viernes, 31 de julio de 2015

Introducción a los problemas filosóficos: Gandhi y la no violencia (y III)

Otras consideraciones:

Desde el punto de vista de la eficacia, la violencia genera miles de víctimas sin que consiga alcanzar con seguridad un bojetivo proporcionado al costo humano que implica:

1. Frente a las posibles ventajas temporales deja una huella negativa perdurable: secuelas de dolor y sufrimiento, de traumas y heridas psicológicas.

2. Círculo vicioso: espiral de represalias y miedos mutuos.

3. Pérdidas materiales.
  • Casos de Argelia y la India: Mientras que el primer país se vio inmerso en una cruenta guerra civil para alcanzar la independencia (casi un millón de muertos) y atravesó por una gran inestabilidad política, en India el número de muertos fue menor (unos 8.000) y significó el establecimiento de un régimen democrático.
  • “Emplear la violencia es dar la razón a los militaristas israelíes”, Emand Amad, arquitecta palestina.
La no violencia frente a un poder devastador:
  • La resistencia civil no violenta es mucho más difícil de soportar cuando los pueblos se enfrentan a un poder tan devastador como el nazismo, pero sin olvidar que:
1. Fueron las facultades intelectuales y cooperativas las que en medio de la jungla, permitieron la asombrosa persistencia del ser humano bajo la amenaza de animales más fieros.

2. Los métodos homicidas también conocen los reveses y la derrota.

El caso danés: Dinamarca no aprobó leyes contra los judíos ni les expropió sus propiedades. Tampoco cesó a ningún judío de su cargo gubernamental. En 1943, el general Hermann Von Hannecken rechazó que sus tropas fueran movilizadas para detener a los judíos daneses. Él pertenecía al Ejército, no a las SS. Así, por todas partes hubo sabotajes y actos de resistencia no violenta. Los daneses sabían que una resistencia armada habría sido suicida. Muchos generales alemanes reconocieron que tuvieron problemas para combatir a una oposición no violenta organizada.

Objeciones y matices:
  • Las luchas de Gandhi y Luther King tuvieron éxito porque se enfrentaron a gobiernos constituidos como democracias liberales y no a regímenes proclives a una represión sangrienta y despiadada. Sin embargo:
1. Numerosas luchas no violentas contra oponentes “civilizados” han fracasado mientras que contra adversarios bárbaros han triunfado (caso de la dictadura del general Videla en Argentina).

2. En cualquier contexto, la violencia resulta enormemente disfuncional: la resistencia armada supone admitir altísimas bajas frente a las escasas de la lucha no violenta.

3. Ante un adversario muy superior y agresivo, la estrategia no violenta no ofrece ningún pretexto para su represión y desencadena represalias menos graves. Asimismo, consigue disminuir el número de víctimas, tiene a atenuar la cantidad de sufrimiento y no favorece ninguna espiral de violencia.

4. El genocidio solo se puede prevenir evitando a tiempo la victimización irreversible de un grupo étnico, nacional, religioso o cualquier otro. No olvidemos que:

4.1. A finales de 1932, judíos ricos alardeaban de dar dinero al Partido Nazi y consideraban la retórica de Hitler como nada más que palabras.
4.2. Mayo de 1934: Fabricantes norteamericanos envían piezas y materiales para armar al ejército alemán (cigüeñales, culatas para fusiles, sistemas de control para cañones antiaéreos...).
4.3. Winston Churchill definió a Trotski como “un pellejo de maldad”, “Un judío es un judío. Es imposible no olvidar ese detalle”.
4.4. George Lloyd, Primer Ministro de Gran Bretaña durante la I Guerra Mundial, afirmó que era preferible que los nazis gobernasen en Alemania porque así evitarían el ascenso de los comunistas, los “enemigos de la civilización”.

5. Ninguna guerra es inevitable. La Segunda Guerra Mundial tampoco fue ineludible (lectura recomendada: “Humo humano. Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial y el fin de la civilización”, de Nicholson Baker.

jueves, 30 de julio de 2015

Introducción a los problemas filosóficos: Gandhi y la no violencia (II)

La no violencia activa es activa y eficaz (incluso en situaciones difíciles):

1. La no violencia activa:

En un enfrentamiento asimétrico se trata de:
  • Establecer con el adversario un vínculo más humano.
  • Enfrentar a ese adversario un mundo de valores nuevos (amabilidad, nobleza, generosidad...).
  • Convencerlo mediante la razón y conquistar su corazón.
  • Hacerle perder seguridad y que se pregunte si no estará equivocado después de todo.
  • Volverlo menos prepotente, más receptivo y razonable.
  • Despertar su sensación de vergüenza y debilitar su crueldad.
  • Socavar gradualmente su presunta superioridad militar o política.
2. Bajo la represión:

El intento de acorralar a la resistencia civil bajo ciertas circunstancias puede volverse en contra de quienes la reprimen. La unidad de los resistentes se refuerza aun más, la represión se revela a la luz pública en la peor de sus manifestaciones, la simpatía (apoyo interno y externo) por los resistentes aumenta, muchos sectores sociales retiran su apoyo al gobierno, el número de participantes en las protestas aumenta, el prestigio del régimen se agrieta y las fuerzas de seguridad pueden desobedecer las órdenes (pues saben que en un futuro no lejano sus acciones podrán ser considerados como crímenes y ser juzgados por ellos).

3. Métodos de acción no violenta:
  • Símbolos y gestos disidentes.
  • Octavillas, periódicos y pintadas.
  • Peticiones firmadas.
  • Huelgas, encierros y ocupaciones.
  • Improductividad intencional.
  • Rechazo a pagar impuestos.
  • Constitución de gobiernos alternativos.
  • Renuncia a honores oficiales.
  • Sentadas.
  • Boicots económicos y sociales.
  • Colapso del sistema de transporte.
  • Manifestaciones de protesta.
No violencia eficaz:

Algunos ejemplos:
  • La lucha de la India por su independencia nacional.
  • El movimiento a favor de los derechos civiles en Estados Unidos.
  • Las huelgas que, en 1980, se declararon en Polonia contra la dictadura comunista.
  • La caída del muro de Berlín.
  • La “Revolución  de Terciopelo” que dividió Checoslovaquia pacíficamente.
  • La acción de los objetores de conciencia e insumidos en España hasta conseguir que el servicio militar dejara de ser obligatorio.
  • La lucha de Nelson Mandela para acabar en Sudáfrica con el apartheid.
  • La estrategia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en México a partir de 1996, época en la que este grupo declara su intención de dejar de ser un Ejército.
  • El carácter masivo de las protestas de Túnez y Egipto en 2011.
El ejemplo de Irlanda del Norte:

1. Del lado unionista protestante, Ian Paisley: Dedica su vida a defender su comunidad y atacar a la católica. Poco antes de terminar su carrera, se esforzó en conseguir la paz y la reconciliación, llegando a gobernar con el Sinn Fein.

2. Del lado republicano católico, Raymond McCartney: Miembro del IRA. Estuvo 17 años en la cárcel y pasó 53 días en huelga de hambre. Fue diputado del Sinn Fein y trabajó por la paz.

miércoles, 29 de julio de 2015

Introducción a los problemas filosóficos: Gandhi y la no violencia (I)

SOBRE LA PAZ Y LA GUERRA: LA ESTRATEGIA GANDHIANA PARA SALIR DE LA VIOLENCIA
  • Satyagrama: firmeza en la verdad, “la fuerza de la Justicia” o “firmeza en las convicciones”. Se trata de una técnica de resistencia civil que, con coraje pero sin violencia, aplicó contra la discriminación de los indios en Sudáfrica y contra el imperialismo británico en la India.
  • Se intenta conciliar eficacia (en tanto que da una opción racional para reducir las tensiones hostiles) con moralidad (por cuanto prefiere sufrir la injusticia a cometerla).
  • Brevemente podemos caracterizar la estrategia a partir de las siguientes creencias y normas de conducta:
1) Desobediencia civil: ninguna tiranía puede mantenerse sin algún tipo de colaboración directa o indirecta por parte de quienes la padecen. El grado de libertad de un pueblo es proporcional a su voluntad para resistir y enfrentarse a cualquier forma de dominio. Las ambiciones de cualquier dictador ser verán frustradas siempre que cortemos u obstruyamos las fuentes de energía social y política que vitalmente depende de su poder. Por eso la desobediencia civil es crucial para evitar cualquier tipo de sumisión. La Revolución Swadeshi (autosuficiencia) consistió en el boicot a la exportación de algodón y la destrucción de telas y vestidos extranjeros. Se implicó a toda la población en el uso de la rueca para el hilado y vestirse con ropa de algodón tejida a mano. Así, fortaleció la economía doméstica. El comercio británico con la India descendió un 25% y en diciembre de 1930 habían cerrado tres de cada cuatro tiendas de ropa extranjera. Cuando Gandhi visitó Londres en 1931, varios trabajadores de las fábricas textiles inglesas le recibieron con entusiasmo, siendo acogido como un “amigo de clase”. La importancia de la rueca como símbolo de una India independiente se aprecia en la evolución de las distintas banderas que el país ha tenido hasta actualidad (tanto propuestas como oficiales). El vínculo de la bandera con Gandhi es tal que, por ley, debe estar tejida a mano en una tela de algodón o seda.
  • Marcha de la sal: en febrero de 1930, Gandhi reclama al Gobierno británico la derogación de la ley sobre la sal por la que las autoridades coloniales detentan su monopolio. En marzo de ese mismo año, escribe al virrey una carta donde le anuncia que, por el incumplimiento de las reivindicaciones fundamentales, iba a emprender una campaña de desobediencia civil. El 12 de marzo inicia la marcha con 78 seguidores. Recorren más de 300 kilómetros durante 24 días, atrayendo la atención de toda la India y de muchos países. En mayo de 1930, y ante el anuncio de asaltar pacíficamente las salinas de Dharansana, el Gobierno encarcela a Gandhi y a 60.000 de sus seguidores. La situación llegó hasta tal punto que el virrey se reunió con él para negociar.
  • Otros casos de desobediencia: Nelson Mandela y Martin Luther King.
2) Fines y medios: Los medios empleados determinan la naturaleza del fin obtenido. “La gente dice que los medios a la postre son solo medios. Yo diría que los medios a la postre lo son todo” (Gandhi). Ningún fin justifica que los saltemos alguna libertad o algún derecho. No pueden existir caminos hacia la paz con independencia de que ellos en sí mismos sea o no sean pacíficos. “Entendemos que emular la barbaridad de tirano nos convertiría también en salvajes” (Nelson Mandela).

