jueves, 27 de noviembre de 2014

Por ti no me rendiré (Edgar Lorenzo Matos)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Por ti no me rendiré
  • Autor: Edgar Lorenzo Matos
  • Género: Novela / Romántica
  • Editorial / Plataforma: Odisea
  • Número de páginas: 276
  • Precio: 18,95 € (Papel) / 8,76 $ (Formato Kindle)
Eric es un joven acostumbrado a vivir la vida a su manera. De personalidad libre y extrovertida, poco le importa que sus compañeros de instituto murmuren sobre su condición sexual. Después de todo, solo él conoce cuáles son las verdaderas inclinaciones de algunos de ellos. A Eric solo le importa una cosa: vivir su sexualidad sin ataduras y sin que nadie le diga lo que tiene que hacer. No obstante, la entrada en escena de Víctor, un viejo amigo de la infancia, trastocará todos sus planes. Novela escrita por el autor canario Edgar Lorenzo Matos y finalista en los Premios Odisea de Literatura, convocados por la editorial del mismo nombre.

ANÁLISIS

Uno de los principales problemas de la novela es la incapacidad del lector para empatizar con Eric. Su actitud ante la vida y con respecto a los demás llega a resultar muy irritante. Y del mismo modo que no soporto a una heroína como las que aparecen en “Sexo en Nueva York” o a un Barney Stinson, tampoco soporto a un homosexual cuya principal meta en la vida es el hedonismo sexual (en ese sentido Eric llega a recordar al alter ego de Jorge Javier Vázquez en “La vida iba en serio”). Una cosa es ser un mojigato y otra muy distinta un putón verbenero. Lejos de parecer un personaje decidido e independiente, se acerca más a la figura del clásico chapero al que todo recurren para conseguir sexo.

Por otro lado, Eric es un personaje que tan pronto parece delicado como fuerte, es tímido y a la vez osado, tiene frío y a la vez calor... Es decir, su carácter abarca todos los espectros. Esto, en lugar hacerlo más creíble, lo convierte en un personaje antipático y casi cercano a la bipolaridad. Y eso por no hablar de su personalidad manipuladora y atrozmente dominante: odia que le mangoneen, pero es el primero que se vale de los demás para conseguir sus fines. Le fastidia que lo llamen “como quien llama a una pizzería” pero al mismo tiempo le gusta que lo llamen para que le den lo suyo... Da la impresión de que cuando queda con los chicos lo hace para hacerles un favor, cuando en realidad él mismo disfruta de tales encuentros. Este tipo de reacciones hicieron que apenas conectara con él y me despegara poco a poco de la historia. Teniendo en cuenta que el principal peso de la narración recae sobre este personaje, la trama termina por perder varios puntos.

El autor, por otro parte, parece justificar en todo momento el comportamiento de su protagonista, lo que lo convierte en un héroe de cartón, en un personaje que se define más por lo que dicen de él que por lo que hace. Véase, por ejemplo, el caso de Jhony, el chico al que Eric rechaza: “Puede que algunos piensen que aquí Eric se mostró como alguien despiadado, pero no era el caso. Él se explicó con sinceridad y dijo lo que era y cuáles eran las circunstancias y condiciones. Si Jhony lo aceptaba o no, independientemente de cualquier duda o reparo, era cosa suya”. Primera regla del escritor: el narrador NUNCA debe justificar las acciones de su personaje. Este debe justificarse por sí mismo y sin otro apoyo que sus acciones.

Víctor, en cambio, es un personaje mucho más interesante, no tanto por la forma en la que se desenvuelve a lo largo de la historia como por la manera en que muestra su verdadera rostro. Víctor es un idealista convencido, alguien que sabe por lo que lucha y que tiene las cosas claras desde el primer momento. A diferencia de Eric, no le importa reconocer que se ha equivocado. Es un hombre de acción que no duda en pelear por aquellos a los que quiere. Es, en definitiva, el reflejo que nos gustaría que nos devolviera nuestro espejo. Supongo que la intención de Edgar era la de crear un personaje que contrastara con la irritante personalidad de Eric (ya sabéis, polos opuestos se atraen). Después de todo, el meollo del asunto es ver cómo ambos personajes luchan por prevalecer. De haber tenido los dos un carácter más equilibrado, la novela no hubiera durado ni dos capítulos. Se comprende, en parte, el porqué de ese choque de trenes.

Hay en la trama algunos apartados que tal vez deberían de estar mejor explicados. Por ejemplo, ¿cómo es que Eric no se sorprende cuando Helena le dice que está al corriente de sus relaciones con Víctor? Entiendo que esté empeñado en seguir adelante con su plan, pero su reacción es de todo menos natural. ¿Por qué no presiona a Helena para que le cuente los motivos por los que su novio hace lo que hace? Es más, ¿por qué Víctor se sigue refiriendo a Helena como su novia cuando sus padres ya conocen que se está viendo con Eric? Sí, sé que al final todo se acaba aclarando, pero las reacciones de los personajes no son en absoluto creíbles. Más cosas: que Víctor justifique sus actos argumentando el derecho de Eric a disfrutar de una sexualidad plena resulta absurdo, por muy consentidas que sean sus relaciones. Si no fuera porque el autor tiene un plan para cada personaje, me atrevería a decir que semejante razonamiento es una defensa de la violencia de género (que no siempre tiene que estar ligada al maltratado físico). Es como si yo acosase a una chica y coaccionara a todos sus pretendientes solo para acostarme con ella. ¿Acaso no es una de esas cosas por las que uno va a la policía a poner una denuncia? ¿De verdad cambian tanto las cosas dependiendo de si las hace un gay o un heterosexual? ¿Acaso este tipo de actitudes no fomenta los prejuicios que se tienen contra los homosexuales?

