¿Qué no hará un Smartphone? Dinosaurios que fabrican detectores sísmicos... ¡Toma ya! ¡Esta película lo tiene todo!

"Muy bien, niños... Y ahora hablaremos de porqué el creacionismo bíblico es la única verdad universal".

A diferencia de "Anastasia", donde el desarrollo de la historia era tan simple como el mecanismo de un botijo, en "Dinosaurio" tenemos que comulgar con potocientas escenas que no conducen a nada y unos diálogos irrelevantes y carentes de gracia... Es más, casi diría que "Anastasia" es mejor, pero luego me acuerdo de Rasputín cabalgando en su carromato gay y me da un corte de digestión. El caso es que en "Dinosaurio" la "acción" no empieza hasta pasado el primer cuarto de hora de peli (una barbaridad teniendo en cuenta que estas películas suelen durar alrededor de treinta minutos). Fraga convoca a toda la aldea (me sigue sonando raro que los dinosaurios tengan un sistema político asambleario) para advertirles que el volcán que domina todo el valle entrará en erupción en unas pocas horas. Y tal y como sucede con los grandes visionarios, nadie le cree.

"A ver, tú, Mickey Mouse de los cojones: dame todo lo que lleves encima o te meto un trilobite por el culo".

Al final el volcán explota y se lleva por delante a todo dios, acabando casi con el 90% de la población del valle... No sé a vosotros, pero a mí me parece una idea cojonuda para acabar con el paro: convocas a tal número de parados a los pies de un volcán y lo haces estallar arrojando una bomba en su interior. Otra cosa no, pero entre la lava, el magma y los gases tóxicos lo van a tener bastante jodido para salvarse. Y así hasta llegar a los cinco millones... Antes la solución era enviar a la peña a morir a la guerra, pero el tiempo nos ha demostrado que eso sale muy caro. Y si la cosa falla, siempre se les puede deportar a Canarias o a cualquier comunidad tercermundista alejada de la mano de Dios y dejar que se mueran allí. Todo es poco para acabar con esa banda de antiespañoles que defraudan a Hacienda y tienen caprichos tan exóticos como comer tres veces al día. ¿Se dan cuenta? ¡Yo también puedo ser tertuliano político! Si Alfonso Rojo, Paco Marhuenda o Isabel Durán pueden defender posturas nazis, ¿por qué yo no?

Eso es, cabrón... acércate un poco más...

A ver, que me he perdido... ¡Ah, sí! El volcán... Pues nada, que hay una erupción volcánica y sólo se salvan Tío, Cree y tres cocodrilos que se apuntan a la movida porque ese día la catástrofe les pilló comprando en el "Hiperdino" del polígono... El más pequeño de los cocodrilos dice algo así como "Si sigue habiendo tanto calor, me convertiré en una salamandra de fuego". Igual la traducción no es ésa, no sé, pero me sigue pareciendo una enorme chorrada. El caso es que Tío está muy preocupado por la suerte que hayan podido correr sus padres, y ya está a punto de salir a buscarlos cuando Fraga aparece de la nada y le dice que lo mejor que pueden hacer es quedarse en la cueva en la que están refugiados.

La moda hipster sigue causando estragos: "Amelie, Canino y Donnie Darko son mis películas preferidas".

Como estar encerrado en una cueva no es una gran diversión (a menos que estés acompañado de tres alumnas suecas de Erasmus), los bichos se dedican a explorarla... Y como no podía ser menos, sus pesquisas dan un asombroso resultado, ya que la gruta está habitada por... ¡GORILAS!

Democracia Nacional celebra su I Congreso Extraordinario.

¡Espera, espera, espera, espera, espera....! ¡¿Qué?! O sea... ¿¿QUÉ?? ¿De dónde...? ¿DE DÓNDE COJONES...? Joder, joder, joder... ¿QUÉ COÑO PINTA UNA MANADA DE GORILAS EN UNA PUTA PELÍCULA SOBRE DINOSAURIOS? ¡QUÉ...! ¡NO TIENE NINGÚN PUTO SENTIDO! ¿Es que...? Joder... ¿PERO QUÉ PUTA MIERDA ES ÉSTA?

La nueva presidenta de la AVT haciendo uso de su turno de palabra.