3) Sin venganza: Responder al odio por el odio no aporta ninguna solución, multiplican los males y agravan sus efectos más todavía, convirtiendo la exigencia de justicia en sed de venganza, genera un círculo vicioso de miedos recíprocos y agresiones mutuas (las represalias provocan contrarrepresalias en círculo de represalias interminable. “Ojo por ojo y todo el mundo se quedará ciego” (Gandhi). Caso de la Operación Margen Protector: nueva Ley del Talión, un civil israelí muerto equivale por miles de palestinos muertos. El problema vendrá cuando los allegados de las víctimas del conflictos quieran vengar a sus caídos

4) No violencia: Hacer lo mismo de siempre implica recibir lo mismo de siempre. Debes transitar por nuevos caminos. Eso conlleva ser firmes en las acciones que se emprende y sufrir las consecuencias que tal actitud acarrea, antes que matar o someternos.

5) Resistencia afable: La no violencia es un estilo de lucha afable, pero firme, el mejor para mostrar nuestra sinceridad y nuestro convencimiento de la rectitud de la causa que defendemos. Representa un medio no solo de persuadir a terceros ganándonos su simpatía, sino asimismo de convencer a nuestros oponentes, apelando a su razón y a su conciencia., activando sus impulsos morales, despertando su sentido de justicia y humanidad. Los objetivos de la acción no violenta son convencer al agresor mediante el uso de la razón, despertar su sentido de la justicia y conquistar su corazón, suscitando la simpatía del espectador y ganando su adhesión a la causa. La víctima aprende de la acción colectiva y contrarresta el fatalismo de su situación.

6) Reforma interior: La transformación no violenta del mundo pasa por transformarnos interiormente, renunciando al fetichismo de la violencia, demostrar que somos agentes morales que preferimos ser capaces de gobernarnos a nosotros mismos antes que dominar a otros. Quienes se empeñan en destruir a las personas más que a sus métodos acaban inevitablemente por adoptar estos métodos, terminan por degradarse y perder su dignidad. Debemos comportarnos aquí y ahora como individuos libres.
  • Autogobierno: Gandhi distingue entre autogobierno político o búsqueda de la soberanía nacional (gobierno de la nación por la nación por la nación y fundamento de un buen Estado) y el autogobierno o búsqueda de la mejora de uno mismo (gobierno de uno por sí mismo -autocontrol- sobre algunas pasiones destructivas.
7) Algo más: Existe una interdependencia entre todas las formas de vida por la que, en última instancia, todos los seres humanos poseen intereses comunes, de modo que perjudicar a los demás también es una forma de dañarse a uno mismo. Vivimos en la incapacidad para conocer la verdad absoluta. De ahí que, dada la pluralidad de interpretaciones acerca del mundo, siempre fiables, parciales e imperfectas, nadie está justificado para imponer una de ellas en concreto. Sea cual fuere la situación, debemos renunciar voluntariamente a la fuerza bruta, incluso en circunstancias en las que, ante un adversario indefenso, no puede resultar favorable. Siempre hemos de respetar a nuestro oponente y nunca juzgarle con más rigor que a nosotros mismos.

martes, 28 de julio de 2015

Introducción a los problemas filosóficos: Artes y Humanidades

ARTE Y HUMANIDADES:

1) Disciplinas e indisciplinadas.
2) Profesiones sin alma.
3) Para qué sirven.
4) El deseo de ser inútil.
5) Epílogo.

Disciplinas indisciplinadas:
  • Fronteras difíciles de trazar.
  • Una formación en artes y humanidades no debe estructurarse en torno a una sola disciplina (sobre todo, en los primeros cursos). Así, debe prestar más atención a promover la imaginación más que la eficacia técnica. Ha de ser una mezcla interdisciplinar de métodos y conocimientos distintos.
  • ¿En qué consisten? Se trata de:
1) Atreverse a ser un especialista en generalidades antes que un especialista en particularidades.

2) Hacer que la imaginación se extienda más allá de las visiones habituales (eludiendo tópicos, prejuicios, lugares comunes o respuestas demasiado fáciles).

3) Recordar que el arte es la pasión por lo único, lo excepcional, lo inclasificable.

4) Desconfiar de la mentalidad del contable en asuntos que no son propios de la contabilidad. No obstante, la mente contable tambien es recomendable en algunos aspectos. No podemos ir por la vida de forma inconsciente y sin importarnos las consecuencias.

5) Negarnos a reducir a los demás o reducirnos nosotros mismos a números, dígitos o códigos de barras.

6) Aspirar a la polimatía (sabiduría que abarca conocimientos diversos).

7) Evitar el encogimiento del alma.

"La especialización es el mal de nuestra cultura" (Edgar Morin).
"La creatividad no es centralizar, sino al contrario, abrir el foco". 

Profesiones y profesiones:
  • La relación entre la universidad y la sociedad es de carácter doble.
  • La universidad debe proporcionar a la sociedad los profesionales que esta necesita para la buena marcha de sus muchos niveles de funcionamiento (economistas, abogados, médicos...). La sociedad no debe impedir la formación de artistas (intelectuales) que pertenecen a terrenos de difícil inserción pragmático-lucrativa en el mercado socio-laboral de forma inmediata (filósofos, historiadores, etc.). Se piensa que los primeros son socialmente deseables (útiles) y los segundos socialmente prescindibles (inútiles). La educación es un instrumento de doma (sujetar, amansar, hacer dócil). Hay lógica (mercadocrática) pero no sentido (humanístico). Se concibe a la sociedad no como una comunidad de ciudadanos sino como un mercado laboral, y los mercados son insensibles a un conocimiento sin beneficios inmediatos: se ansía el cortoplacismo de un vínculo eficaz (político y económico) entre las carreras que se estudian y el ingreso en el mercado de trabajo. Se opta por una mercantilización indiscriminada del saber, donde es fundamental una hiperespecialización cada vez mayor.
El deseo de ser inútil:
  • Sócrates  era un sabio que se sentía ignorante. Su actitud durante y después del juicio fue ineficaz. Pero su muerte le hizo inmortal. Los grandes imperios que se construyeron sobre la codicia, el engaño y la brutalidad apenas duraron más de tres siglos. Los budistas, una comunidad de mendigos voluntarios que juran no matar ni a un insecto han sobrevivido a través de 2.500 años. En japón la práctica del tiro con arco no entraña ninguna utilidad material, solo ejercita la conciencia y quizá algo que tenga que ver con la autosuperación como fin en sí.
  • La prisa y la obsesión por aprovechar el tiempo es el mejor modo de perderlo: la ansiedad que generan nos impide concentrarnos y ser eficaces en lo que hacemos. El crecimiento económico sin límites tiene como resultado una proliferación de males y una privación de bienes. Podemos morir de éxito:
Epílogo: No podemos cambiar todo el universo, pero sí podemos mejorar o empeorar parte de él. “Fracasa. Pero la próxima vez fracasa mejor” (Samuel Beckett).

lunes, 27 de julio de 2015

Introducción a los problemas filosóficos: Delincuencia y desigualdad (y II)

El color de la injusticia:

En sociedades como Estados Unidos las diferencias de renta son muy grandes, encontrándonos con ciudades enteras cada vez más divididas entre la opulencia y la desesperación.

Casos recientes:

1. 17 de julio de 2014: Eric Garner.
2. 9 de agostp de 2014: Michael Brown.
3. 20 de noviembre de 2014: Akai Gurley.
4. 22 de noviembre de 2014: Tamir Rice.
  • Durante la oleada de protestas que sacudió Estados Unidos tras el asesinato de Michael Brown, nos llegaron imágenes de una policía prácticamente militarizada que se enfrentaba abiertamente contra los manifestantes.
  • Afroamericanos e hispanos son víctimas de la fuerza de un sistema jurídico, político y social que los trata con mayor dureza que a los blancos y que los estigmatiza de por vida.
  • En según qué regiones de Estados Unidos, el riesgo de ser encarcelado es mayor en función de la raza. Un adolescente negro tiene 21 veces más posibiliadades de morir que un adolescente blanco.
  • Los estudios demuestran que gente de todos los colores consume y vende drogas. Sin embargo, en algunos Estados los negros ingresan en prisión en una proporción entre 20 y 50 veces más altas que los blancos.
  • Cuando son puestos en libertad, los exconvictos entran en un submundo de marginación permanente. Da igual el tiempo que hayan pasado en prisión. La condición de ciudadano de segunda clase comienza en el momento mismo en que a una persona se le pone la etiqueta de delincuente, lo que activa el circuito cerrado de la marginalidad perpetua:
1. Se le excluye de por ley para acceder a una vivienda pública o se le echa de ella.
2. Si no tiene clase, se le quitarán sus hijos, que serán dados en acogida.
3. No se le consierda apto para recibir cupones de alimentación u otros subsidios.
4. Tiene que hacer fentre a deudas carcelarias: pagos al departamento de libertad condicional, facturas por análisis de drogas, etc.
5. No puede votar durante al menos 12 años, ni formar parte de un jurado.