Por otro lado, creo que la editorial debería de plantearse seriamente el diseño de sus portadas, puesto que la imagen que aparece en la cubierta del libro poco o nada tiene que ver con su contenido, asemejándose más a la caratula de un peli de porno suave que a otra cosa. Ello no tendría nada de malo de no ser porque TODOS los libros de la editorial siguen exactamente el mismo esquema. No creo que este tipo de reclamos sean los más adecuados, puesto que caen en el tópico que tanto han caracterizado a las novelas de corte gay y, por consiguiente, imposibilita que nos tomemos el género en serio. Porque a veces los peores enemigos de una causa son precisamente sus propios defensores.

CONCLUSIÓN:

Con “Por ti no me rendiré” iniciamos nuestro periplo por el mundo de las letras canarias (trayecto al que próximamente se le sumarán autores como Ayoze Soler, Vega Luque o Alexis Ravelo). Sintiéndolo mucho, he sufrido horrores para terminar la novela, llegando incluso a plantearme seriamente si merecía la pena terminarla. Lo último que pretendo es que quien llegue hasta aquí piense que tengo algo contra el colectivo homosexual, pero es que el texto se me ha hecho insufrible en algunos tramos (una prueba de ello es el hecho de que la haya tenido abandonada desde principios de septiembre, que fue cuando la empecé). La prosa del autor, aunque cercana en determinadas momentos, llega a resultar un poco cargante cuando justifica las acciones de sus personajes. Hay, asimismo, algunos puntos oscuros que ya hemos señalado y que restan algo de verosimilitud a la trama. No obstante, admito que el personaje de Víctor me ha parecido muy interesante y que sus motivaciones (la idealización del amor y el deseo de satisfacer a la persona amada por encima de todo) son realmente admirables, toda una lección de la que podrían aprender tanto heterosexuales como gays, pues el verdadero amor no entiende de sexos ni de fronteras. Recomendable para aquellos que busquen algo más que una novela romántica tradicional.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Fallo de la 97ª Edición del Concurso de Microrrelatos Bubok

Este lunes cerrábamos la edición número 97 del Concurso Quincenal de Microrrelatos Bubok. La clasificación final quedó dispuesta de la siguiente forma:
  • Doctor No – ¿Qué importa dónde? – Zara_x: 31,5 puntos
  • Kananga – Algún día – miguelmig: 29 puntos
  • Barón Samedi – Incertidumbre – carlos_maza: 28 puntos
  • Emilio Largo – No os fiéis de las mil y una noches – jpiqueras: 26,5 puntos
  • Tee Hee – Mensual – Ernie: 24,5 puntos
  • Oddjob – Sólo si duele – escaleno: 20 puntos
Finalmente, Zara_x (seudónimo de Rosa García Panera) fue quien se llevó el primer premio. Desde aquí le damos la enhorabuena por su triunfo y os animamos a visitar su biblioteca en Bubok.

Os recordamos que la edición número 98 ya está en marcha y que, si queréis demostrar vuestra valía como escritores, basta con que os animéis a participar. El certamen es completamente abierto y cualquier persona puede concursar. A continuación, os dejó mis comentarios a los "micros" de esta quincena, los cuales podéis leer aquí.

INCERTIDUMBRE: La idea del texto es muy bonita: mientras espera en la consulta del médico, un paciente conversa con una niña que ha acompañado a su madre al médico. La mamá está embarazada y la nena se dedica a contarle a todo el que quiera oírle lo ilusionada que está con la llegada de su hermanito. Y si encima tiene a alguien al lado que le da coba... Micro costumbrista y que nos cuenta una historia tan cotidiana como entrañable. El problema es que le faltan un par de líneas más para desarrollar la idea del todo. Es cierto que es preciso releerlo más de una vez para ponerte en situación y que las modificaciones que sufrió para ajustarse a las bases del concurso lo lastran un poco, pero sigue siendo un buen texto. Me alegro que se haya llevado el bronce.

NO OS FIÉIS DE LAS MIL Y UNA NOCHES: Una de las tantas bromas escritas por nuestro querido doctor. El relato es ligero y ameno, lo que se agradece mucho. No es necesario explicar nada porque todo aparece reflejado en el diálogo que se marcan los personajes. Si hubiese podido votar, hubiera aprobado sin ningún problema.

MENSUAL: La regla, como todas esas visitas que se alargan más de la cuenta, es un coñazo. Y este micro nos lo demuestra. A nivel personal, era uno de mis candidatos a ganar el concurso de esta quincena. Aunque a mitad de lectura ya te ves venir la broma, el vocabulario está tan bien escogido que sigue sorprendiendo. Es muy original. No entiendo cómo ha recibido unas puntuaciones tan a la baja, pero el público es soberano.