Todo esto nos lleva a plantearnos en qué época y en qué lugar transcurre la película, pero el cerebro se me ha reblandecido tanto que soy incapaz de entrelazar dos ideas seguidas. De hecho creo que estoy empezando a expulsarlo por la nariz... Al final los simios y los dinosaurios se hacen amigos, les dejan que se queden en la cueva y... Ya está, creo que su importancia en esta historia se reduce a eso. Igual los enfermos mentales que dirigieron este aborto podrían haber dibujado camiones parlantes u hormigas gigantes del espacio exterior, pero no, optaron por pintar gorilas... Todo muy coherente y tal... 

Gracias a sus pósters desplegables, Interviú ha empezado a satisfacer las necesidades de su público zoofílico.

Fraga y Tío salen de la gruta en busca de supervivientes, pero se encuentran con una horrible sorpresa: ¡los dinosaurios que han sobrevivido a la hecatombe se están volviendo carnívoros! (!) Y lo que es peor... ¡el cabecilla de la revolución es el triceratops psicótico! Este giro, al más puro estilo "Soy Leyenda", es tan inquietante como subnormal, dado que no le dedican más de tres minutos, en plan "Nos hemos vuelto carnívoros" y ya está. Es como si en "La lista de Shindler" Hitler saliera de repente disfrazado de folclórica y comiéndose un pingüino. Me gustaría decir aquello de "¿Pero en qué estaban pensando los productores de esta mierda?" pero no puedo. Decir que detrás de esta película había un director, un guionista o una cabeza pensante es darle demasiado crédito a los borrachos que tuvieron los santos cojones de hacerla. De hecho, este engendro desafía toda lógica humana, destrozando sin ninguna piedad cualquier terminología relacionada con el cine. En el caso de que existiera el Diablo, estoy seguro de que recomendaría su visionado para el Departamento de Castigos Irónicos. Todo está hecho al boleo y sin planificar, como una cochina enjabonada de huevos en vivo y en directo.

"... Y luego cagaré vuestros restos y se los daré de comer a tus hijos".

Al final la aberración termina bien para todos. Tío descubre que el aire ya es respirable y que pueden salir de la caverna. Mientras recorren el bosque, se encuentran con un dinosaurio pequeñito que llama a su mamá con el mismo tono de voz que esas muñecas malrolleras que abren y cierran los ojos sin que nadie se los toque. El espectador llega a la conclusión de que se trata del hermanito de Tío, puesto que en la siguiente escena nos vemos a sus padres lamentándose por la desaparición de su primer hijo y empezando de cero en su nuevo hogar (lo de "nuevo" es un eufemismo, ya que el fondo que hace las veces de selva es el mismo en toda la puta película). El hermano de Tío aparece acompañado del resto de la pandilla y todos sonríen felices al volver a estar juntos. Y ya está. A grosso modo, la película es más o menos eso, la eterna búsqueda de la felicidad junto a nuestros seres queridos...  Universal Pictures (la artífice de "En busca del Valle Encantado") puede estar orgullosa de sí misma... En algún lugar de Alemania alguien ha decidido recoger el testigo de las aventuras de Piecito y añadir una secuela más a la saga prehistórica más querida de la Historia. ¡Qué grande es el cine!

Es tan adorable que dan ganas de rajarlo de arriba a abajo y ahorcarlo con sus intestinos.

CONCLUSIÓN:

Mucho Spotify y al final el puto programa se hizo de pago, de manera que si eres lo suficientemente idiota para contratarlo, tendrás apoquinar 10 euros del ala al mes. Vaya gilipollez. ¿Quién en su sano juicio haría algo así teniendo los discos de toda la vida apilados en la estantería? Y eso por no hablar de Youtube y las páginas de descarga gratuita (Dios las bendiga). En fin, será mejor que me calle, no vaya a ser que alguien del público levante la mano. Imbéciles hay en todos lados.

"Soy un tío muy profundo. Me saco fotos llorando y las subo a Instagram".

Sobre la película... Pues qué os voy a decir... No es la peor de la gente de Dingo (en mi opinión, es "Aladino" la que se lleva la palma), pero si es bastante vomitiva y "rara". No ayuda el hecho de que esté doblada al italiano, pero tampoco lo hace el trabajo de los intérpretes sometidos ante el dilema de doblar esta película o ver morir a sus padres despellejados (si con la muerte de todo el equipo de doblaje pudiéramos resucitar a Carlos Revilla, mañana mismo cogía un avión hacia Italia con una metralleta en la mano). Si alguien la tiene en español, que haga el favor de ponerse en contacto conmigo. Algo así tiene que ser mío.

