lunes, 31 de octubre de 2016

Ejercicio de letra cortesana número 3

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

[Viene del documento anterior]

racioneros a setenta pesos y conesto aunque según de la careza de la tierra no se podrán muy bien (1)
sustentar ellos seran contentos y serviran muy bien su yglesia como lo han hecho y hazen y no ternan que (2)
dezir contra ellos cossa alguna y se quitaron de pleitos y debates porque todo lo que han procurado (3)
y procuran las partes contrarias ha seydo y es socolor de ser servidos en yngenios y estancias a costa (4)
agena y socolor desto retener en sy los diezmos y hazerlos retener a los diezmos comarcanos como (5)
los han hecho y hazen socolor de la cedula y por vuestra majestad fue dada (punto) por todo lo qual y por lo que demas (6)
se colige del dicho proceso y testimonios pido y suplico (abreviatura) a vuestra majestad mande revocar la dicha cedula y todo (7)
lo hecho y proveydo por los dichos oydores mandando hazer e todo con mas convenga al juramento (abreviatura) de (8)
dios nuestro (abreviatura) señor y al bien de la dicha yglesia y fabrica della y para que mis partes sean pagadas de (9)
sus prevendas con firme a la dicha herecion y se puedan sustentar para poder servir bien la dicha (10)
yglesia y para ello ymploro vuestro real oficio e pido cumplimiento (abreviatura) de justicia (11)
Otro sy digo que no ebargante que por mis partes fue suplicado de la dicha cedula quando les fue notificada (12)
y por la dicha suplicación se suspendia el efecto della los dichos oydores sin enbargo della procedieron (13)
en la dicha caussa y mandaron algunas cossas en perjuyzio de mys partes (punto) pido y suplico a vuestra majestad lo mande (14)
dar todo por ninguno y si algunos diezmos mandaron retener mande que se acuda con ellos a mis partes (15)
y para ello vuestro real oficio ymploro (16)

Sebastian Rodriguez [Rúbrica]

domingo, 30 de octubre de 2016

Ejercicio de letra cortesana número 2

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

[Invocación]
muy poderosos (abreviatura) señores (1)
Sebastian rrodrigues en nombre del dean y cabildo e fabrica de la yglesia catedral de la çibdad de santo domingo (2)
de la ysla española digo que por vuestra (abreviatura) majestad (abreviatura) visto e mandado ver un testimonio e proceso que se enbio a este vuestro real consejo (3)
que se hizo por los oydores de la audiencia real de la dicha ysla sobre vuestra (abreviatura) cedula dado por vuestra (abreviatura) majestad (abreviatura) a pedimento de la (4)
dicha çiudad de santo domingo sobre el hazer de las yglesias y en las ynstancias de los yngenios de la dicha isla (5)
e poner clerigos en ellas a costa de los diezmos que pertenesçe a mys partes hallara que la dicha cedula e todo lo que (6)
por virtud della e hizo hablando condebido acatamiento fue y es ninguno e muy ynjusto e de rrebocar por lo (7)
syguiente (signo de puntuación o separación) lo vuestro (abreviatura) porque se dio e hizo su pedimiento de mi parte e con falsa relacion no syendo mis partes oydos (8)
y llamados antes que se diese la dicha cedula como se requeria pues se trataba de tanto perjuyzio suyo (signo de puntación o separación) lo otro (9)
por todo lo que dixeron e alegaron de provisor de la dicha çibdad e por mys partes al tiempo (abreviatura) que fue alla la dicha cedula (10)
e les fue notificada lo qual todo digo e alego de nuevo (signo de puntación o separación) lo otro porque lo proveydo y mandado se hizo en muy gran (11)
perjuyzio de mys partes y con relacion no verdadera que fue hecha por las partes contrarias porque sy la hizieran (12)
y dixieran la gran pobreza que tiene la fabrica de la dicha yglesia no se proveyera la dicha cedula como se proveyo (13)
porque por ser tan pobre oy no sea podido hazer de piedra la dicha yglesia aunque se las ha hecho mucha (14)
ayuda por vuestra majestad y por otras personas para ello (signo de puntación o separación) lo otro porque los dichos diezmos que pertenecen a mys (15)
partes como los que pertenescen al beneficio symple e curado que por vuestra majestad fue metida en la messa capitular (16)
no bastan con mucha parte parte a pagar las prevendas de las dinidades y calongias y beneficios de la dicha yglesia que les (17)
vienen conforme a la hereción della y que conste dello y de lo que valieron todos los diezmos del año (18)
de quinientos e treynta e tress con lo que pertenesca a las quattro partes de que vuestra majestad hizo merced a la dicha mesa (19)
capitular hago presentación detrás doss testimonios en quando por mis partes haze y no en más (signo de puntación o separación) lo otro porque (20)
no bastando los dichos diezmos para pagar a los dichos mis partes susprevendas y si se mandase que se hiziesen (21)
y yglesias y estuviesen clerigos a costa de los dichos diezmos hera quitalles sus prevendas y que no resydiesen (22)
en la dicha yglesia por no tener con que servirlas porque constando a vuestra majestad que no se podían sustentar con lo que (23)
les cabía de los dichos diezmos de sus partes les hizo merced que la quarta capitular de lo que rentaba y rentan (24)
las quatro partes del beneficio symple y curado que estaba puesto en la dicha yglesia y a un con todo ello no llega (25)
a lo que por la dicha herecion han de aver treze beneficiados que en la dicha yglesia resyden lo otro porque como vuestra (26)
majestad le es notorio el obispo de la dicha ysla dexo proveydo que en los dichos yngenios y en otras partes alrededor (27)
dellos que oviese clérigos que bautizasen y velasen e dixeron missas e sy en la rivera de nigua e de hayna y (28)
en las mynas viejas y en los arroyos de çuçua e en otras partes ques todo en la comarca donde los dichos yngenios (29)
questa e resyde de toda la dicha gente dellas y de otras estancias o qual todo sea proveydo e provee syenpre como vuestra (30)
majestad lo tiene por carta del dicho obispo y es notorio y se dara dello informacion (punto) y sy alguna falta al presente oy (31)
que no ha avidoce porque la tierra sea despoblado e ido al peru (punto) lo otro poque syenpre desde que ay (32)
yngenios en la dicha ysla los señores dellos han tenido e tienen en sus yngenios a su costa clerigos que les dize misa (33)
e bautiza a las critaturas que en ellos nasciecen de esclavos y negros e españoles y conforme a esto el dicho obispo (34)
lo dexo proveydo e lo provee en su nombre el previsor de la dicha iglesia (punto) lo otro porque todo lo susodicho han (35)
procurado y procuran los regidores de la dicha çibdad porque todos los o los mas dellos y alguno de los oydores (36)
y oficiales de la abdiencia son señores de los dichos yngenios por sus propios ynteres y porque oy alguna cossa (37)
davan de sus haziendas a los clerigos hasta aquí quiere ser relevados agora dello y que los paguen mys partes (abrebiatura) (38)
de lo que les viene de los diezmos y socolor desto quedarse con ellos y no pagallos como son obligados (punto) lo otro (39)
porque mis partes no procuran otra cossa y no que la dicha yglesia este muy bien servida como a estado y esta hasta (40)
agora lo qual no se puede hazer sy se hiziese lo que las partes contrarias piden porque no ternian conque (41)
sustentarse ny la yglesia tenía fabrica para conque de pudisese suplir el culto divino (punto) y para que conste a vuestra majestad como mys partes no procuran ynteresse ninguno salvo el bien de la fabrica de la dicha y- (42)
glesia y para que aya buen servicio enella ellos ternan por bien e yo en su nonbre que vuesta majestad mande a sus ofi- (43)
ciales de la dicha ysla española que tomen en sy toda la quarta capitular que a ellos pertenece y mas las partes (44)
que vuestra majestad les hizo merced del beneficio synple y curado y mande quel thesorero de vuestra majestad que esta que la dicha (45)
ysla de a mis partes en cada una no por sus terçios para su sustentacion lo que la hereçion les da ques (46)
al dean ciento y cinquentta castellanos de a quatro cientos y ochenta y cinco maravedís de la moneda y que los (47)
destos reynos de castilla y a las otras divinidades a ciento y treynta y a los canónigos a ciento y a los (4)
[El documento se interrumpe aquí]

sábado, 29 de octubre de 2016

Ejercicio de letra cortesana número 1

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

[Invocación]
Los juezes e oficiales de su cesarea católicas magestades de la contratación de las Yndi[as] (1)
que rresidimos enesta muy noble e muy leal çibdad de sevilla dezimos que es verdad que nos (2)
en no[m]bre de su magestad rreçibymos de diego (abreviatura) hernandes de barcelona  ciento e 
cinquenta mil (3)
maravedís (abreviatura) de lo proçedido de dozie[n]tos e sesenta cueros vacunos y nueve marcos y dos on (ilegible) (4)
de perlas e ciento e dos pesos e seys tomynes de oro quel licenciado vadillo juez (5)
cobranza de las debdas perteneçiente a su magestad nos envio de la ysla Española (6)
del mes de mayo deste presente año de mill e quinientos (abreviatura) e veynte e ocho en las naos de ge- (7)
ronymo rodriguez (abreviatura) e francisco (abreviatura) lopes por bienes de diego hernandes de barcelona mercader vecino (abreviatura) desta dicha (8)
çibdad para que nosotros los vendiesemos e lo procedido dello rreçibiesemos en no[m]bre de (9)
su magestad para en cuenta de los maravedís (abreviatura) quel dicho diego herna[n]des debe a su magestad (10)
como fiador de juan (abreviatura) fernandez de las varas. Lo cual todo vendido de consentymiento del dicho (11)
diego hernandes valio y monto quytas a costa de fletes e acarreto e çiento sesenta y quatro (12)
mill e quatrociento e veynte e seys maravedís, de los quales descontados catorze mill e quatrociento (13)
e veynte e seys maravedís que se dieron al dicho diego hernandes por el tercio de quarenta e cinco (14)
mill maravedís que valieron y montaron los dichos ciento e dos pesos e seys tomines por virtud (15)
de una cedula de su magestad fecha en burgos a veynte e nueve de noviembre de mill (16)
quinientos e veynte e syete. Restaron y habidos los dichos ciento y cinquenta mill maravedís (abreviatura) de los (17)
quales e hizo cargo a mi el thesorero de los libros desta casa_______________ (18)
Asy mismo dezimos que es verdad que resebymos de dicho diego herna[n]des como fyador de dicho juan (abreviatura) fer- (19)
na[n]des de las varas en cuenta de lo quel debe a su magestad ciento e cinco mill e veynte (20)
seys maravedís que procedieron de dozientos y sesenta e ocho cueros vacunos e una pipa de (21)
sevo quel dicho hernandes nos envio por bienes del dicho diego hernandes lo qual todo vendido (22)
de consentimiento de dicho diego hernandes valio y mo[n]to quyta a costa de fletes y carrettos çiento (23)
y cinquenta e syete mil e quinientos e treynta e nueve maravedís de los quales desconta (24)
dos cinquenta e dos mil e quinientos e treze maravadeís que se le dieron al dicho diego hernandes por virtud (25)
de la dicha cedula de su magestad restaron en nuestro poder los dichos ciento e cinco mil (26)
e veynte e seys maravedís de los quales se hizo cargo su mi el dicho thesorero en los (27)
libros desta casa____________________________ (28)
Esta certificacion de lo qual depedimyento del dicho diego hernandes dimos la presente firmada (29)
de nuestros no[n]bres y del escribano ynfra escripto que es fecha dentro en la casa de la contra- (30)
tacion a seys e diez de diciembre de mil e quinientos e veynte e ocho anos (31)
y dezimos que destos maravedís y no mas esta fecho cargo a mi el dicho thesorero de los (32)
maravedís que deuya el dicho diego hernandes de barcelona como fiador de dicho juan fernandes (33)
de las varas desto dimos tres cartas de un thenor este y otro dos se vino cumplidos los (34)
otro nonvalan (35)
[Rúbricas]