ALGÚN DÍA: Uno de deseos y vidas grises. No hay nada peor que aspirar a algo y que todo se quede en agua de borrajas. Pues eso, que al final estábamos bien como estamos. Me ha gustado mucho el tono crudo y desapasionado del texto. Muy bien.

¿QUÉ IMPORTA DÓNDE?: Otro viaje a la realidad. Y es que la miseria y la escasez se llevan mejor en buena compañía, independientemente de que nos hayan prometido un piso en la Gran Vía o una buhardilla estilo "La Bohème" en uno de los peores barrios de la ciudad. Rosa es así de sensible y dulce. Muy bien.

SOLO SI DUELE: En mitad de un partido, a veces ocurren accidentes... Una cosa lleva a la otra y ya se arma la de Dios es Cristo... Escaleno ya nos tiene acostumbrados a sus relatos hiperbreves, aunque tal vez aquí deberían haber figurado algunos datos más ponernos en situación.

martes, 18 de noviembre de 2014

Animal Soccer World (Phoenix Games)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Animal Soccer World
  • Director: Se supone que Ludwig Ickert y Simone Greiss, aunque no me extrañaría nada que estuviese dirigida por José Mota y el mismísimo Anticristo
  • Reparto: Un tío inglés al que parece que le han metido una escoba por el culo y que dobla a todos y cada uno de los bichos que protagonizan este engendro
  • Género: Animaladas grotescas
  • Duración: 30 minutos
  • País: Alemania / Holocaustolandia 
  • Año: ¿2005?
  • Valoración: Basura humeante / Ñordo animado / Diarrea sinfónica
El otro día me enzarcé en una discusión con mi hermano sobre la utilidad de las aplicaciones para móvil. Para alguien que tiene un modelo de teléfono de hace diez años (como es mi caso), saber el número de kilómetros que hago al día o qué tiempo va a hacer mañana me parece una gilipollez del tamaño de un piano (casi tanto como tener Spotify). Si quiero saber cuántos kilómetros hago en una tarde, me compro un podómetro; y si quiero saber qué tiempo hará este miércoles, me basta con mirar el telediario. O sea, reconozco la utilidad del invento, pero la forma en que la gente pierde el culo por estas movidas me parece el colmo de la estupidez.

Puterío.

Con Internet me pasa más o menos lo mismo. Para según qué cosas, es algo cojonudo (como ver vídeos de Angela James, por ejemplo) pero para todo lo demás es completa y absolutamente innecesario. Facebook (ese gran cáncer...) es una basura donde la gente sube las fotos de su última esmorrada contra el suelo con la bicicleta (“¡Ay, me he dislocado el brazo! Subiré la foto a mi perfil para que todos lo vean”). Instagram es un territorio donde los hipsters y los gafapastas campan a sus anchas. Y Youtube... Youtube es el Paraíso, el descanso del guerrero... Youtube es una bendición. Nunca me cansaré de repetirlo. Nunca la cultura visual estuvo tan viva. ¿Quien coño quiere leer un blog cuando existe Yotube, joder? ¡Y sí, te lo digo a ti! ¡A ti, que estás leyendo esta entrada ahora mismo, so gilipollas! De ser Youtube un país, no hay duda de que sería Suiza o un país de esos nórdicos gobernados por socialdemócratas. Crítica Literaria Novel sería algo así como Corea del Norte (comunista, escasa de medios y gobernada por un lunático). Y la web de 13 TV sería como España: vieja, desganada y más fea que el coño de Isabel San Sebastián. ¡Ah! Y Bubok, sería México o Colombia: un lugar cojonudo a primera vista pero donde, si te descuidas, te apuñalan y te sacan los cuartos.

Más puterío

¿Decíamos que Youtube era el no va más? Pues sí, lo es. De no haber sido por Youtube, nunca habría conocido cosas como”El monstruo del armario”, “Rawhead Rex” o “La invasión de los zombies atómicos”. Y eso por no hablar de los abortos de “Dingo Pictures”, de quien hoy nos despedimos (tal vez para siempre) con todos los honores. Visto lo visto, dudo mucho que vuelva a comentar otra película suya. No quiero que mis neuronas mueran de una obstrucción intestinal. Sencillamente, pienso que la vida es algo maravilloso y que merece la pena vivirse. Y “Dingo Pictures” es peor que el SIDA, la sarna y un cáncer de páncreas juntos. Cuesta creer que algo tan mágico como Youtube haya puesto esto en mi camino... Lo que me lleva a pensar en alguna prueba chunga budista sobre el deseo o la superación. Tendré que pedirle a mi amigo Ayoze que me lo explique.

El Pato Donald y su hermano de veraneo nudista en Cádiz.