"He dejado un enorme zurullo en el váter. Ahora, si me disculpáis, he de actualizar mi estado de Facebook".

Por lo demás, todo está muy en la línea de los colegas de Dingo: animación de cuatro pesetas y sin la más mínima chispa, guión pútrido y maloliente, personajes atrozmente dibujados... Por haber, no hay ni banda sonora. Un puto horror, vamos. Antes de sentarse a verla, asegúrense de haber redactado el testamento y quedar en paz con Dios.

  • Podéis ver la la película completa aquí.
* El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Anastasia (Ludwig Ickert y Simone Greiss)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Anastasia
  • Director: Ludwig Ickert y Simone Greiss (no me extrañaría nada que fueran un matrimonio de esos que torturan y violan a sus hijos en el desván)
  • Intérpretes: Superman, Hitler, Linterna Verde, José María Aznar, Alberto Fujimori, Vladimir Putin, Batman, Homer Simpson, un perro verde, José Ignacio Wert, Richard Nixon, el capitán del Titanic, la princesa Chicle... No sé lo que me habrá pasado mi excuñado para ayudarme a ver esta película, pero mola cantidad
  • Género: Animaladas grotescas / terror
  • Duración: 30 minutos aprox.
  • País: Merkelandia
  • Año: 2000
  • Valoración: Ver imagen de más abajo
"¿Por qué me hago esto?"

Muchos recordaréis que el año pasado por estas fechas hablábamos de Dingo Pictures, una productora alemana que se dedica (o tal vez debería decir "dedicaba", porque dudo mucho que en la actualidad esto siga dando de comer a alguien) a hacer sus propias versiones de los clásicos de Disney o bien de los últimos bombazos del cine de animación. Y cuando hablo de "versionar" no me refiero a coger un par de cosas para hacer su propia película, no... Me refiero a que que esta gentuza COPIA personajes de otros filmes y los hacen pasar por suyos, cuando no pillan una historia que está libre de derechos (esto sucede mucho con los cuentos clásicos de Grimm o Andersen) y a la adaptan de tal forma que parece que estamos viendo una versión cutre salchichera de una película de Disney. Lo que en un primer momento podría suponer una flagrante violación del copyright se convierte en un chiste con patas cuando vemos el resultado final: una animación digna de "South Park", planos que se repiten hasta la naúsea, efectos de sonido de cuatro pesetas, música de peli porno noventera... Vamos, un enorme montón de mierda que hace que "Delfi" y "Los Fruitis" parezcan "Persépolis" y "La Bella y la Bestia" en comparación.


Lo más gracioso de todo es que muchas de sus películas han cruzado fronteras y llegado a otros países, entre los que se encuentra, como no podía ser de otro modo, España. El hecho de que nos encontremos varios de estos mondongos doblados al castellano ya dice mucho de la industria del doblaje en nuestro país, porque dudo mucho que alguien en su sano juicio quiera prestarse para poner su voz a esta basura... Claro que esto es como el doblaje de las pelis porno: alguien tiene que hacerlo. La verdad, no puedo evitar sentir lástima por el pobre desgraciado que llega a su casa después de una sesión de grabación y le cuenta a sus hijos lo que ha tenido que hacer su padre para ganarse el pan.

"Pero mami, (¡Snif! ¡Snif!) por qué (¡Snif! ¡Snif!)... ¿por qué me pones estas películas?"

Afortunadamente (o por desgracia, según se mire), Dingo Pictures no tuvo el tiempo suficiente para extender sus pene-tentáculos en España (si bien es cierto que todavía pueden encontrarse por ahí las versiones dobladas al castellano de "Hércules" y "Aladino"), aunque si lo hizo en otros países como Italia donde, gracias a la magia de Youtube, podemos encontrar varias de sus películas... Otra cosa es que nos enteremos de su argumento claro está, pero los que más o menos tenemos ciertas nociones del idioma (al fin y al cabo, con algo de oído el italiano no es tan díficil de entender) sufriremos en carne viva las consecuencias de tales hallazgos. Es en momentos como éste cuando me odio a mí mismo por haberme aficionado a la ópera hace un par de años. Yo y mis putas ganas de aprender... A ver si Wert iba a tener razón cuando dice que el conocimiento (cuando es gratuito y no hay que pagarlo, se entiende) no sirve para nada.

"Yo antes era directivo de Cajacanarias... Y miradme ahora".