En consecuencia, todo contribuye a que la mayor parte de los antiguos convictos vuelvan de nuevo a delinquir y entrar en prisión.
  • Comisión Consultora Nacional Sobre Los Objetivos de Justicia Penal: "La cárcel solo ha logrado un nivel asombroso de fracaso. Existe una evidencia abrumadora para afirmar que provoca más delitos de los que previene" (1973).
La lucha por el reconocimiento:
  • Los conflictos entre individuos y comunidades no solo son una cuestión de lucha por intereses económicos o por su autoconservación, pues existe un sentido moral tras esos conflictos, relacionado con la experiencia del menosprecio y la necesidad del reconocimiento.
  • Toda vulneración moral se experimenta como una injusticia que niega a una persona el reconocimiento adecuado en su propia autocomprensión o relación consigo mismo.
  • Es posible inferir tres clases de vulneraciones morales o injustcias respecto a las cuales un sujeto es despreciado o se le niega el debido reconocimiento:
1. Vulneraciones morales que roban a una persona la seguridad de disponer de un bienestar (maltrato físico, violación, asesinato...).
2. Vulneraciones morales cuyas características son el desprecio por el valor de nuestra formación de juicios y nuestra responsabilidad individual.
3. Vulneraciones morales que por humillación y falta de respeto lastiman el sentimiento de tener importancia dentro de una comunidad (desde el caso más inofensivo de no saludar hasta el caso más grave de demonizar a un grupo en relación a su religión, raza o ideología).

La lucha contra la invisibilidad:

En la novela "El hombre invisible", de Ralph Ellison (1952) se da el caso de una sutil humillación racista: se desmuestra el desprecio a personas presentes al comportarse como si no figuraran físicamente en el mismo espacio, mirando a través de ellas, con un ignorar humillante. Hacer invisible a una persona es poner de manifiesto que ha sido tomado positivamente en consideración.

domingo, 26 de julio de 2015

Introducción a los problemas filosóficos: Delincuencia y desigualdad (I)

DELINCUENCIA Y DESIGUALDAD

1. Delincuencia.
2. El color de la injusticia.
3. Reconocimiento.
  • Delincuencia: las grandes desigualdades de renta erosionan el tejido social, menoscaban la confianza y un mínimo de afecto mutuo entre los ciudadanos, y generan resentimiento.
  • La desigualdad endurece la competencia por el estatus social. Cuanto mayor es la desigualdad social, más importa el estatus.
  • Causas de la violencia: desprestigio, desprecio o humillación social, razones por las cuales la proclividad a las reacciones violentas es mayor en las sociedades desiguales.
  • Los jóvenes situados en los peldaños más bajos en la escala social presentan más probabilidades de convertirse en delincuentes violentos. Se reafirman actitudes violentas o viriles al no tener otra cosa de la que presumir.
Vivir bajo una situación de anomia generalizada supone:

1) "Vales lo que consigues y todo vale para conseguirlo".

2) Importa más ganar el juego que ganar de acuerdo con las reglas del juego.

3) Hay un desajuste entre los objetivos (fines) culturales predominantes en la sociedad (supravaloración del éxito monetario) y las normas (medios) admisibles con que alcanzar esos objetivos (infravaloración de medios limpios para obtener éxito, cualquier acción es buena si proporciona lucro).

4) Nadie tiene dilemas éticos, ni los de arriba ni los de abajo.
  • Vivir bajo una cultura teleinvadida por la obesión hiperconsumista y el placer de lo ostentoso.
  • Vivir en vecindarios marginales, crecer en familias desestructuradas y con pocas esperanzas de movilidad social... Todo eso hace que los jóvenes consideren como un oprobio muchas cosas, como algo doloroso e intolerable para el amor propio, como un sentimiento de vergüenza y afrenta que se debe alejar o eliminar para recuperar el orgullo perdido; se comporten de acuerdo con un modelo hipermasculisno (conductas masculinas rígidamente compensatorias) donde es tan importante el tener como aparentar, así como hacerse respetar:
1) Agresiones, peleas, competiciones por el estatus.
2) Delitos contra la propiedad.
3) Delitos contras las personas.
4) Consumo de drogas duras.
5) Conquistas sexuales de corta duración.

Ejemplo: el videoclip como influencia idológica:

Una investigación realizada en 2014 a partir del análisis de los 400 vídeos musicales más vistos en Youtube entre 2007 y 2012 (que consumen millones de jóvenes) concluyó que en la mayoría de estos predominan:

1) La agresividad y la violencia.
2) Hipersexualización de las relaciones sociales.
3) Competitividad permanente.
4) Uso de drogas.
5) Sensación de banalidad.
6) Vocabulario ofensivo o vejatorio.
7) Culto a la riqueza material.

Pocos de estos vídeos presentan una verdadera preocupación por los problemas sociales o derivados de la crisis, así como del cuidado del medio ambiente.

sábado, 25 de julio de 2015

Una aproximación al papel desmitificador de la antropología

Siempre se ha creído que “las sociedades primitivas establecían una relación armónica con la naturaleza”. Esta hipótesis , hoy en día, se podría decir que no es del todo cierta pues no hacen faltan grandes máquinas tecnológicas para hacer estrago en el medio, lo cual, se ve reflejado en estudios realizados en gran diversidad de países como los son Australia, América, Nueva Zelanda, Hawái, etc. que afirman la desaparición de miles de especies al paso del hombre primitivo. La imagen del “buen salvaje” se ve afectada  pues se ha llegado a considerar “una de las más rápidas y graves catástrofes biológicas de la historia de la Tierra”.

Los grupos primitivos de cazadores-recolectores no consideraban que ellos tuvieran que cuidar de la naturaleza sino que la naturaleza se encargaba de cuidarlos a ellos ofreciéndoles lo que necesitaban a lo largo de sus vidas siendo esta creencia una de las causas del gran deterioro producido por estas etnias sobre la fauna.

Sin embargo,  este cambio de imagen pudo ser infundado por el hombre moderno para justificar los daños provocados en la actualidad con los avances en las industrias, etc. Debido a que así como está demostrado que los salvajes acabaron con gran parte de la fauna de sus tiempos para alimentarse y usar sus restos con diferentes fines también se conoce que estos se encargaban de cuidar los espacios colectivos  por lo que el daño que producían en el medio ni se asemejaba al que producimos hoy en día, sin conciencia del cuidado de lo colectivo y con los avances tecnológicos que producen daños a gran escala.

Asimismo, la tecnología en la actualidad puede considerarse como otro factor que ha producido graves daños en la historia de nuestro planeta y con ello, en nuestra capa de ozono mediante sus propios medios de producción. Como bien afirma el texto “la crisis ambiental es el resultado del grado de desarrollo tecnológico”.

El concepto de desarrollo en la actualidad está muy vinculado al concepto que entendemos por tecnología pues se considera un gran avance el cambio de utensilios simples por máquinas complejas para la transformación de la naturaleza en la historia humana. A pesar de ello se cree que la fuente de alienación social no está en el uso de la tecnología  en sí, sino en las relaciones sociales de sus medios de producción.

En la década de los sesenta, setenta y ochenta se culpaba del cambio climático a problemas puntuales como lo eran la contaminación de un río, el ruido del tráfico en la ciudad, el smog, etc. En el siglo XXI consideramos que el cambio climático es el causante de todos los problemas ambientales. Lo cual, resulta un gran problema debido a que en las épocas pasadas se sabía a ciencia cierta qué era lo que producía el mal a nuestro planeta pero con el calentamiento global ni los científicos saben a ciencia cierta debido a su “invisibilidad” cuáles son los factores antrópicos exactos que lo aumentan, por lo tanto, el pueblo ya no asume estos daños. 

La suma de estos factores ha conllevado a que veamos a la antropología como la única capaz de poder implantar el conocimiento tradicional frente a la visión cientificista que hoy reina nuestro mundo. Sin embargo no son los antropólogos los únicos que deben crear conciencia si no también los políticos y las personas que se encuentran en el poder  pues han sido ellos los que han acabado con ella y han infundido este cambio de mentalidad  para así beneficiarse de él con sus recompensas económicas. Este hecho no exime de su culpa a las sociedades contemporáneas que por ignorancia o falta de interés también han contribuido en este mal para el planeta. Debemos de crear, entre todos, una conciencia y sistema social que nos permita vivir en armonía con el medio ambiente ya que en definitiva de él dependen la continuidad de nuestra especie y nuestras vidas.

viernes, 24 de julio de 2015

El discurso crítico, una aproximación al texto de Teun A. Van Dijk

Esta conferencia realizada por Teun A. Van Dijk habla en líneas generales sobre la xenofobia creada por las élites de raza blanca por medio del abuso de poder.

El racismo surge normalmente de la discriminación de razas que no son puramente blancas. Teun analiza, en consecuencia, la forma de hablar de las sociedades blancas sobre las minorías llegando de esta manera a su propia conclusión.

Los objetivos de su programa, es decir, lo que pretende con su trabajo entre otras muchas cosas es hacer un análisis estructural de los discursos de las élites, ¿cómo hablan los blancos sobre “ellos”?

También ejecuta un análisis de la comunicación en general. Hace un análisis sociocultural para así responder a la pregunta que muchos se plantean: ¿Por qué en Europa y particularmente en Holanda y Alemania hay alrededor de un 50% de noticias sobre la inmigración? La inmigración se considera sinónimo de marginación.

Hace un análisis sociopolítico. Para ello realiza un análisis de la función social que realiza el discurso sobre las personas concluyendo con que desde un punto de vista social tan sólo sirve para crear prejuicios. 

Comienza hablando del poder y del racismo. Alude a que el poder es sinónimo de control, el cual, puede ser de dos tipos: control de las acciones y control mental. Las estructuras mentales conllevan a la marginación y esta a su vez a la dominación. Siempre ha existido un grupo dominante y uno dominado.

A continuación expresa la importancia de la forma de hablar de las personas pues dependiendo de esta la sociedad generalmente inscribe o encasilla a la otra persona en un determinado grupo social.

Cuando realiza el análisis del tema resalta que en el ámbito cotidiano las personas hablan de cualquier cosa. Sin embargo, en los países de mayoría blanca, Europa y EE.UU, cuando se refieren a la minoría, se habla por lo general de problemas  que estos ocasionan. Asociando a la minoría con la criminalidad y mostrándola como una amenaza. 