viernes, 28 de octubre de 2016

Ejercicio de letra humanística número 5

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

De las cuarenta caxas y ocho- (1)
cientos queros que el dicho Estevan (2)
Perez fleto y van entre (3)
los dichos queros cyento y veinte (4)
y tres queros los veinte y tres (5)
pelados en partes y sesenta (6)
e quatro apolillados a partes (7)
y en las cabeças y los treinta (8)
y seys colorados a partes y el dicho (9)
maestre lo firmo de su nombre (10)
siendo testigo (abreviatura) Martín Ruiz de Birbiesca (11)
y Pedro de Celis escribano (abreviatura) del dicho na- (12)
vio fecho en Santo Domingo (abreviatura) a diez y (13)
siete días del mes de mayo de (14)
myll e quinientos (abreviatura) y setenta e quatro (15)
años. Vaez Vello______________ (16)
Registro (abreviatura) el dicho maestre que tiene (17)
cargado en el dicho navio y debajo (18)
de cubierta del que reçibio de (19)
Hernando de Sepulveda vezino (20)
desta çiudad de Santo Domingo (abreviatura) diez caxas (21)
de açucar y dozientos queros ba- (22)
cunos las caxas llenas y todo (23)
hello juto y bien acondicionado (24)
y marcado de la marca de (25)
fuera entre los quales queros (26)
van çyento delos colorados (27)

jueves, 27 de octubre de 2016

Ejercicio de letra humanística número 4

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

Açucar ochenta arrobas y honze (1)
de quebrado y que llevan del dicho (2)
açucar trezientas y setenta e (3)
çinco arrobas y tres libras y una (4)
de mascabado y que lleva del dicho (5)
açucar treinta y ocho arrobas y (6)
las tres rrestantes a las dichas (7)
veynte caxas de açucar de espu- (8)
mas y que llevan de dicho açucar (9)
cyento y honze arrobas y diez e (10)
nueve libras para lo dar y en- (11)
tregar todo en la ciudad de Sevilla (12)
a Estevan Pérez para que (13)
lo venda y del proçedido de (14)
hello haga la voluntad del (15)
dicho Francisco de Bívero conforme a (16)
sus cartas y memorias por (17)
que es suyo e va a su riesgo (18)
pagando de flete por cada ca- (19)
xa y por cada quero conforme (20)
a la escritura de fletamento (21)
que el dicho Estevan Pérez hi- (22)
zo en la çiudad de Sevilla con (23)
el dicho maestre Vaez Vello que (24)
paso ante Francisco Díaz escribano público (abreviaturas) (25)
de la dicha çiudad de Sevilla y van (26)
por quenta estas dichas veynte (27)
caxas y quatro cientos queros (28)

miércoles, 26 de octubre de 2016

Ejercicio de letra humanística número 3

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

En la muy noble e muy real çiudad de (1)
Santo Domingo puerto desta isla Española (2)
de las Yndias del mar océano. En diez e (3)
siete días del mes mayo de mill e quinientos y setenta (4)
e quatro años ante mi Baltasar Castro Maldonado escribano (abreviatura) (5)
mayor de minas rregistros y rrelaciones. En esta ysla Es- (6)
pañola por su magestad paresçio presente Gregrorio Vaez (7)
vello vezino que dixo ser de Triana y maestre del nabio (8)
que Dios salve nombrado nuestra Señora de Nazaren que (9)
al presente esta surto y a la carga en el rrio (10)
e puerto de esta dicha çibdad para con la buena ven- (11)
tura seguir su biaje a la ciudad de Sebilla donde es (12)
su derecha descarga y dicho que de las mercadurias (13)
y otras cosas que tiene cargadas y espera cargar (14)
en el dicho nabio queria hazer y hizo registro en la (15)
forma y manera siguiente_____________ (16)
Y ten registro el dicho maestre que tiene car- (17)
gada en el dicho nabio y debaxo de (18)
cubierta del que rrescribio de Francisco (abreviatura) (19)
de Bívero mercader vezino desta (20)
ciudad quatrocientos queros ba- (21)
cunos y veinte caxas de açucar (22)
llenas y todo ello enjuto y bien (23)
acondicionado y marcado de la mar- (24)
ca de fuera de fuego y tinta (25)
que las caxas dize que son cinco (26)
de lealtado y que llevan del dicho (27)

martes, 25 de octubre de 2016

Ejercicio de letra humanística número 2

DOCUMENTO ORIGINAL


TRANSCRIPCIÓN

A quinze de julio 1552 años (1)
salí de Santo Domingo y se a ga (2)
stado de casave que merque (3)
en yguey y en dies dias que (4)
estuvieron los negros en (5)
coro y otros onze dias questu- (6)
vieron de coro a Borburnata (7)
se gasto como parece por el (8)
libro siete pezos y dos tomines (9)
a ocho de setienbre page a Juan (10)
Andrea los fletes de Santo (9)
Domingo asta Borburnata (10)
que son quarenta y seys pezos (11)
mas se a gastado con las di- (12)
es piesas esclavos y dos cava- (13)
llos y las Yindias de serviçio (14)
deste primero de setienbre (15)
asta deziseys de março que (16)
llegamos a Segovia cinquen- (17)
ta y quatro anegas y ocho (18)
almudes de mays que se con- (19)
praron de personas partiqua- (20)
lares como parece por el libro (21)
y cartas de pago. Costaron (22)
çinquenta pezos y un tomines (abreviatura) (23)

lunes, 24 de octubre de 2016

Ejercicio de letra humanística número 1

DOCUMENTO ORIGINAL:


TRANSCRIPCIÓN:

En la muy noble e muy leal (1)
ciudad de Santo Domingo del puerto (2)
desta ysla Española de las Yndias (3)
de mar oçeano, en ocho días del mes (4)
de febrero, año del Señor de mill e quinientos (5)
y sesenta y nueve años, en presencia de mi Hernando (6)
de Brenes, escrivano publico desta dicha çibdad paresçio (7)
Martín Mançanillo, vezino desta çibdad y me pre- (8)
sento un escrito de pedimiento con çierto proveymiento (9)
hecho por el muy magnífico señor Gil Gonzales de Á- (10)
vila alcalde por la magestad en esta dicha çibdad. Ante (11)
Juan Bautista de Aguilera, escribano público de la (12)
su thenor de la qual es el que sigue_________ (13)

Muy magnífico señor Martín Mançanillo curador (14)
de la persona e bienes de doña Françisca Soderin digo (15)
quel derecho de my parte conviene que se me de una (16)
escritura de compañia que Juan Soderin, padre de (17)
la dicha mi parte hizo con Merchior Gruvel el año pa- (18)
sado de cinquenta y dos, la qual se otorgó ante Her- (19)
nando de León escrivano que a la sazon era los rre- (20)
gristros del qual pasan ante Hernando de Brenes, es- (21)
crivano publico desta çibdad__________ (22)

A V. M. pido y suplico le mande me de la dicha escritura (23)
sínada y auturisada en manera que haga fee y (24)
pido justiçia. Martín Mançanillo.

domingo, 23 de octubre de 2016

La escritura gótica

Conocemos como escritura gótica aquella que se originó a finales del siglo XI en Normandía y las Islas Británicas coincidiendo cronologicamente con el nacimiento del arte gótico, incluso algunos autores como Higounet sugieren que el cambio fue motivado por razones estéticas, otros como Dobiache defienden que está inspirada en la escritura Beneventana pero es una tesis peregrina ya que fue una escritura que tuvo escasa repercusión fuera de su ámbito regional, más pausible es la explicación técnica aportada por Boussard que señala la existencia de un cambio en la forma de tallar la pluma, de un corte céntrico a uno a bisel que cambia la distribución de la tinta y es la causa de los contrastes en la escritura, sin embargo, lo que realmente motiva el cambio es la evolución de la sociedad feudal y un correspondiente crecimiento de la demanda escrituraria, imposible de satisfacer con una escritura menos ágil como era la carolina. La escritura gótica va a tender progresivamente a formas redondeadas en la búsqueda de ligaduras adecuadas para su trazado dextrógiro, algo que se observa claramente desde finales del siglo XIV y que dará lugar a un periodo de transición en todos los países, pero que solamente culminará en el ámbito hispánico porque en el resto del occidente europeo se adoptó más rápidamente el modelo humanístico ya que no hubo una defensa de lo gótico por parte de los poderes políticos. Esta transición se conoce en las escrituras castellanas como precortesana porque antecede entre otras a esa escritura del periodo redondo, y se caracteriza por combinar rasgos de ambas etapas de la escritura gótica.

