viernes, 27 de enero de 2017

Los descubrimientos paleontológicos de Atapuerca

Un grabado sobre los primeros habitantes de Atapuerca. Los últimos descubrimientos en la zona nos han dado una imagen bastante acertada sobre nuestros antepasados [Fuente de la imagen: Pensar puede ser peligroso. No abuses].

Los yacimientos de la Sierra de Atapuerca fueron puestos al descubierto gracias a unas obras que se realizaron para el paso de un ferrocarril. Las investigaciones se iniciaron en 1978. La zona se divide en tres localizaciones conocidas como La Galería, que parece haber funcionado como trampa natural; La Sima de los Huesos, un pozo  de unos catorce metros de profundidad que se halla en el interior de una cueva; y La Gran Dolina, un relleno de dieciocho metros de altura que presenta once capas de estratos.

En el año de 1982 las excavaciones comenzaron a dar sus frutos, con el hallazgo de las primeras pruebas de actividades humanas. Sin embargo, no fue hasta 1992 cuando comenzó una nueva etapa en las investigaciones, ya que en ese año los investigadores encontraron en la Sima de los Huesos dos cráneos muy completos, además de otros restos fósiles pertenecientes a unos treinta individuos que vivieron hace 200.000 y 300.00 años. Dos años después, se descubrieron en la Gran Dolina restos de homínidos con una antigüedad de 800.000 años, los cuales constituyen el registro fósil más antiguo de Europa perteneciente al género Homo.

También se han descubierto miles de fósiles de Homo Heidelbergensis, un preneandertal que vivió hace 400.000 años.

Atapuerca se ha convertido en un yacimiento mítico. Las últimas investigaciones han sacado a la luz restos y material pertenecientes al Paleolítico Superior, con más de treinta mil años de antigüedad, el único período cultural que faltaba por confirmar en el lugar. Esto ha provocado que el yacimiento español sea único y albergue la secuencia completa de la evolución humana en el continente europeo. Los expertos creen que en este lugar convivieron y se sucedieron en el tiempo todas y cada una de las diferentes especies de homínidos conocidas.

El estudio de los fósiles humanos más antiguos de la Gran Dolina ha llevado a los antropólogos que trabajan en Atapuerca a atribuirlos a una especie humana, el Homo antecesor, el cual podría ser el antepasado común entre los Neandertales y el hombre actual. Otro dato que han aportado los investigadores a partir del estudio de los restos es que, entre estos homínidos el canibalismo podría haber sido una práctica habitual.

Todos estos hallazgos convirtieron las investigaciones que se están llevando a cabo en la zona en un marco de referencia obligada para la prehistoria europea y para el estudio de la evolución humana.

Entre las disciplinas aplicadas al estudio y análisis de los restos fósiles hallados en Atapuerca, cabe destacar la Arqueozoología, que trata de analizar e identificar los restos óseos de los animales recuperados en un yacimiento. La Arqueozoología pretende dilucidar los patrones de subsistencia de las criaturas prehistóricas. Estos restos son importantes porque su presencia nos indican que momento cronológico estamos estudiando. Los estudios de las evidencias son siempre aproximativos. En la Arqueozoología cabe distinguir dos grandes grupos: la Microfauna y la Macrofauna. Ambas están presentes en la investigación científica de Atapuerca. Los restos de Microfauna nos proporcionan una información muy clara y precisa. La presencia de roedores y otros seres similares es común en los yacimientos humanos. La Macrofauna está relacionada con aspectos comunes al señor humano, pues no indica que tipo de alimentación seguían los primeros homínidos.

La Palinología también es una disciplina presente en Atapuerca. Recupera, identifica y recuenta los granos de polen fosilizado. Cada especie vegetal tiene un tipo específico de polen. Son los restos vegetales más numerosos al ser muy resistentes. Pueden ser introducidos en el yacimiento por agentes naturales. La toma de muestras requiere un gran cuidado. 

La Arqueobotánica también hace acto de presencia en Atapuerca. Es una disciplina indispensable para analizar el medio ambiente prehistórico. La Arqueobotánica pretende reconstruir la vegetación con la que se encontró el hombre y otros  animales. Sólo hasta fechas muy recientes se le ha prestado atención. Los restos vegetales más pequeños suelen ofrecer una mayor información. 

La Geoarqueología se encuentra íntimamente ligada a las disciplinas anteriormente mencionadas. De hecho, todas ellas emanan directamente de esta última. Si hay algo que pretende la Geoarqueología es conocer la textura medioambiental en la que se desarrollaron las primeras comunidades humanas. Las relaciones humanas con el medio son fundamentales a la hora de analizar la naturaleza de la Prehistoria.

BIBLIOGRAFÍA:
  • Varios autores. El libro abierto de la Prehistoria. La Aventura de La Historia. Número  66. Año 6. 130 Páginas.  
  • Alfredo Merino. Los 40 principales. Los yacimientos más importantes de la actualidad. Muy Especial. Número 60. Invierno 2003. 97 Páginas.
  • Varios autores. Geografía e Historia. Madrid. 1.996. Grupo Santillana de Ediciones. 240 Páginas.

8 comentarios:

  1. Daniel..." Los descubrimientos paleontològicos "
    Esos encuentros serìan cementerios o gente eliminada cruelmente??
    De todo lo interesante que aqui has publicado...me animo a preguntarte...
    el hombre desciende del mono ???

    Recibe saludos de una mona jajaja

    un beso desde Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son yacimientos, Dolly :D Date cuenta que esta zona era muy transitada por aquel entonces. Algunos nos indican un posible indicio de asentamiento y otros una serie de ritos funerarios. Es más, recientemente se han encontrado restos de un homínido que fue asesinado por otro (tal es el caso del asesinato de Nandy) :D

      Y sí, descendemos del mono :D Del mismo modo que las aves descienden de los reptiles, los reptiles de los anfibios y los anfibios de los peces. Es el milagro de la evolución y la adaptación al medio :D

      Eliminar
    2. Daniel...contigo voy aprendiendo mucho, de lo que ni me esperaba que sea de mi interès...gracias

      un beso

      Eliminar
  2. Hace poco estuve allí y es impresionante contemplar ese gran universo paleontológico.
    Gran Entrada. Un placer leer tan interesantes documentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué envidia, Pedro! Yo espero dejarme caer por allí algún día. La verdad es que es todo un tesoro :D ¡Como siempre, gracias por seguir ahí!

      Eliminar
  3. Un artículo muy interesante y un trabajo muy bien documentado.

    Es evidente y ya no hay margen para la duda sobre la teoría de la evolución de las especies de Darwin. Procedemos del mono, nos guste o no.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El hombre NO desciende del mono, es UNO.
    Un beso

    ResponderEliminar

Si has llegado hasta aquí es que te has leído el artículo de cabo a rabo. ¡Deja un comentario, anda! ¡No me seas cenutrio!