En el apartado de las superestructuras de los cuentos, de los relatos, esquematiza la estructura de la conversación: resumen, descripción general, orientación, complicación y resolución. Recalca, que en los comentarios racistas falta una de estas fases: la resolución. Pues cuentan “los blanco” la forma en la que los “otros” impiden realizar su vida con normalidad y ahí se quedan, no realizan un análisis o conclusión exhaustivo acerca de las causas de lo sucedido. Se limitan a culpar al prójimo de sus impedimentos en vez de buscar soluciones lógicas. En definitiva “Realizan una presentación positiva de nosotros y negativa de los otros”

 En cuanto a las estructuras semánticas locales, menciona la negación aparente: “yo no soy racista pero...” y acompañado de esta partícula va un argumento negativo. A continuación menciona la concesión aparente  y otro tipo, el contraste,  que lleva de nuevo a la oposición entre un “nosotros” y “ellos”.

El estilo hace referencia a la forma en la que los blancos se refieren a la minoría creando una distancia social mediante el uso de pronombres demostrativos "ellos, aquéllos y ésos".

Las fuentes a las que recure la prensa, la cual es considerada el origen de tal polémica, siempre son personas de etnia blanca. Si se trata de justicia el juez es blanco, los policías son blancos. Es decir, se produce una selección influenciada de estas.

Concluyendo finalmente con una pregunta que todos nos deberíamos hacer ¿Es justo discriminar, marginar, malpensar y maltratar consciente e inconscientemente  a otras personas por pertenecer a otros países con culturas y valores diferentes a los nuestros? ¿El mundo fue creado sólo para “los blancos” o para todos?

jueves, 23 de julio de 2015

La categoría de género en la obra de Joan Scott (y VI)

Recientemente se ha planteado la opción de si sería razonable establecer una cronología que se ajuste a la Historia de las mujeres para así facilitar su estudio. Esta metodología plantea una división histórica dividida en tres etapas: 1) Antigüedad (paganismo), 2) Cristianismo (implantación de las religiones monoteístas) y 3) de la Ilustración en adelante, incorporando los conceptos de “derecho” y “ciudadanía”. Algunas de estas propuestas son muy provocativas y proponen una división basada en los adelantos tecnológicos e incluso entre las “horas de trabajo y no trabajo”.

Alejándonos de nuestra disciplina y ya entrando de lleno en el terreno de la sociología y la antropología, en los años 90 el concepto de género fue puesto en tela de juicio por diferentes tendencias feministas, desde el feminismo negro hasta los trabajos de Judith Butler, pasando por el feminismo lésbico y el del Tercer Mundo. Es interesante observar como cada uno de estos grupos criticaban  aquellos puntos en los que el concepto prácticamente pasaba de puntillas, cuando no los ignoraba directamente. Las feministas negras protestaban por el ostracismo al que Occidente las había sometido, mientras que las del Tercer Mundo, ligadas al feminismo postcolonial, criticaban su marcado etnocentrismo. Pese a todo, estas críticas no pretendían rechazar el concepto de género, sino ampliarlo y reforzarlo. Desde nuestra perspectiva actual podemos decir que las que más hicieron por dotarlo de un mayor dinamismo fueron las feministas lesbianas, que denunciaban la heterosexualidad obligatoria del término y hablaban del “contiuum lesbiano” (dentro de este campo, hemos de hacer una obligada referencia a los estudios de Adrienne Rich).

Tampoco podemos obviar las tesis de Judith Butler. Butler propone demoler el concepto por  no considerarlo válido (la propia Scott así lo reconoce actualmente), afirmando que el género es una fantasía instituida en la superficialidad de los cuerpos y que la identidad es una ficción reglamentada. Asimismo, defiende que es preciso superarlo y jugar con él. Fruto de estas teorías nacerían planteamientos que proponen otras alternativas a la sexualidad y al género, calificando tales conceptos de plásticos, superficiales e inventados.

BIBLIOGRAFÍA:
  • ANDERSON, B.S. y ZINSSER, J.P., Historia de las mujeres: una historia propia. Volumen II, Crítica, Barcelona, 1991.
  • DUBY, G. y PERROT, M. (Ed.), Historia de las mujeres. Volumen V, Taurus, Madrid, 1990.
  • TUBERT, S., Del sexo al género: los equívocos de un concepto. Feminismos, Cátedra, Madrid, 2003.
  • VAL VALDIVIESO, M.I, TOMÁS PÉREZ, M., DUEÑAS CEPEDA, M.J., ROSA CUBO, C.,  La historia de las mujeres: una revisión historiográfica. Valladolid, 2004.

miércoles, 22 de julio de 2015

La categoría de género en la obra de Joan Scott (V)

Las relaciones entre hombres y mujeres no han sido las mismas a lo largo de la Historia, de manera que no puede hacerse un estudio homogéneo de la Historia Universal atendiendo a según qué patrones. Por lo tanto, hemos de tener plenos conocimientos del contexto histórico que estamos estudiando. Si las relaciones (es decir, el género) cambia, las definiciones también. Las circunstancias que rodearon a la mujer medieval poco o nada tienen que ver con las de la mujer contemporánea.

Con el tránsito hacia la modernidad, la sexualidad y el género han compartido espacio hasta el punto de confundirse. El género amenaza con permanecer inmutable, produciéndose una sexualización del mundo material e ideológico. Este fenómeno se ha producido, sobre todo, en el mundo occidental. También hay que ser cuidadosos a la hora de juzgar a las sociedades que todavía siguen rigiéndose mediante roles propios de otras épocas y que tienen la desigualdad como punto de partida.

Los estudios ligados al género son una consecuencia lógica de la época en la que nos encontramos y suponen una notable evolución en el campo de la Historia de las mujeres. No obstante, y al margen del optimismo que esgrimen sus defensores, sus detractores afirman que no podrán mantenerse por mucho tiempo, puesto que implicará mucho trabajo (actualizaciones, metodología...). La Historia, como todas las demás disciplinas, tienden a la simplificación, algo que contrasta con la complejidad de los métodos utilizados por los defensores de la historiografía de género. Es sumamente difícil que tales estudios desaparezcan, pero sí es muy posible que surja otra escuela (ya sea derivada o no) que ponga en evidencia sus métodos. 

martes, 21 de julio de 2015

La categoría de género en la obra de Joan Scott (IV)

Ya hemos visto como los arquetipos culturales ligados al género evolucionan con la sociedad y cambian con el tiempo. Si el concepto de género experimenta cambios es lógico pensar que los roles de cada sexto también lo hagan, por lo que las aplicaciones del género a la Historia quedarían incompletas (cuando no en entredicho); es decir, no existiría una única metodología de estudio. Pese a todo, sus defensores son optimistas. Con la irrupción de este concepto no se da nada por cerrado. No es, en absoluto, una teoría conclusiva. Los problemas abiertos que plantean los estudios de género no pueden verse como un fracaso en su metodología, sino como algo “sugerente y prometedor”. Citando a Aresti, esto no sólo animará al debate sino también “al replanteamiento de posiciones que hasta entonces habían estado instaladas en el bienestar de la certidumbre”.

Esta percepción de la Historia no ha tenido mucho calado en nuestro país, pero Aresti predice que cobrará fuerza con el tiempo. La Historia feminista, tal y como ocurrió en sus comienzos, “aportará nuevos datos a la disciplina histórica y estará en el centro del debate”.

Queda claro que la historiografía de género planteará muchos retos en el futuro. Entre otras cosas, se insta a los historiadores a no reproducir en nuestra sociedad actual sus conclusiones en torno a los estudios del pasado. Hemos de tener un especial cuidado con la terminología que utilizamos, así como con su significado (Nerea Aresti habla de términos como “diferencia sexual”, “hombre” o “mujer” que no hay que utilizar a la ligera). Y más si tenemos en cuenta que estamos ante una perspectiva historiográfica en permanente cambio.

lunes, 20 de julio de 2015

La categoría de género en la obra de Joan Scott (III)

En el caso de España, como veremos más adelante, los estudios feministas siempre estuvieron muy poco consolidados, algo que Aresti no duda en denunciar (es un hecho patente la rigidez del modelo universitario español a la hora de ubicar estos estudios y otorgarle su propio departamento). Las teorías de Scott sirvieron para cuestionar la variable biológica firmemente presente en nuestro país y enfocar, como en otros tantos ámbitos académicos, la Historia de las mujeres desde otra perspectiva.
Aplicado a la Historia, el concepto de género trata de explicarnos por qué las mujeres han estado subordinadas a los hombres en determinados momentos de la Historia (jerarquía de género) y como estas estructuras han podido mantenerse (género y poder). Salvando las distancias, casi podríamos decir que la visión de la Historia según los partidarios de la escuela del género es como una visión feminista del materialismo histórico, puesto que analiza las jerarquías que se forman entre hombres y mujeres. Del mismo modo que el materialismo trabaja con las relaciones entre opresores y oprimidos (las clases sociales), los estudios de género se mueven en torno a las relaciones entre ambos sexos. En palabras de Aresti: “El género era entendido como un elemento central en la construcción y la legitimación de las clases sociales”.