Entre los siglos XV al XVII podemos hablar de la gótica redonda, una etapa en la que la escritura gótica convive con el modelo humanístico del que tendrá influencias y que progresivamente la sustituyó debido a sus ventajas técnicas y visuales. Es un periodo en el que la gótica se adapta a las cada vez mayores necesidades de velocidad con rasgos redondos que facilitan las ligaduras, siendo los envolvimientos y los bucles, los más visibles, pero también la evolución de algunos caracteres como la sigma o la "a" de lineta; además se tiende a un trazado sin contraste y sin utilizar encabalgamientos. Como hemos señalado anteriormente, solamente sobrevive con firmeza en el ámbito hispánico cuya expansión ultramarina provoca que sea el primer modelo de escritura latina que se utilice en el Nuevo Mundo ya que es adoptado por la administración colonial a imagen y semejanza de lo que se utilizaba en la metrópoli. Sus dos principales variantes se conocen como escritura cortesana y procesal, otros dos términos inexactos que solamente remiten a productos en donde aparecen, pero que tuvieron éxito incluso en su propia época ya que los encontramos en la legislación isabelina. Si bien la variante más solemne, la cortesana, fue sustituida a mediados de siglo por la humanística en la documentación regia, no paso lo mismo con la procesal que mantuvo su vigencia hasta principios del siglo XVII debido a que fue adoptada como escritura profesional del notariado siendo un símbolo de veracidad. Sin embargo, la procesal en su búsqueda de velocidad se deformó de tal manera que llego a ser una escritura demasiado compleja para escribir y leer, e incluso encontramos en el Quijote una crítica en este sentido "... y no se la des a trasladar a ningún escribano, que hacen letra procesada, que no la entenderá Satanás.

sábado, 22 de octubre de 2016

La escritura humanista

Procedente de Italia, está plenamente vinculada a la corriente  de pensamiento humanístico, del cual toma el nombre. Petrarca, precursor en los ámbitos culturales e ideológicos del Humanismo, lo fue también, con respecto a las formas gráficas, de la escritura, defendiendo que ésta antes de ser estética debía ser comprensible, es decir, era más importante el contenido que la forma, sobre todo si ésta dificultaba su lectura. En su definición de ortografía Petrarca argumenta que el término implica un doble valor: escribir con signos inteligibles y con corrección gramatical.

Efectivamente, durante el siglo XIV la escritura gótica en sus formas más esmeradas, como también la minúscula cancilleresca italiana o la bastarda francesa, logró un alto grado de elegancia y perfección, convirtiéndose prácticamente en un elemento decorativo, difícil de leer y más aún de ejecutar.

El grafismo de la escritura humanística responde pues, al mito del regreso a la Antigüedad y al rechazo a la herencia medieval. Los pensadores humanistas, en su búsqueda, descubrieron en las bibliotecas de los monasterios, catedrales e iglesias textos de autores clásicos escritos en minúscula carolina entre los siglos IX y XII y empezaron a copiarlos, imitando esta escritura, una escritura que denominaron antigua, creyendo, erróneamente, que correspondía a la época romana.

A partir de los últimos siglos medievales, debido a varios factores, se extiende el uso de la escritura a capas de población que hasta aquel momento habían sido excluidas. Se puede decir que la escritura abandona los claustros y ocupa los talleres, las tiendas, las instituciones públicas... Aumenta el número de personas que escriben y leen y el fenómeno se prolonga en los siglos posteriores. De este modo, a partir del siglo XVI la escritura será más frecuente en ámbitos más amplios de la sociedad europea. Hay un aumento importante de las escuelas -la Compañía de Jesús, por ejemplo, establece escuelas por todo Europa y, a través de las misiones, por América y Asia- así como un cambio notable en los procesos pedagógicos promovidos por los ideales del Humanismo. Se reduce la enseñanza del latín a un número mínimo de reglas gramaticales; se dosifica el estudio de la gramática en función de la dificultad de los textos; las materias van acompañadas de elementos gráficos que hacen asimilar los conocimientos de forma visual... Hace falta tener en cuenta, además, el ideario reformista en los países protestantes, que trae consigo una reflexión en torno a la educación y la alfabetización. El analfabetismo se percibe como un atraso, idea que se manifestará de una forma muy clara a partir del siglo XVIII, con la aportación de soluciones, como por ejemplo la creación de nuevos manuales escolares, el abandono del latín en favor de las lenguas vernáculas, la incorporación de las mujeres al mundo escolar... El otro elemento que conviene considerar en esta difusión de la escritura es la otra vertiente de ésta, es decir, la lectura. Hay un aumento del público lector, fenómeno que arranca también de la Baja Edad Media con la difusión de los libros escolásticos en las universidades; aparecen nuevos formatos de libros -son más pequeños, se pueden llevar encima (Petrucci los denomina libri da bisaccia)-; al cambiar los sistemas de copia y también los materiales los precios se abaratan y más grupos de población los pueden adquirir. A todo esto habría que añadir la gran difusión de libros que se produce a raíz de la invención de la imprenta, elemento que, en lugar de condicionar la forma de leer, hará que la lectura llegue a más gente.

viernes, 21 de octubre de 2016

La escritura carolingia

La minúscula carolingia o minúscula carolina es una escritura desarrollada como escritura estándar en Europa de modo que el alfabeto latino pudiera ser fácilmente reconocido en ella por la pequeña clase alfabetizada de una región a otra. Fue usada en el Imperio de Carlomagno aproximadamente entre los siglos ix y xiii. Textos Códices, paganos, cristianos y material educativo fueron escritos en minúscula carolingia a través del Renacimiento carolingio. La escritura evolucionó en minúscula gótica y luego se convirtió en obsoleta, aunque forma la base de las escrituras más actuales.

Muchas son las teorías acerca del origen de la minúscula carolingia y ninguna es definitiva. Se ha defendido un origen romano (Liber Diurnus, escrito en Roma), franco (Biblia de Mordanno, escrita en Corbie) o incluso poligenético (teoría de Schiaparelli) que defiende que este tipo de escritura no fue producto de un lugar o centro concreto, sino el resultado del vasto movimiento cultural de índole general como el que se dio en el Renacimiento carolingio de los tiempos de Carlomagno. El nuevo orden político y religioso universal, despertado en esta etapa, debía ir acompañado de una nueva escritura universal, papel que desempeñó la escritura carolingia. Esta fue en parte creada conscientemente en la corte carolingia como elemento unificador y difusor de cultura.

Durante el Renacimiento carolingio los eruditos buscaron y copiaron en la nueva y legible letra estandarizada muchos textos romanos que habían sido completamente olvidados. La mayoría de nuestro conocimiento de literatura clásica deriva de copias hechas en la época de Carlomagno. Existen más de 7.000 manuscritos escritos en minúscula carolingia supervivientes sólo de los siglos VIII y IX.

Aunque, la minúscula carolingia fue reemplazada por las letras góticas, ésta después parecía tan 'clásica' a los humanistas del principio del Renacimiento que tomaron esos manuscritos carolingios como los romanos originales y modelaron su letra renacentista sobre la carolingia, y así pasó a los impresores de libros del siglo xv, como Aldus Manutius de Venecia. De este modo, la minúscula carolingia es la base de nuestras tipografías modernas. De hecho 'minúscula carolingia' es un estilo de fuente tipográfica, el cual se aproxima la letra histórica, eliminando las diferencias del tamaño de las mayúsculas, las astas descendentes largas, etcétera.

jueves, 20 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (y 7)

Ahora bien, si hemos de guiarnos por lo que proponen Lull y Micó, las teorías de Trigger (y el marco comparativo en concreto) presentan algunos problemas. Si nos atenemos a la metodología de trabajo de los autores procesuales, los datos del muestreo ya han sido analizados previamente para asegurarnos de que cumplen los requisitos propios de una civilización, de manera que los ejemplos escogidos presentan más similitudes que diferencias (los autores hasta se permiten bromear citando la anécdota de Nietzsche y el arbusto). Por otra parte, la propia diversidad de los casos analizados y las conclusiones que los arqueólogos sacan del estudio, motivan a su vez la creación de nuevos estándares de clasificación que nos alejan del cometido original. En el caso de Trigger, el autor canadiense ha  tomado como ejemplo el caso de las relaciones de género, un campo lo suficiente amplio para tener su propia área de estudio y contar con sus propios parámetros.

Todo esto nos lleva a concluir con las críticas que Lull y Micó realizan hacia la escuela procesual, entre las que destacan: 1) la excesiva actividad clasificatoria, que presenta mas interrogantes que respuestas; 2) las limitaciones a la hora de reconstruir conceptos abstractos y subjetivos partiendo de los restos encontrados (la propia antropología también presenta limitaciones, dado que no podemos atribuir las mismas características a una población antigua que a una actual); y 3) cómo la propia teoría del “bien común” debe ser aceptada sin más, algo que cuestionan en la actualidad varios expertos. Sobre este último apunte, algunos autores han señalado que los líderes no tienen siempre que ejercer como servidores sociales, convirtiéndose así en individuos que actúan en su propio beneficio. Se estudia el concepto de “Poder”, así como su instrumentalización y empeño por mantenerlo, lo que ha traído consigo la revisión de los estudios etnográficos.

BIBLIOGRAFÍA:
  • LULL, Víctor y MICÓ, Rafael, Arqueología del origen del Estado: las teorías (Capítulo 9, La arqueología y la investigación sobre el Estado, pp. 187-235). Bellaterra, Barcelona, 2007, 272 páginas.
  • TRIGGER, Bruce, Understanding Early Civilizations: A Comparative Study (Capítulo 3, Defining “Early Civilization”, pp. 40-52; Capítulo 9, Family Organization and Gender Roles, pp.167-194). Universidad de Cambridge, 2007, 774 páginas.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (6)

Cabe destacar que un rey podía tener hijos con sus concubinas (Trigger nos dice que un monarca podía tener hasta un total de cincuenta hijos). Y si bien algunas eran educadas para ejercer funciones administrativas, las esposas reales actuaban como representantes de su marido. Es preciso señalar que la mayoría de estas esposas eran originarias de la propia Mesopotamia, los cual quizá nos dé a entender la importancia que tenían estas uniones para los monarcas de cara a consolidar y extender su poder en la región. Sería necesario aclarar que, si bien las mujeres de elevada posición ejercían como sacerdotisas (siempre a las órdenes de un hombre), las de baja extracción social actuaban como prostitutas (papel que también era reservado para aquellas mujeres que habían abandonado a sus maridos). Aquellas mujeres que no contasen con un padre o un pariente masculino que las tutelase eran tratadas de forma brutal, ya que no tenían a nadie que las defendiese.