El catálogo de películas de Dingo Pictures es muy completo (os advierto que por aquí también tengo "El rey león 2" y "En busca del Valle Encantado"), pero sé de buena tinta que hicieron muchísimas más: "El gato con botas", "El rey Arturo y el Santo Grial", "Perseo", "Pocahontas"... Y "Anastasia", la versión del gran clásico de los 90 que el merchandising norteamericano explotó sin ninguna compasión, ya fuera haciendo secuelas que no llevaban a ningún lado o regalando tatuajes de "quita y pon" por cada paquete de salchichas Oscar Mayer que mi madre compraba en el supermercado. 

"Es la última vez que voy a una fiesta de Torbe..."

Tal y como había sucedido en "Hércules", donde los doce trabajos del héroe griego quedaban reducidos a la mitad (se ve que los recortes son tan antiguos como el propio hombre) "Anastasia" se salta a la torera la realidad histórica, las normas más elementales de conducta social y los consejos de la Seguridad General de Tráfico en detrimento de la más chapucera simplicidad... Gracias a esta peli sabemos que Nicolás II no fue asesinado por los bolcheviques, sino por un atentado perpetrado por el propio Rasputín; que la Revolución se fraguó en las cocinas del Palacio Real por culpa del resentimiento de la servidumbre hacia la familia imperial; y que Rasputín tenía aspiraciones presidencialistas... Si no ganó las elecciones fue porque Lenin, Trotsky y Rubalcaba manipularon a la opinión pública diciendo que los verdaderos responsables de la muerte del zar fueron los islamistas radicales y no ETA.

UPyD ya se plantea nuevas alternativas a Rosa Díez.

El caso es que Rasputín le tiene unas ganas increíbles al zar, de manera que se cuela en mitad de la noche en su castillo para volarlo por los aires de un petardazo. El plan le sale redondo y la única superviviente es Anastasia, que se ha quedado amnésica de la conmoción y es adoptada por un viejecito que pasaba por allí. A los que dirigieron esta basura el rigor histórico les da exactamente lo mismo que Rasputín muriera antes que el zar o que éste fuera fusilado por los comunistas un par de años después. Después de todo, la Historia son todo cosas viejas que no merecen la pena aprender. Para algo el PP se cargó Educación para la Ciudadanía, dio preferencia a las matemáticas y al inglés con la LOMCE (materias ideales para cuando nuestros hijos se entiendan con sus clientes mientras sirven copas en Eurovegas), favoreció la Religión y paralizó la Ley de Memoria Histórica. ¡Bah!... Estudiar Historia... ¿A quién se le ocurre? Hay que ser zote...

Rasputín planificando atentados con nocturnidad y alevosía.

Total, que Anastasia acaba desmemoriada y se va con su perro a la casa del viejo. Pasan seis años y en esas, aparece un vagabundo travesti llamado Boris que, sorprendentemente, se parece a la Anastasia de la película original. Hasta la sombra de la gorra que le tapa la frente coincide y todo... Lo que me lleva a pensar que los colegas de Dingo Pictures ni siquiera se pararon a ver detenidamente la peli que querían plagiar... Ellos vieron un personaje con un abrigo y una gorra y lo tomaron por un tío... En fin, mañana escribiré una historia en la que la madrastra de Blancanieves es en realidad un nazi afrocubano que lucha contra la Revolución Castrista. Total, nadie lo iba a notar...

"Yo... en realidad... me siento hombre..."

"Las hormonas de testosterona me las paga la Seguridad Social".

El vagabundo andrógino es un vividor de padre y muy señor mío que, si no ha estafado a toda Moscú, poco le falta: a aquel le ha robado no sé cuántos rublos, a ese otro una botella de vodka, al de más allá le ha colocado unas preferentes de Bankia... El tío reconoce a Anastasia gracias a un medallón que la muy perraca tiene colgado al cuello y decide birlárselo como el buen sinvergüenza sin trabajo que es... Si es que al final la puta de Soraya Sáez va a tener razón y más de mitad de los parados de larga duración defrauda a Hacienda... Por otro lado, el bosque por el que se pasea el tío está poblado, entre otros, por Bambi y Tambor. Joder... ¿Dónde carajo está la SGAE cuándo se la necesita?

Plagios que destrozan mitos Volumen 1.