En realidad, la basura que vamos a reseñar no es una película, sino una serie de animaciones pertenecientes a un juego de Play Station 2 llamado “Animal Soccer”. Y sí, semejante ñordo está en Youtube a la espera de que lo veáis. Por lo que tengo entendido, sacaron dos juegos con el mismo título, de forma que es bastante posible que las imágenes de “Animal Soccer” que veréis aquí no se correspondan con el juego al que jugasteis. La responsabilidad recae una vez más sobre “Dingo Pictures”... o al menos, en este caso, sobre “Phoenix Games”, su “departamento de vídeojuegos”. Tengo que confesaros que estoy haciendo bastantes cábalas al respecto, puesto que la última vez que me compré una revista sobre videoconsolas fue hace más de trece años, de manera que no estoy muy puesto en lo que respecta al tema de los desarrolladores y las marcas. Todavía siguen existiendo Konami y Rare, ¿verdad?

“¿Quieres que te cuente un secreto muy gordo? Esta noche me follaré a tu madre”.

El juego precisamente trata de cualquier cosa menos de fútbol, puesto que esta gentuza utiliza la película para colarnos una colección de minijuegos que ríete tú de los que te vienen en el sistema operativo de Windows. Tales actividades consisten en puzzles, rompecabezas y colorear determinadas escenas de la peli. Vamos, lo que se dice una merienda cristiana con Jesús y Hermann Tertsch. Evidentemente, los juegos están dirigidos a los más pequeños de la casa, pero tienen el mismo carisma que una plantilla para el olor de pies. El desfase y la sencillez de los gráficos hacen que el conjunto dé bastante grima. Y eso, teniendo en cuenta que estamos hablando de la mítica Play Station 2, es un delito de los gordos.

Phoenix Games: Justicia para nadie y películas cutres para todos.

Escoja un perro y tíñalo de rojo.

Es tan simple que hasta el @#€&% de Alfonso Merlos podría jugarlo.

Yo tuve uno igual del Conde Pátula.

El caso es que, si pensabais que lo habíais visto todo con “Dingo”, aquí nos queda claro que la Humanidad puede hundirse todavía más si cabe en el fango. De existir Dios, no dudo en que condenaría al fuego eterno a los que están detrás de esto, porque menuda mala idea... Es más, de existir una raza de extraterrestres con una tecnología que te cagas y que vinieran a la Tierra para esclavizarnos, no hay duda de que darían media vuelta tan pronto como descubrieran esta película. “Una raza capaz de crear algo así solo puede tener un serio retraso mental o bien está próxima a extinguirse. No haremos caja con ellos ni de coña” pensarían apesadumbrados. Por otro lado, el pestazo a mierda que desprende esta cosa se huele a cinco planetas de distancia, de forma que es muy posible que se lo piensen seriamente antes de contactar con nosotros. Bien mirado, yo estoy deseando que vengan para que me desintegren con algún rayo cósmico o algo así, porque vivir con el peso de haber visto esta basuraza me revuelve horrores la conciencia.

“Hay que ver qué gilipolleces más grandes escribe Eduardo Inda”.

El argumento de “Animal Soccer” es tan simple que hasta un concursante de “Adán y Eva” podría entenderlo. Resulta que los habitantes de Animalandia (no confundir con España, cuidado) quieren organizar un partido de fútbol para demostrar qué equipo es el mejor. Lo que promete ser un Madrid-Barça de los de toda la vida (con Cristiano Ronaldo en el papel del “Cerdito Valiente”), se termina convirtiendo en una ensalada de mierda cuando vemos que los combinados están compuestos por un puñado de perros callejeros por un lado, y los animales de la jungla por el otro. Qué coño pinta el Gato con Botas en mitad de toda esta movida es algo que desconozco, pero la trama de la peli sería de lo más normal de no ser por el festival de despropósitos que tendremos que tragarnos durante los casi treinta minutos que dura esta cosa. Y eso incluye desde la clásica animación de intestino grueso de “Dingo Pictures” hasta el nauseabundo hilo musical que suena a lo largo de todo el metraje, pasando por un doblaje de tres pesetas (todos los personajes están doblados por el mismo fulano) y las habituales escenas de relleno (impagable la canción que se marcan unos “Trotamúsicos” de pega) que dan una vergüenza ajena de campeonato.

Después del final de la serie, los “Trotamúsicos” no volvieron a levantar cabeza.

Los diálogos, como ya hemos dicho, están todos doblados al inglés por un mismo tío al que dan ganas de hervir en aceite y luego arrancarle la cabeza como a un langostino. Para los que no tenemos el A2, la cosa se hace más incomprensible que ver “Juego de Tronos” borracho y con la tercera temporada ya empezada. Tampoco ayuda el hecho de que, encima de los diálogos, suene una insoportable musiquilla (“Pam... Pam... Pam... Pam... ¡CHÁN!”... Pam... Pam... Pam... Pam... ¡CHÁN!”) que hace que la historia sea prácticamente imposible de seguir. Da igual que los “Trotamúsicos” de tres cincuenta estén cantando todo su repertorio (en alemán del Berlín Este, además) o que las “puercoanimadoras” estén animando a una de las dos hinchadas con una coreografía digna del putón aquel que salía en “American Beauty”. La película es incapaz de estarse callada por más de dos minutos. Siempre hay algún bicho parloteando incoherencias o unos bongos sonando al fondo. Da igual. “La mierda, más o menos densa, sigue siendo mierda”, que diría el Cagador Justiciero.