Por su parte, las mujeres en Egipto eran consideradas sujetos legales, si bien todavía ocupaban un papel secundario de facto en el plano político (el título de rey pasaba de padre a hijo, por lo que las mujeres no podían ejercer de monarcas). No obstante, podían separarse de sus maridos si así lo deseaban, administrar sus posesiones como creyeran conveniente o bien tener su parte correspondiente de la herencia en el caso de que enviudaran (no deja de ser curioso que Trigger hable también de una visión idealizada el amor). También resulta llamativo observar cómo en el Reino Antiguo una reina podía ser asesorada única y exclusivamente por un equipo de mujeres versadas en artes médicas y la administración, mientras que un rey podá hacer lo propio tanto si sus asesores eran un sexo como de otro. La situación cambiará en el Reino Medio, donde la administración irá a parar a manos de los hombres.

En lo que respecta a los grupos sociales más humildes, cabe destacar que las mujeres realizaban todo tipo de actividades (la actividad comercial pasó de ser patrimonio exclusivo de los hombres en el Reino Antiguo a ser un oficio desempeñado también por mujeres en el Reino Nuevo). Sabemos que hombres y mujeres desempeñaban las mismas tareas de mantenimiento dentro del palacio (Trigger habla del horneado del pan o la elaboración de la cerveza), si bien es cierto que en algunos casos lo hacían en estancias separadas (de nuevo Trigger nos plantea la idea de que las mujeres solo podían supervisar a las mujeres y no a ningún hombre).

martes, 18 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (5)

Enunciar todos los ejemplos propuestos por Trigger e ir caso por caso nos obligaría a vulnerar las normas básicas de una reseña pero, debido a la importancia que tienen para nuestra asignatura, no nos resistimos a analizar los casos de Egipto y Mesopotamia.

Hay que dejar claro que el papel de la mujer en la Antigüedad no dependía únicamente de su sexo, sino del grupo social al que pertenecía. En ese sentido, no debemos extrañarnos ante las dificultades en las que se encontraban las mujeres mesopotámicas que trabajaban aisladas en los muros de la ciudad o bien al ver cómo las damas egipcias contaban con un séquito al que dar órdenes.

En Mesopotamia las mujeres no tenían un carácter jurídico. Cualquier propiedad que tuviese era administrada por el marido. Y mientras ellas no podían permitirse tener amantes, ellos podían tener relaciones con otras mujeres siempre y cuando fuesen adultas y solteras. Cabe destacar que el matrimonio debía darse si ambos cónyuges eran de la misma condición social. La unión se establecía mediante un contrato entre el padre de la novia y el novio o el progenitor de este. El contrato también especificaba el pago de una dote a la familia del novio que sería devuelta a la novia en el caso de que el primero falleciera. El divorcio estaba permitido y se reconocía que las mujeres no fueran reducidas a la condición de esclavas por las malas gestiones económicas del marido. Así, si bien el matrimonio tenía un carácter monógamo, solo determinados hombres de una elevada posición podían tener más de una esposa, las cuales tenían el papel de auxiliares y reconocían la autoridad de la mujer principal de la casa. 

Como ya comentamos anteriormente, los descendientes varones en Mesopotamia jugaban un rol importante en las relaciones familiares, puesto que ellos heredaban las posesiones del padre (Trigger plantea que el hijo mayor recibía un porcentaje mayor en el reparto de la herencia). Es interesante comprobar cómo las féminas eran internadas en los templos. Si bien su familia estaba obligada a pagar una dote al templo a modo de manutención, esta volvía a manos del hermano una vez que ellas morían. Gracias a esta práctica se evitaba que el patrimonio familiar se dividiese y terminara perdiéndose. 

lunes, 17 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (4)

Entre las principales herramientas metodológicas de la arqueología procesual destaca la ya citada confección de cuadros comparativos y el análisis de datos, mediante los cuales se equiparan un grupo de civilizaciones con la finalidad de conocer aquellos puntos comunes (Micó y Lull hablan de regularidades interculturales) desarrollados en su camino hacia una sociedad jerarquizada y compleja. Llegados hasta este punto, no tenemos más que remedio que exponer las tesis de Trigger.

El investigador canadiense parte de la premisa de que, si bien cada sociedad compartía una serie de rasgos propios que las distinguía de las demás, también era cierto que, a nivel global, presentaban más similitudes que diferencias. El poder podía ser ejercido de una determinada forma en Egipto o en la China de los Shang, pero en ambos casos las mujeres disfrutaron de mayores ventajas que sus homónimas de Mesopotamia, por ejemplo. Asimismo, tanto los Shang como los mesopotámicos supeditaban las relaciones de parentesco al varón (si bien los Shang se agrupaban en torno al hombre de mayor rango y edad, en Mesopotamia era el hijo mayor quien heredaría las posesiones y el prestigio del padre cuando este muriera). El desglose que hace que hace es sumamente interesante y demuestra un gran conocimiento de la antropología, disciplina en la que nuestro autor también estaba especializado.

Expuestas ya sus intenciones. Trigger nos hablará de la configuración familiar que seguían algunas civilizaciones antiguas. Partiendo de sociedades patrilineales, su tabla comparativa incluirá: 1) el tipo de familia característico de esas sociedades y las relaciones existentes entre ellas, 2) el hábitat común de estas poblaciones (que nos permite conocer, asimismo, las relaciones interfamiliares), 3) el papel que hombres y mujeres tenían dentro del marco familiar (y que incluye el matrimonio, la cuestión de los hijos y la herencia, incidiendo tanto en los grupos poderosos como en las clases populares) y 4) el rol desempeñado por esas mujeres en la sociedad, tanto si pertenecían a la élite (sacerdotisas, escribas, administradoras, regentes...) como si no (prostitutas y sirvientas en el caso de Mesopotamia). El hecho de que en este capítulo se haya centrado en el papel de las mujeres no es aleatorio, puesto que en otros epígrafes de su obra se encarga de otros aspectos sociales o económicos para corroborar sus teorías (en este caso, el hogar es considerado como un pequeño reino en el que el hombre ejerce de rey los demás miembros de la familia de súbditos, lo que puede extrapolarse a la configuración de la sociedad y el poder político). También hemos de prestar atención en el papel que Trigger adjudica a la homosexualidad, dejándonos claro que en estas sociedades se alentaba a la reproducción. Conforme la población aumentaba, también lo hacía la recaudación de impuestos y las posibilidades de organizar un ejército fuerte. Asimismo, alguien debía de heredar el patrimonio familiar para evitar que desapareciera y cuidar de los mayores cuando estos no pudieran valerse por sí mismos. Para ello nos hablará de las similitudes entre la fertilidad de los campos y la fertilidad humana. Aquello que no encajara con esta visión del mundo iba contra el orden natural.

domingo, 16 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (3)

Como ya hemos dicho, buena parte del artículo de Lull y Micó gira en torno a las teorías procesuales. No falta, por supuesto, qué es lo que distingue a esta escuela de todas las anteriores (y en especial del historicismo cultural, de la que difiere notablemente). Si bien el historicismo tiene un carácter eminentemente humanista, el procesualismo tratará de alejarse de ella e incorpora a los estudios históricos tanto la metodología como otros conceptos propios del mundo científico. Como la arqueología muestra sus limitaciones a la hora de reconstruir los modelos políticos de la Antigüedad, no es de extrañar que los procesualistas cuenten con varias disciplinas auxiliares que les ayudan en su labor.

Los procesualistas se refieren a una sociedad compleja cuando esta se encuentra estratificada. Atendiendo a esta división, en este grupo entrarían tanto las jefaturas como el propio Estado. Las demás fórmulas que se encontrasen por debajo de esta línea serían a su vez sociedades simples. Así las cosas, las instituciones estatales ganan fuerza cuando las relaciones de parentesco empiezan a perder peso en la configuración del tejido social, algo que Trigger señalará en su “Organización familiar y roles de género”.

Así las cosas, la arqueología procesual afirma que las élites (y por lo tanto, la noción de Estado) surgen para «brindar servicios y beneficios organizativos al conjunto de la población». De no ser así, esta última entraría en decadencia y desaparecería. Para esta escuela, los líderes son los individuos más justos e inteligentes, lo que les otorga un enorme prestigio ante sus semejantes (los autores hacen referencia a la figura del big man analizado por Marvin Harris en “Jefes, cabecillas y abusones” que representa el poder en las jefaturas). Las medidas de este jefe no son arbitrarias puesto que, entre otras cosas, garantizan el mantenimiento de un sistema de producción idóneo que permite a la población alimentarse. Este personaje se erige sobre los demás rompiendo el modelo igualitario vigente. Para ello también dispondrá de una serie de objetos y símbolos de poder (bienes de prestigio) que le permitirán distinguirse de sus compañeros. 

Han sido varios los teóricos procesuales que han querido explicar los motivos que llevan a los grupos humanos a jerarquizarse. A los ya citadas necesidades alimentarias (un líder debe garantizar la subsistencia de su pueblo), se le suma el agotamiento de tales recursos y la lucha con otros pueblos para obtenerlos, otorgándole así al líder un papel preeminente en el plano político/militar y justificando su poder. Otra de las teorías sostiene que las civilizaciones que se han desarrollado en entornos geográficos complicados deben trabajar para adaptar el terreno a sus necesidades, por lo que alguien debe dirigirlas y contar con unas infraestructuras necesarias para ello (ahí está el modelo de Wittfogel). Otra de las tesis que deriva a su vez de esta teoría afirma que, para llevar a cabo tales obras, se debe contar con cantidades ingentes de recursos. Si estos escasean, el líder/Estado deberá organizar expediciones para ir en su búsqueda o bien para realizar intercambios comerciales con otros pueblos. En lo que respecta a la cuestión del comercio, Service plantea la hipótesis de que los líderes fueron una figura clave a la hora de organizar las rutas comerciales que permitían intercambiar recursos con otros pueblos. Por último, contamos con la teoría del incremento demográfico, donde el poder de los líderes aumenta conforme lo hace el índice de población, asegurando una así una mejor gestión de la sociedad.

sábado, 15 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (2)