Publicidad dirigida a las amas de casa en una revista inglesa. FUENTE: Wikimedia Commons.
Sólo analizando la Historia podremos deducir que las sociedades del pasado (y aún las actuales) se han organizado en torno al concepto de género. Pruebas no nos faltan. Según Aresti, “El género construye la política del mismo modo que la política construye el género. El género construye a la sociedad pero, al mismo tiempo, el género es una construcción […]. La categoría de género muestra su utilidad para la Historia, pero sólo el análisis histórico nos permite comprender el género”.

domingo, 19 de julio de 2015

La categoría de género en la obra de Joan Scott (II)

Todo esto viene a demostrar que las mujeres y los hombres actúan a la par, porque cuando hacemos Historia de las mujeres también hacemos Historia de los hombres. Por otro lado, tales planteamientos fueron objeto de debate por parte de los propios colectivos feministas. Algunos teóricos sostenían que esta visión de la Historia quitaba protagonismo a las mujeres, puesto que se les despojaba de su propia Historia para relacionarla con la de los hombres. Estas posiciones se sitúan en los comienzos de la historiografía femenina, cuando todavía se defendía tanto la visibilidad (la incorporación de la mujer a la Historia) como la genealogía (la búsqueda de una importante figura femenina que demostrara la aportación de las mujeres a la Historia). A esta primera etapa, anterior a la introducción de los estudios de género, se la conocerá como “Historia contributiva” o “Acumulación primitiva”. Las teóricas de entonces emprendieron acciones en las que denunciaban la marginación y el arrinconamiento de la mujer en el panorama historiográfico, la afirmación de una Historia propia (reivindicación que criticaron los teóricos del género) y una división de la Historia basada en la confrontación entre hombres y mujeres, verdugos y víctimas. 

Con el surgimiento en los años 80 del concepto de género, los estudios feministas sometieron a crítica toda la bibliografía anterior a su llegada. Los hombres ya no eran el “enemigo”, lo que dio lugar a un enfrentamiento entre las partidarias de la vieja y la nueva escuela (mujeres versus mujeres). Entre otras cosas, se pretendía superar la acumulación de datos positivista y la visión dicotómica de la mujer, cuestionando así las bases del conocimiento. La Historia de las mujeres se enfrentaba así al dilema de la diferencia.

En lo que respecta al concepto de género, antes de la llegada de Scott se pensaba que el género era inmutable y que no podía cambiar porque estaba ligado al sexo (variable biológica). El sexo, por lo tanto, estaba ligado al rol de género. Después de Scott, el género pasó a definirse como el papel que un determinado sexo tiene en la sociedad. El sexo (es decir, la biología) quedaba así desligado del género (los arquetipos culturales). Estos arquetipos cambian con la sociedad, pero en el pasado no se pensaba que fuera así. Es más, era una cuestión que ni siquiera se planteaba. De ahí que Aresti diga que “Las relaciones de género y diferencia sexual estaban legitimadas más que nunca por su supuesto carácter inamovible y a-histórico”.

sábado, 18 de julio de 2015

La categoría de género en la obra de Joan Scott (I)

Desarrollado a partir del texto de Nerea Aresti, La categoría de género en la obra de Joan Scott (en Cristina Borderías (Ed.), Joan Scott y las políticas de la historia, Icaria-AEIHM, Madrid, 2006).

Joan Scott en la actualidad. FUENTE: Wikimedia Commons.

Si hay una figura clave en el estudio de los movimientos feministas del siglo XX, esa es Joan Scott. Tanto sus conocimientos como su andadura profesional están ligados al resurgir feminista de los años 60, pero no fue hasta mediados de los 80 cuando nuestra autora revolucionó los principios de la historiografía actual gracias a su trabajo El género: una categoría útil de análisis histórico. Publicado en 1986 en la American Historical Review, este artículo es quizá uno de los más leídos y citados de la historia de la revista, siendo el germen que introdujo el concepto de género dentro la disciplina histórica angloestadounidense. Su trabajo ha desafiado los fundamentos de la práctica histórica convencional al incluir tanto la naturaleza de la evidencia histórica como su experiencia, así como el papel de la narrativa en la escritura de la Historia, contribuyendo a la transformación del campo de la Historia intelectual.

Asimismo, los planteamientos de Scott no sólo sirvieron para renovar el estudio de nuestra disciplina. También supuso un cambio en la concepción del pensamiento feminista frente al inmovilismo en el que llevaba instalado desde hacía varios años. En la época en la que Scott publicó su artículo, las vías de estudio para la Historia de las mujeres se habían estancado, dando síntomas de agotamiento. Fue justo en ese momento cuando la historiadora americana y su nuevo concepto de género aparecieron en escena.

El presente texto gira en torno a tres ideas clave: 1) el concepto de género, 2) su aplicación a la Historia y 3) el papel de los historiadores de cara a su estudio.

Uno de los planteamientos más interesantes que nos propone el texto es que la Historia de la mujer no debe estudiarse al margen de la Historia Universal, sino que tiene que estar integrada dentro de la misma. En términos coloquiales, la cuestión no es que las mujeres tengan su propio tomo dentro la biblioteca de la Historia, sino que estén dentro de todos los volúmenes que la integran. En palabras de Aresti, “el estudio separado de la Historia de las mujeres podía servir para confirmar su papel marginal con respecto al sujeto establecido como dominante […] el masculino”. Era preciso pues, que las mujeres cobraran una mayor importancia en los estudios historiográficos. Encontramos algunos precedentes en los años 70 gracias a los trabajos de Joan Kelly-Gardol (“Las relaciones sociales deben estar en el centro de la Historia femenina”) y Natalie Zemon Davis (“Es preciso estudiar por igual a las mujeres que a los hombres”).

viernes, 17 de julio de 2015

Globalización, cultura e identidad, una aproximación al texto de Héctor Samour

Podemos comenzar a analizar el texto con un dato crucial publicado por la Human Development Report “En 1999 las 200 personas más ricas del mundo acumulaban una riqueza igual a la renta del 45 por ciento de la población mundial, unos 2.400 millones de personas”.

Hoy en día esta desigualdad de riqueza es más acentuada. La mayor parte del mundo está viviendo un proceso lento opuesto a la vida acelerada de los ejecutivos, funcionarios internacionales o de la nueva clase transaccional de los servicios.

Tan sólo el 10% de la población mundial tiene acceso a internet. En 2002 Europa tenía el mayor número de usuarios de internet;  América latina, Oriente Medio y África son las regiones con menor incremento de usuarios en este servicio por falta de estructuras.

Algunos expertos en el sector de la sociología opinan  que el exacerbado uso de la tecnología ha conllevado a que en la actualidad forme parte de nuestro día a día y se tome como elemento fundamental de la vida cotidiana.

El término “globalización” está ligado a la expansión por el mundo de los medios y la industria de la comunicación. Esta globalización al estar en contacto con la cultura crea manifestaciones de “cultura globalizada”. 

En este proceso se pueden apreciar dos tendencias contradictorias pero íntimamente unidas: la convergencia y homogeneización cultural.

Se cree en la existencia  de un espacio cultural electrónico sin un lugar territorial preciso que provoque la creación de una cultura homogeneizada entre diferentes partes del mundo. 

Este controvertido proceso de universalización homogeneizada podría tomarse como una utopía pues es imposible meter en una misma cultura a países que están pasando por procesos de colonización e imposición con otros que son  estables y están completamente desarrollados pues se acentuarían las desigualdades entre pueblos. Este asunto nos lleva a ver la globalización con cierta heterogeneidad.

Por otro lado la homogeneización fomenta las prácticas comunes, lo cual, provoca que se convierta en una amenaza  para la diversidad de culturas que conforman el planeta. Existen ciertas técnicas de homogeneización cultural, sin embargo, es muy difícil crear una masa culturalmente homogénea y con una sola identidad colectiva.

Concluyendo de esta manera con que el progreso tecnológico tiene el mismo número de ventajas como  de desventajas. Todo depende de la conciencia que las personas tengamos sobre su uso. Es posible un desarrollo sostenible implantado por medio de una educación adecuada en las sociedades.

jueves, 16 de julio de 2015

Turismo versus pesca artesanal, una aproximación a la situación de la isla de La Graciosa

La Graciosa forma parte del llamado archipiélago de Chinijo formado por la Alegranza, Montaña Clara y los Roques del Este y del Oeste.  Formada por comisiones de lava procedente de los conos volcánicos. En cuanto a situación geográfica está muy cerca de nuestras queridas islas Canarias y de la plataforma Africana.

Panorámica de La Graciosa.

Debido a su ubicación poseen un clima seco con precipitaciones de 140 mm anuales como máximo. Y una temperatura media de 20 º C. A causa de la inexistencia de los vientos alisios el agua es un bien escaso. Poseen poca altitud por lo que está expuesto a factores erosivos como lo son el mar y el viento.  De entre sus recursos faunísticos destaca las águilas marinas, especies petreles y el halcón de Eleanor.

Vista del Archipiélago Chinijo. En primer plano, la costa norte de la isla de Lanzarote.

Los primeros pobladores de la Graciosa vivían en condiciones precarias ya que no tenían agua potable ni electricidad en un clima casi desértico. La pesca era su medio económico y de subsistencia.

Entre 1875 y 2003 esta isla se vio sometida a diversos cambios. En la primera etapa que transcurre desde 1875 hasta 1939, hubo una escasa diversificación y diferenciación económica de la población. Estaba abandonada en el ámbito administrativo y con respecto a las infraestructuras básicas. 

En el segundo periodo que alberga los cuarenta años de dictadura franquista (1940-1980) el control de la administración local fue tomado por el alcalde impuesto y su familia.  Los cuales aprovecharon dicha situación para hacerse con la mayor parte de los solares de la isla e invertir en el mundo de la hostelería. A causa de ello muchas familias tuvieron que emigrar a Lanzarote en busca de mejores condiciones de vida. 

No todo eran aspectos negativos ya que por otra parte se produjo la instalación de agua potable, electricidad y teléfono. Así como se construyeron apartamentos para el turismo y un nuevo puerto. 

La Montaña Amarilla.

En los años sesenta  de la mano de Adolfo Suárez comienza el desarrollo turístico de la isla. Para evitar el impacto que esta actividad recreativa y de ocio conllevaría fue declarada Parque Natural por el gobierno autónomo y se creó un ayuntamiento cuyas principales funciones eran administrativas.

Nunca se llevó a cabo la construcción de grandes complejos hoteleros pero la Ley no impidió que si se desarrollasen las iniciativas privadas a pequeña escala.