Votantes del PP en un congreso extraordinario del partido. Como puede verse, Arias Cañete ocupa los dos tercios de la tribuna.

La película no tiene otra finalidad que la de ver a unos bichos acartonados darse de ostias mientras juegan a una extraña versión del fútbol en la que vale todo, desde llevar el balón botando con las manos hasta dejarse marcar goles en propia puerta. Para abrirles un expediente disciplinario a los presidentes de ambos equipos no, lo siguiente... Parte del metraje se nos va en ver cómo los personajes entrenan y se descojonan por cualquier chorrada. La animación es tan chusca y mala que los bichos, en lugar de moverse, parece que están sufriendo una arritmia o un ataque epiléptico. Y los planos, como no podía ser de otra manera, se repiten más que las declaraciones de inocencia de Esperanza Aguirre en la Gurtel y los ataques de esta contra los comunistas cubanos. Vamos, la bomba y el coño de la Bernarda.

“¿Cómo? ¿Que mi dueña se ha infectado con el ébola? Pero a mí no me va a pasar nada, ¿no?”

Es inevitable no ver a los cánidos jugar al fútbol y acordarse de “Basket Fever”, la celebérrima serie patria (creada por las mismas mentes pensantes que idearon “Los Fruitis” y “Delfy”) que mostraba a unos perros jugando al baloncesto en compañía de un saltamontes que hablaba como el hermano mongolito de Samuel L. Jackson. Si nacisteis a mediados de los 80, os tenéis que acordar de esta serie sí o sí, puesto que era uno de los clásicos con los que tanto La 2 como los canales locales rellenaban la franja infantil de la tarde. Es curioso ver cómo una serie de mierda pudo haber inspirado una película de mierda. España y Alemania unidas por lo cutre y lo rancio, como en Hendaya.

“¡Ta-ta-chín! ¡Ta-chán! ¡Ha llegado Poochie!”

No sé si es cosa mía, pero el bulldog que se ve en primer plano parece a punto de soltar una cagada. 

Para la realización de esta cosa, “Dingo Pictures” no dudó en sacar toda su artillería pesada, reciclando, por enésima vez, todo el elenco de personajes de sus anteriores producciones. Y de nuevo volvemos a ver a la versión barata de Mufasa, al Simba de cuatro duros, al perro de Anastasia y (¡faltaría más!) a nuestro adorado Puma... Salvo con la particularidad de que aquí los han convertido en criaturas bípedas para que puedan darle a la pelota. BRUTAL.

“¡Devuélveme los pantalones, hijo de puta!”

El partido de fútbol que libran perros y bichos silvestres es la quintaesencia del cutrerío supremo y está a la misma altura que la actuación de España o Brasil en el pasado Mundial. Sin embargo, en “Dingo Pictures” han pensado en todo. Y es que lo más emocionante de un partido no se vive dentro del campo, sino fuera. Hooligans de la ultraderecha serbio-bosnia y vendedores de golosinas con graves taras mentales nos acompañarán a lo largo de lo que promete ser el partido del milenio.

Tertulianos de 13 TV preparándose para debatir con Pablo Iglesias. En primer plano, Carlos Cuesta e Isabel Durán.

“La de cosas que hago... ¡Y pensar que tengo dos carreras y un doctorado!”

Pero, sin lugar a dudas, el principal protagonista de esta oda al despropósito es nuestro querido Puma (no confundir con la marca de ropa deportiva), al que ya le hemos rendido un sinfín de honores en estos últimos dos años. Su ya característica risa puebla de fantasías sexuales los sueños de nuestros mayores e inquieta a los de nuestros hijos. Es una pena que la peña de “Dingo” no haya tenido la suficiente altura de miras para confrontarlo con el también célebre Dinosaurio Antropomorfo con Voz Ambigua, la otra estrella de la compañía alemana. Si Sardá y Buenafuente se disputaron la franja del latenight a comienzos de la pasada década... si Pepsi y Coca Cola llevan en guerra desde tiempos inmemoriales... Si Stalin derrotó a Hitler... ¿Porqué no ver a estos pesos pesados juntos en una misma película? Supongo que un hombre puede soñar...

“¿Y qué si no llevo pantalones? ¡Yo lo que quiero es bailar!”

“¡Soy tan DURO que eyaculo PETRÓLEO!”

“¿Qué, niño? ¿Quieres que te coma todo lo negro?”

El partido, por cierto, termina con empate a uno, pero no creo que a nadie le importe. He de insistir en que el fútbol es lo de menos en esta película... Al igual que en la vida real. Basta con ver “La goleada” de 13 TV o “El Punto Pelota” ese de los cojones para darse cuenta de hasta qué grado de perversión ha llegado este circo. Al menos creo que han conseguido retirarle el programa a Manu Carreño, lo que ya es algo [RECTIFICO: No se lo han quitado. ¡Me cago en Dios!].

“Pedrerol y ese gili*** de Siro López pueden chuparme las bolas. Aquí el único que folla soy yo”.

“El periodismo es una profesión de mierda. Mañana mismo me meto a actor porno”.