El interés sobre la naturaleza del Estado y sus instituciones siempre encontró eco en todas las épocas. Conviene recordar que lo modelos políticos de la Antigüedad eran tomados como referencia por parte de los pensadores del Medievo y la Edad Moderna para encontrar una explicación sobre los orígenes del poder y las desigualdades de las sociedades humanas. No será hasta los comienzos de la Contemporaneidad cuando las investigaciones sobre el origen del Estado abandonen el terreno de la Filosofía y entren en el de la Historia y las Ciencias Sociales.
Con el comienzo del siglo XIX, y la irrupción de la antropología y la arqueología, la situación cambiará de forma notable. La arqueología será una de las pocas vías que se tendrán para explicar y desarrollar conceptos que hasta entonces habían sido teóricos. Tal es así que Lull y Micó llegan a afirmar que «Verificar o rechazar la sucesión de estadios propuesta desde la antropología […] exigía una pesquisa empírica directa […]. Solo ella [la arqueología] estaba capacitada para sumergirse a tal profundidad en el pasado humano hasta épocas inalcanzables para la memoria». Huelga decir que los comienzos no fueron fáciles: a unas prácticas arqueológicas que pretendían justificar el colonialismo y el imperialismo europeos se sumaba la total dependencia que los primeros arqueólogos tenían hacia la Historia. Para explicar el nacimiento del Estado, se tomaba como referencia únicamente la escritura. Por otra parte, aquellas sociedades de las que no se habían encontrado testimonios escritos debían reunir unas condiciones estatales (Micó y Lull hablan de «emblemas de ostentación y poder asociados a la figura de un gobierno centralizado») para ser consideradas históricas. En caso contrario, quedaban fuera de esta categoría.
Con el comienzo del siglo XX y con la arqueología ya firmemente asentada, surge la figura de Gordon Childe. Con Childe la arqueología deja de centrarse en el estudio de los objetos encontrados en los yacimientos y pasa a centrarse en lo que podemos conocer de una cultura y una sociedad gracias al estudio de esos mismos objetos. Según Childe, la economía es la que promueve el cambio de una sociedad, estando por encima de factores, tecnológicos, sociales y políticos (de hecho, estos dos últimos son consecuencia del primero). El análisis de su obra nos permite conocer también otras tendencias historiográficas como el difusionismo. Para Childe, si bien los fenómenos migratorios y el intercambio cultural enriquecen a una población, solo son factores relevantes si están supeditados al plano económico. Una cultura solo puede desarrollar una idea cuando se encuentra en un momento de estabilidad económica. En su concepción de la Historia y la génesis del Estado, Childe sostenía que el conocimiento terminaba derivando en innovaciones tecnológicas que permitirían a los seres humanos dominar la naturaleza (lo que le acercaba a las tesis del materialismo histórico). En este camino surgiría el concepto de la Revolución urbana, en el cual se centraría para explicar el desarrollo de las civilizaciones de Oriente Medio.

viernes, 14 de octubre de 2016

Arqueología, Estado e Historia Antigua (1)

Reseña bibliográfica: Textos de Víctor Lull y Rafael Micó (“Arqueología del origen del Estado”, Capítulo 9) y Bruce Trigger (“Comprendiendo a las civilizaciones antiguas: un estudio comparativo”, Capítulos 3 y 9).

Desde la irrupción de las teorías procesuales en la disciplina arqueológica, los trabajos que hablan sobre la formación del Estado han gozado de cierta consideración en la comunidad académica. El surgimiento del procesualismo en América del Norte y su posterior salto a Europa a finales de los años 70 y principios de los 80 cambió diametralmente la visión que se tenía de la Historia, elevándola a la categoría de ciencia e incluyendo en sus ramas el estudio de la antropología. Así, a través del análisis de las sociedades primitivas actuales podemos conocer las del pasado, estableciendo para ello una serie de parámetros que nos permitan conocer cómo se comportaban y organizaban estas últimas. En ese sentido, la arqueología procesual ha jugado un destacado papel.
Tanto los textos de Vicente Lull y Rafael Micó como los de Bruce Trigger pretenden acercarnos al marco teórico y práctico de la arqueología en su afán por explicarnos cómo se formaron los primeros gobiernos. Si bien el artículo de los autores españoles nos invita a profundizar en la historia de la arqueología del Estado a través de sus principales hitos (entre ellos, la figura de Gordon Childe y las contribuciones de la arqueología procesual) los textos de Bruce Trigger nos presentan un ejemplo de cómo los arqueólogos procesuales elaboran sus trabajos. En este último caso, veremos cómo el autor canadiense nos explica las similitudes existentes entre un grupo de sociedades situadas en diferentes partes del mundo (Mesopotamia, Egipto, China, América de Sur y el entorno de los Yoruba, un grupo étnico africano), realizando para ello un cuadro comparativo -una de los principales metodologías utilizadas por la arqueología procesual para validar sus trabajos- e incidiendo en la cuestión del género. La finalidad no será otra que mostrarnos como sociedades tan diferentes desarrollaron conductas similares a la hora de organizarse en el plano estatal.

En su artículo “La arqueología y la investigación sobre el Estado” los investigadores Lull y Micó hacen un exhaustivo análisis sobre el papel que ha tenido la arqueología en los estudios sobre el surgimiento del Estado. Para ello, partirán de los trabajos de Childe y los preceptos del procesualismo, terminando su recorrido en las perspectivas (actuales y de futuro) que le esperan en este campo a la disciplina. El repaso que hacen ambos autores a la crítica y fundamentos del procesualismo es vital a la hora de afrontar los textos de Trigger (de quien también se comentan algunos aspectos en el artículo), puesto que el lector contará con una base que le permitirá identificar aquellos rasgos más representativos de la escuela arqueológica norteamericana. 

jueves, 13 de octubre de 2016

Statue inscription of Peftuaneith (y 4)

Cabría preguntarse cómo un Estado casi al borde de la desintegración alcanzó semejante estabilidad y cómo el poder del monarca volvió a ser respetado. Quizá podamos encontrar algunas respuestas en el sistema de donación de tierras propuesto por los Saítas y que había sido practicado por anteriores dinastías antes de la decadencia del Estado. La donación de las tierras solía tener como objetivo la legitimación del poder real. Se pretendía así ganarse el favor de la población y debilitar a la colectividad en detrimento del poder central ejercido por los monarcas. Este tipo de hábitos eran muy comunes en el Reino Antiguo, convirtiéndose en una constante a partir de la IV Dinastía. Se pretendía, como ya se ha comentado, fortalecer los lazos con la élite local y ampliar el poder del gobierno central con la intención de que las economías provinciales se unieran a la administración del reino. Este tipo de iniciativas concluiría con la incorporación de los señores locales al Consejo Real, lo que permitió al rey la legitimidad para intervenir en sus asuntos. Así las cosas, no debe resultar extraño que el gobierno de Amasis gozase de cierta consideración.

Aparte del prestigio y el poder político, la economía también jugaba un papel destacado en las donaciones, pues el Estado se llevaba un porcentaje de los ingresos generados por las actividades de culto. Así, las instituciones religiosas recibieron varios fondos y donaciones (tal es el caso del templo de Abidos) para que los sacerdotes pudieran mirar con simpatía hacia Palacio. También fueron premiados con tierras a aquellos funcionarios y particulares que ofrecieron sus servicios a la monarquía. Algunos de estos casos han aparecido documentos en decretos y otros documentos. A estas recompensas se les sumaba las tierras que eran otorgadas a los soldados que se distinguían en la batalla (el caso de Naucratis es un buen ejemplo de ello)

Muchos de estos particulares, poseedores ya de su parcela, actuaron como mediadores y agentes entre el poder local y el gobierno central. Como ya hemos visto, las donaciones de tierras a los templos no tenían una función eminentemente piadosa, pues muchas de ellas tenían una clara finalidad económica. Lo mismo ocurría en el caso de las donaciones a particulares. Ello generó varios conflictos de carácter jurídico, dado que en algunos documentos del Reino Nuevo se nos muestran casos de familiares que se disputaban la tierra de labranza de un pariente ya fallecido.

Las políticas aplicadas por Amasis supusieron un período de estabilidad para un Egipto desgarrado por la guerra. Si bien sus predecesores sentaron las bases de lo que sería su reinado, Amasis practicaría unas políticas que pretendían imitar a los grandes monarcas egipcios del pasado y devolverle al país su identidad. Ello se vio reflejado en la vuelta a las prácticas administrativas de los reinos anteriores y en la puesta en marcha de un poder centralizado que en ocasiones podría ser bastante flexible (recordemos como Amasis concedió autonomía a los sectores de población griega que vivían en Egipto) pero también conciliador y con un numeroso cuerpo de funcionarios.

BIBLIOGRAFÍA:
  • GRIMAL, Nicolás. Historia del Antiguo Egipto, Akal, Madrid, 1996, 556 páginas.
  • HORNUNG, Erik, Historia de Egipto, Alderabán Ediciones, Madrid, 2003, 221 páginas.
  • LICHTHEIM, Miriam, Ancient Egyptian Literature: A Book of reading (Volume III: The Late Period), University of California Press, Berkeley 1980, 228 páginas.
  • MORENO GARCÍA, Juan Carlos, Land donations,UCLA: Enciclopedia of Egiptology, octubre de 2013, pp. 1-13.
  • RICE, Michael, Who's who in Ancient Egypt, Routledge, 1999, 193 páginas.
  • SHAW,  Ian, Historia del Antiguo Egipto, La Esfera de los Libros, Madrid, 2010, 728 páginas.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Statue inscription of Peftuaneith (3)

Tras la muerte de Psamético I (610), su hijo Nekao II ocupa Siria y Palestina, obligando a Jerusalén a convertirse en una región tributaria de Egipto. A su muerte, le sucederá Psamético II, quien no logrará repetir los éxitos militares de su padre y cuyo legado recaerá en Apries, quien perderá Jerusalén y cederá terreno ante el ejército de Nabucodonosor II. La amenaza de Babilonia hace que las tropas griegas del ejército egipcio se subleven contra sus comandantes. El Reino se encontró de nuevo ante una guerra civil, agravada por la presencia de Babilonia en la frontera. Apries y sus tropas terminarían siendo derrotadas, convirtiéndose Amasis II en el nuevo monarca de Egipto, poniendo así fin a la guerra civil y rechazando la agresión de Nabucodonosor [1].

Pese a que los soldados griegos combatieron contra Amasis, este fue magnánimo con ellos y, además de otorgarles la ciudad de Naucratis, les concedió privilegios económicos especiales [2], dotando al país de una estabilidad que llevaba tiempo sin disfrutar. La economía mejoró y la población aumentó considerablemente [3]. Por otro lado, su actividad diplomática le llevará a firmar tratados con Lidia y Samos, así como a mejorar las relaciones con Babilonia [4]. Con la muerte de Amasis, el Estado egipcio entrará en un período de crisis que concluirá con la invasión persa.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, podemos comprender mejor cómo el Estado egipcio consiguió sobrevivir a las disensiones internas y al empuje de naciones que amenazaban con invadirlo. Llega a resultar sorprendente ver cómo durante la última fase del Período Tardío la economía egipcia experimentó una notable mejora y las diferencias entre la población lograron (al menos aparentemente) resolverse. Las consecuencias de ambos hechos permitieron que el Estado egipcio permitiera reconstruir de nuevo sus antiguas ciudades y darles cierta pátina de esplendor, tal y como ocurrió con el caso de Abidos. Si prestamos atención al relato de Peftuaneith, veremos que el antiguo templo de Osiris volvió a cubrirse de “Adornos y amuletos divinos, siendo todos los objetos sagrados de oro, plata y piedras preciosas”. Así, la propia ciudad  recobró “Su dotación divina de pan, cerveza, carne y aves de Corral”, lo que la convertían en una ciudad libre de penurias y que (y aquí debemos insistir en ello) “Recuperó el lugar de lo que antes había sido”. No faltan, por supuesto, la presencia de extranjeros (“Sus jardineros eran extranjeros que habían traído prisioneros”), refiriéndose seguramente al “botín de guerra” conseguido tras rechazar a los babilonios. Sobre esta cuestión, no podemos obviar tampoco la presencia de grupos de población griega en la ciudad, la cual llevaba asentada en el país desde los tiempos de Psemático I y Nekao II gracias a sus políticas aperturistas.
_________________________
1. GRIMAL, 1996, (p. 394).
2. Aparte de estos privilegios,  Amasis también les permitió desarrollar sus propios cultos. Grimal pone como ejemplo cómo financió la reconstrucción del templo dedicado a Apolo en Delfos tras un incendio que lo destruyó en el año 548. [GRIMAL, N. (p. 395)].
3. GRIMAL, 1996, (p. 394).
4. GRIMAL, 1996, (p. 395).

martes, 11 de octubre de 2016

Statue inscription of Peftuaneith (2)

Peftuaneith, aparte de ser el responsable de la reconstrucción del templo de Khentamenti, ejerció cargos como el de Tesorero Real, Jefe Médico y Sumo Adminstrador. Todo ello desde su posición en Abidos. Precisamente desempeñaría su oficio de Jefe Médico en la Casa de la Vida adyacente al templo, enclave que también presumió de haber reconstruido (“Renové la Casa de la Vida después de su ruina”).

El empeño de los monarcas Saítas por reorganizar el Estado tendría así su razón de ser. De hecho, Psamético, el primer rey de la Dinastía, impulsaría una serie de medidas encaminadas a glorificar el pasado para así fortalecer la unidad del país. Ello llevaría al monarca a recuperar los antiguos símbolos religiosos, entre los que se incluirá el culto a Osiris. La reconstrucción del templo de Khentamenti/Osiris sería un intento por emular a Pepy I, gobernante de la Dinastía VI y responsable de la construcción del templo original. Es más, la importancia de Abidos como ciudad radicaba en parte a su tradición histórica, puesto que fue el foco de la cultura egipcia, remontándose su ocupación a fechas anteriores a la etapa Predinástica. Los sucesivos monarcas egipcios no dejaron de embellecer la ciudad durante un período bastante dilatado en el tiempo, exceptuando los períodos de crisis políticas y la decadencia final del período ptolemaico.

Como comentábamos anteriormente, los Saítas tenían motivos más que razonables para querer resucitar el pasado del Reino. El país había quedado devastado tras la guerra librada entre libios y nubios que caracterizó a las últimas etapas del Tercer Período Intermedio (1070-650 a. C.) y la posterior invasión asiria. Psamético I, primer gobernante Saíta consiguió pacificar el país y reunificarlo. Si tenemos en cuenta que Psamético había sido elegido por los asirios para ejercer de monarca y que buena parte de su ejército estaba compuesto por mercenarios, no deja de resultar llamativo que consiguiese dirigir un país fragmentado y divido por luchas internas [1]. A partir de ese momento la economía egipcia iniciará una rápida recuperación, participando en las redes de intercambio que circulaban desde el Egeo hasta Asia Menor y manteniendo buenas relaciones con Grecia. El Alto Egipto será gobernado por líderes procedentes del norte y la capital es trasladada a Menphis [2]. Finalmente, y aprovechando la decadencia de Asiria frente a Elam, Egipto se librará del control asirio y recuperará su libertad.
__________________________________
1. GRIMAL, 1996, (pp. 385-386).
2. GRIMAL, 1996, (p. 388).

lunes, 10 de octubre de 2016

Statue inscription of Peftuaneith (1)

El presente documento corresponde a una inscripción tallada en una estatua (A 93) dedicada a Peftuaneith (también llamado Payeftjauemawyneith), un destacado funcionario egipcio que sirvió en las cortes de los monarcas Apries (589-570) y Amasis II (570-526 a. C.), ambos pertenecientes a la Dinastía XXVI, los Saítas. Estos reinaron en Egipto durante la primera parte del Período Tardío (664-525 a. C.), siendo desalojados del poder tras la conquista persa de Cambises II.

La pieza en cuestión fue descubierta en la ciudad de Abidos y está expuesta en el Museo del Louvre. Existen referencias de otras esculturas del personaje que denotan su importancia, entre las que destaca la que se encuentra en el Museo Británico (EA83), la cual, pese a encontrarse parcialmente fragmentada, conserva en buen estado las inscripciones que adornan su pedestal [1]. El hecho de haberse encontrado otras dos estatuas de Peftuaneith en Memphis y Buto demuestran que su figura debió ser muy destacada dentro de la corte. La estatua [2] del Louvre, de 1,69 metros de altura y elaborada en granito gris, representa al personaje “vestido de largo y con la ropa bien ajustada”, al tiempo que posa con un pequeño santuario dedicado a Osiris.

La inscripción que acompaña a la estatua está dividida en catorce columnas, pudiendo leerse en uno de los laterales de la base que sostiene a la figura. En ella, Peftuaneith se presenta como el impulsor que reorganizó la ciudad de Abidos (situada en el Alto Egipto) y el templo de Khentamenti [3], divinidad a la que sus habitantes rendían culto y que durante el Reino Medio sería asociada con Osiris (el pequeño templo que porta la figura tiene así un marcado componente simbólico). La reconstrucción de una y otro serán los ejes sobre los que gire este comentario. 

El carácter propagandístico de la pieza (“Soy un excelente artesano que embellece su casa” afirma Peftuaneith) nos lleva a pensar que estamos ante un documento público destinado a impresionar a la población, lo que nos obliga a ponernos en guardia ante la satisfacción con la que el funcionario enumera todos y cada uno de sus logros, mostrándose como alguien sacrificado por el bien del país y devoto de su rey. Si nos atenemos a la situación de incertidumbre por la que entonces atravesaba Egipto, esto no debe extrañarnos. Por otro lado, Peftuaneith reconoce con orgullo cómo reforzó el templo por orden de Amasis II (“Construí el templo de Khentamenti, como un trabajo sólido de la eternidad a la órdenes de Su Majestad”), lo que indica un claro interés de la monarquía por consolidar su poder tras un largo período de inestabilidad política [4].
________________________________
1. Véase la web del Museo Británico [URL: http://www.britishmuseum.org].
2. Nos guiaremos por la descripción hecha por Miriam Lichteim en su libro “Ancient Egyptian Literature: A Book of reading (Volume III: The Late Períod)”. [LICHTEIM, M., 1980, (p. 33)].
3. RICE, 1999,  (p. 149).
4. MORENO GARCÍA, 2013, (p. 7).

domingo, 9 de octubre de 2016

La Estela de la Victoria del rey Piye (y 4)

Los deseos de Piye por emular el poder de los antiguos reyes, le llevó a presentarse ante sus rivales como el heredero legítimo del trono egipcio, de manera que no hubiera en la región otra fuerza que pudiera disputarle la supremacía. Ya fuera en la Estela de la Victoria como en los monumentos que construyó en Napata, los monarcas nubios trataron de identificarse con aquellos poderes que habían gobernado Egipto en el pasado, refiriéndose a ellos mismos como gobernantes magnánimos y hábiles estrategas. Todo ello contrasta con la situación que sufrió la región en este período, donde el poder central prácticamente no existía y no había ningún elemento uniformador. Frente a la fragmentación del Alto y Bajo Egipto, Piye se presentaba como una alternativa capaz  de reunificar el reino y devolverle su antiguo esplendor (a él se le atribuyen los títulos de “El que ha unificado el Doble País). En algunos textos incluso llega a afirmarse que ningún otro soberano podía ser coronado sin haber dado él antes su consentimiento [1]. Todo ello contrasta, no obstante, con el poder de Tefnakht, quien se había refugiado en el Delta para proclamar, pese a sus promesas de su sumisión, la XXIV Dinastía.

Esta dinámica hizo que las luchas entre libios y nubios por el control del país continuaron después de la muerte de Piye. El hijo de Tefnakht, Bocchoris encabezaría nuevamente una rebelión. Esta será sofocada por el hermano de Piye, Shabaka, poniendo así fin a la presencia libia en la región.

BIBLIOGRAFÍA:
  • GRIMAL, Nicolás. Historia del Antiguo Egipto, Akal, Madrid, 1996, 556 páginas.
  • HORNUNG, Erik, Historia de Egipto, Alderabán Ediciones, Madrid, 2003, 221 páginas.
  • SHAW,  Ian, Historia del Antiguo Egipto, La Esfera de los Libros, Madrid, 2010, 728 páginas.
______________________________
1. GRIMAL, 1996, p. 371.

sábado, 8 de octubre de 2016

La Estela de la Victoria del rey Piye (3)

La reverencia que los nubios sentían hacia Amón puede verse en el último párrafo del texto, cuando Piye recomienda a sus soldados cómo deben comportarse cuando entren en Tebas y tengan a la vista el tempo de Karnak, instándoles a purificarse (“Ante el Ipe-Sut, bañaros en el río y vestiros con el mejor lino”) y a mostrar humildad ante el dios (“Dejad el arco y guardad las flechas”), pues solo así alcanzarán la victoria final (“Él hace que los débiles sean fuertes y que un solo hombre pueda vencer a mil”). El texto termina con los oficiales de Piye postrados a sus pies y rindiéndole pleitesía, utilizando la misma fórmula con la que el monarca se había referido a Amón, equiparando así a ambas figuras (“Tu nombre es el que hace nuestra fuerza […]. Tu cerveza sacia nuestra sed […]. Hay miedo cuando tu nombre es pronunciado. Ningún ejército triunfa con un líder cobarde. ¿Quién es tu igual allí”?). Finalmente, los soldados nubios marchan hacia el Bajo Egipto, donde se enfrentan a las tropas de Tefnakht, cuyos hombres son derrotados y tomados prisioneros, siendo estos últimos conducidos ante la presencia de Piye.

Poco después de esta batalla, Piye prosiguió con su política expansionista. La estela nos cuenta cómo las ciudades de Heracleópolis y Hermópolis, aliadas de los libios terminaron rindiéndose ante él [1] (esta última sin oponer resistencia). Si nos atenemos a lo que nos cuenta la estela, el propio señor de Heracleópolis se presentó ante él deshaciéndose en elogios y comparándolo con Horus, llegando  a dirigirse a él como “el rey del Alto y Bajo Egipto” [2]. Tras la toma de Menfis, las demás ciudades del Alto y Bajo Egipto le reconocieron como su señor, coronándose rey durante las festividades de Re en una ceremonia a la que acudieron tanto sus aliados como los responsables de las ciudades egipcias. Y pese a que Tefnakht no acudió a la coronación, la estela nos informa de que terminó por someterse al monarca nubio.

Terminado el conflicto, Piye retornará a Napata, la capital del Reino Nubio. La ciudad fue ampliada y embellecida, siendo el ya citado templo de Gebel Barkal uno de los edificios que más reformas sufrió. El hecho de que este templo fuera construido por Thtumosis III corrobora la idea de que Piye tenía a este rey como un modelo de comportamiento, razonamiento que se vería reforzado en su empeño por equiparase a Amón y a la imagen que se ofrece de él en la propia estela. El deseo de igualarse a los monarcas de los períodos anteriores llegó a su máxima expresión cuando  el rey nubio se hizo construir una tumba con forma de pirámide [3] (pese a que las construcciones nubias de este tipo eran mucho más modestas que sus análogas de Menfis), un modelo que había caído en desuso varios siglos antes. 
____________________________
1. GRIMAL, 1996, p. 368.
2. GRIMAL, 1996, p. 368.
3. GRIMAL, 1996, p. 371.

viernes, 7 de octubre de 2016

La Estela de la Victoria del rey Piye (2)

Los libios entraron en el área de influencia egipcia hacia el final de la Dinastía XXI, convirtiéndose en las tropas mercenarias de los monarcas de Tanis. Con el tiempo, sus líderes alcanzaron un gran poder, coronándose reyes tras la muerte de Psusennes II.  El primer líder libio, Sheshonq I, se vinculó con la realeza casando a su hijo (el futuro Osorkón I) con una hija de la antigua casa real [1], estableciendo así el comienzo de la Dinastía XXII (los Bubástidas). Sheshonq fortaleció los lazos con Tebas al enviar a su hijo Iuput a la corte de esa ciudad para convertirse en el administrador de su rey [2]. Durante etapa se trataron de reconstruir los vínculos económicos con Oriente Próximo (especialmente con Palestina). Los egipcios incluso llegaron a intervenir en la región para combatir a los asirios y ayudar a sus aliados sirios y palestinos en la batalla de Qarqar (853 a. C.) [3]. La casa real de los Bubástidas comenzó a fragmentarse en las postrimerías del siglo IX. Durante la primera mitad del siglo VIII, la entidad territorial del Alto y Bajo Egipto se romperá. Esta situación será la que se encuentren los reyes etíopes cuando lleguen al poder. 

Por su parte, y pese a su separación de Egipto, los reyes nubios no renunciaron a su herencia imperial y a las costumbres de sus antiguos amos. Un ejemplo de ello lo encontramos en el culto a Amón, fuertemente institucionalizado gracias a la presencia de un templo consagrado a esta deidad en Gebel Barkal [4]. Cuando los monarcas nubios llegaron al poder, se rodearon de un boato religioso y político propios de gobernantes como Thtumosis III [5].

Piye se convirtió en el gobernante del Alto Egipto en el año 747 a. C., iniciando una política de expansión hacia el norte de Egipto durante los años posteriores. Ello motivó la desconfianza de Tefnakht, quien reunió a los líderes de las ciudades más importantes del Bajo Egipto (“los condes y gobernantes de estos dominios son como perros a sus pies”). para detener a Piye y destronarle. Es notable señalar la ligereza con la que Piye escucha la noticia que le transmiten sus preocupados oficiales, mostrándose seguro de sí mismo y “riendo alegremente”, como si el avance de Tefnakht no significase ningún peligro y el nubio pudiera resolver con facilidad la situación.

El relato prosigue dando Piye las órdenes pertinentes para el combate e instando a sus tropas a marchar en “formación de batalla”. De nuevo vemos al monarca nubio como un estratega enérgico y decidido, ya sea recomendando a sus soldados atacar de día y desde la distancia (“No ataquéis por la noche. Luchad solo cuando veáis al enemigo. Combatid contra él desde lejos”) o bien sugiriendo acabar con su base de suministros (“No dejéis que los campesinos vayan al campo y que los labradores usen el arado”).
____________________________________
1. HORNUNG, 2003, p. 146.
2. HORNUNG, 2003, p. 146.
3. HORNUNG, 2003, P. 148.
4. GRIMAL, 1996, p. 365.
5. GRIMAL, 1996, p. 365.

jueves, 6 de octubre de 2016

La Estela de la Victoria del rey Piye (1)

El presente texto corresponde a dos fragmentos de la estela de la victoria de Piye (también escrito Piankhi [1] o Piankhy [2]), primer monarca de la Dinastía XXV, la cual estableció el poder etíope (o nubio) en Egipto y expulsó del poder a los gobernantes libios. En la primera parte del documento se narra cómo el monarca tuvo conocimiento del avance de su enemigo, Tefnakht, enumerando las ciudades que este último había sometido y poniendo de relieve el asedio de la ciudad de Hnes. Piye decide poner a sus generales en pie de guerra y traza cuál será la estrategia a seguir. Gracias a sus directrices, sus soldados consiguen alzarse con la victoria.
La estela fue descubierta en la antigua ciudad de Gebel Barkal (Sudán) por un oficial de Said Pacha en 1863 [3], durante el período en el que Egipto y Sudán estuvieron bajo control otomano. El documento ilustra a la perfección la turbulenta historia de Egipto durante el Tercer Período Intermedio (también conocido como Baja Época), una etapa caracterizada por la desintegración del poder político egipcio y la llegada al trono de dinastías extranjeras. El hecho de que se instalasen copias de estas estelas en los templos de Karnak y Menfis [4] (actualmente perdidas) nos indica que se trata de un documento público y de carácter propagandístico, puesto que la finalidad del mismo no es otra que la de mostrar al pueblo la grandeza militar de Piye, así como justificar su poder en un momento en el que Egipto se hallaba inmerso en una guerra dinástica que enfrentaba a nubios y libios. Asimismo, el relato sigue la línea de otros textos de carácter regio que se encontraban en la biblioteca de Gebel Barkal, lugar considerado sagrado por los nubios y que, como se verá más adelante, sirvió de base ideológica para consolidar su poder. 

El Tercer Período Intermedio abarca un margen de tiempo comprendido entre los años 1070  (fecha en la que termina el Período Ramésida Tardío)  y 650 a. C. (coincidiendo con el comienzo de la dominación asiria de Egipto). Pese a que en esta época Egipto perdió el control de Nubia y los territorios que poseía en la franja mediterránea de Oriente Medio (Palestina y Siria, principalmente), la unidad territorial del Alto y el Bajo Egipto se mantuvo, aunque ambas regiones gozaron de cierta autonomía, siendo Tebas y Tanis sus correspondientes capitales. Conviene destacar que ambas ciudades mantuvieron una relación cordial [5] aun cuando sirvieron de escenario para las escaramuzas entre Nubia y los monarcas libios.
___________________________________
1. HORNUNG, 2003.
2. GRIMAL, 1996.
3. GRIMAL, 1996, p. 367.
4. GRIMAL, 1995, p. 367.
5. HORNUNG, 2003, p. 144.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Ejercicios de Cartografía y Topografía

1. En un mapa de escala desconocida la distancia entre dos puntos es de 46 mm; sobre el terreno esa distancia es de 345 m. Averiguar la escala.

345 m equivalen a  46 mm.
345 m equivalen a 4,6 cm.
1 cm equivale 75 m.
1 cm equivale 7.500 cm.
Escala 1:7.500

2. Determinar la longitud por la que se representará en el plano una tapia de 820 m a escala.

1:5.000.
1 cm equivale a 5.000 cm.
1 cm equivale a 50 m.
820/50=16,4 cm.

3. El primer tramo de una vía férrea mide 8.400 m, el segundo 14.750 m y el tercero 4.312 m. ¿Por qué longitudes se representarán esos tramos a escala 1/50.000?

1 cm equivale a 50.000 cm.
1 cm equivale a 500 m.
8.400/500=16,8 cm para el primer tramo
14.750/500=29,5 cm para el segundo tramo
4.312/500=8,624 cm para el tercer tramo

EJERCICIOS SOBRE MAPA TOPOGRÁFICO

En la imagen adjunta (formato JPG), corresponde al mapa topográfico de GRAFCAN de un sector del Parque Nacional del Teide. La línea amarilla corresponde a los límites entre municipios, mientras que la violeta es el límite administrativo del Parque Nacional. La línea roja es la carretera (en el mismo color se representan las edificaciones). El ejercicio consiste en:

1. Señalar (con un círculo rojo) la cota máxima representada en el mapa.

2. Localizar (con círculos azules) al menos un collado o puerto.

3. Señalar (círculos amarillos) al menos 5 sectores de pendientes muy fuertes (escarpes).

4. Señalar (círculo verde) la posición de los tres talwegs más evidentes.

5. Indicar la altitud de los puntos señalados en el mapa con un punto negro:

2.542 m.
2.450 m.
2.221 m.
2.200 m.
2.163 m.

Ejercicio resuelto. Hacer "clic" para ampliar.

martes, 4 de octubre de 2016

Sobre la Historia Antigua

¿Qué entendemos por Historia Antigua? El pasado de la Humanidad es continuo. La división por etapas de la Historia obedece a un carácter tanto didáctico como diferenciador. En el caso del Renacimiento, se acuñó el término "Medievo" para señalar el paréntesis existente entre el período Clásico y la Modernidad.

A lo largo de la materia estudiaremos a las civilizaciones que se asentaron en el Mediterráneo. Este interés es fruto de la dominación colonial y la percepción occidental de aquellas sociedades que se relacionaron con Israel. A diferencia de los historiadores del siglo XIX, trataremos de analizar a transformación de la sociedad no a través de la escritura, sino mediante el estudio de los comportamientos sociales (la propia escritura nace a partir de la recaudación de impuestos, lo que nos lleva a pensar que se habían dado las circunstancias económicas y sociales idóneas para ello).

Las primeras aglomeraciones urbanas surgen en regiones bastante inhóspitas (por poner algunos ejemplos, las temperaturas de Mesopotamia son bastante extremas y el clima en el Delta del Nilo era seco).

Las relaciones comerciales son precisamente uno de los aspectos más destacables que permiten el surgimiento de las aglomeraciones urbanas.

Los imperios, con una duración efímera en un primer momento, trataron de mantenerse a través de un enorme sistema burocrático. Conviene recordar que las piramides no fueron construidas por esclavos, sino por trabajadores alimentados por el Estado.

Las transformaciones sociales que se dieron en el Mediterráneo y Oriente Próximo se dieron también en otras partes del mundo como en el Valle del Indo, aunque con diferencias notables (nunca iguales).

Periodización y cronología de Oriente Medio

La escritura vista como un fenómeno adicional. Hay una especialización de la sociedad. Todas las sociedades que veremos tendrán un carácter urbano. Las ciudades es´tan presentes, ya sea con un mayor o menor peso social. La actividad tiende a dirigirse desde un palacio.

Sociedades en permanente transformación:

1. IV Milenio: periodo que se corresponde con el Calcolítico. Elaboración de herramientas de cobre.

2. III Milenio: Bronce Antiguo.

3. Primera mitad del II Milenio: Bronce Medio.

4. 1500-1250: Bronce Reciente.

5. I Milenio: Edad del Hierro.

División cronológica atendiendo a la tecnología utilizada. Sociedad reflejada en la tecnología.

Cada una de estas fases están a su vez subdivididas en etapas regionales. En Egipto reciben el nombre de "Dinastías": También se utilizan nombres de pueblos, como el caso de Uruk.

Cronología relativa: se hace referencia a un momento aproximado mediante la comparación de objetos, del más antiguo al más reciente.

Cronología absoluta: se hace referencia a un momento concreto. Se obtiene mediante el C14 (método físico-químico) o bien mediante el análisis de documentos. Los textos antiguos están fechados según su forma de contar el tiempo, es decir, según su patrón cronológico.

Hay diferentes patrones cronológicos: 1) la iniciación del año a partir de la subida al trono de un monarca, 2) dar un nombre propio al año (ya fuera el del rey o de un suceso importante ocurrido el año anterior) y 3) dar al año el nombre de un funcionario (método utilizado principalmente en Asiria). Cada una de las regiones de Oriente Próximo utilizó un sistema distinto a lo largo de su historia. Este tipo de listas nos dan cronologías relativas.

Fenómenos astronómicos: regularidad que no depende del ser humano. La humanidad antigua utilizaba el estudio de los cuerpos celestes para medir su tiempo, siendo mencionados con relativa frecuencia. Los egipcios regularon su calendario mediante la observación y el movimiento de las estrellas y la época o estación en la que las agunas del Nilo ascendían.

El marco geográfico de las civilizaciones del Próximo Oriente:

El término "Oriente Próximo" denota un fuerte eurocentrismo (término subjetivo).

Territorio delimitado al Norte por el Mar Negro y el Mar Caspio; al Este, por Irán (Desierto de Irán); al Sur, por el Desierto Arábigo, territorio que se reparten países como Yemén y Omán; y al Oeste, por el Mar Mediterráneo (esta zona es una de las pocas donde se producen contactos entre los diferentes pueblos).

Distinguimos al menos seis áreas: 1) Anatolia, 2) Mesopotamia, 3) Persia (actual Irán), 4) la zona de Siria, 5) la Península Arábiga y 6) Egipto (en cuya área se encuentra Nubia).

Importancia de las rutas comerciales.

lunes, 3 de octubre de 2016

La configuración de la población en el Mundo Antiguo

Los historiadores que trabajan sobre poblaciones ágrafas, en especial las anteriores a la escritura, suelen denominar a los grupos que estudian por alguna característica significativa de su cultura material, sobre todo por alguna que esté ligada a su capacidad técnica, como por ejemplo, el pueblo del vaso campaniforme. Aunque estos investigadores se planteen cómo hablaban sus componentes, sólo puede llegar a conocerse con corrección si esa cultura ha sobrevivido en un grupo humano actual, aunque haya que tener en cuenta la lógica evolución que esa lengua ha sufrido desde el pasado hasta la actualidad. A falta de esa continuidad, la única referencia posible está en el análisis de términos que hayan quedado en el lenguaje hablado (o registrados por escrito) en el territorio en que se desarrolló la cultura estudiada, pues, con frecuencia, la lengua de las poblaciones anteriores ha dejado huellas en la más reciente, si ambas poblaciones han estado en contacto (la desaparecida y la que la ha sustituido). La más antigua se denomina, en estas condiciones, lengua del sustrato, y puede rastrearse, fundamentalmente, en: La toponimia y en algunos términos para designar productos de la cultura que no están presentes entre las nuevas poblaciones y son adoptados por éstas con el nombre que ya tenían

Para el Oriente Próximo antiguo disponemos de documentos escritos. Éstos transmiten la lengua de los habitantes de la región y ésta ha sido utilizada como característica cultural que permita denominar a las poblaciones que la hablaban. Así, los hablantes de lengua sumeria han sido denominados sumerios, los hablantes de lengua acadia, acadios, etc. Se había sobreentendido, lo que no es completamente correcto, que la lengua podía ser un patrón correcto para determinar la identificación étnica de sus hablantes, de manera que todos los que hablaran sumerio compartirían unos rasgos étnicos comunes, diferentes a los que compartirían entre sí los hablantes de acadio, de hurrita, de hitita, de egipcio, etc.

El Oriente Próximo, al ser una región abierta en sus condiciones orográficas, fue escenario de movimientos de población, migraciones, algunas invasiones externas. El planteamiento tradicional es que los textos escritos son una fuente de información completamente fiable sobre la lengua de estos pueblos y que los cambios lingüísticos en la documentación escrita serían un reflejo de esa situación. Así, a través de esos cambios podríamos definir la invasión de un pueblo externo (por la entrada de nuevas lenguas o al menos palabras) o la expansión militar de un estado (por la irradiación de su lengua documentada en archivos exteriores). Como veremos en las páginas siguientes, el cuadro no es tan claro y las posibilidades son mucho más variadas. Evolución demográfica de la población en el Oriente Próximo antiguo El análisis de la evolución demográfica es fundamental, pero muy difícil de realizar. Para las fuentes externas coetáneas (Antiguo Testamento, autores clásicos), esta información era irrelevante, de manera que los pocos datos que proporcionan suelen ser poco fiables. 

La arqueología puede considerarse una fuente más precisa, pero para llegar a trazar un cuadro coherente tendrían que haberse efectuado campañas de prospección y sondeos en toda la región, en el marco de una investigación desarrollada con esta finalidad, lo que no ha sido el caso. Los estudios de población han de partir de una documentación repartida de forma muy irregular, geográfica y cronológicamente. De algunos pueblos sólo conocemos su lengua, pero el resto de su cultura es la de la población precedente en el área en que se instalaron (como de los amorreos); de otros, sólo conocemos su cultura material, pero no la lengua y los textos sobre ellos son obra de extranjeros (casitas, kushitas del reino de Kerma); de otros sólo conocemos determinados periodos. Además, la documentación arqueológica hay que interpretarla con precaución, pues la cultura material puede evolucionar sin que la población que la utilice se haya renovado, mientras que la entrada de pueblos nuevos a veces sólo ha sido detectada por el cambio lingüístico (como en el caso de los hititas en Anatolia); por si fuera poco, los propios textos antiguos presentan unas características particulares y, en especial, una finalidad de propaganda ideológica, que hay que tener en cuenta al estudiarlos pues puede resultar engañosa. 

La población no se mantuvo estable en los más de 3000 años que abarca su Historia Antigua, pero el aumento de población fue muy lento. Para él se requiere un incremento en las tierras de cultivo y disponibilidad de agua. Ésta es la que explica que puedan ponerse en cultivo las primeras. En consecuencia, la roturación de tierras de secano o, en los valles aluviales, las tareas hidráulicas, son la base para el aumento de la población. Mientras que la primera de esas tareas puede ser obra de un solo hombre, la segunda es competencia del grupo, de manera que es el trabajo, individual o colectivo, el que hace posible el crecimiento demográfico. Y éste es la base para buena parte de los cambios sociales y culturales que hacen tan significativo este periodo.

Desde esa perspectiva, las invasiones y migraciones pueden no ser tan determinantes en la evolución de la población. Así, aunque alguna de ellas fuera significativa en el plano político o cultural, su escasez numérica -no pueden ser muy cuantiosas si están en desplazamiento- les impide ser algo más que una influencia marginal en el patrimonio genético. El tipo antropológico debió de absorberlas con facilidad.

La endeble estabilidad del ecosistema explica la frecuencia con que se producen procesos de abandono y de ocupación de regiones enteras. No se trata de fenómenos causados sólo por crisis naturales (pluviosidad, salinidad o pérdida del suelo, etc.) pues el factor humano es determinante. Ante esa fragilidad del medio, la población ensaya formas diferentes de defensa. Si se organiza en comunidades pequeñas la libertad individual apenas queda restringida por las imprescindibles obligaciones hacia el grupo; pero son muy sensibles a cualquier problema (una sequía de un año puede tener consecuencias funestas) y tienen dificultades de perpetuación en el sentido genético. Si se organiza en comunidades grandes, se sacrifica la libertad individual frente a una estructura social más compleja.