Tras ser nombrada como la reserva marina más grande de toda Europa se produjo una disminución de la flota pesquera artesanal, así como también disminuyó el número de marineros y pescadores en activo. Sin embargo en su contra aumentó el número de apartamentos para alquilar y de restaurantes y comercios para los turistas.

Barcos pesqueros fondeados en La Graciosa.

Podemos concluir con que el turismo para los habitantes de la Graciosa en sus inicios fue visto como una amenaza hacia la actividad pesquera de la que dependían. Sin embargo, desde un punto de vista más subjetivo se puede observar como el desarrollo de esta actividad ayudó a que se dotara a la isla de los recursos mínimos para subsistir por lo que la degradación que produce esta actividad en general se compensa con los beneficios que genera, ya que aparte de ser una ayuda para la mejora de las infraestructuras  también lo es a la hora de generar puestos de trabajo y una economía estable que no se centra solo en la pesca.

miércoles, 15 de julio de 2015

La Madre Vaca (una aproximación al texto de Marvin Harris)

Marvin Harris (Brooklyn 18 de agosto de 1927 – Gainesville 25 de octubre de 2001) fue un antropólogo estadounidense conocido por ser el creador y figura principal del materialismo cultural, corriente teórica que trata de explicar las diferencias y similitudes socioculturales dando prioridad a las condiciones materiales de la existencia humana.

Después de la publicación de El desarrollo de teoría antropológica en 1968, Harris ayudó a centrar el interés de los antropólogos en las relaciones entre cultura, ecología, tecnología y demografía y en la necesidad de fundamentar la antropología en una base científica durante el resto de su carrera. Fue un prolífico escritor.

Es considerado un generalista, que tenía interés por los procesos globales que intervienen en los orígenes del ser humano y la evolución de las culturas humanas. En consecuencia de su preocupación por otras culturas escribió su obra “La madre vaca”, en Vacas, cerdos, guerras y brujas: los enigmas de la cultura (1980).

El texto se centra en la situación económica y religiosa de la India sobre la importancia dada a las vacas y los problemas económicos que esto genera. El autor explica brevemente la pobre situación económica de este país, indicando que la gran mayoría de las personas atribuyen gran parte de esta situación al hecho de la excesiva libertad que les conceden a las vacas por considerarlos animales sagrados. A lo largo de la historia esta creencia ha generado problemas sociales y políticos que han llegado a generar matanzas y agresiones entre pueblos.

Sin embargo la mayoría de las personas  ha de preguntarse la razón por la cual los hindúes, a pesar de estar muriendo de hambre, no son capaces de matar una vaca. 

El paisaje de la India puede ser completamente extraño para los occidentales, pues está lleno de vacas por todos lados.

El gobierno de dicho país, en respuesta a la alta devoción por las vacas, incluso ha instituido leyes para su protección, ha mandado la construcción de albergues; no se permiten herir a una vaca que esté en la vía pública. Este amor a las vacas tiene una explicación práctica.

Las vacas son la base económica del pueblo hindú. Estos animales, a pesar de que la mayoría de las veces se encuentran en malas condiciones, son aprovechados para varias actividades.

La leche es un producto que es consumido por algunos hindúes, sin embargo, más de la mitad de las vacas en la India no dan leche por su alto grado de desnutrición. Por esto, la población hindú prefiere obtener leche de la hembra del búfalo de agua, que puede dar más del doble de leche que las vacas convencionales. Las vacas no sólo son usadas para dar leche, sino que también pueden obtenerse numerosos beneficios. Su excremento sirve de fertilizante para las tierras de cultivo, para la construcción de los pisos de las casas y, una de sus aplicaciones más importantes, es usada también como combustible, sobre todo para la cocción de los alimentos, pues proporciona una llama ligera que dura gran tiempo.

La agricultura es la principal actividad de la población hindú y de ella se valen para sobrevivir. Esta fuente de trabajo no se realiza como en Occidente, con ayuda de los tractores, sino mediante el tiro de los bueyes. Es claro que los bueyes provienen de las vacas y si uno de ellos muere, al ser la población tan pobre, significa la ruina total de una familia campesina. Por esta razón, el amor a las vacas puede estar íntimamente ligado con el sistema económico, pues de ellas depende que se origine la herramienta agrícola más importante.

Cuando una vacas está enferma, la familia no decide matarla, no tanto por el respeto a la vida, sino porque constituye su única fuente de ingresos. 

Con esto concluimos con que el autor lo que pretende es transmitir que el amor por las vacas que profesan los hindúes, refleja un grado de economización mucho mayor que en Occidente. Pero sobre todo, esta devoción a las vacas no radica directamente en una creencia o mito religioso, sino que está asociada con la economía de subsistencia de la población; pero la solución a la pobreza en la India, sugiere el autor, tiene que basarse en una alternativa que sea capaz de reconstruir el sistema actual y remplazarlo por relaciones económicas y sociales nuevas.

martes, 14 de julio de 2015

El papel desmitificador de la antropología (y II)

La idea del aborigen “amigo de la tierra” parte de la contraposición a las políticas industriales ejercidas por el sistema capitalista actual. Algunos antropólogos de ideología conservadora (el autor hace referencia a Hardin) afirman que el cuidado del medio ambiente pasa por redistribuir las tierras para así asegurar su mantenimiento, en contraposición a la degradación que experimentan aquellos territorios habitados por sociedades colectivas. Pese a todo, en la actualidad se trata de una corriente de pensamiento superada. Así, a las prácticas de rapiña y expolio que tanto caracterizan al Primer Mundo se le opone una actitud ecológica que defiende la vuelta a lo primitivo. Es así como varias tribus aborígenes se han ganado el apoyo de diversas ONGs y grupos medioambientales que consideran su resistencia justa y respetuosa con la naturaleza. 

Las relaciones del hombre primitivo con la naturaleza han sido ambiguas y ha llevado a los especialistas a afirmar que muy pocas sociedades actúan con una conciencia ecológica. Esta aseveración ha llevado a muchos a ver en estas culturas una continuación a pequeña escala de lo que ocurre en Occidente (contaminación, degradación ambiental, etc.), cuando no a ver frustradas sus esperanzas en un modelo alternativo a la industrialización (lo que nos llevaría a pensar que el ser humano y el cuidado de la naturaleza son conceptos incompatibles que no pueden ir en una misma frase). No obstante, hay que tener en cuenta que la percepción de unas culturas primitivas poco solidarias con el entorno puede encontrar una justificación en la actual sociedad industrial (“Si ellos lo hacen, nosotros también”).

Es preciso recordar que, si bien estos grupos primitivos han explotado los recursos naturales del mismo modo que lo habrían hecho las grandes industrias del primer mundo, también es cierto que la mayoría de ellos han hecho un uso hasta cierto punto responsable del entorno, practicando una conciencia basada en el cuidado de lo colectivo, situándose muy lejos del impacto ambiental ejercido por las sociedades industrializadas.

Por otro lado, la tecnología tiene a desdibujarse con la industrialización. La tecnología está ligada al impacto que ejerce el ser humano sobre su entorno y, por consiguiente, en su degradación. No importa que sea primitiva o completa. Un desarrollo tecnológico agrícola o ganadero incluiría prácticas como la roturación de los cultivos o la deforestación de los bosques. La tecnología nace como una respuesta a una necesidad, no espontáneamente. De ser así, no hay “una ruptura esencial entre los sistemas sociotecnológicos preindustriales e industriales”. Pese a que las actitudes hacia la naturaleza puedan parecer iguales en ambas sociedades, no lo son en las relaciones entre producción y distribución, puesto que la percepción de ambas cambiará dependiendo de la zona del mundo en que nos encontremos.

BIBLIOGRAFÍA:
  • PHILLIP KOTTAK, C., (2002), Antropología Cultural, McGraw Hill Interamericana, Madrid.
  • HARRIS, MARVIN, (1990), Antropología Cultural, Alianza, Madrid.
  • VARIOS AUTORES, (2001), Enciclopedia Santillana: datos, hechos y nombres imprescindibles, Santillana, Madrid.

lunes, 13 de julio de 2015

El papel desmitificador de la antropología (I)

El presente comentario tiene como intención desposeer a las culturas primitivas del aura idealista del “Buen Salvaje” -tan arraigado en nuestra sociedad- y cómo puede abordarse desde la antropología la relación existente entre el cuidado de la naturaleza y la actividad humana (lo que nos llevaría a hablar de un modelo sustentable). Asimismo, plantea cómo las diferentes visiones antropológicas -entre ellas, el relativismo cultural- ha llevado a justificar la actividad de las culturas humanas sobre el medio ambiente (especialmente, sobre la cuestión colectiva o privada de la propiedad de la tierra y el uso que los individuos hacen de la misma desde un punto de vista productivo). Para ello el autor hace referencias varias veces a la antropología ecológica, la cual explica el impacto de las sociedades preindustriales sobre su entorno.

El autor argumenta cómo las sociedades primitivas, tanto actuales como pasadas, se han valido de la naturaleza para alcanzar sus objetivos, careciendo la mayoría de las veces de una conciencia ecológica. En el caso de Australia, se sabe que los aborígenes exterminaron a la megafauna (canguros gigantes, varanos, moas...) que poblaba los bosques de la isla-continente. Hay indicios de que una de las técnicas de caza más efectivas consistía en incendiar un área del bosque y arrinconar a los animales que huían del fuego para darles muerte. Gracias a técnicas como esta, el hombre no solo contribuyó a la extinción de especies enteras, sino que además modificó su entorno por completo. En la actualidad los escasos bosques de Australia están poblados por especímenes de eucalipto cuyas hojas son más resistentes al fuego de lo que deberían ser. La dureza de estas ha hecho que la fauna que se alimenta de ellas (como los koalas, por ejemplo) haya tenido que desarrollar unas mandíbulas lo suficientemente fuertes para incluirlas en su dieta. Por otro lado, el hecho de que el ser humano haya introducido especies foráneas en las áreas que coloniza ha afectado de forma considerable a tales ecosistemas.

Recientes estudios tiran por tierra la idea del aborigen que ve en la naturaleza un ente al que reverenciar y respetar (una imagen claramente estereotipada que se corresponde a la “sabiduría ambiental primitiva”). Pese a que parte de estos datos son provisionales, los antropólogos han llegado a la conclusión de que muchas de estas culturas no solo no cuidan de la naturaleza, sino que además se desentienden ella. Los mismos investigadores afirman que, si bien en la actualidad los cambios que se están produciendo en el planeta son obra del hombre, también es cierto que no es necesario disponer de una tecnología avanzada para hacer que el medio ambiente se resienta.

domingo, 12 de julio de 2015

El análisis del discurso crítico, texto de Teun A. van Dijk (y III)

Dentro de este contexto pueden surgir prejuicios (ideas preconcebidas que infravaloran a un grupo por motivos de comportamiento o valores) que no facilitan la integración de las minorías. Por otro lado, estos prejuicios pueden ser el primer paso hacia la discriminación, la cual puede ser de iure (propia de los totalitarismos) o de facto (no legal, pero practicada), que es la que puede desprenderse del análisis de van Dijk.

Asimismo, van Dijk propone un cuadro desolador cuando vemos cómo algunos medios de comunicación (fudamentalmente, en Estados Unidos) tienden a referirse únicamente a las minorías cuando son motivo de problemas y tensiones. Por otro lado, las dificultades que tienen para encontrar trabajo llegan a resultar dramáticas (el pensamiento de que los inmigrantes ocupan puestos de trabajo destinados a la población local es un argumento muy arraigado en nuestra sociedad), al tiempo que sus posibilidades de promoción laboral son muy escasas. Por no hablar de la escasa presencia que tienen en sectores importantes y ligados al propio discurso, como la política, la educación, la prensa, entre otros. Las limitaciones discursivas de los inmigrantes se ven reflejadas en su marginación, y esta, a su vez, en el mensaje lanzado por los grupos de poder hacia aquellos que lo reciben.

La situación que propone el autor recuerda a la situación de los negros en Estados Unidos, donde aún hoy, y pese a experimentar una considerable mejoría en su calidad de vida, siguen siendo un colectivo asociado a la delincuencia y la pobreza. Los informativos de las grandes cadenas estadounidenses suelen dedicar varios minutos a los casos de robo o violencia protagonizados principalmente por negros (1), creándose así las condiciones necesarias para que este grupo siga siendo visto con desconfianza por el resto de la población. 

Por otro lado, no deja de resultar llamativo que el discurso xenófobo de algunos partidos políticos que han presentado su candidatura para las próximas Elecciones Europeas (entre ellos, el Frente Nacional Francés, al que los sondeos le pronostican un fuerte ascenso) haya conseguido calar en la población. Y todo gracias a un mensaje de confrontación y a la distinción que sus representantes suelen hacer entre “ellos” (los inmigrantes) y “nosotros”. Pero sin duda la cuestión más preocupante es ver cómo los dos grandes partidos franceses tratan de asimilar este mensaje e incluirlo en sus programas. Y si hace unos meses el actual ejecutivo francés amenazó con deportar a parte de la población rumana, los gobiernos belga y alemán han puesto sobre sus mesas de trabajo un plan con el que piensan deportar a los inmigrantes (comunitarios o no) que viven dentro de sus fronteras, argumentando para ello el “constante abuso” que estos hacen del Estado del bienestar. Incluso el Partido Popular en España ha ejecutado algunas medidas que van contra la población inmigrante, como la anulación de la tarjeta sanitaria y la limitación de la Sanidad Universal. Todos estos mensajes influyen en la población, la cual, ya sea de forma consciente o inconsciente, termina por aceptar el mensaje de que los inmigrantes no contribuyen positivamente a la construcción de la sociedad.
____________________________
1. Así lo refleja Michael Moore en su documental "Bowling  for Columbine" (2001), donde el cineasta norteamericano trata de explicar los orígenes de la violencia en Estados Unidos y el permanente estado de miedo en el que vive la población. En su estudio, Moore afirma que la sección de "Sucesos" de algunos informativos estadounidenses está repleta de noticias protagonizadas por negros de baja extracción social, contribuyendo así a la idea de que este grupo es el principal responsable de la ola de violencia que azota el país.

BIBLIOGRAFÍA:
  • PHILLIP KOTTAK, C., (2002), Antropología Cultural, McGraw Hill Interamericana, Madrid.
  • HARRIS, MARVIN, (1990), Antropología Cultural, Alianza, Madrid.
  • VARIOS AUTORES, (2001), Enciclopedia Santillana: datos, hechos y nombres imprescindibles, Santillana, Madrid.
  • VARIOS AUTORES, (2003), La Enciclopedia. (Tomo I). Salvat Editores/Mediasat Group. Madrid.

sábado, 11 de julio de 2015

El análisis del discurso crítico, texto de Teun A. van Dijk (II)

Por otro lado, la credibilidad del discurso dependerá a su vez de la credibilidad de aquel que lo emite, así como de lo influenciable que sea el que lo recibe. En muchos casos la aceptación del discurso es obligatoria mientras que en otras la ausencia de un discurso alternativo lleva a la población a aceptar los planteamientos tal y como le vienen presentados. Al limitar el acceso de la población a otras fuentes de conocimiento, la relación entre discurso y poder queda así configurada.

En el caso de los inmigrantes, muchos grupos de poder han contribuido con sus planteamientos a influir negativamente en su percepción, promoviendo de esta forma comportamientos poco ejemplares y el auge del racismo en algunas sociedades, las cuales llegan incluso a sentirse amenazadas ante la presencia de grupos étnicos ajenos al suyo, a los que atribuyen todo tipo de problemas, ya sean sociales o económicos.

Si la situación de los inmigrantes ya de por sí es complicada, esta se ve agravada debido a la marginación que suelen sufrir por parte de la población de su país de acogida. Van Dijk afirma que estas actitudes suelen proceder de los estratos superiores de la sociedad, al tiempo que nos hace ver  cómo este discurso es asimilado por el resto de la población al carecer de una imagen más completa del inmigrante, lo que promueve la creación de estereotipos y prejuicios (basta con ver la desconfianza con la que suele verse a la población magrebí en Europa, a la que la imaginería popular suele vincular a grupos extremistas).

viernes, 10 de julio de 2015

El análisis del discurso crítico, texto de Teun A. van Dijk (I)

Podéis leer el texto original aquí.

El análisis crítico del discurso (ACD) trata de distinguir cómo se genera la desigualdad y el abuso de poder a través del habla y la escritura. Encontramos algunos datos relativos a estos estudios antes de la Segunda Guerra, desarrollándose plenamente a partir de los años 60 y 70 del pasado siglo. Su ámbito de aplicación suele encontrarse en la pragmática, la retórica, el análisis de los medios de comunicación (media) o la sociolingüística. Entre sus objetivos se encuentra construir un mundo más justo y solidario, adoptando para ello una posición combativa ante los grupos privilegiados (que son los que dominan las herramientas del discurso) y ayudando a los más desfavorecidos a conseguir su propia parcela de poder para ser escuchados. Asimismo, trata de explicar cómo las élites dominantes son capaces de mantener sus poderes y privilegios a través del propio discurso.

En las sociedades democráticas se han producido varios cambios sociales que han ido ligados a los cambios en el discurso. El autor pone como ejemplo a las mujeres y al mundo de los trabajadores. Tanto unos como otros han tenido acceso al discurso público y han podido influir en sus iguales. Asimismo, algunos elementos de las élites de poder han ayudado a conseguir tales avances, convirtiéndose así en un elemento disidente contra el que había sido el discurso oficial. En este artículo, el autor se propondrá enseñarnos hasta qué punto el discurso ha influido en la desconfianza y el rechazo que ciertos sectores del público sienten hacia los inmigrantes, principalmente en Europa y Norteamérica.

Para van Dijk, control y poder son dos términos que están entrelazados. Ambos desempeñan un papel muy importante en el modelado de la mentalidad, así como en las propias acciones. El autor lo deja bien claro cuando afirma que “los grupos [privilegiados] tienen poder si son capaces de controlar, en su propio interés, las acciones y las mentes de otros grupos”. Y ello lo consiguen cuando acceden a determinados cargos (políticos, culturales o mediáticos), convirtiéndose así en un referente para el resto de la población. Solo desde esa posición podrán influir y manipular las creencias de los demás. Cuanto más importante sea el puesto que se ocupe, más influyente será el discurso. Y aunque la mayoría de las veces las condiciones expuestas en el mismo pueden ser negociables (todo depende, según el autor, del contexto en el que nos encontremos), cuanto más profundicemos en los órganos de poder, más inflexibles e influyentes nos parecerán sus planteamientos.

jueves, 9 de julio de 2015

El genocidio en Ruanda, documental de Luc de Heustch (y III)

Por otro lado, el completo desconocimiento que Occidente tenía de lo que estaba sucediendo en Ruanda se vio reflejado en las noticias que daban los medios, afirmando que se trataba de una repentina guerra tribal y dando a entender, cuanto menos, “que los ruandeses se habían vuelto locos de la noche a la mañana”. Los supervivientes a la matanza fueron más explícitos al respecto cuando poco tiempo después afirmaron que, durante aquellos días, “el Diablo se había escapado y recorría las calles del país”.

En lo que respecta a la solución del conflicto, el Gobierno provisional ruandés trató de reunir bajo una única bandera a los grupos moderados de ambas etnias, los cuales se apresuraron a reconstruir el país. Una de las primeras medidas fue derogar el todavía vigente carné colonial, en el cual se informaba de la etnia a la que pertenecía su poseedor. Pese a todo, y aunque Ruanda ha sabido encontrar su camino veinte años después, las heridas del conflicto todavía continúan presentes en la memoria de quienes lo contemplaron (1).
____________________________________
1. Pese a los terribles sucesos de Ruanda, hutus y tutsis volvieron a enzarzarse en un nuevo conflicto dos años después, en 1996, en la vecina Burundi.

BIBLIOGRAFÍA:
  • PHILLIP KOTTAK, C., (2002), Antropología Cultural, McGraw Hill Interamericana, Madrid.
  • HARRIS, MARVIN, (1990), Antropología Cultural, Alianza, Madrid.
  • VARIOS AUTORES, (2001), Enciclopedia Santillana: datos, hechos y nombres imprescindibles, Santillana, Madrid.
  • VARIOS AUTORES, (2003), La Enciclopedia. (Tomo I). Salvat Editores/Mediasat Group. Madrid.

miércoles, 8 de julio de 2015

El genocidio en Ruanda, documental de Luc de Heustch (II)

La dictadura el general Habyarimana (perteneciente a la etnia hutu) permitió que la situación del país se estabilizase, dándose los pasos necesarios para una reconciliación entre ambos grupos (como gesto de buena voluntad, Habyarimana había entregado el control de las finanzas a los tutsis). Durante los años 80 el país entra en una crisis económica que debilita notablemente sus exportaciones (basadas principalmente en el café), lo que unido a la creciente corrupción que padecía el país desembocó en una guerra abierta entre Ruanda y Uganda (esta última apoyada por soldados tutsis que iban en la vanguardia, integrados en el Frente Patriótico Ruandés). Los dos países firmarían la paz en 1993, pero en Ruanda ya se habían sembrado las semillas de un conflicto civil. En abril de 1994, grupos radicales de hutus y tutsis se enzarzarían en un auténtico baño de sangre (1) ante el desconcierto de la comunidad internacional. Las matanzas también afectaron a las facciones moderadas de las dos etnias, de forma que aquellos hutus que protegieron a sus vecinos tutsis y viceversa también fueron pasados por las armas. Las violaciones y las torturas se convirtieron en algo habitual, habiendo personas que incluso pagaban a sus verdugos por infligirles una muerte rápida e indolora.

Los cascos azules enviados por la ONU permanecieron ajenos a la matanza (una actitud que ya habían repetido en el conflicto de la antigua Yugoslavia) y únicamente intervinieron para proteger a la población occidental, entre los que destacaban turistas y misioneros. Ello le valió a las Naciones Unidas numerosas críticas por parte de la comunidad internacional, a la que acusaron de inútil e inoperante. La misión que en teoría iba a intervenir en el país quedó en suspenso, limitándose únicamente a unos pequeños contingentes que muy poco pudieron hacer. Es curioso señalar como, poco tiempo después del genocidio, Estados Unidos suministró al Gobierno de Ruanda millones de dólares en armamento, con la esperanza de que la existencia de un Estado lo suficientemente fuerte y estable en la región pudiera impedir una nueva oleada de violencia.

No obstante, cabría preguntarse qué habría pasado si Occidente hubiese participado activamente en el conflicto. Teniendo en cuenta la experiencia que los soldados estadounidenses tuvieron en Somalia en 1991 (en la que una misión de la ONU para asegurar el reparto de la ayuda humanitaria terminó por convertirse en una operación militar) sería razonable pensar que tanto el Gobierno de Estados Unidos como la ONU no estaban dispuestos a volver a repetir aquella difícil experiencia.
___________________________________
1. Los comunicados de radio emitidos por ambos grupos no dejaban lugar a dudas. Mientras que los tutsis pregonaban consignas del tipo "Es hora de talar algunos árboles" (en referencia a la altura de los hutus, algo mayor que la de los tutsis), los hutus se referían despectivamente a sus enemigos con expresiones del tipo "Es preciso exterminar a esas cucarachas". La película "Hotel Ruanda" hace referencia a estas diferencias físicas cuando dos periodistas occidentales comentan el parecido que guardan dos jóvenes amigas pertenecientes a las etnias en conflicto.

martes, 7 de julio de 2015

El genocidio en Ruanda, documental de Luc de Heustch (I)

El genocidio de Ruanda es uno de los conflictos étnicos mejor estudiados, encajando (lamentablemente) con la descripción que tanto Kottak como otros antropólogos han fijado para este tipo de enfrentamientos: “Las causas [de un conflicto étnico] incluyen un sentido de la injusticia debido a la distribución de los recursos, a la competición económica y/o política y la reacción a la discriminación, el prejuicio y otras expresiones de identidad amenazada o devaluada” afirma nuestro antropólogo de referencia. Y no le falta razón, dado que tanto unas como otras aparecen en las incontables desavenencias que hutus y tutsis mantuvieron a lo largo de todo el siglo anterior. Y lo peor es que la mayoría de las veces dichas razones fueron promovidas por intereses pertenecientes a terceros, como las autoridades belgas que se hicieron cargo del país poco después de la I Guerra Mundial. Cada uno de los grupos en conflicto se creía con menos poder e influencia que el otro, de manera que optaron por resolver el problema utilizando la fuerza.

Aparte de otros grupos menores como los batwas, los principales grupos étnicos de Ruanda son los hutus, procedentes de actual Congo; y los tutsis, originarios de Etiopía e instalados en Ruanda desde el siglo XV. Las diferencias entre ambos grupos son anteriores a la época colonial (la lucha por el territorio llevó a los hutus a convertirse en vasallos de los tutsis), si bien es cierto que con la llegada de los occidentales el conflicto se acentuó. Poco después de que los colonos belgas ocuparan en el país a comienzos del siglo XX, se valieron tanto de uno como de otro grupo para controlar la región. fomentando así la creencia de que los tutsis eran racialmente superiores a los hutus. Para completar esta ilusión, los autoridades de la metrópoli permitieron únicamente a los tutsis el acceso (aunque limitado) a los órganos de poder, especialmente en las órdenes religiosas. Para los tutsis, ingresar en el clero era algo similar a hacerlo en el mundo de los blancos. No es hasta los años 60, con el comienzo de la descolonización de África, cuando los tutsis pierden el favor de las autoridades coloniales al ser partidarios de la independencia del país. Ante esta situación, parte de la élite tutsi se exilió, situación que la élite blanca aprovechó para entregarle el poder a los hutus.

La situación empeoró a mediados de los 60, cuando se registran los primeros choques étnicos entre ambas comunidades. Una vez independizado el país, las diferencias entre tutsis y hutus quedaron solapadas al cuestionar cada grupo la formula de gobierno que debía gobernar el país: mientras que los tutsis eran partidarios de la antigua monarquía títere apoyada por los franceses, los hutus defendían una república presidencialista. En los años 70 los tutsis exiliados en Burundi asesinaron a miles de hutus -situación que volvería a repetirse, aunque en menor escala, en 1988-, sentando el precedente de lo que sería el genocidio de 1994.

lunes, 6 de julio de 2015

Globalización, cultura e identidad, texto de Héctor Samour (y III)

Pese al desarrollo de la globalización, el movimiento no es un fenómeno homogéneo, puesto que no podemos hablar de una única cultural global. En las ciudades existen diferentes culturas que corresponden a su vez al estrato social o religioso de sus habitantes, llegando incluso a ser distinguibles por sexo y edad. Ello no impide que la globalización no traiga consigo desigualdad e injusticia social, así como la eliminación de aquello que no se ajuste a los patrones globalizadores: desaparición de lenguas locales en detrimento del inglés (el idioma universal), desaparición de los modelos de producción locales en favor de los impuestos por los mercados, etc. En palabras del autor: “Lo global restringe lo local”.

Por otro lado, Samour sostiene que la identidad cultural se define como la relación que un individuo tiene con su entorno. Asimismo,  afirma que la globalización puede afectar a la identidad tanto de forma individual como colectiva. En el primer caso, nos encontraríamos a aquellas personas que habitan en los grandes núcleos urbanos y siguen el juego propuesto por el sistema. No obstante, se puede vivir en un mundo globalizado y, al mismo tiempo, continuar realizando actividades propias de la comunidad de origen. Para ello, el autor pone como ejemplo a Papu, un indio que, pese a estar trabajando en su oficina, no deja de orar a los dioses de su comunidad. Por otro lado, el autor también cita la dramática situación en la que se encuentran algunos inmigrantes cuando consiguen encontrar trabajo. Pese a soportar la marginación y el rechazo de sus compañeros (y aun de la propia sociedad), todavía piensan con nostalgia en su tierra y tratan de mantener vivas sus costumbres.

El poder de la cultura globalizada (que no global) se basa en el intercambio de bienes y datos a través de las redes de comunicación. La música, el cine, la televisión y otras expresiones de la cultura popular norteamericana (el referente globalizador por excelencia) llega así a todos los lugares del mundo. Pese a todo, una cosa es consumir esta cultura y otra cosa muy distinta su capacidad de difusión. Es así como, pese a la emergencia del proceso globalizador, la población mundial continúa aferrándose a sus referentes culturales nacionales.

En lo que respecta a su impacto sobre las colectividades, Samour presenta un conflicto entre la globalización y la singularidad cultural. Esta última está sostenida tanto por grupos progresistas (ecologistas, feministas...) como por sectores reaccionarios (fundamentalistas islámicos y cristianos, entre otros). Sería preciso prestar atención a la emergencia de estos últimos y cómo la globalización ha influido en su formación (después de todo, no sería la primera vez que las acciones del Primer Mundo en terceros países tienen consecuencias negativas1). Pese a sus marcadas diferencias, tantos unos como otros son partidarios de la identidad cultural frente a las intenciones homogéneas del proceso globalizador.

BIBLIOGRAFÍA:
  • BOHANNAN, P., (1996), Para raros, nosotros. Introducción a la Antropología Cultural. Akal. Madrid.
  • HARRIS, MARVIN, (1990), Antropología Cultural, Alianza, Madrid.
  • PHILLIP KOTTAK, C., (2002), Antropología Cultural, McGraw Hill Interamericana, Madrid.
  • VARIOS AUTORES, (2001), Enciclopedia Santillana: datos, hechos y nombres imprescindibles, Santillana, Madrid.