Boris desaparece con el colgante y va a revenderlo al Cash Converters de la esquina, pero el muy gilipollas tiene una crisis de conciencia y se vuelve por donde ha venido. Lo que no sabe es que los dueños del Cash Converters son en realidad sicarios de Rasputín, que como putas viejas chismosas le van en seguida con el cuento. El Rasputín sidoso monta en cólera y va a hablar con... ¿la bruja Yagá? ¿Dolores de Cospedal? ¿Mi vecina del quinto? ¡Bah, me la suda! La vieja se le ríe en la cara y desaparece con la misma facilidad que los ordenadores de Bárcenas de la sede del Partido Popular. ¡Buáh! ¡Hoy estoy sembrado! Es el quinto chiste consecutivo que hago con el PP en esta reseña. ¡A tope con la COPE! Uno más y cantaré "Bingo".

Travesti, hermafrodita... ¡Y además es heavy!

"¡Bárcenas, hijo de puta! ¡Por tu culpa me veo en la puta calle!"

Entre tanto, Boris, Anastasia y su padre se han hecho superamigos y se dirigen hacia París, donde se supone que está la abuela de Anastasia, la única persona que puede corroborar su verdadera identidad. Todo parece ir bien hasta que Rasputín aparece en el horizonte en un caballo negro 307 coupé último modelo, pero el tío es tan rematadamente imbécil que se pasa de largo y acaba siendo detenido por contrabando de tabaco y drogas duras en la frontera francesa. Tócate los cojones. A todo esto, no sé cuál es la distancia exacta que hay entre Moscú y París, pero a nuestros amigos esto no parece importales, ya que al día siguiente de salir de su casa ya están delante de Notre Dame. Y todo eso sin velocidad de la luz ni pollas en vinagre. ¡Chúpate ésa, George Lucas!

Rasputín celebrando el Día del Orgullo Gay.


Pero cuando Anastasia y su chulo travestido se presentan en casa de la Gran Duquesa (la cual aparece con uno de los "Aristogatos" sobre su regazo, no sé por qué...), descubren aterrados que Rasputín está allí esperándoles. El maloso ha preparado una bomba con la que mandarlos a todos al otro barrio, pero el perro de Anastasia (cogido previamente prestado de "La Dama y el Vagabundo") se encara con él y termina haciéndole volar por los aires. Milagrosamente, ni la casa ni nuestros héroes parecen haber sufrido daño alguno... Anastasia se lamenta por la perdida de su mascota, pero el bicharraco surge de una nube de humo completamente indemne... Todos celebran la buena noticia y hacen planes para irse a América, la tierra de la libertad, los niños con sobrepeso, las matanzas en los institutos y las escuchas ilegales de la ANS. Aunque no sé yo... Igual la explosión que no mató al perro tampoco lo hizo con Rasputín y el tío sigue jodiendo la marrana por ahí... De todos modos, si tenemos en cuenta el aspecto enfermizo del fulano, dudo mucho que el SIDA le hubiese permitido vivir dos meses más. Y más ahora que el Gobierno ha introducido el copago farmaceútico (¡BINGO!).

Veinte años después, Mariló Montero continúa al frente de las Mañanas de La 1.

Un corte final nos enseña a toda la pandilla embarcándose hacia Estados Unidos. La vieja Duquesa reconoce que tiene algo de miedo, pero nadie parece hacerle caso. Anastasia, su padre adotivo y el travesti sienten la brisa marina y se pasan los graznidos de la vieja por el mismísimo culo. La vieja sigue erre que erre, hay un fundido en negro y se acaba la película. Curiosa forma de terminar, ¿no? Es como si "La Guerra de las Galaxias" terminara con Chebwaca haciendo breakdance o bailando una sardana... Es decir, es un secundario, a nadie le importa lo que puñetas pueda hacer o pensar, pero supongo que pedirles algo de coherencia a los responsables de esta basura era exigir demasiado.

CONCLUSIÓN:

Los muchachos de Dingo Pictures se han vuelto a superar y nos regalan la que seguramente sea una de las peores películas de la Historia (he repetido tanto esta expresión aquí que prácticamente ya ha perdido todo su significado). ¿Qué más puedo decir? Gracias a Dios que existen estas cosas, porque de lo contrario me habría tirado por la ventana hace ya mucho tiempo. O tal vez debería haberlo hecho después de haber visto esta película, no sé... "Cuando en la vida te crees que enloqueces, no protestes, ve a por peces"... Pues eso.

"Así que esto es semen..."

* El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras.