martes, 5 de enero de 2016

Las diez películas más cutres y rancias que he visto este año (y VIII)

Y ya está. Misión cumplida. Justo a tiempo para Reyes. Si todo va bien, mañana sus Majestades conseguirán sortear a las tropas del ISIS, escalar la valla de Melilla y entrar en el país para regocijo de grandes y pequeños... Eso si antes una escuadra neomongola de España 2000 no los localiza y les arrea una santa y patriótica paliza en plena madrugada, que a esta gente todo lo que huela a Oriente les provoca disfunción eréctil.

Lo dicho, estamos a cinco de enero y yo sin vender una escoba. El año se presenta muy duro. Como no ahorre de aquí a febrero, me quedo sin pagar la matrícula y me veo en la puta calle. Creo que esta es la tercera publicación del año en la que me cago en Dios. Por lo demás, prometo portarme bien, meterle mano de una vez a la interminable lista de lecturas que me quedan pendientes y dejar de tirar de mis apuntes de la universidad para mantener el blog arriba... Aunque eso signifique dejarlos guardados en lo más recóndito de mi ordenador, justo al lado de la carpeta del porno y mi diario de "Hello Kitty".

2. CAPTAIN BATTLE: LEGACY WAR


Sam Battle, un soldado estadounidense desplazado en Morolandia, es herido en una operación contra la insurgencia iraquí y trasladado a un hospital militar. Cuando la vida de nuestro hombre está a punto de extinguirse, el Alto Mando decide probar con él un suero experimental que le permitirá no solo regresar de entre los muertos, sino convertirse en el definitivo héroe americano. ¡El Capitán Batalla acaba de nacer! Y no ha podido hacerlo en un mejor momento, puesto que una banda de neonazis acaba de establecerse en Estados Unidos con la intención de resucitar al mismísimo Adolf Hitler e instaurar el IV Reich. Si el Capitán Calzoncillos denuncia perfiles de Democracia Nacional en Facebook, no sé por qué el señor Batalla no puede aporrear nazis a golpe de sintetizador de tres duros.

"Democracia Nacional tiene los días contados".

Exacto, el argumento de esta película es tan gilipollas como parece, pero tampoco dista tanto de asemejarse a los últimos motrocos superheroicos de Hollywood. Lo más sorprendente es que el Capitán Batalla existe realmente, aunque desconozco si se trata de un invento de Marvel o fue una copia bastarda surgida al amparo de la moda de los cenutrios en mallas que causó furor durante la II Segunda Guerra Mundial. De ser así, estaríamos ante el primer "exploitation" de bazar chino de la historia del celuloide (NOTA: si dices "historia del celuloide" tres veces, cuatro hipsters alcanzan el orgasmo metiendo la chorra en un ventilador).

En serio, me va a costar mucho explicaros que esto NO ES PORNO.

Ya digo, la peli no se distinguiría de sus homónimas de presupuesto estratosférico de no ser porque está hecha con cuatro perras. Al igual que había ocurrido con "Jurassic Shark", la calidad de la película se asemeja a la de un vídeo doméstico. Las interpretaciones son de chufa y el protagonista tiene la misma personalidad que un huevo estallado (el hecho de que utilice un parche sin tener ningún motivo para ello ya dice mucho de esta burrada).

Ahora es cuando la tía se quita el sostén, se pone de rodillas y empieza DE VERDAD la película.

¡Ah! Y creo que la pelirroja que sale en el cartel con pinta de comérselas de dos en dos y mojadas en nata es actriz porno o algo así... O sea, que se las come de dos en dos y mojadas en nata. 

1. BATTLE OF LOS ANGELES


La película más infecta del año por antonomasia. En su cruzada por destruir los cimientos de la civilización y la decencia humanas, The Asylum vuelve a ofrecernos la que quizá sea la peli más chorra y estúpida de todo su arsenal. Y eso, viniendo de una productora que ha hecho cosas como "Titanic II", ya es mucho.

China está empezando a suministrar armas a Estados Unidos por medio de sus numerosos bazares.

Estrenada a rebufo de la espectacular "Battle: Los Angeles" ("Invasión a la Tierra" en España), esta basura provoca desde cáncer hasta enfermedades venéreas. Por tener, los que la hicieron no tuvieron ni vergüenza, dado que ni siquiera se molestaron en cambiarle el título con respecto a la película original. La gracia de este soplo de mierda cogotero está en jugar con el supuesto avistamiento de un OVNI que tuvo lugar en Los Ángeles en 1942 y que obligó a medio ejército estadounidense a disparar sobre él (a modo de guiño, por ahí sale un piloto de la II Guerra Mundial que al final resulta ser un marcianejo). Teniendo en cuenta que son las dos y veinte de la mañana, voy a pasar por alto profundizar en semejante subnormalada y centrarme en hablar de la peli.

Cuesta creer que exista una mierda mucho peor que "Skyline" o "Battleship"... Pero existe.

La cosa va de cómo una nave marciana llega a Los Ángeles y arrasa con media ciudad. Pero no todo está perdido, dado que las gloriosas Fuerzas Aéreas de Estados Unidos deciden plantarle cara al armatoste. Tras un primer intento, un grupo de marines tratará de repeler la invasión, contando para ello con la ayuda de una MILF armada con una katana y envuelta a modo de morcilla en un traje de látex. Muchos empezarán la aventura, pero muy pocos lograrán terminarla.

"Al menos es mejor que trabajar en Noche de Fiesta".

Después de ingentes cantidades de mierda, los "protas" consiguen meterse en la nave alienígena volándola por los aires. El CGI es marca de la casa, por supuesto (los aviones que envían a combatir al mostrenco interestelar tan pronto son F-16 como F-18). También hay una pelea contra un monstruo-polla y un robot que tira granadas, pero me da pereza describir todo eso.

Las consecuencias de tirarse un pedo sin bajar la ventanilla del coche.

En lo que va de año Antena 3 ha programado está gilipollez por lo menos cuatro veces (la última el domingo pasado coincidiendo con "Stealth: la amenaza invisible", otra mierda sobaquera que en su momento me planteé reseñar) y casi siempre de madrugada, lo que ya dice mucho del mondongo al que nos enfrentamos. Teniendo en cuenta que suelen repetir la misma película unas dos veces al año, me temo que no será la última vez que vuelva a encontrarme con ella... Porque las posibilidades de encender una tarde la tele y vérmela en Cuatro son tan infinitas como acabar pisando una mierda en la calle... Brindemos por eso.

domingo, 3 de enero de 2016

Las diez películas más cutres y rancias que he visto este año (VII)

Arreando que es gerundio... Todavía no llevamos ni tres días del año y todo parece indicar que el olor a mierda irá ganando intensidad en los próximos meses. Me cago en Dios...

4. JURASSIC SHARK


Como diría Nelson, hay varias cosas que están mal en este título, puesto que ni el mostrenco que sale en esta película vivió durante el Jurásico ni mucho menos se trataba de un dinosaurio. Aun así, tiene mérito haber ideado un juego de palabras tan ocurrente como descacharrante ("Jurassic Park" versus "Jurassic Shark"... me parto y me mondo), porque el argumento de la película es tan divertido como una patada en un ojo. Tenemos a una compañía más diabólica que un prostíbulo paraguayo que se dedica a hacer prospecciones en un lago dejado de la mano de la Dios. En el charco de marras vive un tiburoncejo de cincuenta metros de largo (noventa según Íker Jiménez) y ochenta toneladas de peso que se ha pasado los últimos treinta millones de años en estado de hibernación. El ruido que montan los del burdel despierta al bicho que, a fuerza de planos fuera de cámara y enfoques invertidos, se dedica a desayunarse a cualquier incauto que se le ponga por delante (y si la presa está en bikini, mucho mejor).

Pero he aquí que alrededor del lago se encuentran un grupo de traficantes de arte con mala leche y tres excursionistas que han ido a pasar el fin de semana para explorar su sexualidad. Las relaciones entre ambos bandos son peores que las de Euskadi y el resto de España y, al igual que sus homónimos del mundo real, se ven abocados a cooperar contra un enemigo en común, ya sea un tiburón prehistórico o las ideas antediluvianas de Santiago Abascal.

En líneas generales, es la misma historia que ya nos han contado veintisiete millones de veces (el mostrenco que anda suelto por el río y que muere a base de dinamita, los enemigos que se hacen amigos, la tía en bañador que no se despelota porque no aparecía estipulado en su contrato...), salvo con la novedad de que la dirección es totalmente casera. Es decir, esta "cosa" perfectamente podría haber sido escrita por mí y dirigida por el hijo con Síndrome de Down del vecino. Al igual que en "El ataque de la Montaña de Mierda", la peli tiene el mismo atractivo que un vídeo de Primera Comunión. Cuesta pensar que haya algo peor que las producciones The Asylum, pero debo reconocer que eché de menos sus efectos de cuatro duros. Me jode reconocerlo pero detrás de The Asylum hay gente muy profesional y que disfruta con lo que hace... Y sobre todo dinero, mucho dinero, algo que no puede decirse de "Jurassic Shark". Ya os advierto que me arrepentiré de lo que acabo de decir más adelante.

3. EL ESLABÓN SANGRIENTO


O "Cómo Congo llegó a la isla de "Lost" y casi se merendó a medio reparto". Esta película es una mierda. Pero no una mierda pinchada en un palo, no... Es una mierda igual de gorda que la que se comió España en el pasado Mundial. Es un puto cáncer. Es basura. Es caca... Es simple y llanamente mierda. Fíjense si esta subnormalada es tan mala que no tengo ningún recuerdo del bicho protagonista. No es que mi mente lo haya bloqueado ni nada por el estilo: es que la película me pareció tan JODIDAMENTE soporífera que hubo momentos en lo que no prestaba atención a lo que ocurría.

Lo siento, no he encontrado ningún fotograma de esta película. Tendréis que conformaros con Austin Kincaid. Os jodéis.

La premisa de esta ensalada de orina es muy simple: el viajeles de la barba que aparece en el centro del cartel está llevando a cabo una investigación en la selva misteriosa cuando un grupo de jóvenes podemitas aparece y amenaza con echar por tierra su beca departamental. El proyecto no es otro que descubrir la evidencia definitiva de un prosimio trompetero de tres metros que pone en jaque a toda la comunidad científica. Al final el viejo asqueroso utilizará a los chavales como cebo para dar caza al monstruo. Pero como el karma es así de cabrón, el tío acabará siendo masacrado por el monete que prometía sacarle de pobre. No recuerdo exactamente quién sobrevive o quién se come a quién, lo que ya dice mucho del enorme montón de basura al que nos enfrentamos.

Como siempre, el principal atractivo de este tipo de abortos es el de guardarse el mostrenco para el final mientras vemos cómo los "protas" van cayendo uno por uno. La película es carne de sobremesa o de la cesta de DVDs en oferta de Alcampo. Huyan de ella como de la Peste.

Las diez películas más cutres y rancias que he visto este año (VI)

Os seré franco: estoy hasta los huevos de este ranking. Me aburre mucho. Muchísimo. Y si yo me aburro, no quiero ni saber lo descompuestos que estarán ahora mis dos lectores. Pero soy un hombre de palabra, de manera que llegaré hasta el Número 1 pase lo que pase. Espero que valoréis lo que estoy haciendo por vosotros y vuestra insignificante salud mental. Porque para mí, los lectores de mi blog son lo primero. ¿Hola? ¿Me oye alguien? Eco... Eco... Eco... ¡Bah, iros a la mierda, cabrones!

5. La pequeña de la jungla y los dinosaurios


A ver, sé que se trata de una película infantil (de hecho, es MUY INFANTIL), de manera que no podemos ponerla a la misma altura de los anteriores bodrios que hemos comentado. No obstante, la peli es mala con ganas. Pero mala, mala, mala de verdad. Por culpa de gilipolleces como esta, la mayoría de la gente piensa que el cine de animación (y por añadidura, la literatura infantil) es una idiotez y no puede ser disfrutado por un público adulto. Quien haya hecho este engendro seguramente pensará que los niños son subnormales, porque es TAN SIMPLE y está hecho con tan poco cariño que no puede ser considerado como entretenimiento. Si "Toy Story" es "El Padrino" de la animación, está película vendría a ser algo así como "Campo de batalla: la Tierra" o "Titanic II". No solo es anticine, es INFRACINE del GORDO.

"¡Socorro! ¡Me he escapado del sótano de Bertín Osborne!".

La historia nos cuenta las aventuras (¿en serio? ¿de verdad podemos llamar "aventura" a esto? de una niñata malcriada que acompaña a su padre a una isla de los Mares del Sur. La cría no hace más que poner morros porque echa de menos a sus amigas de Inglaterra y la selva tropical le parece un lugar horrible que habría que reducir a cenizas para construir encima un Primark. Total, que el barco que la lleva de vuelta a la civilización termina encallando en la Isla del Doctor Moreau, donde se supone que hay un ídolo de oro de cuarenta kilates y canjeable en el Cash Converters de la esquina por dos ordenadores portátiles, una Play Station 4 y cuatro Mountain Bikes. El capitán del barco y su odioso asistente se enteran de la existencia de semejante fortuna y deciden explorar la isla, dejando a su suerte a la puta cría y al retrasado de su padre.

Uno de los pocos bustos de Franco que ha sobrevivido a las tropelías de la Ley de Memoria Histórica.

En pleno ataque menstrual, la criaja de los cojones decide ir en busca de los saqueadores de tumbas... solo para terminar descubriendo que puede hablar con los animales y que el destino del mundo libre está en sus manos puesto que, si el ídolo de marras es robado, los dinosaurios despertarán de su letargo y destruirán la isla (WTF?). Como era de esperar, los mostrencos del Jurásico consiguen escapar de las profundidades y sembrar el caos. Poco importa que se hayan pasado 65 millones de años sin comer. Cómo consiguieron alcanzar el estado de hibernación es algo que también se la sopla a los guionistas. Al fin y al cabo, todo el mundo sabe que los niños se tragan cualquier cosa.

Miembros de las Nuevas Generaciones del PP saliendo de un mitín.

Ante algo así, cabría preguntarse cómo todo lo relacionado con los dinosaurios es tan RANCIO y CUTRE. Finalmente la estatuilla de Franco (¡Jódete, Pío Moa!) es devuelta a su sitio, la niña acaba por descubrir el verdadero significado de la amistad y yo me acabo cagando en todo. Hecho esto, hecho aquello. Nos vemos mañana con la siguiente película. Que os den.

sábado, 2 de enero de 2016

El relieve en Canarias (IV)

4) EL RELIEVE Y LA FORMACIÓN DE LAS ISLAS:

Una vez emergidas, los "edificios insulares" se encuentran bajo la acción de dos fuerzas antagónicas: construcción (actividad volcánica) y destrucción (erosión del mar, lluvia, viento, etc.). Las islas en las que la actividad volcánica es intensa, crecen. Este es el caso, por ejemplo, de la parte sur de La Palma. Las islas que no han conocido erupciones desde hace muchos miles de años, pierden volumen y tienden a desaparecer, aunque para eso harían falta muchos millones de años.

5) LAS FORMAS DE CONSTRUCCIÓN VOLCÁNICA:

La larga y activa historia volcánica del Archipiélago (aproximadamente unos 30 millones de años), ha determinado la existencia de:

a) Formas volcánicas simples, consecuencia de erupciones de escaso desarrollo temporal y espacial.

b) Formas volcánicas complejas, consecuencia de una actividad eruptiva prolongada.

6) FORMAS VOLCÁNICAS SIMPLES:

Son aquellas que presentan dimensiones reducidas como resultado de una sola erupción. En Canarias estas formas se observan fundamentalmente en terrenos de reciente creación. Durante estas erupciones, los materiales emitidos -coladas de lavas y piroclastos-, se acumulan en torno a las bocas, construyendo "pequeños edificios volcánicos" denominados conos o simplemente volcanes.

Se pueden distinguir distintas formas de relieve volcánico:

a) Conos: Son montañas producidas al acumularse en torno a la boca del volcán los materiales expulsados, como la lava y los piroclastos.

b) Domos: El edificio volcánico resultante es consecuencia de la acumulación de lavas muy pastosas en torno a la boca eruptiva. Estos domos tienen estructura convexa.

c) Diques: Son conductos magmáticos fisurables, subterráneos, rellenos de lava solidificada, que son puestos en resalte por la erosión diferencial, dando lugar a la aparición de paredones y muros aislados.

d) Roques o Pitones: Corresponden a chimeneas de emisiones magmáticas concentradas en un punto y que posteriormente son puestas en resalte por la erosión diferencial.

Las corrientes lávicas acompañan a las construcciones simples y presentan diferencias en función de la composición mineralógica.

- Las de carácter básico, muy fluidas, suelen tener un gran desarrollo longitudinal y un escaso espesor. Superficialmente presentan dos morfologías distintas: lajiales y malpaíses.

- Por el contrario, las lavas ácidas, menos fluidas, tienen un menor recorrido, un mayor espesor, distinguiéndose a veces en superficie de grandes bloques.

viernes, 1 de enero de 2016

El relieve en Canarias (III)

3. LAS GRANDES FORMACIONES GEOLÓGICAS:

Los "edificios insulares" se han formado como consecuencia de sucesivos apilamientos de materiales lávicos procedentes de mecanismos submarinos y subaéreos escalonados a lo largo del tiempo geológico. En función de la edad, en las Islas se aprecian tres grandes unidades claramente diferenciadas:

a) El complejo basal: Se le ha llamado así por ser la unidad más antigua de las Islas (a "base") y por estar formad por muchas clases de rocas, principalmente plutónicas, una densa malla de diques y lavas submarinas. Solo puede verse en Fuerteventura, Gomera y La Palma, pues en las otras islas está cubierto de materiales recientes.

Vista del Macizo de Anaga. Fuente: Diario de Avisos.

b) Los basaltos fisurales: Se llaman así porque se han emitido a través de las fisuras de la corteza terrestre. También se les conoce con el nombre de series basálticas antiguas y su aparición se debe al volcánico aéreo. Los residuos más significativos de estas series basálticas antiguas son los Macizos de Anaga y Teno en Tenerife y Famara en Lanzarote. Las emisiones basálticas más recientes formaron los edificios volcánicos conocidos con el nombre de dorsales (Cumbre Vieja en La Palma).

Vista de la Cumbre Vieja (La Palma).

c) El volcanismo central: Una de las características más notables de esta unidad es la configuración de grandes edificios centrales en los que predominan las "rocas sálicas" (traquitas y fonolitas). Abundan en las islas de Gran Canaria y Tenerife (Teide-Pico Viejo).