Y ya está. Yo creo que eso es todo... ¡Ah, no! Aun me queda por enseñaros uno de los penaltis más claros de todos los tiempos. ¿El codazo a Luis Enrique en el Mundial del 94? ¡Una puta mierda comparado con esta jugada! Por cosas como esta es por las que los aficionados echamos de menos a García Aranda (¿no se llamaba así aquel árbitro con bigote y que pitó la final de la Copa del Rey entre el Deportivo y el Valencia hace ya una porrada de años?).

Luis Suárez vuelve a las andadas.

Por otro lado, creo que esta será mi última reseña cinematográfica en mucho tiempo. Y todo se lo debo al lumbreras que ha escrito la review de más abajo. Semejante colección de “panchitadas” sin gracia me ha hecho madurar de golpe y sin anestesia. Sencillamente, cosas como esta me quitan las ganas de vivir. Igual ahora emplearé el tiempo que antes utilizaba para reseñar películas en hacer cosas más útiles, como leer obras de autores noveles, ver “Gran Hermano” o inventar un sistema de misiles para desviar meteoritos. En fin, os echaré de menos, pequeñas joyas de lo rancio.

Creo que he perdido mi fe en la Humanidad.

martes, 11 de noviembre de 2014

Fallo de la 96ª Edición del Concurso de Microrrelatos del Foro Bubok

Este domingo se cerraba la edición número 96 del Concurso Quincenal de Microrrelatos del Foro Bubok. La clasificación final quedó configurada de la siguiente forma:
  • 37.5 - Vuelta a empezar - DanielHR (Michael Moorcock)    
  • 37 - Feliz año nuevo - carlos_maza (Albert Sánchez Piñol)
  • 35.5 - Empezar a vivir - escaleno (Roger Zelazny)
  • 34.5 - Ocean's eleven - jpiqueras (Max Brooks)
  • 33.5 - Previsión de futuro - Zara_x (Neil Gaiman)
  • 28 - El efecto 2000 y pico - ojodegato (Terry Pratchett)
Como veis, en esta quincena he tenido la suerte de proclamarme ganador, de manera que seré yo quien ejerza las funciones de Maestro de Ceremonias en la Edición 97. Como siempre os digo cuando me toca comentar los avatares del certamen, estáis invitados a participar en la nueva convocatoria del concurso, la cual permanecerá abierta desde hoy mismo hasta las 22:00 horas del próximo 20 de noviembre. La recepción de votos y el recuento comenzarán esa misma noche y se prolongará hasta el domingo 23, día en el que conoceremos al ganador/a. ¿El premio? Bueno, os diré que escalar posiciones en el Medallero siempre es algo que da bastante gustito. Por otro lado, el relato ganador será publicado en este blog y su autor recibirá toda la coba, publicidad y peloteo de los que buenamente dispongo. Vamos, un premio digno del Cuponazo de la ONCE.

Las bases para participar en el Concurso están disponibles aquí. No os preocupéis si no llegáis a reunir algunos de los requisitos que se os exigen, puesto que las normas son bastante flexibles. En caso de duda, siempre podéis mandarme un mensaje a mi perfil en Bubok o dejar un comentario por aquí. Y en el caso de que las bases os hayan quedado claras y solo queráis daros a conocer, podéis hacerlo en este hilo. Espero veros por allí.

Paso a comentar los microrrelatos participantes de esta semana. Si tenéis interés en leerlos, podéis hacerlo aquí.

OCEAN´S ELEVEN: Pese a no tratarse de un texto original (prácticamente podría pasar por uno de los diálogos de la película en la que se basa su título), sí es cierto que es lo suficiente atractivo y chispeante para disfrutar de su lectura. Es directo y certero, cosa que se agradece mucho. Muy bien. Nochevieja va junto y con mayúscula, ¿no? Igual es una pregunta tonta y la RAE la reconoce tal y como aparece en el texto, pero no estoy muy seguro.

FELIZ AÑO NUEVO: Menuda soga la droga... El texto es descorazonador, puesto que nos cuenta el último pico que se mete un toxicómano que empezó en esto por casualidad y acabó convirtiéndose en un adicto. La historia en sí me encanta, pero no me despierta el mismo entusiasmo de OCEAN´S. Tampoco me queda claro si lo que se propone es mostrar al protagonista echándose un último chute o bien quebrantando su promesa de rehabilitarse del Año Nuevo anterior. Personalmente, me parece muy atractiva esta última opción. Bueno trabajo, Aprueba sin ninguna dificultad.

EL EFECTO 2000 Y PICO: Variación del refrán “Dentro de cien años, todos calvos”. Tal y como están las cosas, cualquiera diría que el Efecto 2000 llegó con doce o catorce años de retraso, porque anda que no las estamos pasando canutas. Y ya no hablo de la crisis (que también) sino de todas esas cosas que uno oye al encender la tele al mediodía. Lo malo de este micro es que, si lo sacas de su contexto actual, pierde bastante fuerza. Por otra parte, más que un micro, es un aforismo, gracieta, ocurrencia (inserte aquí el sinónimo que crea conveniente)... pero me gusta igual. A mí me vale.

PREVISIÓN DE FUTURO: Uno de eutanasia. En imposible no acordarse de esa joven norteamericana que la semana pasada puso fin a su vida al saber que le habían diagnosticado un tumor cerebral. La idea es muy buena., El problema que le veo es que la narración parece estar demasiado aturullada. Más que despedirse de la vida, la “prota” parece estar enumerando el cúmulo de circunstancias que la han llevado a esa situación. A lo mejor un par de puntos y aparte no le hubieran venido mal, puesto que le habrían dado algo más de solemnidad. Sé que puedo parecer bastante puntilloso con el tema de la puntuación (¡Juas!), pero en mi opinión sería algo a tener en cuenta. La frase del comienzo debería ir entrecomillada, ¿no? Después de todo, está haciendo referencia a algo que le dijeron. Por lo demás, ninguna queja.

EMPEZAR A VIVIR: Uno de violencia de género (o al menos puede interpretarse así, puesto que perfectamente podría tratarse de un ajuste de cuentas entre mafiosos o de ese matón de clase al que su compañero con “bullying” ha dado matarile). Me gusta esa ambigüedad, puesto que nos da la libertad de construir una historia a nuestra medida. Es breve y contundente, lo cual hace que me guste más. Veo también un detalle bastante interesante, y es que no sabemos si es el narrador el que ha cometido el crimen (de ahí que se esté dando ánimos a sí mismo) o bien se trata de una mano ejecutora (un amigo, un hermano, una madre) que está consolando a la víctima del maltratador. Es muy divertido descifrar todo ese mensaje. Releyéndolo detenidamente, creo es que he sido bastante injusto a la hora de puntuarlo, porque se merecía una mejor nota. En la próxima edición intentaré rumiar mejor el contenido de los textos. Palabra. 

lunes, 10 de noviembre de 2014

El Rey León (Ludwig Ickert y Simone Greiss)

FICHA TÉCNICA:
  • Título: Il Re Leone (AKA "Il Re Leone e suo figlio 2" / "El Rey León del chino" / "El Rey León de la desvergüenza" / "El Rey León hecha con el culo" / etcétera)
  • Director: Ludwig Ickert y Simone Greiss
  • Reparto: Armin Drogat, Thorsten Morawietz, Heinrich Himmler, Pascale Drogat y Simone Greiss
  • Género: Animaladas grotescas
  • Duración: 30 minutos
  • País: Alemania / Cuarto Reich
  • Año: 1999
  • Valoración: Violación anal
A estas alturas, los amigos de Dingo Pictures no necesitan ninguna presentación, puesto que no pasa un año sin que comentemos una película suya. Considerados como los verdaderos magos de la comedia involuntaria, sus producciones animadas son verdaderas odas al cine cutre y casposo, dejando a los creadores de “Los Fruitis” -aunque parezca imposible- a la altura de un Walt Disney o un Miyazaki. Entre otras cosas, sus películas se caracterizan por tener una animación más casera que un plato de lentejas y por las cochambrosas adaptaciones que hacen (o tal vez deberían decir “hicieron”, dado que esta gente no ha vuelto a sacar nada desde 2001) de los clásicos animados del momento, copiando el diseño de los personajes hasta el punto de hacerlos parecer copias baratas de un bazar chino. Por ejemplo:







“¿Pero qué cojones es esto?”

La mayoría de sus películas pueden encontrarse en Youtube sin ningún problema, si bien es cierto que son muy pocas las que están en castellano (yo mismo he tenido que tragarme esta mierda en italiano). El hecho de que una buena parte de estos engendros estén doblados en diferentes idiomas me inquieta cosa mala, puesto que implica que estos desgraciados se salieron con la suya a la hora de inundar los centros comerciales de media Europa con su basura. La plaga de peste del siglo XV no fue nada comparado con esto. Entonces se tuvo la certeza de que la epidemia había sido controlada... Pero Dingo Pictures es tan peligrosa como un brote de ébola, y no sería de extrañar que un día encendiéramos la televisión y nos encontrásemos con alguna de sus películas siendo emitidas por algún canal local que opera al margen de la TDT...  Os recuerdo que estamos tratando con alemanes y que esta gente no escatima en gastos a la hora de hacernos sufrir (y no, no estoy hablando del Holocausto, sino de Ángela Merkel). Ya puestos, estoy seguro de que la producción de estos filmes tenía como principal objetivo el blanqueo de dinero procedente del comercio de armas y el narcotráfico. Fijo que toda la droga que se consume en Berlín tiene su origen en la venta y distribución de estas películas.

En fin, que si tiempo atrás estos jetas ya habían probado suerte con “Aladino”, “Hércules” o “En busca del Valle Encantado”, en esta ocasión se lanzan al más difícil todavía adaptando “El rey león”, la célebre película de Disney de 1994 y bla-bla-bla-blá... Fieles a su estilo, lo verdaderamente maravilloso de esta peli es ver cómo sus responsables se dedican a reciclar a diestro y siniestro todas aquellas cosas (planos, personajes, música...) que ya habían utilizado previamente en otras de sus películas. En el colmo de la cutrez, estos fulanos llegan incluso a copiarse a sí mismos. Por ejemplo, el hilo musical que se oye en determinadas escenas es el mismo que suena en “Hércules” o “Dinosaurio”. Así, tanto los gorilas como el Mufasa de seis duros que vemos aquí ya habían tenido su minuto de gloria en ambas películas. Y eso por no hablar de los planos, los cuales se repiten con la misma insistencia que la visitas de los comerciales de ONO para convencerte de que pongas Internet en tu casa de una puta vez. Evidentemente, cuesta mucho saber si este “Il Re leone” fue la obra que sirvió de base para la realización posterior de toda la filmografía de Dingo Pictures, puesto que todas y cada de sus películas son exactamente iguales. En ningún caso hay indicios de mejoría entre una película y otra. Todo esta cortado por el mismo patrón. Todo huele a culo y a mierda recocha por los cuatro costados.

Simba haciendo méritos para ganar el Balón de Oro.

Se supone que esta película es la continuación de una primera entrega (y aquí está el trailer para demostrarlo... ¡Dios! Os juro que había olvidado lo mucho que duele verlo) en la que la pantera fue desterrada del reino por sedición y no sé qué chanchullos con unos diamantes. Si habéis visto el trailer, habréis deducido que los diamantes son la causa fundamental de todo este embrollo, puesto que mientras el Mufasa de tres pesetas y los suyos quieren gastárselo en una cosa (!), la pantera y el Partido Comunista desean invertirlo en la construcción de una escuela y una gloriosa fábrica tractores. Por circunstancias que ahora mismo ignoro y que supongo que permanecerán para siempre en el misterio (porque no pienso ver la película para averiguarlo y ya bastante he tenido con ver esta), los diamantes acaban en el fondo de una cueva y el asunto se olvida con la misma rapidez que tarda un político del PP en meter mano en la caja. Ahora bien: no todo el mundo parece estar dispuesto a dar el tema por zanjado, puesto que Robin, el curioso hijo del león, hermano no reconocido de Simba y antisistema por vocación propia, decide meter sus narices en el fregado.

“Esto nos lo llevamos a Suiza y no nos pilla ni el juez Ruz”.

En su exilio en las montañas, la pantera se prepara para regresar y destronar al Mufasa de cuatro duros. Para ello cuenta con un ejército de gorilas renegados con los que el mismísimo Rommel iría hasta el fin del mundo. El problema es que la pantera también es padre de un cachorro tocapelotas más insoportable que Jordi Évole y Louis Theroux juntos y hasta arriba de café: “¿Por qué no podemos regresar a la selva, papá?”, “¿Por qué el león y tú os lleváis mal, papá?”, “¿Por qué ese interés en saber dónde están los diamantes si no tenemos un puto Compro Oro en el que poder empeñarlos, papá?”... Es más, ¿para qué coño necesitan un león y una pantera un saco de diamantes? ¿Qué piensan comprar con ellos en mitad de la puta selva africana? ¿Pan de molde y una bolsa de “Doritos”?

El consejo de dirección de 13 TV reunido para debatir sobre los últimos cambios ocurridos en la cadena.

“Amigos, sintiéndolo mucho, me temo que tendremos que prescindir de Alfonso Merlos”.

En fin, que no hay que ser demasiado listo para saber que el leoncito y la panterita se harán los mejores amigos del mundo, dejarán de lado sus diferencias y encima hasta les darán una lección a sus papás... Si el Estado Mayor israelí hubiera visto esta peli, fijo que nos habríamos ahorrado la carnicería que esos cabrones circuncidados desataron en Palestina hace unos meses.

Lo último en tortura animal: despeñar leones por un barranco.

En fin, Pilarín, que la película más o menos viene a ser eso. No hay más. La animación es igual o peor que las demás producciones de Dingo Pictures, con unos planos que se repiten más que el careto de retardado del Pequeño Nicolás y una animación igual de subnormal. Por otro lado, no sé cómo lo hacen pero en esta película todo el mundo parece estar enfadado. Y cuando digo todo el mundo, es TODO EL MUNDO: el león, la pantera, el elefante, el gorila y su puta madre... Es raro ver un fotograma en el que alguien no aparezca con el ceño fruncido y hablando a gritos. Desde el luego, tanto el italiano como el alemán son dos idiomas perfectos para echarle una bronca a alguien:

El león: ¡Gilipollas!
La pantera: ¡Cabrón!
El león: ¡Anormal de mierda!
La pantera: ¡Hijo de mil putas!

“¡Bastardos! ¡Cacho cabrones! ¡Me voy a cagar en vuestra puta madre, desgraciados!”.

“Te voy a meter un cocotero por el culo para que cuando cagues sueltes leche de coco, anormal”.

“Voy a coger al maricón que escribió esta reseña y (...). Después le (...) y le (...). Luego iré a la ferretería y le (...).

Y así sigue la cosa...

CONCLUSIÓN:

Media hora de improperios en italiano, planos repetidos y un detestable hilo musical con reminiscencias del porno europeo de los 90 hacen que esta peli sea tan intragable como un bocadillo de mierda o las excusas de los viajes de Monago a Canarias. Igual de haberla visto en español hasta podría haberme hecho algo de gracia y todo, pero sigue siendo una enorme basura. 

Y para terminar, nada mejor que revisionar uno de los mejores vídeos de Youtube de todos los tiempos y que (¡oh, sorpresa!) está directamente relacionado con esta película. ¡Salud!